Un po­pu­lis­ta (en Pa­kis­tán) pro­me­te un cam­bio to­tal

○ Im­ran Khan ofre­ce una vi­sión fres­ca y re­for­mas po­lí­ti­cas, pe­ro si­gue su­je­to al ejér­ci­to y fuer­zas sec­ta­rias.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - ECONOMÍA - — Daniel Ten Ka­te

"Go­ber­na­re­mos Pa­kis­tán co­mo nun­ca an­tes ha si­do go­ber­na­do", afir­mó Im­ran Khan en su pri­mer dis­cur­so te­le­vi­sa­do tras el triun­fo elec­to­ral de su par­ti­do el 25 de ju­lio. Lo di­jo ba­jo la ima­gen de Muham­mad Ali Jin­nah, el fun­da­dor de la na­ción cuan­do és­ta ob­tu­vo la in­de­pen­den­cia del Raj bri­tá­ni­co en 1947.

Khan des­cri­bió un plan pa­ra un "Nue­vo Pa­kis­tán" ins­pi­ra­do en la vi­sión de Jin­nah. Los ni­ños malnu­tri­dos ten­drían co­mi­da. Los agri­cul­to­res po­bres ten­drían di­ne­ro. Los ri­cos pa­ga­rían im­pues­tos. La co­rrup­ción ter­mi­na­ría. El te­rro­ris­mo se aca­ba­ría. Las mi­no­rías se sen­ti­rían se­gu­ras. Y Pa­kis­tán se lle­va­ría bien con to­dos, in­clu­so con su ar­chi­rri­val, In­dia.

Pa­ra Pa­kis­tán, y el mun­do, es un men­sa­je con el po­ten­cial de re­di­bu­jar la po­lí­ti­ca glo­bal. El país tie­ne 200 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, más que Ara­bia Sau­di­ta e Irán jun­tos, con un ter­cio de ellos en la po­bre­za. Es una ru­ta de su­mi­nis­tro cru­cial pa­ra las fuer­zas de EU que com­ba­ten en Af­ga­nis­tán y una vía es­tra­té­gi­ca pa­ra el transporte ma­rí­ti­mo de Chi­na en el Océano Ín­di­co. Tam­bién es un cal­do de cul­ti­vo del ex­tre­mis­mo is­lá­mi­co. Y tie­ne ar­mas nu­clea­res.

Khan es el ti­po de lí­der ca­ris­má­ti­co que pue­de cam­biar Pa­kis­tán. Gra­dua­do de Ox­ford y con 65 años, sal­tó a la fa­ma con el cric­ket, con­vir­tién­do­se en un nom­bre muy co­no­ci­do en la man­co­mu­ni­dad bri­tá­ni­ca cuan­do con­du­jo a Pa­kis­tán a su pri­me­ra y úni­ca vic­to­ria en la Co­pa Mun­dial de Cric­ket en 1992. Se ga­nó la repu­tación de play­boy en clu­bes noc­tur­nos de Lon­dres con Mick Jag­ger y Sting. Su pri­me­ra es­po­sa, Je­mi­ma Golds­mith, era ami­ga de la prin­ce­sa Dia­na.

Khan apro­ve­chó esa po­pu­la­ri­dad pa­ra ini­ciar su ca­rre­ra po­lí­ti­ca y ga­nó su pri­me­ra elec­ción al par­la­men­to en 2002. En 2018, su par­ti­do ob­tu­vo el do­ble de es­ca­ños que su ri­val más cer­cano, tras una cam­pa­ña po­pu­lis­ta en la que cri­ti­có a una éli­te co­rrup­ta que se en­ri­que­ció a ex­pen­sas del pue­blo.

Su acen­to in­glés, su fi­gu­ra al­ta y atlé­ti­ca y su ca­ris­ma per­so­nal lo ayu­da­ron a ga­nar el fa­vor de un di­ver­so sec­tor de pa­kis­ta­níes el día de las elec­cio­nes, des­de ha­bi­tan­tes de ba­rrios mar­gi­na­les has­ta ex­pa­tria­dos adi­ne­ra­dos que vo­la­ron so­lo pa­ra vo­tar por él. Tam­bién atra­jo a los jó­ve­nes.

