En Me­dio Orien­te ya pre­pa­ran una re­vo­lu­ción y no se ba­sa en el pe­tró­leo.

● La re­gión in­cur­sio­na en otras lí­neas del mer­ca­do pe­tro­le­ro pa­ra di­ver­si­fi­car su eco­no­mía.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Ant­hony Di­pao­la y Tracy Allo­way con la co­la­bo­ra­ción de Mah­moud Hab­boush

Tras el ras­ca­cie­los de 65 pi­sos de las nue­vas ofi­ci­nas de Abu Dha­bi Na­tio­nal Oil Co. (Ad­noc) hay un ves­ti­gio del pa­sa­do del emi­ra­to de Me­dio Orien­te, un edi­fi­cio ba­jo que era se­de del gi­gan­te pe­tro­le­ro es­ta­tal. El con­tras­te en­tre am­bos re­fle­ja los cam­bios en Abu Da­bi, que bus­ca cons­truir una eco­no­mía pa­ra una era pos­pe­tro­le­ra, ex­pri­mien­do el cru­do.

Un cam­bio si­mi­lar se pre­vé en Ara­bia Sau­di­ta, don­de el ma­yor ri­val de Ad­noc, Sau­di Aram­co, pla­nea co­ti­zar en bol­sa. Con una va­lua­ción de dos bi­llo­nes de dó­la­res, Aram­co ten­drá la ma­yor ofer­ta pú­bli­ca ini­cial del mun­do. Ad­noc quie­re ase­gu­rar un fu­tu­ro eco­nó­mi­co pa­ra su pro­pie­ta­rio lue­go de que se ago­ten los hi­dro­car­bu­ros, aun­que con un ca­mino di­fe­ren­te. “Ad­noc siem­pre ha si­do vis­ta co­mo una em­pre­sa pe­sa­da y len­ta”, di­ce Ro­bin Mills, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Qa­mar Energy. “Aho­ra quie­re es­ta­ble­cer una es­tra­te­gia e im­ple­men­tar­la. Es­tá en pro­gre­so”. A car­go de la mo­der­ni­za­ción de Ad­noc y la ges­tión de 50 mil em­plea­dos es­tá Sul­tan Al Ja­ber, CEO des­de 2016. Su tra­ba­jo tie­ne una ur­gen­cia exis­ten­cial, por­que Abu Da­bi, co­mo Ara­bia Sau­di­ta, ofre­ce al­go que abun­da: pe­tró­leo. El boom ba­jó por pri­me­ra vez en 2014, cuan­do el pre­cio del cru­do ca­yó a más de la mi­tad, rom­pien­do una ra­cha de años a 100 dó­la­res el ba­rril que ha­bía in­fla­do los pre­su­pues­tos y ali­men­ta­do la com­pla­cen­cia en el Gol­fo Pér­si­co.

Des­de 2017, los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos han par­ti­ci­pa­do en el pro­gra­ma de la Or­ga­ni­za­ción de Paí­ses Ex­por­ta­do­res de Pe­tró­leo (OPEP) pa­ra li­mi­tar la pro­duc­ción y man­te­ner los pre­cios. Aho­ra el país em­pren­de la mo­der­ni­za­ción de Ad­noc. “Lo evi­den­te des­de 2014 y 2015 fue que el mer­ca­do de la ener­gía ya no es co­mo an­tes. Ya no se pue­de de­pen­der so­lo de los pre­cios del pe­tró­leo”, di­ce Al Ja­ber.

Des­de su fun­da­ción en 1971, Ad­noc ha si­do si­nó­ni­mo de la ri­que­za pe­tro­le­ra que em­pu­jó a los Emi­ra­tos a la mo­der­ni­dad. Los in­gre­sos del pe­tró­leo hi­cie­ron po­si­ble el pai­sa­je ur­bano de Abu Da­bi y tam­bién so­co­rrie­ron a Du­bái tras la cri­sis de 2008.

Por años, Ad­noc ha ven­di­do cru­do a las em­pre­sas que ayu­dan a ex­traer­lo o a los in­ter­me­dia­rios que re­ven­den su car­ga en Asia o el Me­di­te­rrá­neo.

Las re­fi­ne­rías en esos paí­ses con­vier­ten el pe­tró­leo en ga­so­li­na, dié­sel o ma­te­ria pri­ma pa­ra pro­du­cir plás­ti­cos y de­ri­va­dos. Pe­ro los mer­ca­dos ener­gé­ti­cos mun­dia­les se han mo­vi­do en­tre el te­mor de que las re­ser­vas se ago­ten o que ha­ya un ex­ce­so de ofer­ta.

