OPI­NIÓN

○ Pe­se a los men­sa­jes de cal­ma por par­te de AMLO al sec­tor ener­gé­ti­co, los in­ver­sio­nis­tas man­tie­nen preo­cu­pa­cio­nes.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por Enrique Quintana

An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor ya lo ha de­ja­do muy cla­ro, tan­to en pú­bli­co co­mo en pri­va­do: no se ha­brá de echar pa­ra atrás la re­for­ma ener­gé­ti­ca.

Es­to sig­ni­fi­ca que en el cor­to pla­zo no ha­brá de pro­po­ner­se una re­for­ma al ar­tícu­lo 27 de la Cons­ti­tu­ción con ob­je­to de prohi­bir el ti­po de con­tra­tos que per­mi­tió la re­for­ma: li­cen­cias, pro­duc­ción com­par­ti­da, uti­li­dad com­par­ti­da y de ser­vi­cios.

Tam­po­co ha­brán de re­for­mar­se las le­yes en ma­te­ria de hi­dro­car­bu­ros y so­lo se ha­rán mo­di­fi­ca­cio­nes re­gla­men­ta­rias que no im­pli­quen cam­bios le­ga­les. Igual­men­te, se usa­rán las atri­bu­cio­nes del Es­ta­do pa­ra re­vi­sar los con­tra­tos otor­ga­dos en los con­cur­sos que has­ta aho­ra se han rea­li­za­do.

Pe­se a esos anun­cios, no se ha ido del to­do el ner­vio­sis­mo de los in­ver­sio­nis­tas, quie­nes te­mían que hu­bie­ra el in­ten­to de ha­cer una re­vo­ca­ción ge­ne­ra­li­za­da de los con­tra­tos y de rea­li­zar una con­tra­rre­for­ma, pues hay con­di­cio­nes pa­ra que AMLO pue­da ob­te­ner la ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da en las Cá­ma­ras (con el apo­yo del PRD y MC), y tie­ne el nú­me­ro su­fi­cien­te de Con­gre­sos lo­ca­les co­mo pa­ra rea­li­zar un cam­bio cons­ti­tu­cio­nal en ma­te­ria de hi­dro­car­bu­ros.

¿Por qué ra­zón hay preo­cu­pa­ción?

Los prin­ci­pa­les mo­ti­vos son dos. La po­lí­ti­ca de pre­cios de las ga­so­li­nas, por un par­te, y los pro­yec­tos pa­ra cons­truir o reha­bi­li­tar re­fi­ne­rías por la otra.

Vea­mos ca­da uno de es­tos ele­men­tos.

De­bi­do a la es­ca­sa in­fra­es­truc­tu­ra de al­ma­ce­na­mien­to y dis­tri­bu­ción que exis­te en Mé­xi­co, Pe­mex se­gui­rá sien­do por mu­cho tiem­po el prin­ci­pal im­por­ta­dor y dis­tri­bui­dor de las ga­so­li­nas en Mé­xi­co.

Aun­que ya se pue­den otor­gar per­mi­sos al sec­tor pri­va­do, la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra li­mi­ta­rá la ca­pa­ci­dad real de im­por­ta­ción y dis­tri­bu­ción de las em­pre­sas.

Los cam­bios en la po­lí­ti­ca de pre­cios im­pli­ca­ban de­jar que –en cier­ta me­di­da– los que Pe­mex da a los dis­tri­bui­do­res y lue­go los que és­tos dan al pú­bli­co, re­fle­ja­ran el com­por­ta­mien­to del pre­cio de las ga­so­li­nas en el mer­ca­do norteamericano.

Con la po­lí­ti­ca que la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción ha anun­cia­do, de au­men­tar los pre­cios de las ga­so­li­nas se­gún el ni­vel de in­fla­ción, exis­te el ries­go de que no ha­ya la fle­xi­bi­li­dad su­fi­cien­te pa­ra in­cor­po­rar al pre­cio fi­nal un al­za en los va­lo­res de im­por­ta­ción.

