○ El pró­xi­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, en­fren­ta un di­le­ma so­bre qué go­bierno es­ta­ble­cer des­de el pri­mer año.

El nue­vo go­bierno de Ló­pez Obra­dor po­dría ser prag­má­ti­co en va­rios ru­bros, aun­que en otros que­rrá sa­tis­fa­cer va­rias pro­me­sas he­chas a su ba­se más ra­di­cal.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por En­ri­que Quin­ta­na

La no­che de la elec­ción en la que ob­tu­vo un triun­fo arro­lla­dor, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor pro­nun­ció dos dis­cur­sos. Uno fue en el sa­lón del ho­tel en el que es­ta­ba su ‘war room’, y otro en el Zó­ca­lo de la Ciu­dad de Mé­xi­co, an­te las mul­ti­tu­des que lo es­pe­ra­ban pa­ra ce­le­brar.

En el pri­me­ro, pu­so én­fa­sis a su res­pe­to a las le­yes, a las li­ber­ta­des, a la dis­ci­pli­na fis­cal, a las ins­ti­tu­cio­nes. En el se­gun­do, apun­tó so­bre to­do a la ‘cuar­ta trans­for­ma­ción’ de la his­to­ria de Mé­xi­co (ade­más de la In­de­pen­den­cia, la Re­for­ma y la Re­vo­lu­ción) que di­ce en­ca­be­zar y lan­zó pro­me­sas y ofer­tas, co­mo la du­pli­ca­ción y uni­ver­sa­li­za­ción de la pen­sión pa­ra adul­tos ma­yo­res, en­tre otras.

Vi­mos las dos ca­ras del per­so­na­je. Por un la­do, en su bús­que­da de ge­ne­rar con­fian­za de los mer­ca­dos, de los in­ver­sio­nis­tas, de los em­pre­sa­rios. Por el otro, ofre­cien­do a sus elec­to­res cumplir con sus pro­me­sas y ex­pec­ta­ti­vas.

¿Por cuánto tiem­po AMLO po­drá man­te­ner al mis­mo tiem­po es­tos dos dis­cur­sos? Esa es qui­zás la prin­ci­pal in­te­rro­gan­te que ha re­sul­ta­do de su elec­ción.

Cumplir con mu­chas de sus ofer­tas de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y so­cial im­pli­ca des­em­bol­sos de re­cur­sos por par­te del go­bierno. Pe­ro tam­bién ofre­ció no su­bir im­pues­tos en tér­mi­nos reales. Por eso, hay ana­lis­tas que ven ries­go de que in­cu­rra en una ma­yor deu­da pú­bli­ca y aban­do­ne la dis­ci­pli­na fis­cal.

In­cum­plir con sus pro­me­sas pa­ra evi­tar in­cu­rrir en ma­yor dé­fi­cit pue­de im­pli­car que su enor­me ba­se electoral se vea de­cep­cio­na­da pronto y lo aban­do­ne.

La ad­mi­nis­tra­ción de Ló­pez Obra­dor co­men­za­rá el 1 de di­ciem­bre con es­te di­le­ma tan re­le­van­te.

La com­ple­ja per­so­na­li­dad del can­di­da­to ga­na­dor im­pi­de ca­rac­te­ri­zar­lo so­lo con un ras­go. Quie­nes lo ven so­lo co­mo el po­pu­lis­ta pier­den de vis­ta el prag­ma­tis­mo que per­mi­tió que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros vie­ran sin so­bre­sal­to su triun­fo.

Pe­ro quie­nes pien­san que so­lo es­tá allí el po­lí­ti­co prag­má­ti­co que bus­ca­rá la equi­dad y el com­ba­te a la po­bre­za, ig­no­ran los pro­fun­dos im­pul­sos po­pu­lis­tas y me­siá­ni­cos, tan arrai­ga­dos en la vi­sión de Ló­pez Obra­dor.