Por ello, Abu Da­bi de­ci­dió pro­te­ger­se con­tra el cam­bian­te mer­ca­do ha­cien­do que Ad­noc se in­vo­lu­cre en to­da la ca­de­na de pro­duc­ción. Al ofre­cer el ac­ce­so a las re­ser­vas de pe­tró­leo del emi­ra­to, la em­pre­sa po­dría atraer los fon­dos y el co­no­ci­mien­to que con­tri­bui­rán a su de­sa­rro­llo. “Abu Da­bi es­tá rein­vir­tien­do pa­ra desa­rro­llar y ex­pan­dir su eco­no­mía”, di­ce Hoo­tan Yaz­ha­ri, ana­lis­ta je­fe de mer­ca­dos pa­ra Me­dio Orien­te de Bank of Ame­ri­ca Me­rrill Lynch. “La cues­tión de si es ur­gen­te ha­cer es­to de­pen­de de la vi­sión que ten­gas del pe­tró­leo. Es po­co pro­ba­ble que en 2030 el pe­tró­leo es­té don­de es­tá hoy”.

Pa­ra ase­gu­rar la com­pra a lar­go pla­zo, Abu Da­bi per­mi­tió que com­pa­ñías chi­nas e in­dias par­ti­ci­pen en sus prin­ci­pa­les con­ce­sio­nes pe­tro­le­ras, jun­to a Ex­xon Mo­bil, To­tal y BP. Al en­trar en el seg­men­to ‘downs­tream’ (re­fi­na­ción, dis­tri­bu­ción y de­ri­va­dos), quie­re ga­nar más con­vir­tien­do su pe­tró­leo en com­bus­ti­bles re­fi­na­dos y pro­duc­tos, co­mo plás­ti­cos.

La com­pa­ñía tam­bién bus­ca in­ver­tir en si­tios don­de la de­man­da lo­cal cre­ce rá­pi­do. Pa­ra fi­nan­ciar esa ex­pan­sión y atraer a acree­do­res e in­ver­so­res, en 2017 Ad­noc ven­dió bo­nos por pri­me­ra vez, así co­mo una par­ti­ci­pa­ción en su di­vi­sión de ga­so­li­ne­ras. To­do es­to con­du­ce a que lo com­pa­ren con Aram­co. Al igual que el je­que Moham­med bin Za­yed de Abu Da­bi, el prín­ci­pe de Ara­bia Sau­di­ta, Moham­med bin Sal­man, quie­re ma­xi­mi­zar los in­gre­sos na­cio­na­les li­ga­dos al pe­tró­leo y usar las ga­nan­cias de la ven­ta de ac­ti­vos pa­ra cons­truir nue­vas in­dus­trias y ca­pa­ci­tar a los tra­ba­ja­do­res. Pe­ro aun­que la es­tra­te­gia es la mis­ma, las tác­ti­cas y los pla­zos di­fie­ren.

Ad­noc “no va en la mis­ma di­rec­ción que Sau­di Aram­co”, ase­gu­ra Yaz­ha­ri de Bank of Ame­ri­ca. “Abu Da­bi no tie­ne la ne­ce­si­dad de co­lo­car ac­cio­nes de Ad­noc en la bol­sa de­bi­do a sus sa­lu­da­bles ba­lan­ces eco­nó­mi­cos. Ne­ce­si­tan en­fo­car­se en au­men­tar el ac­ce­so a los in­ver­sio­nis­tas. Si po­nen a co­ti­zar di­vi­sio­nes más pe­que­ñas, pue­den au­men­tar la li­qui­dez y la ne­go­cia­ción en el mer­ca­do bur­sá­til na­cio­nal, y eso pue­de ayu­dar al país”. En lu­gar de ven­der ac­cio­nes a ni­vel de hol­ding co­mo pla­nea Aram­co, Ad­noc re­cau­dó 851 mi­llo­nes de dó­la­res por la ven­ta de la par­ti­ci­pa­ción mi­no­ri­ta­ria en el ne­go­cio de las ga­so­li­ne­ras. El nom­bre en có­di­go de Ad­noc pa­ra di­cha ofer­ta pú­bli­ca de ac­cio­nes fue “Pro­ject First” por­que, se­gún Al Ja­ber, se­rá “la pri­me­ra de mu­chas”.

“Ya sea una re­es­truc­tu­ra­ción fi­nan­cie­ra, una emi­sión de bo­nos, una co­lo­ca­ción pri­va­da, atraer a in­ver­sio­nis­tas es­tra­té­gi­cos u otra ofer­ta pú­bli­ca ini­cial, es­ta­mos ana­li­zan­do to­do”, di­ce Al Ja­ber. La ex­pan­sión de Ad­noc en­tró en una nue­va fa­se el 13 de ma­yo al re­ci­bir a com­pa­ñías pe­tro­le­ras, ban­que­ros e in­ver­sio­nis­tas en su Downs­tream In­vest­ment Fo­rum pa­ra ex­po­ner las opor­tu­ni­da­des dis­po­ni­bles. En el even­to se vi­si­tó Ru­wais, el com­ple­jo de re­fi­ne­rías de Ad­noc con ca­pa­ci­dad de 817 mil ba­rri­les dia­rios que pro­du­ce ga­so­li­na pa­ra lo­ca­les, así co­mo dié­sel y com­bus­ti­ble pa­ra avio­nes de otros mer­ca­dos.

