El si­guien­te go­bierno quie­re in­cre­men­tar el rol de los tre­nes en la eco­no­mía pe­ro tie­ne un pro­ble­ma: de­be cui­dar­los me­jor.

El pró­xi­mo go­bierno fe­de­ral tie­ne gran­des pla­nes pa­ra que los tre­nes sean un mo­tor del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co del país, aun­que pri­me­ro de­be evi­tar que los ro­ben.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por An­drea Na­va­rro y Na­cha Cat­tan

Al su­res­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co, a unas cua­tro ho­ras de ca­mino, es­tá el mu­ni­ci­pio de Acul­tzin­go, en Ve­ra­cruz. Es un lu­gar po­bre, en­cla­va­do en las mon­ta­ñas de la Sie­rra Ma­dre. Ahí, la ma­yo­ría de sus ha­bi­tan­tes tra­ba­jan la tie­rra pa­ra ga­nar­se la vi­da, cul­ti­van maíz y agua­ca­tes, y crían va­cas y cer­dos. Tam­bién ro­ban tre­nes. Mu­chos tre­nes. Tan­tos, que de he­cho Acul­tzin­go no es so­lo la ca­pi­tal del ro­bo de ese me­dio de trans­por­te en Mé­xi­co sino, po­si­ble­men­te, del mun­do. Y es­to pue­de sig­ni­fi­car un es­pe­cial dolor de ca­be­za pa­ra An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

Tan so­lo el año pa­sa­do, se co­me­tie­ron 521 de­li­tos con­tra tre­nes de car­ga en la lo­ca­li­dad. Y una par­te de esos in­ci­den­tes no guar­da­ba nin­gu­na se­me­jan­za con los pe­que­ños de­li­tos co­rrien­tes re­gis­tra­dos en las ciu­da­des más gran­des del nor­te de Mé­xi­co, co­mo van­da­li­zar un va­gón o ro­bar se­ña­les fe­rro­via­rias. No, se tra­ta de crí­me­nes or­ques­ta­dos de ma­yor en­ver­ga­du­ra, que a me­nu­do em­pie­zan con un sim­ple y ru­di­men­ta­rio tru­co que da­ta de los días de la Re­vo­lu­ción, co­mo co­lo­car pie­dras so­bre las vías e in­vo­lu­cran a pe­que­ños ejér­ci­tos de la­dro­nes que se lan­zan so­bre los des­ca­rri­la­dos va­go­nes pa­ra lle­var­se el bo­tín.

Han ro­ba­do te­qui­la, za­pa­tos, pa­pel hi­gié­ni­co, llantas, to­do lo que pue­den. Un asal­to par­ti­cu­lar­men­te vio­len­to, en el cual des­ca­rri­la­ron de­ce­nas de va­go­nes a unos po­cos ki­ló­me­tros al es­te de Acul­tzin­go, en Ori­za­ba, sig­ni­fi­có pa­ra el gi­gan­te fe­rro­via­rio Gru­po Mé­xi­co Trans­por­tes más de 300 mi­llo­nes de pe­sos en pér­di­das, y cau­só la muer­te de un ma­qui­nis­ta. Y en las ofi­ci­nas de Maz­da Mo­tor en Ciu­dad de Mé­xi­co, los eje­cu­ti­vos es­ta­ban tan cansados de que sus vehícu­los lle­ga­ran in­com­ple­tos que em­pe­za­ron a en­viar al­gu­nos por ca­rre­te­ra. Ana­lis­tas es­ti­man que es­to su­po­ne un gas­to extra de 30 por cien­to so­bre sus cos­tos de trans­por­te. (Maz­da de­cli­nó pro­por­cio­nar ci­fras.)

Las au­to­ri­da­des es­tán tan des­bor­da­das por la gran can­ti­dad de asal­tan­tes que pre­va­le­ce una sen­sa­ción de im­pu­ni­dad en la zo­na, di­ce el ana­lis­ta de ries­go po­lí­ti­co Ale­jan­dro Sch­tul­mann. “El pro­ble­ma no pa­ra de em­peo­rar”, se­ña­la el tam­bién di­rec­tor de la con­sul­to­ra EMPRA.

