La no­che del Bre­xit no so­lo ga­nó la sa­li­da de la UE, tam­bién lo hi­cie­ron va­rios fon­dos de co­ber­tu­ra.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Cam Sim­pson, Ga­vin Finch y Kit Che­llel

Con in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da de en­cues­ta­do­ras y un po­co de for­tu­na, ga­na­ron mi­llo­nes a cos­ta de la li­bra es­ter­li­na. El 23 de ju­nio de 2016, Reino Uni­do tu­vo un re­fe­rén­dum pa­ra de­ci­dir su per­ma­nen­cia en la Unión Eu­ro­pea. A las 22:00 ho­ras, el ca­nal Sky News anun­ció que to­do apun­ta­ba que el vo­to por la “Per­ma­nen­cia” ga­na­ría, ci­tan­do a Ni­gel Fa­ra­ge, el ros­tro más vi­si­ble de la cam­pa­ña pro-Bre­xit. Mi­nu­tos más tar­de, Joe Twy­man, je­fe de in­ves­ti­ga­ción po­lí­ti­ca de YouGov, una de las en­cues­ta­do­ras bri­tá­ni­cas con me­jor repu­tación, se­ña­la­ba que los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta de sa­li­da re­ve­la­ban que, a pe­sar de ser una vo­ta­ción re­ñi­da, la “Per­ma­nen­cia” lle­va­ba ven­ta­ja.

Así, an­tes del cie­rre de las ur­nas, Sky emi­tió una de­cla­ra­ción de de­rro­ta del hom­bre que im­pul­só el Bre­xit, re­for­za­da por los da­tos de YouGov. Es­tas “pri­mi­cias” re­sul­ta­rían equi­vo­ca­das unas ho­ras des­pués.

La no­ti­cia em­pu­jó la li­bra al al­za, im­pul­san­do a los in­ver­sio­nis­tas a un pre­ci­pi­cio que ho­ras des­pués de­ri­va­ría en uno de los ma­yo­res co­lap­sos de una di­vi­sa des­de el na­ci­mien­to del sis­te­ma fi­nan­cie­ro mo­derno. Bi­llo­nes de dó­la­res en ac­ti­vos se per­de­rían, pe­ro no en ese mo­men­to. A las 22:52, la li­bra te­nía su má­xi­ma co­ti­za­ción en seis me­ses. Las per­so­nas que veían Sky o leían las no­ti­cias de­to­na­das por su co­ber­tu­ra, sa­bían que la “Per­ma­nen­cia” ga­na­ría. Pe­ro no to­dos te­nían la mis­ma in­for­ma­ción.

De­trás de es­ce­na, los fon­dos de co­ber­tu­ra que bus­ca­ban 'ha­cer su agos­to' ese día ha­bían con­tra­ta­do a YouGov y a otras cin­co en­cues­ta­do­ras. És­tas ven­die­ron a los fon­dos de in­ver­sión in­for­ma­ción

crí­ti­ca an­ti­ci­pa­da, in­clu­yen­do da­tos cu­ya di­vul­ga­ción pú­bli­ca hu­bie­ra si­do ile­gal. Gra­cias a las en­cues­tas pri­va­das, al­gu­nos fon­dos sa­bían que la ma­yo­ría de los bri­tá­ni­cos ha­bían vo­ta­do por de­jar la UE, o que la vo­ta­ción fue mu­cho más ce­rra­da de lo que se creía, ho­ras an­tes de las ci­fras ofi­cia­les. Es­tos fon­dos es­ta­ban en la po­si­ción per­fec­ta pa­ra ga­nar for­tu­nas apos­tan­do con­tra la li­bra es­ter­li­na. Otros co­no­cie­ron el re­sul­ta­do de las en­cues­tas pú­bli­cas an­tes de que se di­vul­ga­ran, lo que les per­mi­tió ha­cer ope­ra­cio­nes sin mar­gen de error.

Los ad­mi­nis­tra­do­res de fon­dos de co­ber­tu­ra in­ten­tan ga­nar­le al mer­ca­do ob­te­nien­do la me­jor in­for­ma­ción po­si­ble. Pe­ro los da­tos de en­cues­tas de sa­li­da son com­pli­ca­dos. Las en­cues­ta­do­ras siem­pre han ven­di­do da­tos a clien­tes pri­va­dos, pe­ro la ley les im­pi­de pu­bli­car in­for­ma­ción de en­cues­tas de sa­li­da an­tes de que ter­mi­ne la vo­ta­ción. Si bien al­gu­nas de las prác­ti­cas des­cu­bier­tas por Bloom­berg caen en un área gris, la ley es cla­ra: si, an­tes del cie­rre de las ur­nas, cual­quier sec­tor del pú­bli­co hu­bie­ra ob­te­ni­do los mis­mos da­tos que las en­cues­ta­do­ras ven­die­ron en pri­va­do a los fon­dos, se­ría un de­li­to.

