Mien­tras Mer­kel pier­de po­der en Ale­ma­nia, el res­to de Eu­ro­pa se que­da sin su pro­tec­to­ra.

El na­ti­vis­mo que se pro­pa­ga por el con­ti­nen­te po­ne en pe­li­gro a la can­ci­ller ale­ma­na y a to­do el proyecto de la Unión Eu­ro­pea.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Alan Craw­ford con la co­la­bo­ra­ción de Nick Wad­hams

En su ofi­ci­na de Ber­lín, An­ge­la Mer­kel es­tá ro­dea­da de in­có­mo­dos ves­ti­gios de la his­to­ria de la Ale­ma­nia del si­glo XX. Al es­te se en­cuen­tra el edi­fi­cio del Reichs­tag, aso­la­do por un in­cen­dio en 1933 en un ac­to de­li­be­ra­do que los na­zis usa­ron co­mo pre­tex­to pa­ra con­so­li­dar el po­der de Adol­fo Hitler. Al la­do es­tá la Em­ba­ja­da de Sui­za, uno de los po­cos edi­fi­cios en el cen­tro de la ciu­dad que so­bre­vi­vió ca­si in­tac­to a la Se­gun­da Guerra Mundial. La lí­nea del Mu­ro de Ber­lín, que mar­ca­ba la fron­te­ra con la Ale­ma­nia Orien­tal co­mu­nis­ta, es­tá jus­to al nor­te.

La bar­ba­rie re­pre­sen­ta­da por esos re­cor­da­to­rios dia­rios ha sus­ten­ta­do el en­fo­que de an­te­po­ner el in­te­rés del otro que Ale­ma­nia ha prac­ti­ca­do con ve­ci­nos y alia­dos des­de que se creó la re­pú­bli­ca fe­de­ral en 1949. Ale­ma­nia in­clu­so re­nun­ció a su mar­co ale­mán pa­ra for­jar una unión mo­ne­ta­ria y di­si­par los te­mo­res fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos.

Aho­ra to­do eso co­rre el ries­go de per­der­se. Co­mo mu­chos de sus ve­ci­nos, Ale­ma­nia ame­na­za con re­ple­gar­se so­bre sí mis­ma. “El res­to de Eu­ro­pa, me te­mo, des­cu­bri­ría que es­ta Ale­ma­nia se in­cli­na­ría por al­go más pa­re­ci­do al atrin­che­ra­mien­to es­ta­dou­ni­den­se. En otras pa­la­bras, di­ría: ‘¿Qué gano yo con ser el ga­ran­te de la uni­dad y la es­ta­bi­li­dad eu­ro­pea?’”, di­ce Cons­tan­ze Stel­zen­mue­ller, in­ves­ti­ga­do­ra del programa Ro­bert Bosch del Broo­kings Ins­ti­tu­te en Was­hing­ton.

El mo­tor de tal cam­bio se­ría la sa­li­da de An­ge­la Mer­kel, hoy su­mi­da en la ame­na­za más gra­ve pa­ra su can­ci­lle­ría en más de do­ce años en el car­go debido a su pos­tu­ra li­be­ral so­bre la mi­gra­ción. Si las fuer­zas que se le opo­nen lo­gran de­rri­bar­la, exi­gi­rán un cam­bio ra­di­cal de po­lí­ti­ca. Eso sig­ni­fi­ca­ría po­ner en pri­mer tér­mino los in­tere­ses de los vo­tan­tes ale­ma­nes y los de los alia­dos eu­ro­peos en un dis­tan­te se­gun­do lu­gar. ¿Res­ca­tes en la zo­na eu­ro? No más. ¿So­li­da­ri­dad con la in­mi­gra­ción? Tam­po­co ¿Ma­yor in­te­gra­ción eu­ro­pea? Ni ha­blar.

Al­gu­nos en la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na, el par­ti­do de Mer­kel, nun­ca acep­ta­ron real­men­te una lí­der que rom­pió el mol­de, co­mo la pri­me­ra mu­jer can­ci­ller y la pri­me­ra del an­ti­guo Es­te co­mu­nis­ta. Le fal­ta­ba la es­ta­tu­ra de Hel­mut Kohl y las co­ne­xio­nes par­ti­dis­tas de Wolf­gang Schäu­ble, el su­ce­sor de fac­to de Kohl, quien ter­mi­na­ría co­mo mi­nis­tro de fi­nan­zas de Mer­kel.