Es es­te ti­po de im­pu­ni­dad ex­tre­ma lo que ha­ce que al­gu­nos ob­ser­va­do­res de Mé­xi­co se pre­gun­ten a ve­ces si el país es una es­pe­cie de Es­ta­do fa­lli­do al que se le di­fi­cul­ta go­ber­nar la to­ta­li­dad de su te­rri­to­rio. Los ho­mi­ci­dios con­ti­nua­men­te al­can­zan ta­sas ré­cord. Los se­cues­tros tam­bién van en au­men­to. Re­fre­nar es­tos de­li­tos, al me­nos en cier­ta me­di­da, pron­to se­rá ta­rea de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, el pró­xi­mo pre­si­den­te del país que arra­só en las elec­cio­nes del 1 de ju­lio gra­cias, en par­te, a su pro­me­sa de res­tau­rar la ley y el or­den.

El re­to se­rá im­por­tan­te pa­ra el pre­si­den­te elec­to, no so­la­men­te por­que es­te ti­po de cri­men au­men­tó 19 por cien­to en el pri­mer tri­mes­tre del año, sino por­que uno de los gran­des pla­nes de Ló­pez Obra­dor es mo­der­ni­zar y cre­cer la red fe­rro­via­ria del país. Den­tro de su pro­yec­to es­tá re­no­var el fe­rro­ca­rril del Ist­mo de Tehuan­te­pec, des­de Sa­li­na Cruz en Oa­xa­ca has­ta Coat­za­coal­cos en Ve­ra­cruz. Tam­bién es­tá el pro­yec­to “Tren Ma­ya” que con­tem­pla un tren tu­rís­ti­co trans­pe­nin­su­lar pa­ra co­mu­ni­car al­gu­nas ciu­da­des des­de Can­cún has­ta Pa­len­que.

Pe­ro el in­cre­men­to en los ro­bos a tre­nes sub­ra­ya cuán di­fí­cil se­rá es­ta la­bor. ¿Có­mo pen­sar en cre­cer la red si no se pue­de con­tro­lar lo que su­ce­de en la que ya exis­te? El fe­nó­meno de ro­bos cre­ció des­pués de que las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les adop­ta­ron me­di­das más enér­gi­cas pa­ra com­ba­tir otra de­lin­cuen­cia, la del mer­ca­do

del com­bus­ti­ble, que ha­bía azo­ta­do la mis­ma re­gión del país. Tan pron­to co­mo al­gu­nos hua­chi­co­le­ros se vie­ron fue­ra del ne­go­cio del com­bus­ti­ble ro­ba­do, se pa­sa­ron al ro­bo de tre­nes.

“Vi­mos una mu­ta­ción en el cri­men or­ga­ni­za­do en la re­gión de Ve­ra­cruz y Pue­bla”, co­men­ta Ben­ja­mín Ale­mán, ti­tu­lar de la Agen­cia Re­gu­la­do­ra del Trans­por­te Fe­rro­via­rio. “El cri­men se tras­la­dó al fe­rro­ca­rril”.

La agen­cia, crea­da ha­ce 2 años co­mo ór­gano des­con­cen­tra­do de la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes (SCT), cuen­ta con me­nos de 70 em­plea­dos de­di­ca­dos a re­co­pi­lar es­ta­dís­ti­cas, mo­ni­to­rear y re­gu­lar al sec­tor. Tam­bién es­tán tra­ba­jan­do di­rec­ta­men­te con las con­ce­sio­na­rias pa­ra so­lu­cio­nar efi­cien­te­men­te el te­ma de ro­bo a tre­nes.

