El éxito de la eco­no­mía sue­ca son sus in­mi­gran­tes

○El crecimiento por en­ci­ma del res­to de la UE mues­tra la ca­pa­ci­dad pa­ra atraer ta­len­tos al mer­ca­do la­bo­ral y man­te­ner­los.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - ECONOMÍA - —Ra­fae­la Lin­de­berg

Hus­sam Al-Hom­si lle­gó a Sue­cia en 2015 jun­to a cien­tos de mi­les de re­fu­gia­dos que huían de los ho­rro­res en la gue­rra en Si­ria. Tres años des­pués, es par­te de un gru­po de­mo­grá­fi­co que es­tá en el cen­tro de la ma­yor con­mo­ción po­lí­ti­ca en el país en un si­glo.

Sue­cia, con 10 mi­llo­nes de per­so­nas, ten­drá elec­cio­nes el 9 de sep­tiem­bre y las en­cues­tas mues­tran que la in­mi­gra­ción es un te­ma im­por­tan­te. Los De­mó­cra­tas de Sue­cia, un par­ti­do na­cio­na­lis­ta que abo­ga por un con­trol so­bre el nú­me­ro de in­mi­gran­tes per­mi­ti­dos ca­da año, pa­re­ce que arra­sa­rá en es­ca­ños.

En­tre la re­tó­ri­ca po­lí­ti­ca es­tá la his­to­ria del im­pul­so que per­so­nas co­mo Al-Hom­si dan a la eco­no­mía de 540 mil mi­llo­nes de dó­la­res. El rá­pi­do in­gre­so a Sue­cia de un gran nú­me­ro de re­fu­gia­dos y mi­gran­tes, unos 600 mil en los úl­ti­mos cin­co años, ha pro­du­ci­do las ta­sas de crecimiento más al­tas en Eu­ro­pa.

"Es­tos re­fu­gia­dos e in­mi­gran­tes lle­ga­ron en el mo­men­to jus­to", di­ce Lars Ch­ris­ten­sen, fun­da­dor de la con­sul­to­ra Mar­kets & Mo­ney Ad­vi­sory. "Es­toy preo­cu­pa­do por la fal­ta de in­cen­ti­vos (pa­ra tra­ba­jar) en el es­ta­do de bie­nes­tar sue­co, pe­ro no es­toy preo­cu­pa­do por los 250 mil re­fu­gia­dos que han lle­ga­do".

El PIB au­men­tó más de 3 por cien­to en los pri­me­ros dos tri­mes­tres del año, lo que es más rá­pi­do que el crecimiento del 2 por cien­to de la zo­na eu­ro. En los úl­ti­mos años, Sue­cia ha da­do mi­les de per­mi­sos de tra­ba­jo a desa­rro­lla­do­res de tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción, re­co­lec­to­res agrí­co­las y co­ci­ne­ros. Los tra­ba­ja­do­res extranjeros re­pre­sen­ta­ron to­do el crecimiento del em­pleo en el sec­tor in­dus­trial el año pa­sa­do y 90 por cien­to de las nue­vas pla­zas en el sec­tor del bie­nes­tar, co­mo aten­ción mé­di­ca y cui­da­do de an­cia­nos.

La mi­nis­tra de finanzas, Mag­da­le­na An­ders­son, men­cio­nó en agos­to que los re­cién lle­ga­dos re­ci­ben em­pleos dos ve­ces más rá­pi­do que en la úl­ti­ma dé­ca­da. Los in­mi­gran­tes en Sue­cia tie­nen una ta­sa de par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral de cer­ca de 82 por cien­to, unos 4 pun­tos por­cen­tua­les más que la me­dia de la UE.

Aun así, el mer­ca­do la­bo­ral sue­co ha te­ni­do di­fi­cul­ta­des pa­ra ab­sor­ber un flu­jo tan gran­de de per­so­nas, in­clu­so con más de 100 mil va­can­tes de tra­ba­jo. El des­em­pleo en­tre los extranjeros es de 20 por cien­to, en com­pa­ra­ción con el 6.8 por cien­to ge­ne­ral.

Los De­mó­cra­tas de Sue­cia quie­ren que el país de­je de acep­tar a quien so­li­ci­te asi­lo. Ar­gu­men­tan que el au­men­to de extranjeros ame­na­za con dre­nar el sis­te­ma de bie­nes­tar y des­truir la cohe­sión so­cial. El par­ti­do es­tá lis­to pa­ra ga­nar el apo­yo de más del 20 por cien­to de vo­tan­tes, pri­van­do a los dos blo­ques prin­ci­pa­les del 50 por cien­to ne­ce­sa­rio pa­ra for­mar un go­bierno só­li­do, se­gún las en­cues­tas.