Sin em­bar­go, hay otro as­pec­to de Khan que lla­ma la aten­ción. Úl­ti­ma­men­te se ha vuel­to más cer­cano al ejér­ci­to y a gru­pos re­li­gio­sos con­ser­va­do­res, tan­to que los de­trac­to­res lo han apo­da­do "el ta­li­bán Khan". En el pa­sa­do, pro­me­tió de­rri­bar dro­nes es­ta­dou­ni­den­ses y cor­tar las ru­tas de su­mi­nis­tro de la OTAN.

El go­bierno re­gio­nal de su par­ti­do fi­nan­ció un se­mi­na­rio is­la­mis­ta co­no­ci­do co­mo la "Uni­ver­si­dad de la Jihad" que en­se­ña­ba a lí­de­res ta­li­ba­nes en Af­ga­nis­tán. Ha de­fen­di­do las le­yes del país con­tra la blas­fe­mia, que dan pe­na de muer­te por "impu­tación, in­si­nua­ción o alu­sión" con­tra Maho­ma. Es­te año, el dos ve­ces di­vor­cia­do Khan se ca­só con su con­se­je­ra es­pi­ri­tual. Los crí­ti­cos lo acu­san de ser un tes­ta­fe­rro ins­ta­la­do por el ejér­ci­to en una elec­ción ama­ña­da.

Los ros­tros con­tra­dic­to­rios de Khan lo con­vier­ten en una per­so­ni­fi­ca­ción de la cri­sis de iden­ti­dad de Pa­kis­tán. Por un la­do, es un país con una cla­se me­dia ca­da vez más ur­ba­na que com­pra bol­sos de di­se­ña­dor y buen whisky, mien­tras par­ti­ci­pa en de­ba­tes en re­des so­cia­les so­bre de­mo­cra­cia y de­re­chos hu­ma­nos. Pe­ro tam­bién es una na­ción don­de el te­rro­ris­mo es cons­tan­te, don­de el Es­ta­do Is­lá­mi­co ha echa­do raí­ces y el to­do­po­de­ro­so ejér­ci­to usa gru­pos ra­di­ca­les pa­ra des­es­ta­bi­li­zar a Af­ga­nis­tán e In­dia.

El pri­mer re­to de Khan se­rá evi­tar una cri­sis fi­nan­cie­ra. Las en­co­gi­das re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les y el abul­ta­do dé­fi­cit en cuen­ta co­rrien­te, im­pul­sa­do por las im­por­ta­cio­nes de ma­qui­na­ria pe­sa­da des­de Chi­na pa­ra cons­truir un co­rre­dor eco­nó­mi­co de 60 mil mi­llo­nes de dó­la­res, han obli­ga­do al ban­co cen­tral a de­va­luar la mo­ne­da cua­tro ve­ces des­de di­ciem­bre. A me­nos que Chi­na o Ara­bia Sau­di­ta le fa­ci­li­ten di­ne­ro, Khan se­gu­ra­men­te ne­ce­si­ta­rá la ayu­da del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), que ha

res­ca­ta­do a Pa­kis­tán do­ce ve­ces des­de fi­nes de los años ochen­ta. "El nue­vo go­bierno po­dría re­cu­rrir pri­me­ro a Ara­bia Sau­di­ta, lue­go a Chi­na y fi­nal­men­te al Fon­do", afir­ma Na­deem Ul Ha­que, ex­vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Pla­ni­fi­ca­ción de Pa­kis­tán que so­lía ser eco­no­mis­ta en el FMI. "No hay sa­li­da".

Los es­cép­ti­cos no creen que Khan re­duz­ca la in­fluen­cia do­mi­nan­te del ejér­ci­to, erra­di­que la co­rrup­ción o re­for­me el plan de es­tu­dios de mi­les de es­cue­las is­lá­mi­cas o ma­dra­sas, al­gu­nas de las cua­les han ayu­da­do a ali­men­tar una in­sur­gen­cia que se ha co­bra­do la vida de más de 60 mil pa­kis­ta­níes des­de el 11 de sep­tiem­bre de 2001. "Es po­co pro­ba­ble que Khan, co­mo pri­mer mi­nis­tro, desafíe la au­to­ri­dad del ejér­ci­to so­bre po­lí­ti­cas que in­clu­yen la se­gu­ri­dad na­cio­nal, la de­fen­sa y las re­la­cio­nes con In­dia, Af­ga­nis­tán y Es­ta­dos Uni­dos", opi­na Shai­lesh Ku­mar, di­rec­tor pa­ra Asia de Eu­ra­sia Group.

