¿Qué po­dría sa­lir mal en ma­te­ria eco­nó­mi­ca en el se­xe­nio de AMLO? ¿Cuá­les son los pun­tos fuer­tes de su proyecto?

Hay mu­chas co­sas po­si­ti­vas que po­drían dar­se en ma­te­ria eco­nó­mi­ca en el se­xe­nio de AMLO, aun­que tam­bién exis­ten ra­zo­nes pa­ra creer que po­dría aca­bar mal.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por Jo­nat­han Ruiz y An­drea Na­va­rro Fo­to­gra­fías En­ri­que Ortiz

Es útil dar el be­ne­fi­cio de la du­da. An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor nun­ca ha go­za­do de las loas de los eco­no­mis­tas en los ban­cos. ¿Pe­ro qué pa­sa­ría si sus crí­ti­cos fa­lla­ron? ¿Exis­te lu­gar pa­ra el op­ti­mis­mo en torno a su ges­tión?

“Hay es­pa­cio por­que la eco­no­mía me­xi­ca­na tie­ne un gran potencial. Si se ele­va la pro­duc­ti­vi­dad, pue­de re­du­cir­se la de­sigual­dad”, re­co­no­ció a pre­gun­ta ex­pre­sa el 2 de ju­lio Er­nes­to Re­vi­lla, ana­lis­ta en je­fe pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de Ci­ti y quien tu­vo a su car­go la pla­nea­ción eco­nó­mi­ca en la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da al inicio del se­xe­nio de En­ri­que Pe­ña Nie­to.

Ese incremento en la pro­duc­ti­vi­dad po­dría ve­nir del re­sul­ta­do de un tra­ba­jo ya he­cho: la in­dus­tria y la in­fra­es­truc­tu­ra de­ri­va­das de la apro­ba­ción de las im­po­pu­la­res re­for­mas es­truc­tu­ra­les, apun­tó Eduar­do An­dra­de Itu­rri­ba­rría, un ex­per­to en la in­dus­tria ener­gé­ti­ca de Mé­xi­co.

“La ven­ta­ja la tie­ne el (pre­si­den­te) que si­ga, por­que se hi­zo la ta­rea. Es­te go­bierno tie­ne to­da la es­truc­tu­ra pa­ra pro­veer a sus ciu­da­da­nos de sa­lud, trans­por­te, energía”.

To­do ello re­fie­re un en­tra­ma­do le­gal cu­ya vir­tud cues­tio­nó AMLO, si bien di­jo que no de­rri­ba­rá to­do lo cons­trui­do, la con­ti­nui­dad de las re­for­mas es vul­ne­ra­ble an­te el em­ba­te de sus más ra­di­ca­les se­gui­do­res, en­tre los cua­les ha­brá le­gis­la­do­res.

“Con un Mo­re­na fuer­te en el Eje­cu­ti­vo y el Le­gis­la­ti­vo ¿qué ga­ran­tía ten­go de que ha­brá con­tra­pe­sos si la po­lí­ti­ca de AMLO no es la ade­cua­da?”, des­ta­có en en­tre­vis­ta des­de Nue­va York, Ale­jo Czer­won­ko, di­rec­tor de es­tra­te­gia de mer­ca­dos emer­gen­tes del ban­co sui­zo UBS, el lu­nes pos­te­rior a la elec­ción.

Es ne­ce­sa­rio por esa ra­zón vol­tear a ver sus com­pro­mi­sos. El pri­mor­dial es el com­ba­te a la co­rrup­ción. ¿Qué tan­to pue­de de­to­nar esa lu­cha el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía? Un ex­di­rec­ti­vo de Pe­mex da un ejem­plo.

“A ni­vel ma­cro, en el ca­so de con­tra­tos de ser­vi­cios o de obras de Pe­mex, se han asig­na­do ba­jo po­ca trans­pa­ren­cia y lo ve­mos en los pre­cios”.

Un mis­mo ser­vi­cio, Pe­mex sue­le pa­gar­lo con un so­bre­pre­cio res­pec­to a aquél que en­fren­tan otras em­pre­sas, aña­dió Ser­gio Gua­so, quien estuvo a car­go de la fir­ma de li­ci­ta­cio­nes es­pe­cia­li­za­das de la pe­tro­le­ra es­ta­tal pa­ra la ex­plo­ta­ción de ya­ci­mien­tos de gas en el nor­te del país.

Esa opa­ci­dad pue­de de­ri­var en ma­yo­res gas­tos, ad­vir­tió, y una co­rrec­ción de pro­ce­sos ele­va­rá la efi­ca­cia del di­ne­ro.

Gua­so ex­pu­so otros ca­sos de co­rrup­ción que co­rres­pon­den a ONG y que en po­si­ble áni­mo de ex­tor­sión man­tie­nen de­te­ni­dos duc­tos ins­ta­la­dos que lle­va­rían gas a nue­vos po­los de desa­rro­llo in­dus­trial.