Es­ta dua­li­dad de per­so­na­li­da­des tam­bién se ex­pre­sa en una con­for­ma­ción he­te­ro­gé­nea de su equi­po de tra­ba­jo. Por un la­do, hay prag­má­ti­cos que sa­ben lo importante que es man­te­ner la bue­na dis­po­si­ción de los in­ver­sio­nis­tas. Por el otro, hay ra­di­ca­les que qui­sie­ran que el fu­tu­ro pre­si­den­te de Mé­xi­co mo­di­fi­ca­ra las es­truc­tu­ras de pro­pie­dad y po­der en el país, sin im­por­tar que es­to ge­ne­ra­ra un du­ro en­fren­ta­mien­to con los in­ver­sio­nis­tas.

No es­tá cla­ro có­mo ma­ne­ja­rá Ló­pez Obra­dor es­te di­le­ma, pe­ro sí hay al­gu­nos sig­nos que apun­tan a su es­ti­lo de go­bierno, por lo me­nos en el arran­que.

Es­tos se­ña­lan que, por lo pronto, en las ac­cio­nes y de­cla­ra­cio­nes sus­tan­ti­vas de AMLO, el po­lí­ti­co prag­má­ti­co le va ga­nan­do te­rreno al po­pu­lis­ta.

Eso no quie­re de­cir que de­je de em­pren­der al­gu­nos de los cam­bios que fue­ron ofre­ci­dos du­ran­te su cam­pa­ña y que ten­drán un fuer­te sim­bo­lis­mo, co­mo el con­ver­tir la ac­tual re­si­den­cia ofi­cial de Los Pi­nos en un cen­tro cul­tu­ral abier­to al pú­bli­co, o ven­der el avión pre­si­den­cial y vo­lar en vue­los co­mer­cia­les, ade­más de can­ce­lar la pen­sión de los ex­pre­si­den­tes y ba­jar­se el suel­do.

Nin­guno de es­tos cam­bios, o al­gu­nos otros más, ten­drán una im­pli­ca­ción re­le­van­te en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, pe­ro sí ge­ne­ra­rán un tre­men­do sim­bo­lis­mo pa­ra los elec­to­res, quie­nes po­drán ob­ser­var có­mo se cum­plen las pro­me­sas de cam­pa­ña.

Sin em­bar­go, los men­sa­jes re­la­ti­vos a po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca, re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio, re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos, en­tre otros asun­tos, in­di­can que ha­brá ele­men­tos de con­ti­nui­dad res­pec­to a las ac­cio­nes em­pren­di­das por el ac­tual go­bierno.

Así, pa­re­cie­ra que la so­lu­ción al di­le­ma plan­tea­do se­rá rea­li­zar ac­cio­nes que pue­dan ser ofre­ci­das a la plaza pú­bli­ca, muy vis­to­sas y fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­bles, aun­que de li­mi­ta­da tras­cen­den­cia mien­tras que, frente a em­pre­sa­rios e in­ver­sio­nis­tas, se plan­tea un ma­ne­jo más or­to­do­xo de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

La du­da que exis­te es has­ta dón­de se po­drá res­pe­tar es­ta or­to­do­xia, pues no es­tán cla­ras las fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to de los pro­gra­mas adi­cio­na­les de po­lí­ti­ca so­cial que se ra­ti­fi­ca­ron tras el triun­fo, co­mo la du­pli­ca­ción y uni­ver­sa­li­za­ción de la pen­sión pa­ra adul­tos ma­yo­res o los apo­yos a los jó­ve­nes.

En su pri­me­ra con­fe­ren­cia te­le­fó­ni­ca con in­ver­sio­nis­tas, Car­los Ur­zúa, no­mi­na­do co­mo fu­tu­ro se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, ra­ti­fi­có que es­ti­man que en el com­ba­te a la co­rrup­ción se po­drán res­ca­tar re­cur­sos equi­va­len­tes al 2 por cien­to del PIB.

