Wall Street ne­ce­si­ta otro Tom Wol­fe

● El es­ta­dou­ni­den­se cap­tu­ró una era de pro­gre­so des­con­tro­la­do... y la reali­dad su­peró a la fic­ción.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - FINANZAS - John Mic­kleth­wait

Hay mu­chas ra­zo­nes pa­ra elo­giar a Tom Wol­fe, tan­to co­mo no­ve­lis­ta co­mo pe­rio­dis­ta. Si Char­les Dic­kens de­fi­nió el Lon­dres vic­to­riano, en­ton­ces la ca­pi­tal del mun­do, Wol­fe, quien mu­rió el 14 de ma­yo a los 88 años, mos­tró un es­pe­jo si­mi­lar al de Estados Uni­dos y Nue­va York en par­ti­cu­lar. Uno de sus lo­gros me­nos ce­le­bra­dos fue su fa­ce­ta de gran no­ve­lis­ta de las fi­nan­zas, de he­cho el úni­co que pro­du­jo es­ta era fre­né­ti­ca de la ge­ne­ra­ción del di­ne­ro.

“La ho­gue­ra de las va­ni­da­des” fue po­si­ble­men­te la pri­me­ra gran no­ve­la fi­nan­cie­ra des­de “La for­ma en que vi­vi­mos aho­ra” de Ant­hony Tro­llo­pe. Mu­chos emi­nen­tes es­cri­to­res es­ta­dou­ni­den­ses han ob­ser­va­do a las víc­ti­mas de Wall Street y al ca­pi­ta­lis­mo más am­plio, in­clui­dos Sin­clair Le­wis y John Stein­beck. Pe­ro Wol­fe fue el pri­mer es­ta­dou­ni­den­se en mi­rar a los ven­ce­do­res: a los “maes­tros del uni­ver­so" co­mo Sher­man McCoy, quien ven­día bo­nos pa­ra ga­nar­se la vi­da. La ho­gue­ra pro­fun­di­za en sus vi­das, sus frus­tra­cio­nes y am­bi­cio­nes mez­qui­nas, enu­me­ran­do sus vir­tu­des y vi­cios a me­nu­do li­te­ral­men­te (di­cien­do cuán­to cues­tan su ro­pa, apar­ta­men­tos y al­muer­zos).

Mi­ran­do ha­cia atrás, es­pe­cial­men­te a tra­vés de la du­ra len­te de la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008, es ex­tra­ño lo ama­ble que Wol­fe fue con Sher­man McCoy. Es­te es un jui­cio re­la­ti­vo: pri­me­ro nos en­con­tra­mos con Sher­man arro­di­lla­do en el sue­lo tra­tan­do pa­té­ti­ca­men­te de po­ner­le una co­rrea a un pe­rro, y Wol­fe cri­ti­ca las in­se­gu­ri­da­des del co­mer­cian­te de bo­nos por "ir a la quie­bra a ra­zón de un mi­llón de dó­la­res al año". Se tra­ta de un pro­ce­so de igual­dad de opor­tu­ni­da­des. McCoy es un per­so­na­je mu­cho más ma­ti­za­do que, di­ga­mos, Au­gus­tus Mel­mot­te, el mal­va­do an­ti­hé­roe fran­cés de “La for­ma en que vi­vi­mos aho­ra” (pa­ra el cual Tro­llo­pe se ba­só en par­te en el es­cán­da­lo de Cré­dit Mo­bi­lier), y des­de lue­go que de la ca­ri­ca­tu­ra de Gor­don Gek­ko en la pe­lí­cu­la “Wall Street” de Oli­ver Sto­ne.

Wol­fe pa­só tiem­po en los pi­sos de ne­go­cia­ción, tra­tó de ex­pli­car la emo­ción de ce­rrar un tra­to y los es­te­reo­ti­pos es­ta­dou­ni­den­ses que con ava­ri­cia y de­bi­li­dad ter­mi­nan sien­do ba­rri­dos por esos acuer­dos. Le dio a Char­lie Cro­ker, el desa­rro­lla­dor de bie­nes raí­ces de Atlanta en “To­do un hom­bre”, un tra­ta­mien­to si­mi­lar.

En cier­to mo­do, lo no­ta­ble no es que Wol­fe ha­ya es­cri­to so­bre fi­nan­zas de es­ta ma­ne­ra, sino que muy po­cas per­so­nas lo ha­yan se­gui­do. De to­das las co­sas in­creí­bles que le han su­ce­di­do a Estados Uni­dos en el úl­ti­mo me­dio si­glo, el as­cen­so de Wall Street y la crea­ción de ri­que­za a tra­vés de lo que Tro­llo­pe lla­mó "la fa­bri­ca­ción de ac­cio­nes" es uno de los más in­creí­bles. Y sin em­bar­go, ¿qué gran obra de fic­ción hay pa­ra ilus­trar es­ta era?

Al­gu­nos se­ña­la­rían el pro­gra­ma de te­le­vi­sión “Bi­llions”, que ana­li­za los fon­dos de co­ber­tu­ra. Y otros di­rían que “Ca­pi­tal”, de John Lan­ches­ter, es la ver­sión bri­tá­ni­ca de “La ho­gue­ra de las va­ni­da­des”.

Los es­cri­to­res es­ta­dou­ni­den­ses mo­der­nos, des­de Bret Eas­ton Ellis has­ta Jo­nat­han Fran­zen, han ana­li­za­do las con­se­cuen­cias de es­ta nue­va Edad Do­ra­da, de la mis­ma ma­ne­ra que F. Scott Fitz­ge­rald cap­tu­ró las va­ni­da­des de la épo­ca an­te­rior. Pe­ro la fic­ción de EU no ha se­gui­do a Wol­fe has­ta el pi­so de ne­go­cia­ción, ni se ha zam­bu­lli­do en la me­cá­ni­ca del di­ne­ro y su efec­to en la so­cie­dad, del mis­mo mo­do que Dic­kens y Víc­tor Hu­go lo hi­cie­ron en otra épo­ca.

Los me­jo­res li­bros so­bre fi­nan­zas mo­der­nas han si­do de no fic­ción, co­mo “El pó­quer de los men­ti­ro­sos” y “La gran apues­ta”, de Mi­chael Le­wis. To­das nues­tras vi­das han si­do mol­dea­das por las fi­nan­zas y la eco­no­mía y, sin em­bar­go, ca­si na­die ha en­con­tra­do la ma­ne­ra de usar la fic­ción co­mo vehícu­lo pa­ra ex­plo­rar es­tas co­sas. Lo que sea que pien­ses, Wol­fe de­ja un gran es­pa­cio de­trás de él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.