“Cuan­do se ne­ce­si­ta, le en­tra­mos to­dos”, di­ce Ale­mán des­de su ofi­ci­na en la co­lo­nia Ná­po­les en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Ex­pan­sión

La pro­pues­ta de me­jo­rar y cre­cer la zo­na del Ist­mo de Tehuan­te­pec se cen­tra en el po­ten­cial co­mer­cial que tie­ne la zo­na co­mo “puen­te” en­tre Asia-Pa­cí­fi­co y la cos­ta Es­te de Es­ta­dos Uni­dos. La idea, se­gún el Plan de Na­ción de Ló­pez Obra­dor, es mo­der­ni­zar el fe­rro­ca­rril, re­di­se­ñar y for­ta­le­cer la in­fra­es­truc­tu­ra de vías te­rres­tres y de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, ade­más de la por­tua­ria y ae­ro­por­tua­ria.

El mis­mo plan es­ti­ma que la in­ver­sión ini­cial re­que­ri­da pa­ra es­ta es­tra­te­gia ron­da­rá los 40 mil mi­llo­nes de pe­sos.

Ló­pez Obra­dor ha di­cho en di­fe­ren­tes oca­sio­nes que pien­sa for­mar un fon­do mix­to de in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da pa­ra de­to­nar pro­yec­tos de es­te ti­po.

En sí, la idea de im­pul­sar la zo­na del Ist­mo no es nue­va. Exis­te des­de ha­ce va­rias dé­ca­das e in­clu­so Ale­mán la men­cio­na den­tro de los pro­yec­tos que han ex­plo­ra­do. Pa­ra él, la in­ten­ción es bue­na pe­ro com­ple­ja y cos­to­sa, ya que se tie­ne que atra­ve­sar la sel­va oa­xa­que­ña, lo que qui­zás es la ra­zón por la que des­pués de dé­ca­das de de­ba­tir­lo, nin­gu­na ad­mi­nis­tra­ción lo ha lo­gra­do.

Sin em­bar­go, cuan­do se pien­sa en con­tro­lar el te­ma de ro­bo a tre­nes, otra pro­pues­ta de Ló­pez Obra­dor –la de re­du­cir los suel­dos de al­gu­nos ser­vi­do­res pú­bli­cos has­ta un 50 por cien­to– po­dría com­pli­car aún más la res­pues­ta y la es­tra­te­gia de la agen­cia que li­de­ra Ale­mán.

Aun­que to­da­vía hay mu­chas pre­gun­tas por re­sol­ver res­pec­to a có­mo afec­ta­ría a agen­cias se­mi­au­tó­no­mas, la preo­cu­pa­ción ya es­tá ahí.

“Se­ría muy des­afor­tu­na­do, por­que co­mo re­gu­la­dor na­cien­te, con es­ca­sos 2 años de exis­ten­cia, lo que ne­ce­si­ta­mos es for­ta­le­cer al re­gu­la­dor”, afir­mó. “Es una ac­ti­vi­dad me­ra­men­te téc­ni­ca la que rea­li­za­mos y re­quie­re de per­so­nal ca­pa­ci­ta­do y bien re­mu­ne­ra­do pa­ra que pue­da ha­cer su tra­ba­jo”.

Pan­cho Vi­lla

Pue­de sor­pren­der­nos un po­co que los la­dro­nes pro­fe­sio­na­les de tre­nes aún deam­bu­len por el mun­do. Su es­plen­dor, por su­pues­to, fue en el si­glo XIX, cuan­do gen­te co­mo Jes­se Ja­mes y Butch Cas­sidy aso­la­ban el oes­te es­ta­dou­ni­den­se. Unas dé­ca­das más tar­de, en Mé­xi­co, el jo­ven co­man­dan­te re­vo­lu­cio­na­rio Do­ro­teo Aran­go, me­jor co­no­ci­do co­mo Pan­cho Vi­lla, ate­rro­ri­za­ba a los in­ge­nie­ros fe­rro­via­rios que via­ja­ban por el país.