En ese ca­so, Pe­mex ve­ría mer­ma­dos sus in­gre­sos y com­pro­me­ti­da su si­tua­ción fi­nan­cie­ra.

De he­cho, en el pri­mer se­mes­tre de es­te año, aun sin man­te­ner fi­jos los pre­cios, sim­ple­men­te amor­ti­guan­do un po­co el al­za, el IEPS a las ga­so­li­nas ha re­cau­da­do 30 mil mi­llo­nes de pe­sos por de­ba­jo de los pre­su­pues­ta­do.

Cla­ro que si re­sul­ta­ra que los pre­cios de las ga­so­li­nas en el mer­ca­do norteamericano ba­jan y se man­tie­nen al­tos en Mé­xi­co, en­ton­ces el ba­lan­ce se­ría fa­vo­ra­ble pa­ra Pe­mex y el go­bierno.

Pe­ro se tra­ta de una apues­ta in­cier­ta en mer­ca­dos tan vo­lá­ti­les co­mo el pe­tro­le­ro o el cam­bia­rio.

Lue­go vie­ne el te­ma de las re­fi­ne­rías. La es­ca­sa uti­li­za­ción de las que exis­ten ac­tual­men­te, cu­yo pro­me­dio es­tá en 40 por cien­to de la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da, de­ri­va de que hay cue­llos de bo­te­lla co­mo en la pro­vi­sión de hi­dró­geno pa­ra el pro­ce­so o en la fal­ta de man­te­ni­mien­to.

AMLO ya anun­ció un pro­yec­to pa­ra in­ver­tir 2 mil 630 mi­llo­nes de dó­la­res en la re­con­fi­gu­ra­ción de las seis re­fi­ne­rías en los si­guien­tes dos años, sin que ello ex­clu­ya el pro­yec­to pa­ra cons­truir dos más.

La pri­me­ra ya tie­ne ubi­ca­ción y pre­su­pues­to. Es­ta­ría en el puer­to de Dos Bo­cas y cos­ta­ría 8 mil 400 mi­llo­nes de dó­la­res. El tiem­po es­ti­ma­do de cons­truc­ción lo ha fi­ja­do AMLO en tres años.

De acuer­do con la ma­yo­ría de los ex­per­tos, ni son su­fi­cien­tes los 2 mil 630 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra re­con­fi­gu­rar las re­fi­ne­rías exis­ten­tes, ni la nue­va plan­ta se po­drá cons­truir en un pla­zo de tres años, co­mo se ha plan­tea­do.

AMLO tie­ne un pun­to cier­to al se­ña­lar que las re­con­fi­gu­ra­cio­nes he­chas en el pa­sa­do han re­sul­ta­do de­ma­sia­do cos­to­sas pre­sun­ta­men­te por pro­ce­sos de co­rrup­ción que han ocu­rri­do.

Tan so­lo los des­em­bol­sos pa­ra la re­con­fi­gu­ra­ción de las re­fi­ne­rías de Ca­de­rey­ta, Mi­na­titlán y Ciu­dad Ma­de­ro as­cen­die­ron a ca­si 7 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Y ello no per­mi­tió que me­jo­ra­ra el por­cen­ta­je de uti­li­za­ción de las plan­tas.

Una se­rie de fac­to­res, co­mo la caí­da en la de­man­da de com­bus­tó­leo por la de­ci­sión de la CFE de pa­sar­se a cen­tra­les de ciclo com­bi­na­do que usan gas, el au­men­to de la pro­por­ción del cru­do pe­sa­do en la ex­trac­ción to­tal y los problemas ope­ra­ti­vos, hi­zo inú­til el gi­gan­tes­co gas­to que em­pe­zó a rea­li­zar­se des­de 1998, ha­ce ya 20 años.

Aun­que le­gal­men­te Pe­mex po­dría con­tra­tar con el sec­tor pri­va­do la ope­ra­ción par­cial o to­tal de las re­fi­ne­rías, no pa­re­cie­ra ha­ber dis­po­si­ción por par­te de AMLO pa­ra qui­tar a la em­pre­sa pro­duc­ti­va del Es­ta­do el con­trol del pro­ce­so de re­fi­na­ción.

