Chi­na y EU se ale­jan ca­da vez más y po­nen en ries­go una fruc­tí­fe­ra re­la­ción co­mer­cial.

La coo­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca ha de­ri­va­do en com­pe­ten­cia, y las com­pa­ñías es­tán atra­pa­das en ese fue­go cru­za­do.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Pe­ter Coy, Ke­vin Ham­lin, Keith Zhai, En­da Cu­rran y An­drew Ma­ye­da

El his­to­ria­dor Niall Fer­gu­son y el eco­no­mis­ta Mo­ritz Schu­la­rick acu­ña­ron el tér­mino "Chi­mé­ri­ca" en un res­tau­ran­te chino en Lon­dres en 2006. Su neo­lo­gis­mo, que com­bi­na "Chi­na" y "Amé­ri­ca", se hi­zo po­pu­lar por­que cris­ta­li­za­ba lo que to­dos veían: am­bos vi­vían tra­ba­dos en un abra­zo eco­nó­mi­co. Chi­na en­via­ba mer­can­cía a Estados Uni­dos, crean­do em­pleos ma­nu­fac­tu­re­ros que sa­ca­ron a mi­llo­nes de la po­bre­za. EU ob­te­nía ar­tícu­los ba­ra­tos y los pa­ga­ba con pro­duc­tos es­ta­dou­ni­den­ses co­mo avio­nes de pa­sa­je­ros, pe­lí­cu­las y bo­nos del Te­so­ro.

Hoy Chi­mé­ri­ca se de­sin­te­gra. La úl­ti­ma señal es el gol­pe a ZTE Corp., el fa­bri­can­te chino de equi­pos de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes que vio­ló los tér­mi­nos de un acuer­do de 2017 y lue­go min­tió al res­pec­to. Co­mo castigo, es­te abril, EU de­ter­mi­nó que por sie­te años nin­gu­na com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se ven­de­rá com­po­nen­tes crí­ti­cos a ZTE. Es­ta de­ter­mi­na­ción en­fu­re­ció a lí­de­res chi­nos, po­nien­do en ries­go la coo­pe­ra­ción de Bei­jing en otros te­mas de la agen­da de Trump, in­clui­dos los pla­nes pa­ra ne­go­ciar una re­duc­ción del dé­fi­cit co­mer­cial en­tre EU y Chi­na, y des­nu­clea­ri­zar Co­rea. Sin em­bar­go, en un tuit del 13 de ma­yo, el pre­si­den­te Do­nald Trump di­jo que él y el pre­si­den­te Xi Jin­ping es­ta­ban tra­ba­jan­do jun­tos pa­ra brin­dar­le a ZTE "una for­ma de vol­ver al ne­go­cio, rá­pi­do". Esa pu­bli­ca­ción fue días an­tes de que el prin­ci­pal ase­sor eco­nó­mi­co de Xi, Liu He, lle­ga­ra a EU pa­ra ha­blar con el Se­cre­ta­rio del Te­so­ro, Ste­ven Mnu­chin.

Aun si las dos par­tes lle­gan a un pac­to co­mer­cial, la evi­den­cia de que EU es ca­paz de ce­rrar rá­pi­da­men­te una de las com­pa­ñías más im­por­tan­tes de Chi­na se­gu­ra­men­te pro­vo­có que los asiá­ti­cos es­tén re­suel­tos a desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des na­cio­na­les.

"El sen­ti­do de ur­gen­cia de Chi­na de desa­rro­llar tec­no­lo­gías cen­tra­les es más ur­gen­te", es­cri­bió en ma­yo Je­remy Ste­vens, eco­no­mis­ta de Stan­dard Bank Group Ltd. "Va­mos ha­cia una ca­rre­ra de ar­mas tec­no­ló­gi­cas en­tre Chi­na y Oc­ci­den­te", afir­mó.

La de­sin­te­gra­ción gra­dual de la sim­bio­sis de Chi­mé­ri­ca qui­zás sea la ma­yor his­to­ria de ne­go­cios en los pró­xi­mos años. La cre­cien­te ri­va­li­dad eco­nó­mi­ca en­tre EU y Chi­na su­po­ne un pro­ble­ma pa­ra las mul­ti­na­cio­na­les que han de­di­ca­do dé­ca­das a cons­truir ca­de­nas de pro­duc­ción glo­ba­les. "Es­to, con el tiem­po, da­rá pie a más, pe­ro me­nos efi­cien­te, in­ver­sión en tec­no­lo­gía a ni­vel mun­dial, po­dría ge­ne­rar pre­sión a la ba­ja so­bre los pre­cios en sec­to­res co­mo los se­mi­con­duc­to­res e in­clu­so ám­bi­tos se­pa­ra­dos de re­glas de ori­gen y es­tán­da­res tec­no­ló­gi­cos", es­cri­bió Louis Kuijs, exin­ves­ti­ga­dor del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y eco­no­mis­ta je­fe pa­ra Asia de Ox­ford Eco­no­mics en Hong Kong en un in­for­me de abril.