En 2014, el ex pri­mer mi­nis­tro Fre­drik Rein­feldt ins­tó a los sue­cos a abrir sus co­ra­zo­nes a los in­mi­gran­tes. Pe­ro la afluen­cia en los úl­ti­mos años ha pues­to a prue­ba su hos­pi­ta­li­dad. Los me­dios vin­cu­lan la de­lin­cuen­cia con los extranjeros y re­tra­tan a mi­gran­tes co­mo una car­ga pa­ra el contribuyente. Y mien­tras los De­mó­cra­tas de Sue­cia han he­cho de la in­mi­gra­ción su te­ma, los par­ti­dos prin­ci­pa­les bus­can po­ner lí­mi­tes.

Un in­for­me del Gru­po de Ex­per­tos en Eco­no­mía Pú­bli­ca, un co­mi­té del Mi­nis­te­rio de Finanzas, es­ti­mó que el cos­to de los re­fu­gia­dos es de 8 mil dó­la­res por per­so­na anual­men­te du­ran­te to­da la vi­da. Joa­kim Ruist, au­tor del in­for­me, di­ce que los re­fu­gia­dos ra­ra vez tie­nen la edu­ca­ción o las ha­bi­li­da­des re­que­ri­das.

Al-Hom­si tie­ne un MBA, una formación en ac­cio­nes y bie­nes raí­ces y una ca­rre­ra que ya lo lle­vó a Du­bái, Kua­la Lum­pur, Mos­cú y Ni­ge­ria. Tan pron­to co­mo se le con­ce­dió el asi­lo, en­vió más de 300 so­li­ci­tu­des de em­pleo. Re­ci­bió una ofer­ta de en­tre­vis­ta pa­ra una pa­san­tía sin suel­do en Mi­cro­soft Corp. "Fue en­ton­ces cuan­do la reali­dad me gol­peó", re­la­ta.

Lo que fi­nal­men­te le abrió las puer­tas fue un pro­gra­ma "mi­ni-MBA" en la Es­cue­la de Eco­no­mía de Es­to­col­mo que ofre­ce un cur­so in­ten­si­vo so­bre es­tu­dios de ges­tión y cul­tu­ra la­bo­ral sue­ca pa­ra los re­cién lle­ga­dos. In­clu­ye una pa­san­tía de sie­te me­ses en em­pre­sas co­mo Te­le­fo­nak­tie­bo­la­get LM Erics­son y Spo­tify Tech­no­logy SA, así co­mo Nor­dea Bank AB. En los úl­ti­mos dos años, 29 per­so­nas se han gra­dua­do del pro­gra­ma. Al-Hom­si aho­ra tie­ne un tra­ba­jo en De­loit­te Tou­che Toh­mat­su Ltd. en Es­to­col­mo.

El Real Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Es­to­col­mo di­ri­ge una aca­de­mia de de­sa­rro­llo de soft­wa­re pa­ra re­cién lle­ga­dos. El pro­gra­ma in­clu­ye 500 ho­ras de co­di­fi­ca­ción Ja­va por tres me­ses. Has­ta aho­ra, cer­ca de 80 lo han com­ple­ta­do. "Lo que fal­ta en el de­ba­te es que la ma­yo­ría de los re­cién lle­ga­dos quie­ra ha­llar tra­ba­jo más que na­da", se­ña­la Far­zad Gol­chin, fun­da­dor de No­va­re Po­ten­tial, una em­pre­sa de re­clu­ta­mien­to que su­per­vi­sa la se­lec­ción de can­di­da­tos pa­ra el pro­yec­to. "Hay una gran frus­tra­ción en es­te gru­po".

Is­maiel Al­ka­dro, de 34 años, ci­ru­jano vas­cu­lar de Si­ria, aho­ra tra­ba­ja en un hos­pi­tal a 90 mi­nu­tos en coche de Es­to­col­mo. Al­ka­dro, quien lle­gó a Sue­cia en 2014, usa las re­des pa­ra ras­trear la di­fí­cil si­tua­ción de otros pro­fe­sio­na­les al­ta­men­te edu­ca­dos de su país que lu­chan por en­con­trar tra­ba­jo. "Co­noz­co a un mé­di­co que ha abier­to una piz­ze­ría", co­men­ta. "Los em­plea­do­res tie­nen cui­da­do de lla­mar a una per­so­na con un nom­bre ex­tran­je­ro a una en­tre­vis­ta", aña­de. "Pe­ro uno no pue­de dar­se por ven­ci­do".

Hus­sam Al-Hom­si ac­tual­men­te tra­ba­ja en De­loit­te Tou­che Toh­mat­su Ltd. en Es­to­col­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.