“Las ONG mue­ven los ac­ce­sos pa­ra pe­dir per­mi­so de pa­sar. Hay un plan muy agre­si­vo de duc­tos y es fe­cha que no ter­mi­nan y bue­na par­te es por gente que bus­ca sa­car un pro­ve­cho in­de­bi­do, des­ta­có. “Sé de ca­sos de di­rec­ti­vos de em­pre­sas que tie­nen de­nun­cias pe­na­les en su con­tra y es­tán de­fen­dién­do­se en lu­gar de tra­ba­jar”.

Los duc­tos a los que alu­de Gua­so su­mi­nis­tra­rán energía in­di­rec­ta­men­te a fá­bri­cas de So­no­ra, Ja­lis­co y Ve­ra­cruz, en­tre otros, por lo que su inac­ti­vi­dad tie­ne un im­pac­to eco­nó­mi­co en re­gio­nes en­te­ras.

Hoy na­die pa­re­ce te­ner un dato un pre­ci­so so­bre el cos­to de to­das las oportunidades que se pier­den en Mé­xi­co por cau­sa de to­da la im­pu­ni­dad que de­ri­va en la co­rrup­ción.

AMLO tie­ne una es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca am­plia con­te­ni­da en un do­cu­men­to di­fun­di­do por su es­tra­te­ga y en­la­ce em­pre­sa­rial, Al­fon­so Ro­mo. No pa­re­ce un tex­to que atien­da a la re­tó­ri­ca electoral. Es el Proyecto de Na­ción 2018-2024 fe­cha­do el 20 de no­viem­bre de 2017 y que estuvo ex­pues­to du­ran­te la cam­pa­ña de 2018.

Los días de ma­yor fa­ma del es­cri­to se die­ron con la di­fu­sión del Vo­lu­men 1 de los “Pe­je­no­mics”, un tex­to li­mi­ta­do, ilus­tra­do, ba­sa­do en ex­trac­tos de la ideo­lo­gía del do­cu­men­to ma­dre y ela­bo­ra­do por la or­ga­ni­za­ción Abre Más los Ojos, li­ga­da a la cam­pa­ña de AMLO.

El proyecto dis­tri­bu­ye en 461 pá­gi­nas el plan­tea­mien­to po­lí­ti­co del ta­bas­que­ño, con un én­fa­sis en su plan eco­nó­mi­co.

Lo vin­cu­la­do a la eco­no­mía lo re­dac­tó Adrián Ro­drí­guez Ma­ce­do, un hombre de más de 60 años, co­no­ci­do por Ro­mo y con quien tra­ba­jó en Cer­ve­ce­ría Cuauh­té­moc y Ci­ga­rre­ra la Mo­der­na en ta­reas de lo­gís­ti­ca. Ro­drí­guez es vi­ce­pre­si­den­te de la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na de Mon­te­rrey, ba­jo el con­trol de Ro­mo y a quien acom­pa­ña en ca­si to­das sus aven­tu­ras em­pre­sa­ria­les.

Du­ran­te la cam­pa­ña, Ro­drí­guez tu­vo a su car­go la Co­mi­sión de Eco­no­mía y Desa­rro­llo del Proyecto. De­li­neó en el do­cu­men­to las pro­pues­tas en po­lí­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas, la in­dus­trial, de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, la in­dus­trial y de me­dio am­bien­te, de in­no­va­ción, tu­ris­mo pes­ca, la­bo­ral, fi­nan­cie­ra y cla­ro, la de energía.

Quie­ren au­men­tar la in­ver­sión au­to­mo­triz. Que el nor­te del país desa­rro­lle ha­bi­li­da­des de in­no­va­ción en la ma­te­ria con sus em­pre­sas apo­ya­das por re­cur­sos pú­bli­cos co­mo ga­ran­tía pa­ra cré­di­tos. Tam­bién quie­ren que el sur in­no­ve en ener­gías ver­des y ali­men­tos. En esa re­gión, el mis­mo Ro­mo in­vier­te en la re­con­ver­sión del campo pa­ra pro­du­cir maíz y so­ya de la mano de Car­gill, a unos cuan­tos ki­ló­me­tros de par­ques eó­li­cos cos­te­ros re­cién ins­ta­la­dos, que ayu­da­rán a aten­der la cre­cien­te de­man­da de energía de la pe­nín­su­la yu­ca­te­ca.