¿Cuál fue el error de Chi­mé­ri­ca? Los pro­ble­mas exis­tían in­clu­so cuan­do los paí­ses eran cer­ca­nos. La en­tra­da de pro­duc­tos ba­ra­tos pro­ve­nien­tes de Chi­na aca­bó con mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo bien re­mu­ne­ra­dos en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra de EU.

Al acu­mu­lar deu­da es­ta­dou­ni­den­se pa­ra man­te­ner ba­ra­ta su mo­ne­da y la com­pe­ti­ti­vi­dad de sus pro­duc­tos, Chi­na ayu­dó a con­te­ner las ta­sas de in­te­rés de EU. Eso ali­men­tó la bur­bu­ja de la vi­vien­da, cu­yo es­ta­lli­do fue cla­ve en la re­ce­sión de 2007-2009 y la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial.

Los paí­ses ya no son tan cer­ca­nos, en par­te por­que eco­nó­mi­ca­men­te son más pa­re­ci­dos. Chi­na quie­re com­pe­tir con las com­pa­ñías más exi­to­sas. Con el plan "Ma­de in Chi­na 2025", lan­za­do ha­ce tres años, Bei­jing di­jo que as­pi­ra­ba al li­de­raz­go mun­dial en in­dus­trias co­mo la ro­bó­ti­ca, los vehícu­los de nue­va ener­gía, la bio­tec­no­lo­gía, la ae­ro­es­pa­cial, las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y el soft­wa­re.

Pa­ra lo­grar sus me­tas, Bei­jing sub­si­dia a em­pre­sas na­cio­na­les y li­mi­ta el pa­pel de las ex­tran­je­ras en su mer­ca­do in­terno o les exi­ge li­cen­ciar sus tec­no­lo­gías a socios chi­nos a cam­bio de ac­ce­so al mer­ca­do.

El otro cam­bio es que Chi­na, que se vol­có so­bre sí mis­mo, dio un gi­ro y se es­tá re­afir­man­do di­plo­má­ti­ca y mi­li­tar­men­te. Su ini­cia­ti­va "One Belt, One Road", que lo co­nec­ta con Asia, Eu­ro­pa y Áfri­ca, es el pro­yec­to de in­fra­es­truc­tu­ra más gran­de del mun­do.

La par­ti­ci­pa­ción de Chi­na en el gas­to mi­li­tar mun­dial subió de un 6 por cien­to en 2008, a un 13 por cien­to en 2017, se­gún el Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de la Paz de Es­to­col­mo. Bei­jing re­cla­ma la so­be­ra­nía so­bre el Mar del Sur de Chi­na y es­tá mi­li­ta­ri­zan­do is­lo­tes pa­ra res­pal­dar su reivin­di­ca­ción. El país co­men­zó las prue­bas de su pri­mer por­taa­vio­nes de fa­bri­ca­ción na­cio­nal y en 2017 abrió una ba­se mi­li­tar en la na­ción afri­ca­na de Yi­bu­ti.

Ha­ce una dé­ca­da, la opi­nión era que a me­di­da que Chi­na se hi­cie­ra más ri­ca, se­ría más de­mo­crá­ti­ca y orien­ta­da ha­cia Oc­ci­den­te. Sin em­bar­go, esas es­pe­ran­zas se han ido des­va­ne­cien­do, en es­pe­cial des­de que Xi asu­mió el car­go en 2013. En mar­zo, la le­gis­la­tu­ra chi­na anu­ló los lí­mi­tes del man­da­to pre­si­den­cial, alla­nan­do el ca­mino pa­ra que Xi per­ma­nez­ca en el po­der al fi­na­li­zar su se­gun­do man­da­to en 2023.

Mien­tras Chi­na y EU te­nían for­ta­le­zas y ne­ce­si­da­des com­ple­men­ta­rias, la re­la­ción era be­né­fi­ca. Pe­ro mien­tras pa­san de socios a com­pe­ti­do­res, la pers­pec­ti­va cam­bió. La di­ná­mi­ca en los aran­ce­les es un ejem­plo. En la ofen­si­va más re­cien­te, EU pro­pu­so su­bir los im­pues­tos so­bre ar­tícu­los chi­nos por un va­lor de 50 mil mi­llo­nes de dó­la­res, in­clui­dos te­le­vi­so­res y au­to­mó­vi­les; Bei­jing con­tra­ata­có ele­van­do los aran­ce­les de avio­nes, so­ya y au­tos. Las com­pa­ñías de EU que pro­du­cen en Chi­na o im­por­tan des­de allí es­tán en ese fue­go cru­za­do. "Los aran­ce­les pro­pues­tos por Trump pa­ra­li­za­rían mi ne­go­cio", di­jo Mary Buch­zei­ger, CEO de Lu­cer­ne In­ter­na­tio­nal, so­bre el im­pues­to de 25 por cien­to que EU pla­nea pa­ra las im­por­ta­cio­nes de ace­ro y alu­mi­nio. La se­de es­tá en Mi­chi­gan, pe­ro tie­ne plan­tas en Chi­na.

