¿De­be Fa­ce­book li­mi­tar a Mark?

○ Al in­te­rior, Zuc­ker­berg ha­ce bien las co­sas. Afue­ra, los in­ver­so­res du­dan si de­be man­te­ner su po­si­ción.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - NEGOCIOS - —Sa­rah Frier y Max Chaf­kin con Ge­rrit De Vynck

Qui­zás aho­ra sea di­fí­cil de re­cor­dar­lo, pe­ro ha­ce tres me­ses el am­bien­te en Fa­ce­book Inc. era de ali­vio. En abril, Mark Zuc­ker­berg, presidente y di­rec­tor ge­ne­ral, eva­dió las que­jas de los le­gis­la­do­res du­ran­te dos días de au­dien­cias. Fue obli­ga­do a dis­cul­par­se por per­mi­tir que Cam­brid­ge Analy­ti­ca, una con­sul­to­ra po­lí­ti­ca con in­cli­na­cio­nes de de­re­cha y aho­ra ce­rra­da, ac­ce­die­ra a da­tos de usua­rios de Fa­ce­book sin su con­sen­ti­mien­to. En el ca­mino, su­frió le­ves hu­mi­lla­cio­nes: sus no­tas fue­ron pu­bli­ca­das, se bur­la­ron del co­jín ti­po si­lli­ta de be­bé so­bre el cual se sen­tó. Pe­ro so­bre­vi­vió.

Los em­plea­dos es­pe­ra­ban que la tor­men­ta aca­ba­ra y que los anun­cian­tes vol­vie­ran a Fa­ce­book. Cuan­do Mark fue a una se­sión de pre­gun­tas y res­pues­tas con em­plea­dos en abril, la sa­la es­ta­lló en aplau­sos. Qui­zás la ce­le­bra­ción fue pre­ma­tu­ra. El 26 de ju­lio, las ac­cio­nes de Fa­ce­book su­frie­ron la caí­da más gran­de en un día que cual­quier otra en la his­to­ria de Wall Street, per­dien­do 120 mil mi­llo­nes de dó­la­res, una quin­ta par­te del va­lor de la com­pa­ñía, tras pro­nos­ti­car me­nor ren­di­mien­to e in­gre­sos mo­de­ra­dos en años pró­xi­mos. En ju­lio, Fa­ce­book di­jo que des­cu­brió un in­ten­to de es­par­cir ideas po­lí­ti­cas in­cen­dia­rias an­tes

de la elec­ción de me­dio tér­mino de EU, una ré­pli­ca del uso de Ru­sia de la pla­ta­for­ma pa­ra in­ter­fe­rir en los co­mi­cios de 2016. Al su­ce­der es­to, los in­ver­so­res se pre­gun­tan un dog­ma acep­ta­do en Si­li­con Valley: si Zuc­ker­berg es la me­jor op­ción pa­ra di­ri­gir Fa­ce­book.

A fi­na­les de ju­nio, Tri­llium As­set Ma­na­ge­ment LLC pi­dió qui­tar­le a Zuc­ker­berg el car­go. Tri­llium cul­pa de los re­cien­tes es­cán­da­los a la in­ca­pa­ci­dad del con­se­jo de vi­gi­lar­lo. Sus preo­cu­pa­cio­nes re­fle­jan las mis­mas de una no­ta de abril de Brian Wie­ser, ana­lis­ta de Pi­vo­tal Re­search Group: “es di­fí­cil elu­dir la con­clu­sión de que hay problemas sis­te­má­ti­cos en la for­ma en que Fa­ce­book ha si­do di­ri­gi­da”, es­cri­bió. “Hay pre­sión cre­cien­te pa­ra cau­sar un cam­bio en la es­truc­tu­ra ge­ren­cial de la com­pa­ñía”.

En Fa­ce­book, la idea de so­ca­var el po­der de Zuc­ker­berg es una lo­cu­ra. Es el in­ven­tor, prin­ci­pal ac­cio­nis­ta, prin­ci­pal vocero y el úni­co que to­ma las de­ci­sio­nes cor­po­ra­ti­vas. Los em­plea­dos, mu­chos de los cua­les se han en­ri­que­ci­do des­de que se unie­ron a Fa­ce­book, ig­no­ran sus fa­llas. Es qui­zás por eso que lo vi­to­rea­ron tras las au­dien­cias so­bre la vio­la­ción ma­si­va de da­tos, mo­ti­vo de crí­ti­ca en otras em­pre­sas.

