El lí­der que ha­ría re­na­cer Tur­quía se ha vuel­to la peor pe­sa­di­lla de su país

● La na­ción tu­vo una era do­ra­da que lle­vó in­ver­sio­nes e in­no­va­ción, pe­ro hoy ba­ta­lla por sal­var su de­mo­cra­cia.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - ECONOMÍA - Ben­ja­min Har­vey

El lí­der tur­co Re­cep Tay­yip Er­do­gan, un au­to­de­no­mi­na­do re­for­ma­dor eco­nó­mi­co y la es­pe­ran­za del mun­do pa­ra la de­mo­cra­cia mu­sul­ma­na, te­nía una his­to­ria que to­dos com­pra­ron. To­dos ex­cep­to la vie­ja guar­dia de Tur­quía: el es­ta­blish­ment se­cu­lar, los mul­ti­mi­llo­na­rios, los ge­ne­ra­les y las éli­tes edu­ca­das que per­die­ron el po­der, la ri­que­za y la in­fluen­cia.

Cuan­do el par­ti­do de Er­do­gan ga­nó en 2002 con la promesa de abrir mer­ca­dos y li­be­ra­li­zar las ins­ti­tu­cio­nes, la eco­no­mía de Tur­quía re­que­ría el res­ca­te in­ter­na­cio­nal que su­pe­ra­ba los 20 mil mi­llo­nes de dó­la­res. La li­ra turca ha­bía co­lap­sa­do, al igual que el es­fuer­zo del go­bierno pa­ra con­te­ner la in­fla­ción.

Los vo­tan­tes pi­die­ron un cam­bio. Con Er­do­gan en el po­der, Tur­quía pa­re­cía es­tar en una edad de oro. Sur­gie­ron dis­tri­tos en­te­ros pa­ra las ar­tes y la vi­da noc­tur­na. Jó­ve­nes tur­cos edu­ca­dos en el ex­tran­je­ro vol­vie­ron pa­ra ini­ciar ne­go­cios y ha­cer for­tu­na. Tur­quía acogió cum­bres in­ter­na­cio­na­les y, con Es­pa­ña, se con­vir­tió en co­pa­tro­ci­na­dor de un es­fuer­zo res­pal­da­do por Na­cio­nes Uni­das pa­ra for­jar la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal, in­ter­cul­tu­ral e in­ter­re­li­gio­sa.

Aho­ra, pa­re­ce que los tur­cos ob­tu­vie­ron otra co­sa. Tras una épo­ca que tra­jo más de 220 mil mi­llo­nes de dó­la­res en in­ver­sión ex­tran­je­ra, tri­pli­có el PIB y re­du­jo la in­fla­ción, la eco­no­mía es­tá en­fer­ma, y su de­mo­cra­cia aún más. Con el país ca­mino a elec­cio­nes el 24 de ju­nio, la li­ra ca­yó y la in­fla­ción se du­pli­ca. La cla­si­fi­ca­ción de Tur­quía en ca­si to­dos los ín­di­ces de go­ber­na­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca se ha des­plo­ma­do.

A me­di­da que la re­sis­ten­cia de Er­do­gan a la crítica au­men­ta, tam­bién cre­ce su con­fian­za en sus opi­nio­nes. El pre­si­den­te via­jó a Lon­dres en ma­yo pa­ra re­unir­se con eje­cu­ti­vos, ban­que­ros e in­ver­so­res que es­pe­ra­ban pa­la­bras po­si­ti­vas. La li­ra ca­yó tras su men­sa­je: es­pe­ra to­mar más con­trol de la eco­no­mía tras las elec­cio­nes, in­clui­do el ban­co cen­tral.

Con­for­me crez­ca el con­trol de Er­do­gan en la eco­no­mía, tam­bién lo ha­rá la ame­na­za a la pros­pe­ri­dad.

No fue siem­pre así. En años pos­te­rio­res a su elec­ción co­mo pri­mer mi­nis­tro, Er­do­gan es­ta­bi­li­zó la eco­no­mía y con­si­guió una ta­sa de cre­ci­mien­to anual pro­me­dio del 5.8 por cien­to. En 2005, lí­de­res eu­ro­peos co­men­za­ron a ne­go­ciar con Tur­quía pa­ra una mem­bre­sía en la UE, ofre­cien­do con­ver­tir­se en su pri­mer miem­bro de ma­yo­ría mu­sul­ma­na.

De­ba­jo de la su­per­fi­cie ha­bía du­das en­tre las éli­tes que se be­ne­fi­cia­ban en el vie­jo ré­gi­men. Ad­vir­tie­ron so­bre una teo­cra­cia al es­ti­lo de Irán. A Er­do­gan se le atri­bu­ye la fra­se: “La de­mo­cra­cia es co­mo un tran­vía. Lo con­du­ces a tu des­tino y lue­go te bajas”.