La ad­mi­nis­tra­ción Trump no pa­re­ce sa­ber có­mo tra­tar con una Chi­na más aser­ti­va, va­ci­lan­do en­tre una re­tó­ri­ca du­ra y la con­ci­lia­ción. El ala re­cia del go­bierno, con el re­pre­sen­tan­te co­mer­cial de EU, Ro­bert Light­hi­zer, y el di­rec­tor del Con­se­jo Na­cio­nal de Co­mer­cio, Pe­ter Na­va­rro, se im­po­nía en ma­yo.

Ellos for­ma­ron par­te de una de­le­ga­ción de EU que via­jó a Bei­jing pa­ra pre­sen­tar de­man­das que in­cluía el des­man­te­la­mien­to del plan “Ma­de in Chi­na 2025” y la re­duc­ción del dé­fi­cit co­mer­cial.

"Estados Uni­dos se ha ido al ex­tre­mo pi­dien­do de­ma­sia­do", di­ce Brian Jack­son, di­rec­tor pa­ra Chi­na de la fir­ma Med­ley Glo­bal Ad­vi­sors LLC, que ase­so­ra a los in­ver­sio­nis­tas ins­ti­tu­cio­na­les.

El pro­pio Trump, a pe­sar de sus des­plan­tes, a me­nu­do es el con­ci­lia­dor. El 3 de ma­yo, mien­tras su equi­po es­ta­ba en Bei­jing plan­tean­do sus exi­gen­cias, pu­bli­có un tuit que de­cía: "Es­pe­ro con an­sias re­unir­me con el pre­si­den­te Xi en un fu­tu­ro no muy le­jano. ¡Siem­pre ten­dre­mos una bue­na (gran) re­la­ción!". Su afán por ha­cer las pa­ces con Chi­na fue evi­den­te cuan­do or­de­nó al De­par­ta­men­to de Co­mer­cio de EU mo­de­rar la em­bes­ti­da con­tra ZTE.

Chi­na, por otra par­te, no se des­vi­ve por com­pla­cer a los ne­go­cia­do­res de Estados Uni­dos. Ha in­ten­si­fi­ca­do las ins­pec­cio­nes a las im­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses de fru­tas y au­to­mó­vi­les, ha ame­na­za­do con igua­lar los aran­ce­les es­ta­dou­ni­den­ses en re­ci­pro­ci­dad y ha tar­da­do en apro­bar una im­por­tan­te ad­qui­si­ción por par­te de Qual­comm.

Chi­na tam­bién ha si­do más es­tra­té­gi­ca que EU en pla­near la rup­tu­ra de Chi­mé­ri­ca. Pue­de que Bei­jing ha­ga con­ce­sio­nes en cues­tio­nes co­mer­cia­les, pe­ro no es­tá dis­pues­ta a aban­do­nar su ob­je­ti­vo a lar­go pla­zo de igual­dad o de su­pe­rio­ri­dad tec­no­ló­gi­ca.

"La tec­no­lo­gía de pun­ta es el ar­ma afi­la­da del Es­ta­do mo­derno. Una ra­zón muy im­por­tan­te por la que los paí­ses oc­ci­den­ta­les pu­die­ron do­mi­nar el mun­do en la era mo­der­na fue que te­nían tec­no­lo­gía de pun­ta ", di­jo Xi en 2013.

La ad­mi­nis­tra­ción de Trump, en cam­bio, se ha en­fo­ca­do más en lo­grar ga­nan­cias in­me­dia­tas. El pre­si­den­te y sus ase­so­res bus­can una rá­pi­da re­duc­ción del dé­fi­cit co­mer­cial de EU con Chi­na, que as­cen­dió a 375 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2017.

Ex­per­tos en co­mer­cio han ma­ni­fes­ta­do el te­mor de que Bei­jing pue­da cal­mar a Trump au­men­tan­do las im­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos es­ta­dou­ni­den­ses no es­tra­té­gi­cos o res­trin­gien­do las ex­por­ta­cio­nes a EU sin co­rre­gir sus prác­ti­cas an­ti­com­pe­ti­ti­vas.

"Aun­que el en­tre­la­za­mien­to eco­nó­mi­co se man­tie­ne vi­gen­te, esa idea ori­gi­nal de la re­la­ción sim­bió­ti­ca cla­ra­men­te se ha ro­to", ad­vier­te Schu­la­rick, uno de los pa­dres del tér­mino Chi­mé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.