Los asal­tos que­da­ron en le­yen­da cuan­do los tre­nes se hi­cie­ron más rá­pi­dos y, en con­se­cuen­cia, más di­fí­ci­les de atra­car. Hoy es di­fí­cil si­quie­ra ras­trear los da­tos de asal­tos en bue­na par­te del mun­do. Pe­ro de los paí­ses que lle­van un re­gis­tro, Mé­xi­co es el que más re­por­ta, de acuer­do con Sen­si­tech, una sub­si­dia­ria de Uni­ted Tech­no­lo­gies, que mo­ni­to­rea la lo­gís­ti­ca de las ca­de­nas de su­mi­nis­tro.

El fo­co se con­cen­tra prin­ci­pal­men­te en el su­res­te de Mé­xi­co, en Ve­ra­cruz, don­de se en­cuen­tra Acul­tzin­go, y en Pue­bla. To­dos los in­gre­dien­tes pa­ra los atra­cos es­tán ahí: la po­bre­za en­dé­mi­ca, el res­guar­do na­tu­ral que dan las mon­ta­ñas y la pro­vi­sión cons­tan­te de car­gas fe­rro­via­rias des­ti­na­das a la ex­por­ta­ción que atra­vie­sa el co­ra­zón de la re­gión ca­mino al cer­cano puer­to de Ve­ra­cruz.

Cuan­do los asal­tan­tes no amon­to­nan ro­cas so­bre las vías, des­ca­rri­lan los tre­nes sa­bo­tean­do los fre­nos, una téc­ni­ca que pue­de cau­sar aún más víc­ti­mas y ac­ci­den­tes. Tam­bién han co­men­za­do a in­vi­tar a la gen­te del pue­blo a par­ti­ci­par del bo­tín. Se­gún los ex­per­tos, con es­to los asal­tan­tes se ga­nan su leal­tad y un man­to adi­cio­nal de pro­tec­ción con­tra los po­li­cías y sol­da­dos ten­ta­dos a abrir fue­go.

Imá­ge­nes to­ma­das por me­dios lo­ca­les mues­tran la mis­ma es­ce­na que se re­pi­te una y otra vez: do­ce­nas de per­so­nas co­rren a asal­tar un tren

des­ca­rri­la­do co­mo una co­lo­nia de hor­mi­gas, mien­tras los ofi­cia­les, su­pe­ra­dos en nú­me­ro, mi­ran sin ha­cer na­da.

‘Jus­ti­cia so­cial’

No es di­fí­cil per­sua­dir a los lu­ga­re­ños pa­ra que se su­men, apun­ta Sch­tul­mann. Pa­re­ci­do a las co­mu­ni­da­des que se al­za­ron en ar­mas en el es­ta­do ve­cino de Chia­pas ha­ce dos dé­ca­das, mu­chos de ellos se sien­ten aban­do­na­dos por los po­lí­ti­cos de la Ciu­dad de Mé­xi­co. “Las co­mu­ni­da­des ar­gu­men­tan que los ri­cos son ca­da vez más ri­cos y los po­bres ca­da vez más po­bres”, de­ta­lla el ana­lis­ta. “De mo­do que es jus­ti­cia so­cial”.

Tal vez, pe­ro pa­ra el Mé­xi­co corporativo, se es­tá con­vir­tien­do en un dolor de ca­be­za ca­da vez ma­yor. Eduar­do So­lís, quien pre­si­de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de la In­dus­tria Au­to­mo­triz, ca­li­fi­có la si­tua­ción de “sim­ple­men­te inacep­ta­ble” en una con­fe­ren­cia de pren­sa en ju­nio. Y Au­di, que ca­da día trans­por­ta has­ta 3 mil 300 au­to­mó­vi­les al puer­to de Ve­ra­cruz des­de su plan­ta en Pue­bla, afir­mó que los ro­bos han te­ni­do un “al­to im­pac­to” en sus ope­ra­cio­nes de dis­tri­bu­ción. “Ca­da au­to que fa­bri­ca­mos tie­nen un clien­te que lo es­pe­ra”.