Quien aún de­be una res­pues­ta es Fa­ra­ge. En dos oca­sio­nes le di­jo al mun­do, esa no­che, que el vo­to por la “Sa­li­da” pro­ba­ble­men­te ha­bía per­di­do, cuan­do te­nía da­tos que su­ge­rían que su ban­do ha­bía ga­na­do.

Es­te in­for­me de Bloom­berg se ba­sa en par­te en en­tre­vis­tas con más de trein­ta eje­cu­ti­vos de en­cues­ta­do­ras, con­sul­to­res y tra­ders, ca­si to­das he­chas ba­jo ano­ni­ma­to de­bi­do a acuer­dos de con­fi­den­cia­li­dad. Pa­ra las en­cues­ta­do­ras, el re­fe­rén­dum su­pu­so uno de los días más ren­ta­bles en la his­to­ria de su in­dus­tria. Al­gu­nos fon­dos que las con­tra­ta­ron ga­na­ron mi­llo­nes de dó­la­res, mien­tras que su in­dus­tria se vio afec­ta­da por el caos que pro­vo­có el Bre­xit en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Aun­que los acuer­dos de con­fi­den­cia­li­dad im­pi­den co­no­cer la iden­ti­dad de mu­chos de los fon­dos de co­ber­tu­ra que com­pra­ron en­cues­tas, al me­nos una do­ce­na lo hi­zo.

La en­cues­ta pri­va­da a bo­ca de ur­na que pa­re­ce ha­ber te­ni­do más clien­tes fue rea­li­za­da por la em­pre­sa fa­vo­ri­ta de Fa­ra­ge, Sur­va­tion, que pre­di­jo co­rrec­ta­men­te la vic­to­ria del Bre­xit. En una en­tre­vis­ta con Bloom­berg, Fa­ra­ge ad­mi­tió que se en­te­ró de los re­sul­ta­dos de Sur­va­tion an­tes de ha­cer al me­nos una de las dos con­ce­sio­nes pú­bli­cas de de­rro­ta esa no­che, lo que su­gie­re que es­tu­vie­ra co­mu­ni­can­do una con­fian­za en­ga­ño­sa a los mer­ca­dos. YouGov, por otra par­te, ade­más de ha­cer la en­cues­ta pú­bli­ca pa­ra Sky, ven­dió una pri­va­da a un fon­do, en am­bas apun­ta­ban al mis­mo re­sul­ta­do, el triun­fo de la “Per­ma­nen­cia”, pe­ro esa di­fe­ren­cia de tiem­po le dio al fon­do una ven­ta­ja pa­ra apos­tar por el re­pun­te de la li­bra que se pro­du­jo mi­nu­tos des­pués de que YouGov hi­cie­ra pú­bli­ca su en­cues­ta en Sky esa no­che. YouGov le co­bró al fon­do un mi­llón de dó­la­res por sus ser­vi­cios, a Sky no le co­bró na­da. Al fon­do de al­to ries­go le fue muy bien, se­gún tres fuen­tes fa­mi­lia­ri­za­das con el asun­to.

Las en­cues­tas pu­bli­ca­das en los úl­ti­mos días de la cam­pa­ña in­flu­ye­ron pa­ra que vo­tan­tes par­ti­ci­pa­ran en el re­fe­rén­dum. Así, las re­la­cio­nes en­tre las en­cues­ta­do­ras y los fon­dos en vís­pe­ras y en el mis­mo día de la vo­ta­ción crea­ron un con­flic­to in­he­ren­te. Con una mano, las en­cues­ta­do­ras en­tre­ga­ron la in­for­ma­ción pú­bli­ca que afec­tó el re­sul­ta­do y mo­vió los mer­ca­dos. Con la otra, ven­die­ron da­tos de for­ma pri­va­da a clien­tes que apos­ta­ban por los mo­vi­mien­tos del mer­ca­do.

