Es­pa­ña por fin vuel­ve a ser ‘cool’

○ La eco­no­mía es­pa­ño­la cre­ce­ría tres por cien­to es­te año, ayu­da­da por un au­men­to de ex­por­ta­cio­nes.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - ECONOMÍA - —Ro­dri­go Orihue­la, Tho­mas Gual­tie­ri y Ben Sills

Nue­ve años atrás, el em­pre­sa­rio es­pa­ñol Ja­vier Go­ye­ne­che li­bra­ba una batalla per­di­da pa­ra sal­var a su com­pa­ñía de cal­za­do del ven­da­val eco­nó­mi­co. Hoy tie­ne una nue­va em­pre­sa que fa­bri­ca pren­das de los re­si­duos plás­ti­cos re­cu­pe­ra­dos del océano y es­tá a pun­to de du­pli­car sus in­gre­sos por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo. “Ini­cié Ecoalf en me­dio de la cri­sis y fue di­fí­cil”, cuenta. “Te­ne­mos clien­tes muy lea­les, y el bo­ca a bo­ca ha si­do real­men­te bueno pa­ra no­so­tros. Ayu­da que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es po­si­ti­va”.

Se re­fie­re, por su­pues­to, a la re­cu­pe­ra­ción de la re­ce­sión más pro­fun­da que ha atra­ve­sa­do Es­pa­ña en me­dio si­glo, pro­vo­ca­da por un co­lap­so in­mo­bi­lia­rio.

La pro­duc­ción eco­nó­mi­ca se re­du­jo ca­si un diez por cien­to en­tre 2008 y 2013, lo que lle­vó al país a bus­car un res­ca­te de 41 mil mi­llo­nes de eu­ros de la Unión Eu­ro­pea. Pe­ro si uno se pa­sea hoy por Ma­drid, ad­vier­te nue­vas tien­das, res­tau­ran­tes y au­to­mó­vi­les úl­ti­mo mo­de­lo. Se­se­ña, a me­dia ho­ra en au­to de la ca­pi­tal, so­lía ser un pueblo fan­tas­ma de ur­ba­ni­za­cio­nes re­si­den­cia­les a me­dio cons­truir y ca­lles va­cías. Hoy los apar­ta­men­tos se es­tán ocu­pan­do y los fun­cio­na­rios lo­ca­les ya pro­yec­tan un parque in­dus­trial.

In­clu­so la abrup­ta des­ti­tu­ción del pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy no pu­do sa­cu­dir la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas en que la re­cu­pe­ra­ción de Es­pa­ña es real, mien­tras que la de Ita­lia se ve ca­da vez más frá­gil. Los ren­di­mien­tos de los bo­nos del go­bierno es­pa­ñol es­tán cer­ca del ni­vel que re­por­ta­ban an­tes de que el Con­gre­so des­ti­tu­ye­ra a Ra­joy el 1 de ju­nio. Los dis­tin­tos de­rro­te­ros que han to­ma­do am­bos paí­ses me­di­te­rrá­neos se re­fle­jan en la di­fe­ren­cia de su deu­da so­be­ra­na a diez años, la más am­plia des­de 2012.

La re­for­ma del mer­ca­do la­bo­ral ini­cia­da por el go­bierno de Ra­joy en 2012 ayu­dó a sen­tar las ba­ses pa­ra la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, aun­que su im­pul­so se fre­nó des­pués de que su par­ti­do de cen­tro de­re­cha per­die­ra la ma­yo­ría en 2015. El nue­vo pre­si­den­te, Pe­dro Sán­chez del Par­ti­do So­cia­lis­ta, es ami­ga­ble con los mer­ca­dos en ge­ne­ral, si bien quie­re for­ta­le­cer el po­der de ne­go­cia­ción de los sin­di­ca­tos.

“Es­te cre­ci­mien­to sa­lu­da­ble con­ti­nua­rá”, di­ce Ig­na­cio de la To­rre, eco­no­mis­ta je­fe de Ar­cano Part­ners, un ban­co bou­ti­que de in­ver­sión en Ma­drid. “La eco­no­mía es­pa­ño­la es­tá in­mer­sa en un círcu­lo vir­tuo­so de dis­mi­nu­ción del des­em­pleo, re­cu­pe­ra­ción de sa­la­rios, au­men­to del con­su­mo y ten­den­cias po­si­ti­vas en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio”.

Es cier­to, los fun­da­men­tos no han lu­ci­do tan bien en años. La Co­mi­sión Eu­ro­pea pre­vé un cre­ci­mien­to de ca­si el tres por cien­to en 2018, lo que re­pre­sen­ta­ría un quin­to año con­se­cu­ti­vo de ex­pan­sión. La cons­truc­ción y el tu­ris­mo fue­ron los mo­to­res del úl­ti­mo re­sur­gi­mien­to de Es­pa­ña, pe­ro es­ta vez las ex­por­ta­cio­nes es­tán im­pul­san­do gran par­te del cre­ci­mien­to: al­can­za­ron un má­xi­mo de 277 mil mi­llo­nes de eu­ros en 2017, un incremento de ca­si nue­ve por cien­to res­pec­to al año an­te­rior.

