Los de Pa­ni­ni son los úni­cos ita­lia­nos que an­sia­ban el Mundial

○ Pa­ra lle­nar el ál­bum de la Co­pa del Mun­do se ne­ce­si­ta­rían ca­si 150 dó­la res, pe­ro la ma­yo­ría pa­ga­rá más de 300, un gran ne­go­cio que so­lo su­ce­de ca­da cua­tro años.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - NEGOCIOS - —Da­vid Rocks y Chia­ra Al­ba­ne­se

Fabrizio Me­le­ga­ri ad­mi­tía que es una de las po­cas per­so­nas en Ita­lia que es­pe­ra­ba la Co­pa del Mun­do. Cla­ro, jun­to al res­to del país, se le rom­pió el co­ra­zón cuan­do la Az­zu­rri -co­mo se le co­no­ce a la se­lec­ción na­cio­nal de fut­bol ita­lia­na- per­dió su opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en el tor­neo que arran­có el 14 de ju­nio, des­pués de un em­pa­te 0-0 con Sue­cia, el 13 de no­viem­bre. "El afi­cio­na­do que lle­va­mos den­tro que­dó muy gol­pea­do", di­ce Me­le­ga­ri, di­rec­tor editorial de Pa­ni­ni SpA, el fa­bri­can­te de es­tam­pas de la Co­pa del Mun­do. "Pe­ro des­de un pun­to de vis­ta co­mer­cial, no es­tá afec­tan­do nues­tro ne­go­cio en ab­so­lu­to". Las ven­tas de la com­pa­ñía au­men­tan ca­da vez que lle­ga el Mundial, cuan­do los ni­ños (y con fre­cuen­cia los adul­tos) com­pran cien­tos de es­tam­pas pa­ra pe­gar­las en los ál­bu­mes.

El fas­cícu­lo de 80 pá­gi­nas es gra­tui­to, pe­ro las es­tam­pas cues­tan 14 pe­sos y ca­da pa­que­te cuen­ta con cin­co. Los pa­tios es­co­la­res en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca La­ti­na se con­vier­ten en pi­sos de in­ter­cam­bio de fac­to pa­ra las es­tam­pas de Pa­ni­ni, don­de los ni­ños can­jean las que tie­nen re­pe­ti­das pa­ra ob­te­ner los ju­ga­do­res que ne­ce­si­tan y así com­ple­tar su ál­bum. Cual­quie­ra que ten­ga la suer­te de no ob­te­ner du­pli­ca­dos (léa­se: na­die) gas­ta­ría ca­si 150 dó­la­res pa­ra ob­te­ner las 681 es­tam­pas, pe­ro la ma­yo­ría pa­ga­rá más de 300 dó­la­res, in­clu­so des­pués de in­ter­cam­biar con ami­gos. "Es un ne­go­cio ca­ro", afir­ma Lu­ca Mas­se, de 50 años, un to­pó­gra­fo que di­ce ha­ber lo­gra­do lle­nar el ál­bum pa­ra la úl­ti­ma me­dia do­ce­na de Co­pas Mun­dia­les. "Si com­pras al­gu­nos pa­que­tes a la vez, nun­ca ter­mi­na­rás el ál­bum".

Pa­ni­ni es par­te de un uni­ver­so de em­pre­sas que se ali­men­tan de la com­pe­ten­cia glo­bal ca­da cua­tro años. Los fa­bri­can­tes de cal­za­do y de atle­tis­mo co­mo Adi­das, Pu­ma y Ni­ke re­gis­tran ven­tas sus­tan­cia­les de za­pa­tos es­pe­cia­les y pla­ye­ras de equi­pos crea­das pa­ra el tor­neo. El re­lo­je­ro Hu­blot SA, cro­no­me­tra­dor ofi­cial del even­to, pre­sen­ta mo­de­los con te­mas de fut­bol, in­clui­do el Big Bang Re­fe­ree de es­te año (os­ten­si­ble­men­te pa­ra ser uti­li­za­do por los ár­bi­tros) que ofre­ce en­la­ces di­gi­ta­les a mar­ca­do­res y otros da­tos del jue­go. Y McDo­nald's Corp. tie­ne pro­mo­cio­nes li­ga­das a la com­pe­ten­cia, in­clui­das es­tam­pas es­pe­cia­les pa­ra ál­bu­mes de Pa­ni­ni.