El jue­go se re­mon­ta a an­tes del Bre­xit. Las en­cues­ta­do­ras des­cu­brie­ron ese lu­cra­ti­vo ca­mino en el re­fe­rén­dum so­bre la in­de­pen­den­cia de Es­co­cia en 2014. Se­gún dos fuen­tes, en esas fe­chas YouGov fue con­tac­ta­da por eje­cu­ti­vos de fon­dos de co­ber­tu­ra. Si YouGov iba a rea­li­zar otra en­cues­ta an­tes de la vo­ta­ción es­co­ce­sa, ellos es­ta­ban dis­pues­tos a pa­gar gran­des su­mas por co­no­cer los da­tos en­tre me­dia ho­ra y una ho­ra an­tes de pu­bli­car­se. Co­mo la no­ti­cia de la en­cues­ta mo­ve­ría los mer­ca­dos, su pre­ci­sión no im­por­ta­ba; los tra­ders sim­ple­men­te ne­ce­si­ta­ban sa­ber los re­sul­ta­dos an­tes de que se hi­cie­ran pú­bli­cos. Le ofre­cie­ron a YouGov va­rios múl­ti­plos más de los que los pe­rió­di­cos ha­bían pa­ga­do por en­car­gar las en­cues­tas. YouGov re­cha­zó es­tas ofer­tas, di­cen las fuen­tes. Pe­ro Sur­va­tion vio el po­ten­cial.

En el re­fe­rén­dum es­co­cés, Sur­va­tion or­ga­ni­zó y ven­dió en­cues­tas de ras­treo y una más a bo­ca de ur­na a al­gu­nos de los fon­dos más gran­des del mun­do, se­gún tres fuen­tes. En­tre los clien­tes es­ta­ban Bre­van Ho­ward As­set Ma­na­ge­ment, Tu­dor In­vest­ment Corp. y No­mu­ra Hol­dings Inc. En el día de la vo­ta­ción, esa in­for­ma­ción per­mi­tió que los fon­dos apos­ta­ran mien­tras los vo­tan­tes iban a las ur­nas.

A la ma­ña­na si­guien­te, es­ta­ba cla­ro que los es­co­ce­ses ha­bían re­cha­za­do la in­de­pen­den­cia. La en­cues­ta de YouGov que pro­vo­có la ma­yor con­mo­ción ha­bía erra­do por 6 pun­tos. La en­cues­ta de sa­li­da de Sur­va­tion, sin em­bar­go, fue lo su­fi­cien­te­men­te pre­ci­sa co­mo pa­ra que sus clien­tes tu­vie­ran lo que ne­ce­si­ta­ban pa­ra ga­nar di­ne­ro. Una lu­cra­ti­va lí­nea de ne­go­cio ha­bía na­ci­do pa­ra las dos in­dus­trias.

Cuan­do Da­vid Ca­me­ron pro­me­tió con­vo­car un re­fe­rén­dum so­bre la per­ma­nen­cia de Gran Bre­ta­ña en la Unión Eu­ro­pea, los fon­dos sa­bían que los mer­ca­dos po­dían sa­cu­dir­se. La man­cuer­na en­tre en­cues­ta­do­ras y fon­dos se echó a an­dar de nue­vo.

En los co­mi­cios nor­ma­les, la en­cues­ta ofi­cial de sa­li­da fi­nan­cia­da con­jun­ta­men­te por las ca­de­nas de te­le­vi­sión BBC, ITV y Sky es la pro­yec­ción con la má­xi­ma au­to­ri­dad. Ha pro­nos­ti­ca­do co­rrec­ta­men­te

En­cues­ta­do­ras y fon­dos for­ma­ron una man­cuer­na pa­ra sa­cu­dir mer­ca­dos.

las úl­ti­mas cua­tro elec­cio­nes ge­ne­ra­les del país. Sin em­bar­go, las te­le­vi­so­ras con­si­de­ra­ron que en el ca­so del re­fe­rén­dum, la ha­bi­tual en­cues­ta de sa­li­da no era fac­ti­ble, to­da vez que los mo­de­los pre­dic­ti­vos de Cur­ti­ce se ba­sa­ban en un vo­to com­pa­ra­ble, y el ple­bis­ci­to del Bre­xit no te­nía pre­ce­den­tes, una en­cues­ta así se­ría cos­to­sa y po­co fia­ble. Quie­nes sí es­ta­ban dis­pues­tos a gas­tar di­ne­ro en sus pro­pias en­cues­tas pri­va­das eran los fon­dos de co­ber­tu­ra.