La con­ver­sión de Pa­kis­tán des­de la vi­sión más se­cu­lar de su fun­da­dor ha­cia una so­cie­dad sec­ta­ria me­nos to­le­ran­te lle­va dé­ca­das fra­guán­do­se. A fi­nes de los años se­ten­ta, el pri­mer mi­nis­tro Zul­fi­kar Ali Bhut­to prohi­bió el al­cohol y los clu­bes noc­tur­nos pa­ra apa­ci­guar a la de­re­cha re­li­gio­sa. Lue­go vino una ava­lan­cha de di­ne­ro de la CIA y Ara­bia Sau­di­ta pa­ra re­clu­tar y ar­mar yiha­dis­tas (así co­mo ra­di­ca­li­zar a la po­bla­ción) pa­ra lu­char con­tra la ocu­pa­ción so­vié­ti­ca de Af­ga­nis­tán. Uno de esos com­ba­tien­tes era Osa­ma bin La­den, el au­tor in­te­lec­tual de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre, quien fue ase­si­na­do en 2011 en una ca­sa de se­gu­ri­dad a po­cos ki­ló­me­tros de la prin­ci­pal aca­de­mia mi­li­tar de Pa­kis­tán.

Khan di­ce que no comparte la in­ter­pre­ta­ción de los ta­li­ba­nes de la ley sha­ría, pe­ro con­si­de­ra que la pre­sen­cia mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se en la re­gión es la prin­ci­pal cau­sa de ines­ta­bi­li­dad. En enero, ta­chó a Do­nald Trump de "ig­no­ran­te e in­gra­to" des­pués de que el presidente de Es­ta­dos Uni­dos di­je­ra que Pa­kis­tán no hi­zo na­da más que "men­tir y en­ga­ñar" en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo. Khan hi­zo un lla­ma­do pa­ra que Pa­kis­tán rom­pie­ra re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos y co­la­bo­ra­ra con Chi­na, Ru­sia e Irán pa­ra lle­var la paz a Af­ga­nis­tán.

En re­pe­ti­das oca­sio­nes, Khan ha pe­di­do con­ver­sa­cio­nes de paz con los mi­li­tan­tes ta­li­ba­nes, quie­nes han con­su­ma­do nu­me­ro­sos ata­ques te­rro­ris­tas en el país y se atri­bu­ye­ron la res­pon­sa­bi­li­dad de un ata­que sui­ci­da en Pes­ha­war unas dos se­ma­nas an­tes de las elec­cio­nes. Su vi­sión re­ci­bió cier­ta reivin­di­ca­ción cuan­do di­plo­má­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses se reunie­ron con re­pre­sen­tan­tes ta­li­ba­nes a fi­nes de ju­lio sin fun­cio­na­rios del go­bierno af­gano, se­gún in­for­mó el New York Times, un cam­bio de po­lí­ti­ca que pre­ten­de po­ner fin a una gue­rra de 17 años.

Tan­to los ob­ser­va­do­res ex­ter­nos co­mo los alle­ga­dos al par­ti­do di­cen que la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca crea­da por Khan, Pa­kis­tan Teh­reek-e-In­saf, es esen­cial­men­te un pro­yec­to in­di­vi­dual y un cul­to a la per­so­na­li­dad. Khan ri­di­cu­li­zó el pro­ce­so par­la­men­ta­rio y ape­nas asis­tió a las se­sio­nes de la Asam­blea Na­cio­nal du­ran­te sus años co­mo le­gis­la­dor. En la cam­pa­ña, so­lía evi­tar dis­cu­sio­nes po­lí­ti­cas de­ta­lla­das y elu­día las pre­gun­tas so­bre có­mo pa­ga­rá su "es­ta­do de bie­nes­tar is­lá­mi­co" cri­ti­can­do, en cam­bio, a sus pre­de­ce­so­res por acu­mu­lar deu­das gi­gan­tes­cas.

Tam­po­co se­rá fá­cil erra­di­car la co­rrup­ción. An­tes de la elec­ción, Khan se ali­neó con se­ño­res feu­da­les que tie­nen el po­der en áreas ru­ra­les a tra­vés del clien­te­lis­mo. Pa­ra for­mar una ma­yo­ría en el par­la­men­to sin los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos di­nás­ti­cos (la Li­ga Mu­sul­ma­na de Pa­kis­tán, con­tro­la­da por la fa­mi­lia Sha­rif, y el Par­ti­do del Pue­blo Pa­kis­ta­ní, di­ri­gi­do por la fa­mi­lia Bhut­to Zar­da­ri) ne­ce­si­ta el apo­yo de par­ti­dos pe­que­ños e in­de­pen­dien­tes, en su ma­yo­ría an­sio­sos por re­par­tir­se los des­po­jos del go­bierno.