La ma­yor par­te de los ex­per­tos ve po­co ase­qui­ble ese por­cen­ta­je, por lo que, de con­tar­se con esos fon­dos pa­ra fi­nan­ciar el gas­to adi­cio­nal, po­dría ha­ber una cir­cuns­tan­cia en la que hu­bie­ra un dé­fi­cit ma­yor en las fi­nan­zas pú­bli­cas.

Es­to no po­drá ser ob­ser­va­do sino has­ta que se ha­ga la pre­sen­ta­ción del pa­que­te eco­nó­mi­co de 2019, lo cual ocu­rri­rá en di­ciem­bre.

La le­gis­la­ción me­xi­ca­na pre­vé que el pre­su­pues­to de es­te año asig­ne una par­ti­da pa­ra que el equi­po de tran­si­ción del nue­vo go­bierno pue­da fun­cio­nar pro­fe­sio­nal­men­te. Así que, aun­que se pre­sen­ten los do­cu­men­tos for­ma­les has­ta el fi­nal de es­te año, es pro­ba­ble que gra­dual­men­te va­yan sur­gien­do men­sa­jes en el cur­so de los pró­xi­mos me­ses.

Sin em­bar­go, se an­to­ja muy com­pli­ca­do que des­de el arran­que ha­ya un pa­que­te eco­nó­mi­co que cuen­te con el se­llo de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción, pues la ley me­xi­ca­na obli­ga a que sea pre­sen­ta­do so­lo 15 días des­pués de la to­ma de posesión del nue­vo pre­si­den­te.

Tra­di­cio­nal­men­te, el pa­que­te de ca­da pri­mer año de go­bierno tie­ne in­gre­dien­tes de con­ti­nui­dad del go­bierno an­te­rior, que es el que real­men­te lo pre­pa­ra.

En ma­te­ria del ejer­ci­cio del gas­to, ade­más, el pri­mer año de go­bierno tien­de a ser aus­te­ro sim­ple­men­te por­que los nue­vos fun­cio­na­rios tran­si­tan por el pro­ce­so de apren­di­za­je del ejer­ci­cio del gas­to, que no es tri­vial en el sec­tor pú­bli­co me­xi­cano, sino bas­tan­te com­ple­jo.

El nue­vo po­der le­gis­la­ti­vo, en el que Mo­re­na y sus alia­dos ten­drán ma­yo­ría en las dos cá­ma­ras del Con­gre­so, arran­ca sus ac­ti­vi­da­des en sep­tiem­bre, por lo que las le­yes que sean mo­di­fi­ca­das en el pe­rio­do de ese mes a no­viem­bre, aun du­ran­te los úl­ti­mos me­ses del ac­tual go­bierno, tam­bién van a ser un signo del sen­ti­do que ten­drán las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral.

Por to­das es­tas cir­cuns­tan­cias, es muy pro­ba­ble que el Ló­pez Obra­dor del pri­mer año de go­bierno se li­mi­te a em­pren­der re­for­mas que sean fá­ci­les de eje­cu­tar y, co­mo de­cía­mos, de gran sim­bo­lis­mo, de­jan­do pa­ra el se­gun­do año de su ges­tión otras que im­pli­can ma­yo­res cam­bios.

Qui­zás la ex­cep­ción co­rres­pon­da a los cam­bios en la re­for­ma edu­ca­ti­va. Es muy pro­ba­ble que des­de an­tes del 1 de di­ciem­bre se le qui­te a la eva­lua­ción edu­ca­ti­va el ca­rác­ter pu­ni­ti­vo que le dio la le­gis­la­ción vi­gen­te. Bas­ta con la mo­di­fi­ca­ción de un ar­tícu­lo pa­ra rea­li­zar ese cam­bio.

Ya los in­ver­sio­nis­tas ha­brán de juz­gar has­ta qué pun­to esa mo­di­fi­ca­ción cam­bia la per­cep­ción de mo­de­ra­ción que hoy han vis­to en Ló­pez Obra­dor. Por lo pronto, la ma­yo­ría le ha da­do el be­ne­fi­cio de la du­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.