Ad­noc cons­trui­rá en Ru­wais un cen­tro pe­tro­quí­mi­co y de tra­ta­mien­to de pe­tró­leo que tri­pli­ca­ría la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción. Pla­nea fi­nan­ciar to­do ello a tra­vés de in­ver­sio­nis­tas y la ven­ta de una par­ti­ci­pa­ción en su ne­go­cio de re­fi­na­ción. “In­ver­ti­re­mos fuer­te­men­te en Ru­wais”, di­ce Al Ja­ber, co­mo par­te de un plan de in­ver­sión quin­que­nal.

La pre­gun­ta es si se­du­ci­rán a los in­ver­sio­nis­tas. El pe­tró­leo y el gas sha­le de EU intensifican la com­pe­ten­cia pa­ra los pro­duc­to­res de Me­dio Orien­te. Ade­más, in­cur­sio­nar en el ne­go­cio de los de­ri­va­dos po­dría sig­ni­fi­car gran­des gas­tos y po­cas ga­nan­cias.

“Real­men­te no re­vo­lu­cio­na­rá sus in­gre­sos de ex­por­ta­ción, pe­ro su­po­ne cier­ta co­ber­tu­ra con­tra el ries­go del pre­cio del pe­tró­leo”, co­men­ta Ha­med Ghod­du­si, del Ste­vens Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy y au­tor de un en­sa­yo so­bre la en­tra­da de los miem­bros de la OPEP en el sec­tor ‘downs­tream’.

En Ad­noc hay pan­ta­llas LED que con­den­san sus ope­ra­cio­nes, ahí hay un in­di­ca­dor que di­ce “Emi­ra­ti­za­ción de la fuer­za la­bo­ral”, una señal de que Ad­noc bus­ca ser lí­der de la re­for­ma eco­nó­mi­ca y so­cial pa­ra los Emi­ra­tos Ára­bes. La cla­ve se­rá eman­ci­par­se de la mano de obra ex­tran­je­ra y que los emi­ra­tíes sean ma­yo­ría en la plan­ti­lla de la com­pa­ñía.

Crear una fuer­za la­bo­ral lo­cal con men­ta­li­dad co­mer­cial e in­ter­na­cio­nal­men­te com­pe­ti­ti­va es di­fí­cil en un país don­de los ciu­da­da­nos es­tán acos­tum­bra­dos a dá­di­vas gu­ber­na­men­ta­les. Uno de los ma­yo­res re­tos que ha en­fren­ta­do Al Ja­ber ha si­do la re­or­ga­ni­za­ción de una cul­tu­ra bu­ro­crá­ti­ca, ra­cio­na­li­zán­do­la pa­ra con­ver­tir­la en una or­ga­ni­za­ción más em­pren­de­do­ra, ex­po­ne Haif Zam­zam, exa­se­sor de Bos­ton Con­sul­ting Group quien se unió al de­par­ta­men­to de es­tra­te­gia de Ad­noc. “Es­ta­mos in­tro­du­cien­do la idea de asu­mir ries­gos cal­cu­la­dos”, di­ce Zam­zam.

Si bien los jó­ve­nes emi­ra­tíes apo­yan los cam­bios de Al Ja­ber, el pro­ce­so tam­bién tie­ne sus crí­ti­cos en te­mas co­mo los re­cor­tes de plan­ti­lla sin pre­ce­den­tes de Al Ja­ber y otras me­di­das pa­ra aho­rrar cos­tos y la in­tro­duc­ción de re­vi­sio­nes de desem­pe­ño.

El prín­ci­pe de Abu Da­bi, Moham­med bin Za­yed, ha mos­tra­do su apo­yo a los cam­bios de Ad­noc, pu­bli­can­do fotos su­yas con Al Ja­ber en Twit­ter y los me­dios es­ta­ta­les. En fe­bre­ro, Moham­med y Al Ja­ber al­mor­za­ron jun­tos con una do­ce­na de miem­bros del Pro­gra­ma de Fu­tu­ros Lí­de­res de Ad­noc, lo que sub­ra­ya el ti­po de fuer­za la­bo­ral pro­fe­sio­na­li­za­da que el emi­ra­to desea desa­rro­llar.

“Con el ries­go vie­ne la opor­tu­ni­dad”, di­ce Saud Als­ham­si, quien tra­ba­ja en el de­par­ta­men­to de go­ber­nan­za y ga­ran­tía de va­lor en Ad­noc y es uno de los miem­bros del pro­gra­ma. “Eso es lo que la gen­te real­men­te tie­ne que en­ten­der”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.