"Des­de la pers­pec­ti­va de un pa­tro­ci­na­dor, ser aso­cia­do con el jue­go más po­pu­lar del mun­do es muy atrac­ti­vo", des­ta­ca Tim Brid­ge, di­rec­tor del gru­po em­pre­sa­rial de­por­ti­vo de la con­sul­to­ra De­loit­te LLP.

Po­cos de­pen­den del tor­neo co­mo Pa­ni­ni. Aun­que la com­pa­ñía no di­vul­ga de­ta­lles financieros más allá de los in­gre­sos anua­les, esa ci­fra ha au­men­ta­do en más de un ter­cio en ca­da uno de los úl­ti­mos cua­tro años de la Co­pa Mundial y, por lo ge­ne­ral, cae al año si­guien­te de la com­pe­ten­cia cua­trie­nal.

Las ven­tas pa­ra 2014, por ejem­plo, au­men­ta­ron un 38 por cien­to, a 758 mi­llo­nes de eu­ros, lue­go ca­ye­ron a 522 mi­llo­nes en 2015. En un año de Co­pa Mundial, la fuer­za la­bo­ral glo­bal de la com­pa­ñía de mil 100 per­so­nas se ex­pan­de en un 20 por cien­to. En la se­de de Pa­ni­ni, en Mó­de­na, Ita­lia, una ciu­dad de 180 mil ha­bi­tan­tes en las lla­nu­ras al sur de Mi­lán, el per­so­nal de pro­duc­ción se du­pli­ca, has­ta unos 240 tra­ba­ja­do­res. Du­ran­te seis me­ses an­tes de la com­pe­ten­cia, cor­ta­ron fe­bril­men­te las es­tam­pas de las ho­jas de ta­ma­ño de pe­rió­di­co y las co­lo­ca­ron en má­qui­nas que las mez­clan al azar y las sellaron den­tro de los pa­que­tes. En el mo­men­to en que se pa­tea la pri­me­ra pe­lo­ta, se ha­brá ven­di­do más del 90 por cien­to de las es­tam­pas. "Tie­nes que ser in­creí­ble­men­te fle­xi­ble y rá­pi­do", ex­pli­ca Me­le­ga­ri. "Si no tie­nes es­tam­pas su­fi­cien­tes, los ni­ños vol­ve­rán una o dos ve­ces, pe­ro una ter­ce­ra vez los ha­brás per­di­do".

Pa­ra re­du­cir su de­pen­den­cia de la Co­pa del Mun­do, Pa­ni­ni se ha di­ver­si­fi­ca­do mu­cho más allá del fut­bol. En 1961, la com­pa­ñía co­men­zó a pro­du­cir ál­bu­mes y tar­je­tas, aun­que en ese mo­men­to de­bías te­ner tu pro­pio pe­ga­men­to pa­ra fi­jar­las en su lu­gar. Su pri­mer ál­bum de la Co­pa del Mun­do fue pa­ra el tor­neo de 1970, ce­le­bra­do en Mé­xi­co.

En los úl­ti­mos años, se han agre­ga­do más se­ries de en­tre­te­ni­mien­to, ha­cien­do que los ál­bu­mes y es­tam­pas es­tén re­la­cio­na­dos con do­ce­nas de tí­tu­los que in­clu­yen, por ejem­plo, per­so­na­jes de Dis­ney, Harry Pot­ter y Spi­der-Man.

En cuan­to al fra­ca­so de Ita­lia pa­ra en­trar al Mundial, los coleccionistas di­cen que el ál­bum de es­te año se­rá más va­lio­so sin el equi­po lo­cal de Pa­ni­ni.

Pa­ra Me­le­ga­ri, so­lo son ne­go­cios. "En el pa­sa­do tu­vi­mos que pu­bli­car el ál­bum de la Co­pa del Mun­do sin Fran­cia, sin In­gla­te­rra", di­ce. "En esos paí­ses sig­ni­fi­có mu­cho, pe­ro en ge­ne­ral, siem­pre fal­ta un gran equi­po".

Las es­tam­pas de Pa­ni­ni son un pro­duc­to co­ti­za­do ca­da cua­tro años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.