Er­do­gan

La cri­sis de Tur­quía po­ne a prue­ba la as­tu­cia de

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - POLÍTICA - —Nick Wad­hams, Il­ya Ark­hi­pov y Pe­ter Mar­tin, con la co­la­bo­ra­ción de Dan­dan Li, Jen­ni­fer Ja­cobs y Jus­tin Sink

○ El pre­si­den­te tur­co ha usa­do las cri­sis pa­ra ha­cer ca­rre­ra, ¿qué tan lejos irá en es­ta oca­sión?

En po­lí­ti­ca hay un fa­mo­so di­cho, “nun­ca des­per­di­cies una bue­na cri­sis”. Y po­cos las han apro­ve­cha­do tan­to co­mo el pre­si­den­te tur­co Re­cep Tay­yip Er­do­gan. En cier­to mo­do, to­da su ca­rre­ra po­lí­ti­ca es hi­ja de las cri­sis. Tras un pe­rio­do co­mo al­cal­de de Es­tam­bul en la dé­ca­da de 1990, Er­do­gan pi­só la cárcel y su par­ti­do po­lí­ti­co is­la­mis­ta fue prohi­bi­do. Lue­go, ayu­dó a for­mar uno nue­vo que lle­gó al po­der tras la de­vas­ta­do­ra cri­sis fi­nan­cie­ra por la que atra­ve­só Tur­quía en 2001. Aho­ra es un pre­si­den­te que ha ama­sa­do po­der en dos man­da­tos su­ce­si­vos por­que sa­be có­mo usar una si­tua­ción ad­ver­sa. Él mis­mo des­cri­bió un fa­lli­do gol­pe de Es­ta­do con­tra su go­bierno en 2016 co­mo un “re­ga­lo de Dios”, por­que le per­mi­tió aplas­tar a sus opo­nen­tes po­lí­ti­cos y ga­nar au­to­ri­dad pa­ra lo­grar su vi­sión de una “nue­va Tur­quía”.

Si Er­do­gan co­no­ce el cos­to po­lí­ti­co de una eco­no­mía que va a fra­ca­sar. En­ton­ces, ¿por qué tien­ta a Do­nald Trump a re­do­blar aran­ce­les y san­cio­nes cuan­do la eco­no­mía tur­ca ya es­tá en pro­ble­mas?

Eso se pre­gun­tan au­to­ri­da­des de EU e in­ver­sio­nis­tas glo­ba­les tras ver có­mo el pre­si­den­te tur­co res­pon­día a la pre­sión in­cre­men­tan­do la ten­sión. Pa­ra los fun­cio­na­rios de Trump, la es­tra­te­gia era sim­ple: apre­tar las tuer­cas has­ta que Er­do­gan li­be­ra­ra a An­drew Brun­son, un pas­tor es­ta­dou­ni­den­se que lle­va ca­si dos años en­car­ce­la­do en ese país. No es­pe­ra­ban que Er­do­gan pre­fi­rie­ra lle­var a la ban­ca­rro­ta a su pro­pia na­ción o con­si­de­ra­ra de­jar la OTAN a fa­vor de una alian­za más es­tre­cha con Ru­sia, Chi­na e Irán. Pe­ro así son las co­sas, o al me­nos eso es lo que Er­do­gan quie­re que el mun­do crea.

Ha­ce un mes, él y Trump se da­ban pal­ma­das en la es­pal­da du­ran­te la cum­bre de la OTAN, en Bru­se­las. Mien­tras Trump cri­ti­ca­ba a los miem­bros de ese or­ga­nis­mo por no pa­gar por su pro­pia se­gu­ri­dad, so­lo di­jo co­sas bue­nas so­bre Er­do­gan, en par­te por­que en­car­na las cua­li­da­des de fuer­za y po­der que Trump tan­to ad­mi­ra.

Aho­ra, los dos es­tán en me­dio de una pe­lea que nin­guno quie­re per­der. “Lo que es­ta­mos vien­do es la rup­tu­ra de una re­la­ción en­tre dos hom­bres tes­ta­ru­dos, irri­ta­bles y or­gu­llo­sos que se ad­mi­ra­ron mu­tua­men­te por sus es­ti­los de li­de­raz­go, has­ta la ho­ra en que de­ja­ron de ha­cer­lo”, ex­pli­ca Bu­lent Ali­ri­za, di­rec­tor del Tur­key Pro­ject en el Cen­tro de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos e In­ter­na­cio­na­les en Washington.