La ma­ne­ra en que la can­ci­ller ges­tio­nó la cri­sis de deu­da de la zo­na eu­ro no le ganó el fa­vor de su ba­se, que se sen­tía ca­da vez más frus­tra­da con ca­da pa­que­te de res­ca­te.

Esos mis­mos sen­ti­mien­tos re­apa­re­cie­ron a prin­ci­pios de ju­nio con las crí­ti­cas de su par­ti­do her­mano bá­va­ro, la Unión So­cial Cris­tia­na, al acuer­do de Mer­kel con Fran­cia pa­ra bus­car un pre­su­pues­to co­mún pa­ra la eu­ro­zo­na, que ce­de­ría a Bru­se­las más con­trol de los im­pues­tos ale­ma­nes.

Pe­ro fue su po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas du­ran­te la cri­sis de re­fu­gia­dos de 2015-2016 la que en­cen­dió la chis­pa de­fi­ni­ti­va del di­sen­so. An­te la lle­ga­da de más de un mi­llón de in­mi­gran­tes, los lí­de­res del es­ta­do de Ba­va­ria re­cha­za­ron la po­lí­ti­ca fe­de­ral. Las vo­ces con­ser­va­do­ras se en­va­len­to­na­ron des­pués del dé­bil triun­fo de Mer­kel en las elec­cio­nes del año pa­sa­do. Ese vo­to con­so­li­dó al par­ti­do an­ti­in­mi­gran­te Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD) en la opo­si­ción.

Los enemi­gos de Mer­kel mi­ran afue­ra con en­vi­dia. Al otro la­do de la fron­te­ra, en Aus­tria, Se­bas­tian Kurz, quien te­nía 19 años cuan­do Mer­kel lle­gó al po­der en 2005, ganó la can­ci­lle­ría el año pa­sa­do en una alian­za con el par­ti­do de ul­tra­de­re­cha Free­dom. En Hun­gría, el po­pu­lis­mo an­ti­in­mi­gran­te de Vik­tor Or­ban ganó una con­tun­den­te victoria electoral es­te año. En Ita­lia, un par­ti­do po­pu­lis­ta lle­gó al go­bierno co­se­chan­do vo­tos con una re­tó­ri­ca an­ti­in­mi­gran­te.

En me­dio de es­te cam­bio en la opi­nión pú­bli­ca, el lí­der de la Unión So­cial Cris­tia­na, Horst Seeho­fer, sin­tió que era su mo­men­to. De­sa­fian­do a Mer­kel, ame­na­zó con usar sus po­de­res co­mo mi­nis­tro del In­te­rior pa­ra co­men­zar a re­cha­zar a los in­mi­gran­tes en las fron­te­ras de Ale­ma­nia. Si Horst cum­ple su ame­na­za, la can­ci­ller ten­drá que dar un hu­mi­llan­te pa­so atrás o des­pe­dir­lo de su ga­bi­ne­te, arries­gán­do­se a un en­fren­ta­mien­to con la Unión So­cial Cris­tia­na de Ba­va­ria, has­ta aho­ra un alia­do que le ha da­do la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria.

Seeho­fer di­ce que or­de­na­rá el cie­rre de las fron­te­ras a los mi­gran­tes que ya es­ta­ban re­gis­tra­dos en otro país de la Unión Eu­ro­pea a me­nos que Mer­kel lo­gre un acuer­do en ese sen­ti­do en la cum­bre co­mu­ni­ta­ria del 28 y 29 de ju­nio en Bru­se­las. El re­sul­ta­do ya es­tá en du­da: Or­ban y sus alia­dos en Po­lo­nia, Es­lo­va­quia y la Re­pú­bli­ca Che­ca que se nie­gan a acep­tar re­fu­gia­dos, boi­co­tea­ron una reunión pre­li­mi­nar so­bre mi­gra­ción el 24 de ju­nio.