En su ca­mino a ga­nar elec­cio­nes se acer­có a sus ba­ses en zo­nas ru­ra­les. El de­rro­ca­mien­to de la Her­man­dad Mu­sul­ma­na, ele­gi­da de­mo­crá­ti­ca­men­te en Egip­to des­pués de la Pri­ma­ve­ra Ára­be de 2011, cam­bió la for­ma en que veía la di­si­den­cia.

En 2013, un plan pa­ra des­truir un es­pa­cio ver­de de 36 mil me­tros cua­dra­dos en Es­tam­bul des­en­ca­de­nó las pro­tes­tas del Par­que Ge­zi. Er­do­gan usó mano du­ra con­tra ac­ti­vis­tas. Su de­ci­sión fue con­tra­pro­du­cen­te y cau­só pro­tes­tas pa­ra de­rro­car a Er­do­gan.

El mun­do aho­ra veía a un go­ber­nan­te ven­ga­ti­vo. El sé­qui­to de Er­do­gan com­par­tió teo­rías de cons­pi­ra­ción so­bre las pro­tes­tas. La po­li­cía re­to­mó el Par­que Ge­zi, pe­ro Tur­quía no fue la mis­ma. Er­do­gan se ha des­via­do ha­cia una ver­sión del na­cio­na­lis­mo is­lá­mi­co que an­tes ha­bría si­do im­pen­sa­ble. Or­ga­ni­zó las ad­qui­si­cio­nes de los prin­ci­pa­les gru­pos de me­dios por par­te de sus alia­dos, res­pal­dó a las es­cue­las re­li­gio­sas y man­dó a la cár­cel a quien mos­tra­ra desacuer­do. Blo­queó Twit­ter, Fa­ce­book, YouTu­be y Wi­ki­pe­dia.

Las ten­sio­nes en­tre Er­do­gan y sus socios po­lí­ti­cos, se­gui­do­res de un clé­ri­go lla­ma­do Fet­hu­llah Gu­len, que es­tá en un exi­lio au­to­im­pues­to en EU, es­ta­lla­ron en una gue­rra po­lí­ti­ca. De­ce­nas de au­dios se fil­tra­ron ale­gan­do co­rrup­ción en­tre la fa­mi­lia de Er­do­gan y sus con­tac­tos. El pre­si­den­te ca­li­fi­có la in­ves­ti­ga­ción li­de­ra­da por fis­ca­les gu­le­nis­tas de un in­ten­to de gol­pe.

Los gu­le­nis­tas pa­sa­ron a la clan­des­ti­ni­dad, pe­ro no des­apa­re­cie­ron. En ju­lio de 2016, una fac­ción de ofi­cia­les en el ejér­ci­to lan­zó un gol­pe real, bom­bar­deó el Par­la­men­to, blo­queó un puen­te en Es­tam­bul con tan­ques y ma­tó a más de 200 per­so­nas. En una apa­ri­ción de te­le­vi­sión a tra­vés de una apli­ca­ción de te­lé­fono mó­vil, Er­do­gan lla­mó a sus se­gui­do­res a las ca­lles y les pi­dió que per­ma­ne­cie­ran allí se­ma­nas.

Las pur­gas que si­guie­ron diez­ma­ron las ins­ti­tu­cio­nes y ten­sa­ron aún más las re­la­cio­nes con sus socios oc­ci­den­ta­les. De­ce­nas de mi­les de tur­cos fue­ron en­car­ce­la­dos, otros per­die­ron sus tra­ba­jos. La re­pre­sión con­tra la pren­sa y la li­ber­tad de ex­pre­sión se in­ten­si­fi­có. Pa­ra Er­do­gan, la trai­ción lo lle­vó a apoyarse en un círcu­lo in­terno de ase­so­res y fun­cio­na­rios cu­ya prin­ci­pal cua­li­dad es la leal­tad. Cuan­do ge­ren­tes de dos im­por­tan­tes fon­dos de in­ver­sión vi­si­ta­ron An­ka­ra, la ca­pi­tal turca, a prin­ci­pios de es­te año, in­for­ma­ron que es­ta­ban sor­pren­di­dos de có­mo par­ti­da­rios de Er­do­gan sus­ti­tu­ye­ron a pro­fe­sio­na­les ex­pe­ri­men­ta­dos en los or­ga­nis­mos de for­mu­la­ción de po­lí­ti­cas más im­por­tan­tes del país, se­gún un eco­no­mis­ta fa­mi­lia­ri­za­do con la vi­si­ta. Su conclusión: “de­cli­ve ins­ti­tu­cio­nal de li­bro de tex­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.