Ga­me Chan­ger: Gra­cie­la de la Torre

La di­rec­to­ra del MUAC lle­va una vi­da in­no­van­do la ma­ne­ra en que los me­xi­ca­nos vi­vi­mos los mu­seos.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por Ale­jan­dra Cé­sar

Gra­cie­la de la Torre tie­ne ener­gía. Y tie­ne tan­ta que du­ran­te un pro­gra­ma de al­ta di­rec­ción la usa­ron co­mo co­ne­ji­llo de in­dias pa­ra una prue­ba que jus­to me­día la ener­gía de las per­so­nas: ella sa­có 98 de 100. “No te creas que siem­pre es tan bueno, por­que can­so a la gen­te”, di­ce en en­tre­vis­ta.

Pe­ro pa­ra te­ner su ca­rre­ra ha ne­ce­si­ta­do to­da esa ener­gía y mu­cha pa­sión, y esa tam­bién le so­bra. Du­ran­te cua­tro dé­ca­das, De la Torre ha es­ta­do al fren­te de al­gu­nos de los mu­seos más re­le­van­tes del país.

Pri­me­ro fue San Car­los, don­de to­mó la di­rec­ción en 1977. Ahí desa­rro­lló ser­vi­cios edu­ca­ti­vos, al­go iné­di­to pa­ra los re­cin­tos de ar­te me­xi­ca­nos, y se acer­có a nue­vos pú­bli­cos con pro­gra­mas pio­ne­ros pa­ra ni­ños de la ca­lle y per­so­nas de la ter­ce­ra edad. Lue­go to­mó el ti­món del Mu­seo Na­cio­nal, don­de du­pli­có el acer­vo y es­tu­vo al fren­te del Pro­yec­to Mu­nal 2000: una re­no­va­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca, téc­ni­ca y mu­seo­grá­fi­ca pa­ra po­ner al día a la ins­ti­tu­ción y ex­pe­ri­men­tar con nue­vos for­ma­tos co­mo sa­las hi­per­tex­tua­les, don­de una pie­za se des­plie­ga a tra­vés de va­rias dis­ci­pli­nas.

Y cuan­do hay que to­mar de­ci­sio­nes di­fí­ci­les tam­po­co le ha fal­ta­do aplo­mo. En 2002 de­ci­dió ce­rrar por más de un mes el Mu­nal, pues un plan­tón en sus in­me­dia­cio­nes po­nía en ries­go la in­te­gri­dad del re­cin­to y su acer­vo.

Lue­go lle­gó a la Di­rec­ción de Ar­tes Vi­sua­les de la UNAM y por tres años, jun­to a his­to­ria­do­res del ar­te, mu­seó­gra­fos, mu­seó­lo­gos, pe­da­go­gos, cu­ra­do­res y crí­ti­cos con­cep­tua­li­zó el Mu­seo Uni­ver­si­ta­rio de Ar­te Con­tem­po­rá­neo (MUAC), que di­ri­ge des­de que abrió sus puer­tas en no­viem­bre de 2008. De la Torre ha im­pul­sa­do una ins­ti­tu­ción ex­tra­mu­ros con pro­gra­mas co­mo el MUAC en tu ca­sa, en el cual jó­ve­nes de pre­pa­ra­to­ria al­ber­gan y ex­hi­ben en sus ho­ga­res una pie­za de ar­te con­tem­po­rá­neo. Tam­bién tra­ba­ja con la co­mu­ni­dad de San­to Do­min­go, ale­da­ña a la UNAM, y bus­ca un diá­lo­go vir­tual a tra­vés de re­des y apli­ca­cio­nes e in­clu­so con el es­tu­dio mis­mo de lo que sig­ni­fi­ca ser un “mu­seo di­gi­tal”, ma­te­ria en la que ha or­ga­ni­za­do con­gre­sos y alis­ta una pu­bli­ca­ción. “El mu­seo ha cam­bia­do, ya no es el mis­mo de ha­ce 10 años; ha cam­bia­do su vo­ca­ción cu­ra­to­rial y pe­da­gó­gi­ca lo cual tam­bién nos po­ne a la ca­be­za co­mo lí­de­res de in­no­va­ción mu­seo­ló­gi­ca por­que no re­pe­ti­mos fór­mu­las, aun cuan­do sean exi­to­sas", com­par­tió. "El mun­do cam­bia y el mu­seo tam­bién tie­ne que cam­biar. En­ton­ces es­te mu­seo que fue un pa­ra­dig­ma ha­ce 10 años, lo si­gue sien­do aho­ra de otra ma­ne­ra”.

El MUAC al­ber­ga en­tre 14 y 16 ex­po­si­cio­nes al año y pa­ra De la Torre es im­po­si­ble ci­tar cuál ha si­do aque­lla que más la ha to­ca­do. “Es una pre­gun­ta que no tie­ne res­pues­ta: que ha si­do el ma­yor re­to, Anish Ka­poor; que me pa­re­ció un re­to tec­no­ló­gi­co fantástico, Ra­fael Lo­zano-Hem­mer, que me con­mo­vió mu­chí­si­mo y apor­tó mu­chí­si­mo a la mu­seo­lo­gía: Teo­ría del co­lor; que me dio mu­chí­si­ma sa­tis­fac­ción, te­ner a Mó­ni­ca Ma­yer (...) son co­mo los hi­jos, ca­da una (ex­po­si­ción) tie­ne su es­pe­cial ra­zón de ser, y su es­pe­cial pro­pó­si­to y su es­pe­cial va­lor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.