Hay que re­cor­dar que no ha­ce mu­cho tiem­po otro presidente de la Re­pú­bli­ca, Fe­li­pe Cal­de­rón, lan­zó el plan pa­ra cons­truir una nue­va re­fi­ne­ría y ge­ne­ró una com­pe­ten­cia en­tre di­ver­sos es­ta­dos del país. Al fi­nal ga­nó Hi­dal­go y en teo­ría, la re­fi­ne­ría ha­bría de cons­truir­se en Tu­la.

El pro­yec­to nun­ca fue can­ce­la­do for­mal­men­te por el go­bierno de Enrique Pe­ña Nie­to. Sim­ple­men­te se le de­jó mo­rir pau­la­ti­na­men­te y se lle­gó a la con­clu­sión de que ha­bría de lle­var­se a ca­bo en otro mo­men­to.

No pa­re­cie­ra que con el pro­yec­to de re­fi­na­ción de AMLO va­ya a ocu­rrir lo mis­mo, pues se tra­ta de uno de los más em­ble­má­ti­cos ofre­ci­dos en su cam­pa­ña.

El pro­ble­ma que ven di­ver­sos ana­lis­tas y ca­li­fi­ca­do­ras co­mo Moody’s es que con los re­cur­sos fis­ca­les que exis­ten no va a al­can­zar pa­ra to­do. Por ello se te­me que pu­die­ra ha­ber pre­sio­nes pa­ra am­pliar el te­cho de deu­da del sec­tor pú­bli­co.

Qui­zás es­to no ocu­rra en 2019, pues se tra­ta­rá de un año en el que, de mo­do na­tu­ral, los des­em­bol­sos de los pro­yec­tos que co­mien­zan van a ser me­no­res. Pe­ro sí se vi­sua­li­za ese ries­go en 2020.

Uno de los in­di­cios de las pre­sio­nes fis­ca­les po­dría ser la re­duc­ción de al­gu­nos de los prin­ci­pa­les fon­dos que ma­ne­ja el go­bierno fe­de­ral.

De acuer­do con el In­for­me Tri­mes­tral de Fi­nan­zas Pú­bli­cas co­rres­pon­dien­te al se­gun­do tri­mes­tre del año, la su­ma de los fi­dei­co­mi­sos orien­ta­dos a la es­ta­bi­li­za­ción pre­su­pues­ta­ria al­can­zó el mon­to de 350 mil mi­llo­nes de pe­sos al pri­mer se­mes­tre de es­te año. La ci­fra de un año atrás era 256 mil mi­llo­nes, por lo que en el úl­ti­mo año hu­bo un in­cre­men­to de 94 mil mi­llo­nes, lo que im­pli­ca una bue­na re­fac­ción de re­cur­sos pa­ra la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción.

Si en el cur­so de 2019 o 2020 se em­pie­za a echar mano de es­tos fon­dos, se­rá un in­di­cio de que co­men­za­ron las pre­sio­nes so­bre las fi­nan­zas pú­bli­cas y en­ton­ces el com­por­ta­mien­to de los mer­ca­dos res­pec­to a la ad­mi­nis­tra­ción de AMLO se­rá muy di­fe­ren­te al que exis­te en es­te mo­men­to.

El equi­po de AMLO sa­be per­fec­ta­men­te que in­ver­sio­nis­tas, ana­lis­tas y ca­li­fi­ca­do­ras es­ta­rán ob­ser­van­do con lupa el desem­pe­ño del nue­vo go­bierno.

Un es­ce­na­rio po­si­ble es que la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da se con­vier­ta en el villano del arran­que del se­xe­nio, al cui­dar los ba­lan­ces fi­nan­cie­ros del go­bierno y res­trin­gir o pos­po­ner pro­yec­tos que otras de­pen­den­cias de­man­den.

La in­te­rro­gan­te va a ser has­ta qué pun­to AMLO po­drá re­sis­tir el man­te­ner la dis­ci­pli­na fis­cal de su go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.