Es­pa­ña es se­de de va­rias mul­ti­na­cio­na­les, en­tre ellas el gi­gan­te tex­til In­di­tex, la ener­gé­ti­ca Rep­sol y el Ban­co San­tan­der, pe­ro en ge­ne­ral sus em­pre­sas han si­do me­nos agre­si­vas en la bús­que­da de oportunidades en el ex­tran­je­ro que las em­pre­sas de otros paí­ses eu­ro­peos. “En el pa­sa­do, las ex­por­ta­cio­nes eran vis­tas co­mo una op­ción pa­ra tiem­pos de cri­sis cuan­do no po­días con­fiar en el mer­ca­do in­terno, pe­ro aho­ra las em­pre­sas ven las ex­por­ta­cio­nes co­mo al­go que tie­nen que ha­cer to­do el tiem­po”, di­ce Emi­lio On­ti­ve­ros, fun­da­dor de la fir­ma de con­sul­to­ría Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros In­ter­na­cio­na­les SA.

Ecoalf es un ejem­plo em­ble­má­ti­co de es­ta nue­va ac­ti­tud. Tras fun­dar la em­pre­sa en 2012, Go­ye­ne­che co­men­zó a pro­bar su con­cep­to con un gru­po de seis pes­ca­do­res en la cos­ta me­di­te­rrá­nea cer­ca de Va­len­cia. Los hom­bres sa­ca­ban re­si­duo plás­ti­co del fon­do ma­rino, que era re­ci­cla­do pa­ra con­ver­tir­lo en ro­pa, za­pa­tos y bol­sos. La com­pa­ñía de 30 per­so­nas re­co­gió unas dos to­ne­la­das de plás­ti­co el año pa­sa­do, y su lí­nea abar­ca más de 300 ar­tícu­los. Ca­si la mi­tad de sus ven­tas se pro­du­cen fuera de Es­pa­ña.

Ges­tamp Au­to­mo­ción SA, fa­bri­can­te de com­po­nen­tes pa­ra au­to­mó­vi­les, ha apro­ve­cha­do el es­ta­tus de Es­pa­ña co­mo la se­gun­da ma­yor in­dus­tria au­to­mo­triz de Eu­ro­pa, de­trás de Ale­ma­nia, pa­ra ga­nar ne­go­cios en el ex­tran­je­ro. El año pa­sa­do, la com­pa­ñía abrió cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo en Chi­na, Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos, y más del 80 por cien­to de sus in­gre­sos son in­ter­na­cio­na­les.

“Hu­bo un tiem­po en que de­cir que una em­pre­sa es­ta­ba lo­ca­li­za­da en Es­pa­ña asus­ta­ba a los in­ver­sio­nis­tas. Lo vi de pri­me­ra mano”, di­ce Car­men de Pa­blo Re­don­do, quien tra­ba­jó en el ex­tran­je­ro du­ran­te on­ce años, in­clu­so en la ban­ca de in­ver­sión de Mor­gan Stan­ley en Lon­dres, an­tes de unir­se a Ges­tamp en 2013 co­mo di­rec­to­ra de desa­rro­llo cor­po­ra­ti­vo y re­la­cio­nes con in­ver­sio­nis­tas. “Aho­ra es al re­vés. Una em­pre­sa es­pa­ño­la es vis­ta co­mo par­te del mo­tor eco­nó­mi­co de Eu­ro­pa”. En el tiem­po que Pa­blo lle­va en la com­pa­ñía, la plan­ti­lla de Ges­tamp ha au­men­ta­do más del 40 por cien­to pa­ra al­can­zar 41 mil 48 em­plea­dos en 2017.

La re­cu­pe­ra­ción de Es­pa­ña no es­tá com­ple­ta. La cri­sis de la vi­vien­da de­jó co­mo le­ga­do un so­bre­en­deu­da­mien­to hi­po­te­ca­rio, en su ma­yo­ría a ta­sa va­ria­ble. El au­men­to en los pre­cios del cru­do es otro pun­to ne­ga­ti­vo, por­que el país de­pen­de del pe­tró­leo im­por­ta­do. Y aun­que el des­em­pleo es­tá muy le­jos de su pun­to má­xi­mo du­ran­te la re­ce­sión, aún su­pera el 16 por cien­to.

Sin em­bar­go, no se pue­de ne­gar que la eco­no­mía es­tá en una me­jor po­si­ción. “Es sor­pren­den­te, so­bre to­do si re­cuer­das lo que pen­sá­ba­mos ha­ce cin­co años”, di­ce Ni­co­lás Ló­pez, di­rec­tor de in­ver­sio­nes de la co­rre­du­ría MG Va­lo­res en Ma­drid. “Las co­sas han sa­li­do mu­cho me­jor de lo que po­dría­mos ha­ber pre­di­cho”.

Uno de los nue­vos mo­de­los de cal­za­do de Ecoalf.

Un pes­ca­dor re­cu­pe­ra bo­te­llas de plás­ti­co en el mar, que lue­go Ecoalf usa­rá pa­ra ha­cer cal­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.