Apar­te, la ad­mi­nis­tra­ción en­tran­te pre­ten­de “Par­ques Pro­duc­ti­vos” cer­ca­nos a zo­nas mar­gi­na­das con di­ne­ro de in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos que a cam­bio re­ci­ban te­rre­nos, in­fra­es­truc­tu­ra de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y fi­nan­cia­mien­to, siem­pre y cuan­do in­vier­tan en oficinas o fá­bri­cas com­ple­men­ta­das con guar­de­rías, una es­cue­la o cen­tros cul­tu­ra­les.

Y, cla­ro, quie­ren desa­rro­llar el sec­tor ener­gé­ti­co del país.

La me­ta del equi­po de AMLO es al­can­zar en 2024 una pro­duc­ción es­ta­ble de 2 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios. Pe­mex no ha po­di­do re­gre­sar a ese vo­lu­men de pro­duc­ción des­de ju­nio de 2017 y en ma­yo so­lo en­tre­gó 1 mi­llón 867 mil ba­rri­les por día.

Lo más re­le­van­te, qui­zá, es que el do­cu­men­to confirma la in­ten­ción de ven­der pro­duc­tos de va­lor agre­ga­do al mer­ca­do. “Ven­der ju­go en lu­gar de na­ran­jas”, co­mo lo di­jo mu­chas ve­ces el can­di­da­to, pues ex­pre­sa que la pro­duc­ción no se guia­rá por la opor­tu­ni­dad de ex­por­tar cru­do.

La es­tra­te­gia va co­nec­ta­da con la in­ver­sión en al me­nos una nue­va re­fi­ne­ría de 300 mil ba­rri­les dia­rios, com­pa­ra­ble con una de las seis que ya exis­ten, pe­ro que fun­cio­nan a la mi­tad de su ca­pa­ci­dad. De apli­car­se, esa in­ver­sión es es­ti­ma­da por es­pe­cia­lis­tas en más de 200 mil mi­llo­nes de pe­sos.

Ade­más, el pró­xi­mo go­bierno espera in­ver­tir 483 mi­llo­nes en in­fra­es­truc­tu­ra que evi­te el ac­tual “ven­teo” y la que­ma de gas, que ade­más del da­ño am­bien­tal arro­ja a la at­mós­fe­ra producto con un va­lor de 10 mil mi­llo­nes de pe­sos anua­les.

¿Y de dón­de sa­ca­rán di­ne­ro? Más allá de los 500 mil mi­llo­nes de pe­sos que el pró­xi­mo man­da­ta­rio pro­me­tió ob­te­ner del com­ba­te a la co­rrup­ción, su equi­po tra­zó vías pa­ra sa­car­lo del pre­su­pues­to, sin da­ñar, es­ti­man, el apa­ra­to bu­ro­crá­ti­co.

Ba­sa­dos en los gas­tos de la Fe­de­ra­ción de 2016, en­lis­ta­ron la eli­mi­na­ción del se­gu­ro de gas­tos mé­di­cos ma­yo­res, la de gas­tos de ga­so­li­na, y la re­duc­ción del pre­su­pues­to pa­ra au­tos nue­vos y suel­dos de fun­cio­na­rios. Ru­bros más abs­trac­tos con­ce­den otras oportunidades, co­mo los 119 mil mi­llo­nes de pe­sos anua­les que pre­ten­den ob­te­ner de reorien­tar “los re­cur­sos de gas­to fe­de­ra­li­za­do en pro­yec­tos de al­to

“Es­te go­bierno tie­ne to­da la es­truc­tu­ra pa­ra pro­veer a sus ciu­da­da­nos de sa­lud, trans­por­te, energía”

im­pac­to eco­nó­mi­co y so­cial en las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas y mu­ni­ci­pios”. Tam­bién es­tán ca­si 98 mil mi­llo­nes de pe­sos por la dis­mi­nu­ción gra­dual de la “eje­cu­ción del gas­to a tra­vés de fi­dei­co­mi­sos”.

Son, en to­tal, 412 mil 716 mi­llo­nes de pe­sos que po­drían re­di­ri­gir­se a in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra ener­gé­ti­ca o el pa­go de pen­sio­nes a adul­tos ma­yo­res.

En cual­quier ca­so, se­ría pro­duc­ti­vo que el pró­xi­mo go­bierno con­ti­núe las subas­tas tan­to en ma­te­ria pe­tro­le­ra, co­mo en ge­ne­ra­ción de energía re­no­va­ble, que com­pro­me­tie­ron in­ver­sio­nes por el equi­va­len­te a unos 4 bi­llo­nes de pe­sos y en el ca­so de la energía eó­li­ca y so­lar, re­du­ci­rán el cos­to am­bien­tal y eco­nó­mi­co de pro­du­cir elec­tri­ci­dad, apun­tó Eduar­do An­dra­de.

“Es­toy se­gu­ro de que se en­con­tra­rá con que se hi­cie­ron de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble”, an­ti­ci­pó el di­rec­tor de Sacyr.

