El res­guar­do de ni­ños mi­gran­tes en EU es una mi­na de oro pa­ra al­gu­nos.

○ El go­bierno fe­de­ral da­rá 943 mi­llo­nes de dólares pa­ra cui­dar a me­no­res de­te­ni­dos en la fron­te­ra.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CON­TE­NI­DO - —Alex Way­ne, Jen­ni­fer Eps­tein y Jo­nat­han Le­vin con la co­la­bo­ra­ción de Paul Murphy y Je­remy Hill.

El go­bierno de Do­nald Trump pla­nea pa­gar­le a una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro ca­si 500 mi­llo­nes de dólares este año por cui­dar a ni­ños in­mi­gran­tes que fue­ron de­te­ni­dos al cru­zar la fron­te­ra es­ta­dou­ni­den­se de ma­ne­ra ile­gal.

Se­gún da­tos de la pro­pia ad­mi­nis­tra­ción, la or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro South­west Key Pro­grams Inc., con ofi­ci­nas cen­tra­les en Te­xas, re­ci­bi­rá más de 458 mi­llo­nes de dólares en el año fis­cal 2018, la ci­fra más gran­de entre las or­ga­ni­za­cio­nes, agen­cias gu­ber­na­men­ta­les y com­pa­ñías que ope­ran un sis­te­ma de de­ten­ción y aten­ción pa­ra ni­ños in­mi­gran­tes a nom­bre del De­par­ta­men­to de Salud y Ser­vi­cios Hu­ma­nos. South­west Key tie­ne cer­ca de una do­ce­na de cen­tros en Te­xas, in­clui­do uno en un an­ti­guo Wal­mart en Brownsville, que ha lla­ma­do la aten­ción de le­gis­la­do­res y agen­cias de no­ti­cias.

El pre­si­den­te Do­nald Trump ha si­do cri­ti­ca­do por am­bos par­ti­dos por su po­lí­ti­ca de "to­le­ran­cia ce­ro" ha­cia las familias que cru­zan ile­gal­men­te la fron­te­ra de EU con Mé­xi­co. Ba­jo di­cha po­lí­ti­ca, to­dos los adul­tos in­do­cu­men­ta­dos que cru­cen la fron­te­ra de­ben ser arrestados y pro­ce­sa­dos pe­nal­men­te, in­clu­so si su in­ten­ción es so­li­ci­tar asi­lo. Co­mo re­sul­ta­do, los ni­ños son se­pa­ra­dos de sus pa­dres y pues­tos ba­jo la cus­to­dia de las au­to­ri­da­des de EU, pri­me­ro en un bre­ve pa­so por los cen­tros de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za ba­jo el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, y lue­go son lle­va­dos a la Ofi­ci­na de Re­ubi­ca­ción de Re­fu­gia­dos de la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra Ni­ños y Familias (ACF, por sus si­glas en in­glés), una agencia del De­par­ta­men­to de Salud.

La ofi­ci­na de re­fu­gia­dos al­ber­ga y cui­da a ca­si do­ce mil ni­ños in­mi­gran­tes, de acuer­do con Ste­ve Wag­ner, sub­se­cre­ta­rio in­te­ri­no de la ACF. De ellos, más de dos mil fue­ron se­pa­ra­dos de sus pa­dres u otros cui­da­do­res tras cru­zar la fron­te­ra, ba­jo la po­lí­ti­ca de Trump anun­cia­da en abril; los res­tan­tes en­tra­ron al país so­los.

El go­bierno es­pe­ra gas­tar 943 mi­llo­nes de dólares en 2018 en la de­ten­ción y cui­da­do de los me­no­res, se­gún da­tos de la ACF, una ci­fra que po­dría au­men­tar con­for­me la ad­mi­nis­tra­ción de Trump aprehen­da a más familias que cru­zan la fron­te­ra. El go­bierno gas­tó en ese con­cep­to 958 mi­llo­nes de dólares en to­do el año fis­cal 2017, de acuer­do

con sus da­tos. La ACF no res­pon­dió a pre­gun­tas so­bre es­tos da­tos y el sis­te­ma de de­ten­ción del go­bierno. South­west Key tam­po­co res­pon­dió a nues­tros men­sa­jes.

El re­fu­gio en Ho­mes­tead

Los da­tos de la ACF no es­tán ac­tua­li­za­dos y pue­den no re­fle­jar una ex­pan­sión del sis­te­ma de cen­tros de de­ten­ción. Por ejem­plo, el 19 de ju­nio dos le­gis­la­do­res de Flo­ri­da (el se­na­dor Bill Nel­son y la dipu­tada Deb­bie Was­ser­man Schultz, am­bos de­mó­cra­tas) in­ten­ta­ron in­gre­sar a un cen­tro de de­ten­ción en Ho­mes­tead, Flo­ri­da, ad­mi­nis­tra­do por la com­pa­ñía Com­prehen­si­ve Health Ser­vi­ces Inc. Pe­ro se les im­pi­dió el ac­ce­so. "Es­ta no­che me es­cu­cha­rán es­ta­llar co­mo un volcán en el Se­na­do", di­jo más tar­de Nel­son a los pe­rio­dis­tas.