Er­do­gan es­tá des­cu­brien­do que lo que le fun­cio­nó con Oba­ma no lo ha­rá con Trump. “An­tes, Er­do­gan po­día to­mar de rehén a su pro­pio país, po­día de­cir­le a Washington: ‘sa­be­mos que quie­ren que Tur­quía sea es­ta­ble’, y ame­na­za­ría con des­es­ta­bi­li­zar a su pro­pio país”, di­ce Max Hoff­man, di­rec­tor aso­cia­do de se­gu­ri­dad na­cio­nal y po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal en el Cen­tro pa­ra el Pro­gre­so Ame­ri­cano. “Pe­ro aho­ra es­tá Trump, a quien no le im­por­ta si Er­do­gan se vue­la la ca­be­za y con gus­to le da­ría una pis­to­la car­ga­da”.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, Er­do­gan ha de­di­ca­do tiem­po a dar dis­cur­sos be­li­cis­tas en la te­le­vi­sión es­ta­tal. Su men­sa­je es aser­ti­vo y di­se­ña­do pa­ra con­ven­cer a los tur­cos de que su país es­tá en una gue­rra eco­nó­mi­ca. Tur­quía en­fren­ta una cri­sis real. Des­pués de más de una dé­ca­da de crecimiento im­pul­sa­do por la deu­da, fi­nan­cia­da en gran par­te por los ban­cos oc­ci­den­ta­les, la eco­no­mía es­tá en pro­ble­mas. En lu­gar de ir por re­for­mas in­ter­nas, acor­dar un res­ca­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) o su­bir las ta­sas de in­te­rés, Er­do­gan ha cul­pa­do a los in­tere­ses extranjeros. La iro­nía (y tal vez la ge­nia­li­dad) de to­do es­to es que ha lo­gra­do vol­tear la tor­ti­lla, to­man­do lo que en to­dos los sen­ti­dos es una cri­sis eco­nó­mi­ca de cosecha pro­pia pa­ra pre­sen­tar­la co­mo un cuen­to pa­trió­ti­co de “no­so­tros con­tra ellos”.

Aun así, mien­tras en ca­sa de­nun­cia la gue­rra eco­nó­mi­ca de EU con­tra Tur­quía, ha­cia afue­ra Er­do­gan si­gue bus­can­do a Washington pa­ra con­ver­sar. El 7 de agos­to en­vió a un equi­po a la ca­pi­tal de EU pa­ra re­unir­se con los de­par­ta­men­tos de Es­ta­do y del Te­so­ro. En am­bos en­cuen­tros, los fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses se rehu­sa­ron a ne­go­ciar has­ta que Brun­son fue­ra li­be­ra­do. Días más tar­de, el em­ba­ja­dor tur­co en Es­ta­dos Uni­dos, Ser­dar Ki­lic, so­li­ci­tó una reunión con el ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, John Bol­ton, que ter­mi­nó en la mis­ma ne­ga­ti­va. Se­gún un fun­cio­na­rio es­ta­dou­ni­den­se que ha­bló ba­jo ano­ni­ma­to, Ki­lic pre­sen­tó a Bol­ton el mis­mo plan que fue re­cha­za­do por los de­par­ta­men­tos de Es­ta­do y del Te­so­ro. El he­cho fue tan ex­tra­ño que el fun­cio­na­rio se pre­gun­ta si era par­te de una es­tra­te­gia pa­ra que Er­do­gan pa­re­cie­ra es­tar ne­go­cian­do de bue­na fe mien­tras co­se­cha­ba los be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos de la ines­ta­bi­li­dad.

Y ade­más es­tá Ru­sia. Lue­go de que Tur­quía de­rri­ba­ra un avión de com­ba­te ru­so que ha­bía en­tra­do en su es­pa­cio aé­reo en 2015, Er­do­gan y Pu­tin se han afa­na­do en re­pa­rar una re­la­ción en cri­sis. Aho­ra Er­do­gan se re­fie­re a Pu­tin co­mo “su ami­go”. El Krem­lin di­ce que los dos ha­bla­ron por te­lé­fono días des­pués, mien­tras Er­do­gan acu­sa­ba a EU de apu­ña­lar a su país por la es­pal­da, el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Ru­sia, Ser­gei La­vrov, vi­si­tó An­ka­ra. Er­do­gan ha pre­sen­ta­do a Ru­sia co­mo una de las al­ter­na­ti­vas dis­po­ni­bles pa­ra Tur­quía en me­dio de la cri­sis. Pe­ro no es­tá cla­ro cuánto pue­de ayu­dar.