La si­tua­ción ha lle­va­do a que al me­nos dos miem­bros del Con­gre­so es­tén bus­can­do pe­nas más se­ve­ras pa­ra los ac­tos van­dá­li­cos con­tra el sis­te­ma fe­rro­via­rio. El dipu­tado pa­nis­ta Al­fre­do Ro­drí­guez Dá­vi­la pre­sen­tó en abril una ini­cia­ti­va pa­ra que los acu­sa­dos sean pues­tos en pri­sión pre­ven­ti­va du­ran­te el pro­ce­so. Por otra par­te, el se­na­dor priis­ta Je­sús Ca­si­llas Ro­me­ro in­tro­du­jo una ini­cia­ti­va pa­ra ti­pi­fi­car el asal­to a tre­nes y la des­truc­ción de vías fé­rreas co­mo ame­na­zas a la se­gu­ri­dad na­cio­nal –si­mi­lar al te­rro­ris­mo– y que se cas­ti­guen con pe­nas de dos a nue­ve años de pri­sión. Am­bas iniciativas fue­ron tur­na­das a co­mi­sio­nes de tra­ba­jo.

Si bien aún no se han es­bo­za­do las es­ti­ma­cio­nes ofi­cia­les de las pér­di­das eco­nó­mi­cas, Sch­tul­mann di­ce que los cos­tos pue­den ver­se en el au­men­to de las ta­ri­fas de los fle­tes y los se­gu­ros y la for­ma en que el go­bierno y los ope­ra­do­res fe­rro­via­rios se ven obli­ga­dos a gas­tar más pa­ra re­for­zar la se­gu­ri­dad en la re­gión.

Otro te­ma, se­gún Ale­mán, de la agen­cia re­gu­la­do­ra, es que tan­to au­to­ri­da­des fe­de­ra­les co­mo lo­ca­les tie­nen que ver en el ma­ne­jo de las cri­sis, al­go que lle­ga a cau­sar aún más pro­ble­mas. Unos cul­pan a otros y vi­ce­ver­sa, des­lin­dan­do res­pon­sa­bi­li­da­des y com­pli­can­do to­do.

Sch­tul­mann cree que se ne­ce­si­ta vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra con­tro­lar la si­tua­ción, al­go que no se ve­rá en es­tos lar­gos me­ses de tran­si­ción. “Y des­pués, ten­dre­mos que ver qué pla­nea ha­cer Ló­pez Obra­dor al res­pec­to,” di­jo.

Y la so­lu­ción que ideó Maz­da, la de en­viar al­gu­nos de sus au­to­mó­vi­les por ca­rre­te­ra, no pa­re­ce ser una res­pues­ta a lar­go pla­zo. Las au­to­pis­tas tam­po­co son se­gu­ras. En­ri­que Gon­zá­lez, al fren­te de la Cá­ma­ra Na­cio­nal del Au­to­trans­por­te de Car­ga, se reunió con Ló­pez Obra­dor el mes pa­sa­do pa­ra pe­dir­le que de­sig­na­ra un fis­cal es­pe­cial pa­ra lu­char con­tra el ro­bo en ca­rre­te­ras. La flo­ta de ca­mio­nes de la na­ción, di­jo Gon­zá­lez, tam­bién es­tá ba­jo ata­que no­che y día.

Un gru­po de asal­tan­tes des­ca­rri­ló un tren de Gru­po Mé­xi­co el 19 de ma­yo en Ori­za­ba, Ve­ra­cruz. El in­ci­den­te cos­tó la vi­da de un ma­qui­nis­ta y más de 300 mi­llo­nes de pe­sos en pér­di­das.

FO­TO­GRA­FÍAS: FERROMEX

Fuen­te: Agen­cia Re­gu­la­do­ra del Trans­por­te Fe­rro­via­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.