Cur­ti­ce con­tó a Bloom­berg que la en­cues­ta­do­ra ICM le pa­gó pa­ra di­se­ñar una en­cues­ta en­car­ga­da por el fon­do Ro­kos Ca­pi­tal Ma­na­ge­ment. Su tra­ba­jo era cons­truir un mo­de­lo que per­mi­tie­ra pre­de­cir el po­si­ble re­sul­ta­do de la vo­ta­ción a me­di­da que se iban in­for­man­do los re­sul­ta­dos en los dis­tin­tos dis­tri­tos. Con esos da­tos, Ro­kos ca­li­bra­ría una es­tra­te­gia de tra­ding. Otro miem­bro del equi­po de Cur­ti­ce, el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford Ste­ve Fis­her, co­la­bo­ró con Sur­va­tion pa­ra di­se­ñar una en­cues­ta de sa­li­da co­mi­sio­na­da por va­rios fon­dos.

Pe­ro ha­bía un po­ten­cial obs­tácu­lo que li­mi­ta­ba los ser­vi­cios de las en­cues­ta­do­ras. En Reino Uni­do es un de­li­to "pu­bli­car" cual­quier re­sul­ta­do de una en­cues­ta a pie de ur­na an­tes de las 22:00. La ley de­fi­ne "pu­bli­car" co­mo dar a co­no­cer in­for­ma­ción "al pú­bli­co en ge­ne­ral, o cual­quier sec­ción del pú­bli­co, en cual­quier for­ma y por cual­quier me­dio". ¿Qué ha­cer? Los fon­dos que­rían re­ci­bir da­tos a lo lar­go del día pa­ra así po­der ha­cer apues­tas mien­tras las per­so­nas se­guían vo­tan­do. ¿La so­lu­ción? In­ter­pre­tar la ley, bus­car esa zo­na gris. YouGov, por ejem­plo, de­ter­mi­nó que un so­lo fon­do de co­ber­tu­ra no po­día con­si­de­rar­se “una sec­ción del pú­bli­co”, pe­ro fa­ci­li­tar la mis­ma en­cues­ta de sa­li­da a múl­ti­ples fon­dos era cru­zar la lí­nea. Así fue co­mo ven­dió su en­cues­ta de sa­li­da, la mis­ma que lue­go di­vul­ga­ría Sky, a un so­lo fon­do por un mi­llón de dó­la­res.

Con ese di­ne­ro de por me­dio, va­rios eje­cu­ti­vos del gre­mio creen que ca­si to­dos en la in­dus­tria ter­mi­na­ron tra­ba­jan­do pa­ra los fon­dos. Bloom­berg con­fir­mó que YouGov, Sur­va­tion, ICM, BMG y Co­mRes fue­ron con­tra­ta­das pa­ra rea­li­zar en­cues­tas pri­va­das a bo­ca de ur­na. Po­pu­lus, a su vez, con­du­jo una en­cues­ta de sa­li­da pa­ra el ban­que­ro Mi­chael Ash­croft y creó un mo­de­lo pa­ra que un clien­te fi­nan­cie­ro pu­die­ra ajus­tar su tra­ding con ba­se en los re­sul­ta­dos.

Se­gún dos li­bros que na­rran lo su­ce­di­do el 23 de ju­nio de 2016 ('The Bad Boys of Bre­xit' de Arron Banks y 'All Out War: The Full Story of How Bre­xit Sank Bri­tain’s Po­li­ti­cal Class' de Tim Ship­man), Ni­gel Fa­ra­ge co­no­ció los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta de sa­li­da no iden­ti­fi­ca­da co­mi­sio­na­da por una fir­ma fi­nan­cie­ra mu­cho an­tes de que las ur­nas ce­rra­ran a las 22:00. Y los co­no­cía an­tes de de­cla­rar su po­si­ble de­rro­ta a Sky a las 21:40, una de­cla­ra­ción que la ca­de­na emi­ti­ría se­gun­dos des­pués del cie­rre de las ur­nas. Fa­ra­ge le di­jo a Bloom­berg que la úni­ca en­cues­ta ex­ter­na que re­ci­bió el 23 de ju­nio fue la de Sur­va­tion, y cual­quie­ra que ha­ya si­do su clien­te, cual­quier fon­do hed­ge que le ha­ya pa­ga­do ese día,

hi­zo muy bien. Sur­va­tion, ase­gu­ran fuen­tes, pre­di­jo co­rrec­ta­men­te la vic­to­ria del vo­to por el di­vor­cio de la UE. Pe­ro el po­lí­ti­co in­sis­tió en que esa in­for­ma­ción la co­no­ció des­pués de que Sky die­ra la pri­mi­cia. Fa­ra­ge cam­bió va­rias ve­ces su re­la­to so­bre có­mo co­no­ció los re­sul­ta­dos. Di­jo que su de­cla­ra­ción a Sky fue “un te­rri­ble error” y que la ca­de­na ha­bía exa­ge­ra­do sus pa­la­bras, y re­cha­zó que sus de­cla­ra­cio­nes de de­rro­ta tu­vie­ran el fin de mo­ver los mer­ca­dos. “Quie­nes per­die­ron di­ne­ro en los mer­ca­dos de cor­to pla­zo no de­ben que­jar­se, así es el jue­go”, di­jo.