La mi­gra­ción es “un desafío eu­ro­peo que re­quie­re una res­pues­ta eu­ro­pea”, ase­gu­ra Mer­kel, ar­gu­men­tan­do que Ale­ma­nia co­rre­ría el ries­go de so­ca­var la uni­dad de la UE al to­mar me­di­das uni­la­te­ra­les en su fron­te­ra. “Ac­tuar co­lec­ti­va­men­te es uno de los te­mas más de­ci­si­vos pa­ra man­te­ner uni­da a Eu­ro­pa”.

Ese men­sa­je cae en sa­co ro­to en Ita­lia, el prin­ci­pal des­tino de los mi­gran­tes que cru­zan el Me­di­te­rrá­neo. Allí, el mi­nis­tro del In­te­rior Mat­teo Sal­vi­ni es­tá re­cha­zan­do bu­ques hu­ma­ni­ta­rios y exi­gien­do más ayu­da del res­to de Eu­ro­pa. La pa­ra­do­ja es que Mer­kel po­dría ser la me­jor es­pe­ran­za de Ita­lia pa­ra lo­grar un acuer­do in­te­gral so­bre mi­gra­ción. Si ella fuera de­pues­ta y re­em­pla­za­da por al­guien de lí­nea du­ra, es po­co pro­ba­ble que el even­tual nue­vo lí­der ale­mán atien­da las sú­pli­cas de ayu­da de Ita­lia.

Nin­gún lí­der es in­dis­pen­sa­ble, y des­pués de ca­si tre­ce años de go­bierno de Mer­kel, los vo­tan­tes ale­ma­nes tie­nen de­re­cho a pe­dir un cam­bio. Pe­ro el en­fren­ta­mien­to que ame­na­za su sa­li­da po­dría no pro­du­cir­se, ya que la Unión So­cial Cris­tia­na es­tá com­pi­tien­do pa­ra man­te­ner su ma­yo­ría ab­so­lu­ta en las elec­cio­nes re­gio­na­les bá­va­ras de oc­tu­bre frente al AfD, y tie­ne po­co in­te­rés en ati­zar la ines­ta­bi­li­dad na­cio­nal.

Con to­do, Mer­kel pa­re­ce dis­pues­ta a lu­char por que­dar­se un ra­to más y de­fen­der una po­lí­ti­ca ba­sa­da en el con­sen­so, al­go ca­da vez más ra­ro en el mun­do de hoy. Pa­ra Stel­zen­mue­ller del Broo­kings Ins­ti­tu­te, el “en­fo­que gra­dual y di­la­to­rio” de Mer­kel pue­de ser “exas­pe­ran­te”. Eso es es­pe­cial­men­te cier­to cuan­do sien­tes que hay un tsu­na­mi que se apro­xi­ma a las fron­te­ras de Eu­ro­pa y los di­ques sim­ple­men­te no son lo bas­tan­te al­tos.

Y sin em­bar­go, fue pre­ci­sa­men­te ese en­fo­que, ri­di­cu­li­za­do por to­dos la­dos, el que hi­zo po­si­ble una coa­li­ción dis­pues­ta a es­cri­bir los che­ques que man­tu­vie­ran uni­do al eu­ro cuan­do los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros de Gre­cia ama­ga­ban con frac­tu­rar­lo. Des­de prin­ci­pios de 2010 y du­ran­te in­con­ta­bles cum­bres en los si­guien­tes cin­co años, Mer­kel pu­do con­ven­cer a un rea­cio par­la­men­to ale­mán mien­tras ins­ta­ba con ur­gen­cia a ha­cer más, más rá­pi­do.

Al fi­nal, Gre­cia re­ci­bió al­re­de­dor de 280 mil mi­llo­nes de dó­la­res en prés­ta­mos, e Ir­lan­da, Por­tu­gal, Es­pa­ña y Chi­pre tam­bién ob­tu­vie­ron res­ca­tes fi­nan­cie­ros a cam­bio de re­cor­tes pro­fun­da­men­te im­po­pu­la­res y do­lo­ro­sos. De prin­ci­pio a fin, Mer­kel mantuvo la lí­nea y ex­hor­tó a to­dos a “ha­cer su ta­rea”. Con la ayu­da del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo de Ma­rio Drag­hi, hoy Eu­ro­pa se re­cu­pe­ra.