En su his­to­ria, su efec­to al in­te­rior y la es­truc­tu­ra dic­ta­to­rial le han fun­cio­na­do a Fa­ce­book. Las apues­tas de Zuc­ker­berg, co­mo la com­pra por mil mi­llo­nes de dó­la­res de Ins­ta­gram en 2011, pa­re­cen pro­fé­ti­cas hoy en día. Las ad­qui­si­cio­nes me­nos exi­to­sas (Ocu­lus) y críticas de la pren­sa, han si­do fá­ci­les de ig­no­rar mien­tras que el nú­me­ro de usua­rios y el pre­cio de las ac­cio­nes si­gan en as­cen­so, y lo han he­cho con la ven­ta de anun­cios mó­vi­les.

Pe­ro pa­re­ce que lle­gó un pun­to de in­flec­ción. Los 2 mil 200 mi­llo­nes de usua­rios de Fa­ce­book, que in­clu­yen dos ter­cios de los hu­ma­nos co­nec­ta­dos a in­ter­net, son un negocio ma­du­ro en tér­mi­nos pu­bli­ci­ta­rios. Has­ta aho­ra, Zuc­ker­berg ha he­cho po­co por pre­pa­rar a los in­ver­so­res pa­ra las obli­ga­cio­nes de la reali­dad. Tam­bién ha ba­ta­lla­do pa­ra ex­pli­car pú­bli­ca­men­te las po­lí­ti­cas de Fa­ce­book o sus pla­nes de me­jo­ra. Una se­ma­na an­tes del mal re­por­te tri­mes­tral, Zuc­ker­berg tu­vo una ami­ga­ble en­tre­vis­ta con Ka­ra Swis­her del si­tio de no­ti­cias tec­no­ló­gi­cas Re­co­de. En lu­gar de en­fo­car­se en las par­tes bri­llan­tes y ex­po­ner su vi­sión, de­fen­dió el va­lor de per­mi­tir pos­tu­ras tan ex­tre­mas co­mo la ne­ga­ción del Ho­lo­caus­to en el mer­ca­do de ideas que es Fa­ce­book. “No creo que nues­tra pla­ta­for­ma de­ba ba­jar­lo, por­que creo que hay co­sas en las que di­fe­ren­tes per­so­nas se equi­vo­can”, di­jo so­bre las pu­bli­ca­cio­nes que afir­man que el ase­si­na­to de 6 mi­llo­nes de ju­díos no su­ce­dió. “So­lo creo, así de abe­rran­tes co­mo son al­gu­nos de esos ejem­plos, que la reali­dad tam­bién es que me equi­vo­co cuan­do ha­blo pú­bli­ca­men­te. Se­gu­ro tú tam­bién”.

La ley de God­win di­ce que cual­quier de­ba­te pro­lon­ga­do en in­ter­net lle­va­rá a al­guien a com­pa­rar a otro más con Hitler. Una con­se­cuen­cia se­rá que de­bes acla­rar tus di­fe­ren­cias fi­lo­só­fi­cas con Hitler, co­mo Zuc­ker­berg lo hi­zo con la de­cla­ra­ción: “Me pa­re­ce muy ofen­si­va la ne­ga­ción del Ho­lo­caus­to, tie­nes un pro­ble­ma ge­ren­cial. Sig­ni­fi­ca o que es un idio­ta, o lan­za pa­la­bre­rías a la gen­te”, afir­ma Scott Ga­llo­way, au­tor de ‘Four: El ADN se­cre­to de Ama­zon, Ap­ple, Fa­ce­book y Goo­gle’. “Nues­tra es­pe­ran­za es que de re­pen­te cai­ga en la cuen­ta que no es el ade­cua­do pa­ra di­ri­gir Fa­ce­book”. Ga­llo­way re­co­no­ce que hay po­cas po­si­bi­li­da­des. “Es­pe­rar que Zuc­ker­berg en­tre­gue la di­rec­ción a un sub­al­terno es co­mo es­pe­rar que Mu­ga­be de­ci­die­ra que era el hom­bre equi­vo­ca­do pa­ra di­ri­gir Zim­ba­bue”, aña­dió el es­pe­cia­lis­ta.

Zuc­ker­berg con­fía en que el plan ac­tual es el co­rrec­to. Per­so­nas fa­mi­lia­ri­za­das con el te­ma di­cen que los em­plea­dos son re­cep­ti­vos. Cla­ro, has­ta aho­ra el sta­tu quo les ha fun­cio­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.