La li­bra, en efec­to, ofre­ció el jue­go más sim­ple pa­ra los ven­de­do­res en cor­to que bus­ca­ban sa­car pro­ve­cho del Bre­xit, en com­pa­ra­ción con las ac­cio­nes u otros ac­ti­vos. Eso se de­be a que los mer­ca­dos de di­vi­sas son los más lí­qui­dos del mun­do, lo que los con­vier­te en los más fá­ci­les de ne­go­ciar. La me­jor for­ma de apos­tar en el co­lap­so de una di­vi­sa es a tra­vés de de­ri­va­dos, su exis­ten­cia sig­ni­fi­ca que los fon­dos que com­pra­ron las en­cues­tas de sa­li­da no ne­ce­si­ta­ban que fue­ran pre­ci­sas, so­lo ne­ce­si­ta­ban que fue­ran más acer­ta­das que las de­más. Bas­ta­ba con sa­ber, una ho­ra o me­dia ho­ra an­tes de los con­teos ofi­cia­les, que el vo­to es­ta­ba muy ce­rra­do o que se in­cli­na­ba por la “Sa­li­da”, ya que el sen­ti­mien­to del mer­ca­do iba en la otra di­rec­ción.

Esa men­ta­li­dad de re­ba­ño es lo que en la jer­ga de los ope­ra­do­res de di­vi­sas se co­no­ce co­mo “man­te­ner ham­brien­tos a los cer­dos”. Un ven­de­dor ne­ce­si­ta que un mun­do de ham­brien­tos com­pra­do­res crean que él es el idio­ta, y mien­tras más ines­pe­ra­da la vic­to­ria, ma­yor la po­ten­cial ga­nan­cia pa­ra los fon­dos de co­ber­tu­ra. En el mer­ca­do ha­bía tan­ta con­fian­za fal­sa en la “Per­ma­nen­cia”, tan­tos cer­dos ham­brien­tos, que el 23 de ju­nio la li­bra de­mo­ró al me­nos una ho­ra

pa­ra to­car fon­do. Ro­kos, la fir­ma pa­ra la que tra­ba­ja­ron ICM y Cur­ti­ce, ter­mi­nó ga­nan­do más de cien mi­llo­nes de dó­la­res en un so­lo día. Bre­van Ho­ward, que co­mo mí­ni­mo com­pró da­tos de en­cues­tas de sa­li­da de Co­mRes, ga­nó 160 mi­llo­nes de dó­la­res so­lo el 24 de ju­nio. Caps­to­ne y Odey As­set Ma­na­ge­ment, que ad­qui­rie­ron son­deos de YouGov pre­vios a la vo­ta­ción, tam­bién ga­na­ron a lo gran­de. Caps­to­ne, que a la sa­zón ad­mi­nis­tra­ba más de 5 mil 200 mi­llo­nes de dó­la­res, ob­tu­vo al­re­de­dor del 1.7 por cien­to del va­lor de su ma­yor fon­do gra­cias al Bre­xit. Odey se em­bol­só cer­ca de 300 mi­llo­nes de dó­la­res.

Ca­pi­ta­li­zan­do esa vo­la­ti­li­dad po­lí­ti­ca que mue­ve a los mer­ca­dos, de­ri­va­da del des­con­ten­to de los vo­tan­tes en to­do el mun­do, al­gu­nas en­cues­ta­do­ras in­vo­lu­cra­das en el Bre­xit han in­ten­ta­do re­pli­car su éxi­to en otros paí­ses con vo­ta­cio­nes ce­rra­das si­mi­la­res. Sur­va­tion, por ejem­plo, tra­ba­jó pa­ra fir­mas de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros en las elec­cio­nes ita­lia­nas de mar­zo. Pe­ro Reino Uni­do po­dría re­ser­var­les una nue­va opor­tu­ni­dad da­da la pers­pec­ti­va de un se­gun­do re­fe­rén­dum o, en su de­fec­to, unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.