De he­cho, pa­ra Mar­co Co­ta, di­rec­tor ge­ne­ral de Co­var Energy, las li­ci­ta­cio­nes pe­tro­le­ras han si­do im­pe­ca­bles des­de cual­quier án­gu­lo.

“Lo que va­ya a bus­car la nue­va ad­mi­nis­tra­ción no pue­de ter­mi­nar en otra co­sa que de­cir: esos con­tra­tos se ad­ju­di­ca­ron 100 por cien­to en li­ci­ta­cio­nes jus­tas, trans­pa­ren­tes y com­pe­ti­ti­vas con las que se ob­tu­vie­ron los me­jo­res re­sul­ta­dos pa­ra el Es­ta­do”, se­ña­ló.

Crear em­pleos ar­man­do vehícu­los ha arro­ja­do a los tra­ba­ja­do­res a una inevi­ta­ble reali­dad: a Mé­xi­co vie­nen a ba­jar cos­tos pa­ra au­men­tar uti­li­da­des.

Las em­pre­sas del ru­bro en­fren­tan pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les. To­me­mos a Ford co­mo ejem­plo, cu­ya uti­li­dad an­tes de im­pues­tos tie­ne un mar­gen de 8.7 por cien­to, de acuer­do con datos de Bloom­berg, o a Fiat Chrys­ler, que tie­ne una del 11.7 por cien­to. El mer­ca­do les pide ca­da vez más tec­no­lo­gía sin que suban los pre­cios, en­tre otros re­tos.

Ap­ple, por ejem­plo, tie­ne un mar­gen de 30 por cien­to so­bre sus in­gre­sos.

“Pue­de ha­ber avan­ces si el go­bierno prio­ri­za la pro­duc­ti­vi­dad”, ex­pli­có Al­ber­to Mu­ñoz, di­rec­tor ge­ne­ral de in­no­va­ción de Gru­po Ple­num, em­pre­sa me­xi­ca­na de soft­wa­re pre­mia­da por el go­bierno fe­de­ral.

An­te cho­ques ex­ter­nos que sa­quen de equi­li­brio la ba­lan­za co­mer­cial de Mé­xi­co, la op­ción es la in­no­va­ción pa­ra ge­ne­rar pro­duc­ti­vi­dad, bie­nes de ma­yor va­lor y un mer­ca­do in­terno fuer­te, su­gi­rió.

Si bien hay com­pa­ñías avan­za­das en ma­te­ria de in­no­va­ción di­gi­tal, Mé­xi­co ca­re­ce de una ver­da­de­ra in­dus­tria de hard­wa­re, apun­ta el tam­bién vi­ce­pre­si­den­te de in­no­va­ción de la CANIETI, que agru­pa a las em­pre­sas na­cio­na­les del sec­tor de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

Hay tres pá­gi­nas del Proyecto de Na­ción que ex­pli­can pla­nes de desa­rro­llo de tec­no­lo­gía pa­ra em­pre­sas, des­de pe­que­ñas a gran­des, me­dian­te la am­plia­ción del ac­tual Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo a uno de­no­mi­na­do Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo In­dus­trial y Tec­no­ló­gi­co (PNDIT), que in­clui­ría fon­dos con re­cur­sos pri­va­dos apo­ya­dos en cier­tas ga­ran­tías con re­cur­sos gu­ber­na­men­ta­les.

Has­ta hoy, el ti­po de in­no­va­ción de al­can­ce glo­bal es aún ge­ne­ra­do por em­pre­sas de ne­go­cios an­ti­guos en Mé­xi­co.

Ce­mex, una de las tres ce­men­te­ras más gran­des del mun­do, re­cien­te­men­te desa­rro­lló una apli­ca­ción de­no­mi­na­da Ce­mex Go pa­ra aten­der a do­mi­ci­lio pe­di­dos in­dus­tria­les que pue­den ser so­li­ci­ta­dos des­de un ce­lu­lar, co­mo quien pide una piz­za. Esa mis­ma tec­no­lo­gía po­drían ofre­cer­la a una ace­re­ra glo­bal.

Mu­ñoz des­ta­có as­pec­tos de la re­for­ma edu­ca­ti­va que de­be­rían man­te­ner­se, pues pro­fun­di­zan en el ra­zo­na­mien­to en los ni­ños y los ha­ce huir de la me­mo­ri­za­ción y abre ca­mino a la crea­ti­vi­dad.

“(En el fu­tu­ro Ga­bi­ne­te) ves gente que ha es­ta­do en ám­bi­tos in­ter­na­cio­na­les y sa­brán ca­pi­ta­li­zar en esa ac­ti­tud un áni­mo de aper­tu­ra”.

“Sí se pue­de ser op­ti­mis­ta”, con­clu­ye Mu­ñoz, de Gru­po Ple­num.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.