Pe­ro los años de obli­ga­da aus­te­ri­dad vie­nen con un pre­cio. En Ita­lia, Gre­cia y va­rias re­gio­nes del sur de Eu­ro­pa, Mer­kel se­rá vis­ta siem­pre co­mo la im­pla­ca­ble eje­cu­to­ra de la dis­ci­pli­na fis­cal, y su muer­te po­lí­ti­ca se­ría acla­ma­da co­mo el fi­nal de la aus­te­ri­dad.

Fran­cia po­dría sen­tir ali­vio de que la fi­gu­ra do­mi­nan­te de la UE fi­nal­men­te ha­ya sol­ta­do el ti­món del blo­que. El pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron en al­gu­na oca­sión des­es­ti­mó co­mo un “fe­ti­che” el em­pe­ño de Ale­ma­nia en los su­pe­rá­vits pre­su­pues­ta­rios. Mu­chos en Eu­ro­pa del Es­te ve­rían su fin co­mo una va­li­da­ción de su lí­nea du­ra con la mi­gra­ción.

El es­car­nio con­tra Mer­kel con­tras­ta con la ima­gen que cul­ti­vó en ca­sa al es­ta­ble­cer­se co­mo lí­der in­dis­pen­sa­ble de Eu­ro­pa. En sus pri­me­ros años co­mo can­ci­ller fue fo­to­gra­fia­da con un ca­rri­to del sú­per ha­cien­do la com­pra, se­gui­da por su equi­po de se­gu­ri­dad. Ella y su se­gun­do ma­ri­do, Joa­chim Sauer, re­cha­za­ron la re­si­den­cia ofi­cial en la can­ci­lle­ría y eli­gie­ron vi­vir en su de­par­ta­men­to en un edi­fi­cio del si­glo XIX en el cén­tri­co ba­rrio del Mit­te de Ber­lín.

Sin em­bar­go, así co­mo la am­bi­ción e in­cle­men­cia de Mer­kel fue­ron sub­es­ti­ma­das en su as­cen­so, su ca­pa­ci­dad pa­ra man­te­ner a Eu­ro­pa uni­da se pa­sa mu­chas ve­ces por al­to.

“Ac­tuar co­lec­ti­va­men­te es uno de los te­mas más de­ci­si­vos pa­ra man­te­ner uni­da a Eu­ro­pa”

El úni­co lu­gar don­de se en­tien­de cla­ra­men­te su pe­so es Was­hing­ton. La ima­gen do­mi­nan­te de la cum­bre del G7 en Ca­na­dá fue la de una Mer­kel al frente de sus ho­mó­lo­gos pre­sio­nan­do a un ma­ni­fies­ta­men­te pe­tu­lan­te pre­si­den­te Trump, sen­ta­do con los bra­zos cru­za­dos. La po­si­ción de Mer­kel en Eu­ro­pa es una de las ra­zo­nes por las que Trump es­tá tan in­tere­sa­do en mi­nar­la.

“El pueblo de Ale­ma­nia es­tá vol­vién­do­se con­tra sus lí­de­res por­que la mi­gra­ción es­tá cim­bran­do la ya en­de­ble coa­li­ción de Ber­lín”, tui­teó Trump. “El cri­men en Ale­ma­nia es­tá au­men­tan­do. ¡Eu­ro­pa co­me­tió un gran error al re­ci­bir a mi­llo­nes de per­so­nas que han cam­bia­do tan fuer­te y vio­len­ta­men­te su cul­tu­ra!”.

Pa­ra el man­da­ta­rio de EU, “Mer­kel re­pre­sen­ta ese idea­lis­mo tras­no­cha­do de puer­tas abier­tas que es­tá des­apa­re­cien­do en Eu­ro­pa”, afir­ma Ni­le Gar­di­ner, di­rec­tor del Mar­ga­ret That­cher Cen­ter for Free­dom de la Fun­da­ción He­ri­ta­ge en Was­hing­ton. “Do­nald Trump es en el fon­do un es­cép­ti­co de Eu­ro­pa. Él no cree en el proyecto de Eu­ro­pa, mien­tras que Mer­kel es la guar­dia­na del proyecto con­ti­nen­tal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.