Ade­más, pa­ra te­ner cre­di­bi­li­dad co­mo com­ba­tien­te de la co­rrup­ción, Khan de­be ir tras la pla­na ma­yor del ejér­ci­to pa­kis­ta­ní, que ha pro­ta­go­ni­za­do nu­me­ro­sos gol­pes de Es­ta­do des­de la fun­da­ción del país. Los mi­li­ta­res prác­ti­ca­men­te do­mi­nan la se­gu­ri­dad na­cio­nal y la po­lí­ti­ca ex­te­rior, in­clu­so cuan­do un go­bierno elec­to es­tá en el po­der, y ad­mi­nis­tran una gran par­te del pre­su­pues­to na­cio­nal. Pa­kis­tán gas­ta más en de­fen­sa co­mo por­cen­ta­je de su eco­no­mía que cual­quier otro país en Asia.

El ga­na­dor de las elec­cio­nes an­te­rio­res, Na­waz

Sha­rif, se en­fren­tó al ejér­ci­to y per­dió. El ter­cer man­da­to de Sha­rif ter­mi­nó con su des­ti­tu­ción en ju­lio de 2017 por una acu­sa­ción de co­rrup­ción pre­sen­ta­da por Khan y aho­ra el otro­ra pri­mer mi­nis­tro es­tá en pri­sión a la es­pe­ra de una ape­la­ción. En ma­yo, Sha­rif de­cla­ró que el es­ta­blish­ment res­pal­da­do por el ejér­ci­to lo que­ría fue­ra del go­bierno por­que su ad­mi­nis­tra­ción ini­ció un jui­cio por trai­ción con­tra el ex­je­fe del ejér­ci­to Per­vez Mus­ha­rraf, quien lo de­rro­có en un gol­pe de Es­ta­do en 1999. Mus­ha­rraf, el úni­co ex­je­fe del ejér­ci­to pa­kis­ta­ní que ha si­do impu­tado, ce­le­bró la vic­to­ria de Khan.

El nue­vo man­da­ta­rio ha re­cha­za­do to­das las acusaciones de su cer­ca­nía con el ejér­ci­to y los mi­li­ta­res, por otra par­te, han ne­ga­do ha­ber in­ter­fe­ri­do en las elec­cio­nes, ha­ber in­ti­mi­da­do a pe­rio­dis­tas o ha­ber te­ni­do al­go que ver con el jui­cio de Sha­rif. El año pa­sa­do, Khan le di­jo a Bloom­berg que cual­quier no­ción de que él era un tí­te­re del ejér­ci­to era una "cons­pi­ra­ción des­ca­be­lla­da".

En su dis­cur­so de vic­to­ria, Khan em­pla­zó a In­dia a sos­te­ner con­ver­sa­cio­nes de paz, in­clui­da la dis­cu­sión so­bre el dispu­tado te­rri­to­rio de Ca­che­mi­ra, de ma­yo­ría mu­sul­ma­na. In­dia res­pon­dió con es­cep­ti­cis­mo, pues en en­tre­vis­tas se­pa­ra­das du­ran­te el año pa­sa­do, Khan afir­mó a Bloom­berg que el pri­mer mi­nis­tro in­dio, Na­ren­dra Mo­di, era un po­lí­ti­co an­ti­mu­sul­mán y que era im­pro­ba­ble que hu­bie­ra me­jo­res re­la­cio­nes en­tre am­bas na­cio­nes mien­tras él es­tu­vie­ra en el po­der.

El mun­do pron­to sa­brá si la vi­sión del "Nue­vo Pa­kis­tán" del vir­tual pri­mer mi­nis­tro es al­go más que un le­ma va­cío.

“Es po­co pro­ba­ble que Khan, co­mo pri­mer mi­nis­tro, desafíe la au­to­ri­dad del ejér­ci­to”

El nue­vo man­da­ta­rio de Pa­kis­tán con su equi­po de tra­ba­jo en Is­la­ma­bad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.