“Ru­sia no res­ca­ta­rá a Tur­quía”, afir­ma Ele­na Su­po­ni­na, ex­per­ta en Me­dio Orien­te en Mos­cú. “La ta­rea de Ru­sia no es sal­var a Tur­quía sino man­te­ner re­la­cio­nes sanas con ella”. Eso pro­ba­ble­men­te in­clu­ye man­te­ner­se en la OTAN, pe­ro co­mo un miem­bro des­con­ten­to. “Por su­pues­to que apro­ve­cha­re­mos las di­fe­ren­cias en­tre Er­do­gan y EU. Nos con­vie­ne más te­ner a una Tur­quía agra­via­da den­tro de la OTAN que so­ca­ve las ca­pa­ci­da­des de la alian­za”, di­ce Vla­di­mir Fro­lov, ana­lis­ta y ex­di­plo­má­ti­co ru­so.

Tam­bién es­tá Chi­na. Tur­quía es fun­da­men­tal en la iniciativa Belt and Road del pre­si­den­te Xi Jin­ping. En ju­lio, el ban­co más gran­de de Chi­na anun­ció un pa­que­te de prés­ta­mos de 3 mil 600 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra ener­gía y trans­por­te en ese país. “Tur­quía ha de­ci­di­do cla­ra­men­te que quie­re cor­te­jar a Chi­na”, ex­pli­ca Raf­fae­llo Pan­tuc­ci, di­rec­tor de es­tu­dios de se­gu­ri­dad in­ter­na­cio­nal en el Ro­yal Uni­ted Ser­vi­ces Ins­ti­tu­te en Lon­dres. “La pre­gun­ta es si Chi­na pue­de ha­cer una di­fe­ren­cia e in­ver­tir lo su­fi­cien­te pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de Tur­quía”.

A pe­sar de la ten­sión, el con­sen­so si­gue sien­do que Washington y Es­tam­bul de­pen­den uno del otro pa­ra per­mi­tir una rup­tu­ra. La eco­no­mía de Tur­quía es­tá co­nec­ta­da con Oc­ci­den­te, y su ubi­ca­ción en­tre Eu­ro­pa y Asia es de­ma­sia­do va­lio­sa pa­ra la OTAN.

“Di­mos un pa­so más ha­cia la zo­na en que Tur­quía si­gue sien­do un alia­do real­men­te enoja­do. Lle­va­mos un tiem­po ca­mi­nan­do en esa di­rec­ción”, co­men­ta So­ner Ca­gap­tay, di­rec­tor del Pro­gra­ma de In­ves­ti­ga­ción Tur­co del Ins­ti­tu­to de Washington pa­ra la Po­lí­ti­ca de Orien­te Pró­xi­mo. El país ha asu­mi­do que Oc­ci­den­te no co­rre­ría el ries­go de per­der lo que cons­ti­tu­ye el se­gun­do ejér­ci­to más gran­de de la OTAN. Y sin em­bar­go, da­da la in­cli­na­ción de Trump, no es­tá cla­ro si esos cálcu­los aún son vá­li­dos.

Al fi­nal, pue­de que la es­tra­te­gia de Er­do­gan de­pen­da me­nos de las ac­cio­nes de los lí­de­res mun­dia­les y más de que su pue­blo aguan­te la cri­sis eco­nó­mi­ca. Pe­ro la pa­cien­cia de los tur­cos se ago­ta, so­bre to­do an­te los lla­ma­dos del pre­si­den­te pa­ra que los ciu­da­da­nos cam­bien sus de­pó­si­tos en dó­la­res o eu­ros por li­ras tur­cas. Cual­quie­ra que lo ha­ya he­cho ha tirado su di­ne­ro. “He per­di­do cer­ca de un mi­llón de li­ras”, di­ce Cahit Bas, un jo­ye­ro en Es­tam­bul, re­fi­rién­do­se a una ci­fra que hoy va­le al­re­de­dor de 155 mil dó­la­res, en com­pa­ra­ción con los 340 mil dó­la­res que va­lía a me­dia­dos de 2016. La eco­no­mía ya era ma­la, afir­ma Bas, lue­go pa­só lo del clé­ri­go. “De­be­rían li­be­rar al pas­tor ya. De­bie­ron su­bir­lo al avión con la úl­ti­ma de­le­ga­ción que fue a EU. Pe­ro in­clu­so si el pas­tor es re­pa­tria­do, la re­la­ción EU-Tur­quía po­dría es­tar da­ña­da de for­ma irre­pa­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.