La com­pa­ñía no apa­re­ce en los re­gis­tros de lo que el go­bierno de­no­mi­na "Pro­gra­ma de ni­ños ex­tran­je­ros no acom­pa­ña­dos". Pe­ro exis­te, en cam­bio, un con­tra­to sus­cri­to en fe­bre­ro pa­ra "re­fu­gio de emer­gen­cia" de hasta 500 ni­ños in­mi­gran­tes. El con­tra­to se am­plió el 4 de ma­yo pa­ra pro­por­cio­nar ca­mas pa­ra hasta mil ni­ños, y la com­pa­ñía re­ci­bi­rá 31 mi­llo­nes de dólares.

Com­prehen­si­ve Health ha­bía si­do con­tra­ta­da an­tes por el go­bierno de Oba­ma ba­jo un pro­gra­ma dis­tin­to lla­ma­do "Re­fu­gio pa­ra ni­ños no acom­pa­ña­dos" pa­ra ocu­par­se de los me­no­res in­mi­gran­tes de­te­ni­dos en la fron­te­ra.

El cen­tro de Com­prehen­si­ve Health en Ho­mes­tead ha­bía es­ta­do ope­ran­do con Oba­ma, pe­ro fue ce­rra­do el año pa­sa­do. Was­ser­man Schultz di­jo que fue reabier­to este año sin pre­vio avi­so.

Gail Hart, una por­ta­voz de Com­prehen­si­ve Health Ser­vi­ces, se ne­gó a de­cir cuán­do se re­abrió el cen­tro de de­ten­ción y re­mi­tió to­das las pre­gun­tas a la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra Ni­ños y Familias.

Un an­ti­guo Wal­Mart

La an­ti­gua tien­da Wal­Mart en Brownsville, Te­xas, que South­west Key con­vir­tió en un cen­tro de de­ten­ción es pro­pie­dad de la em­pre­sa lo­cal de res­pon­sa­bi­li­dad li­mi­ta­da Chac­bak LLC, de acuer­do con los re­gis­tros de pro­pie­dad. La em­pre­sa po­see al me­nos otro edi­fi­cio lo­cal tam­bién al­qui­la­do por South­west Key, un an­ti­guo hos­pi­tal con­ver­ti­do en un cen­tro de de­ten­ción pa­ra ni­ños in­mi­gran­tes en 2013, se­gún el Brownsville He­rald.

Dos gru­pos de le­gis­la­do­res de­mó­cra­tas vi­si­ta­ron el an­ti­guo Wal­mart, aho­ra lla­ma­do Ca­sa Pa­dre, que lle­gó a al­ber­gar a unos mil 500 ni­ños du­ran­te la par­te más com­pli­ca­da de la cri­sis mi­gran­te. Asi­mis­mo, un gru­po de de­mó­cra­tas de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes re­co­rrió Ca­sa Pre­si­den­te, un cen­tro más pe­que­ño de South­west Key que al­ber­ga a in­fan­tes más pe­que­ños. Los le­gis­la­do­res re­por­ta­ron que se en­con­tra­ron con ni­ños me­no­res de un año que ha­bían si­do se­pa­ra­dos de sus pa­dres o cui­da­do­res y lle­va­ban en las ins­ta­la­cio­nes más de un mes.

"Si el pre­si­den­te tie­ne co­ra­zón, ¿cómo puede per­mi­tir que es­to su­ce­da?", de­cla­ró el representante Ben Ray Lujan en una en­tre­vis­ta. "De­be­ría ve­nir y ver a uno de es­tos be­bés, tal vez car­gar­lo. Tal vez sien­ta al­go, tal vez lo ha­ga re­ca­pa­ci­tar".

Lla­ma la aten­ción que South­west Key au­men­tó rá­pi­da­men­te la re­mu­ne­ra­ción de su di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Juan Sán­chez, de apro­xi­ma­da­men­te 269 mil dólares en 2010 a más de 786 mil en 2015, el año más re­cien­te de da­tos dis­po­ni­bles pa­ra sus de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos a tra­vés del si­tio Gui­des­tar. org. La com­pen­sa­ción de Sán­chez ca­si se du­pli­có a un mi­llón 500 mil dólares en 2016, de acuer­do con los re­gis­tros fis­ca­les de una es­cue­la sub­si­dia­da en Aus­tin fun­da­da por él.

El go­bierno fe­de­ral le pagó a South­west Key 211 mi­llo­nes de dólares en 2016 y 286 mi­llo­nes de dólares en 2017, se­gún da­tos de la ACF. Este año, la ci­fra as­cen­de­rá a 458 mi­llo­nes de dólares, ca­si la mi­tad de los 943 mi­llo­nes de dólares que pro­yec­ta gas­tar en ese ru­bro.

La or­ga­ni­za­ción es­tá ex­pan­dien­do sus ope­ra­cio­nes. El dia­rio Hous­ton Ch­ro­ni­cle in­for­mó el 19 de ju­nio que South­west Key ha al­qui­la­do una na­ve in­dus­trial en esa ciu­dad pa­ra cons­truir un cen­tro de de­ten­ción que po­dría des­ti­nar­se al alo­ja­mien­to a lar­go pla­zo de hasta 240 ni­ños, la ma­yo­ría de ellos me­no­res de 12 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.