Los ne­go­cios en la fron­te­ra de EU con Mé­xi­co se han que­da­do sin op­cio­nes de crédito.

○ El crédito es po­bre pa­ra ne­go­cios en una zo­na pro­pen­sa al la­va­do.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CON­TE­NI­DO - —Emily Feld­man

20 de sep­tiem­bre de 2018

Bu­si­ness­week.com El ne­go­cio de se­mi­llas de Sa­bri­na Hall­man ha ope­ra­do en al­ma­ce­nes a po­ca dis­tan­cia de la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co des­de 1989. Sie­rra Seed Co., que ven­de a pro­duc­to­res co­mer­cia­les en Mé­xi­co, es muy co­no­ci­da en su pe­que­ña ciu­dad de Arizona, al igual que Hall­man, una ex­di­rec­to­ra de es­cue­la que re­em­pla­zó a su pa­dre co­mo di­rec­to­ra eje­cu­ti­va en 2007.

Tres años des­pués, su ban­co fue ad­qui­ri­do por un ri­val y sus nue­vos pro­pie­ta­rios cor­ta­ron la lí­nea de cré­di­to de la que su ne­go­cio ha­bía de­pen­di­do du­ran­te años. La de­ci­sión fue tan sú­bi­ta que to­mó por sor­pre­sa a los em­plea­dos de la su­cur­sal de Hall­man, quie­nes abo­ga­ron an­te sus nue­vos due­ños por man­te­ner el cré­di­to de Sie­rra Seed. Sin em­bar­go, fue en vano. Da­do que la em­pre­sa ha­cía ne­go­cios en am­bos la­dos de la fron­te­ra fue con­si­de­ra­da un ries­go de la­va­do de di­ne­ro pa­ra el ban­co.

El ma­yor es­cru­ti­nio de las ins­ti­tu­cio­nes en las zo­nas con al­tos ín­di­ces de cri­mi­na­li­dad financiera, en par­ti­cu­lar las que se en­cuen­tran cer­ca de la fron­te­ra, ha pro­vo­ca­do que los ban­cos se ale­jen de ahí, con con­se­cuen­cias im­pre­vis­tas. Se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do en fe­bre­ro por la Ofi­ci­na de Res­pon­sa­bi­li­dad Gu­ber­na­men­tal de EU (GAO, por sus si­glas en in­glés), en Ca­le­xi­co, Ca­li­for­nia, hay una so­la su­cur­sal ban­ca­ria des­de las seis que ha­bía en 2013. San Ysi­dro, Ca­li­for­nia, per­dió cin­co de sus 12 su­cur­sa­les ban­ca­rias en el mis­mo pe­rio­do, mien­tras que un úni­co có­di­go pos­tal en No­ga­les, Arizona, per­dió tres de sus nue­ve su­cur­sa­les. De los ban­cos que per­ma­ne­cie­ron en la fron­te­ra del la­do de EU, ca­si 80 por cien­to men­cio­nó que ha­bía li­mi­ta­do o de­ja­do de ofre­cer ser­vi­cios a los clien­tes que po­drían re­que­rir un mo­ni­to­reo in­ten­si­vo.

Las em­pre­sas ad­mi­nis­tra­das por me­xi­ca­nos, las que rea­li­zan transac­cio­nes en am­bos la­dos de la fron­te­ra y las que ocu­pan prin­ci­pal­men­te efec­ti­vo en sus ope­ra­cio­nes, eran es­pe­cial­men­te pro­pen­sas a ser aban­do­na­das por los ban­cos.

Hall­man tar­dó dos años en en­con­trar uno dis­pues­to a re­em­pla­zar la lí­nea de cré­di­to de la que de­pen­día pa­ra pa­gar las fac­tu­ras du­ran­te la tem­po­ra­da ba­ja. J.P. Mor­gan Cha­se & Co. even­tual­men­te le otor­gó la mi­tad del cré­di­to que so­li­ci­tó, an­tes de can­ce­lar su cuen­ta 18 me­ses des­pués. "Pa­re­cía que ca­da vez que te da­bas la vuel­ta, al­guien de­cía: 'no te que­re­mos'", re­la­ta. "Y le es­ta­ba su­ce­dien­do a to­dos mis co­no­ci­dos".

Ciu­da­des co­mo No­ga­les, se­de de la com­pa­ñía de Hall­man, tie­nen una lar­ga his­to­ria de pa­gar el pre­cio de los pro­ble­mas trans­na­cio­na­les. La ciu­dad de 20 mil ha­bi­tan­tes se en­cuen­tra li­te­ral­men­te en la fron­te­ra: una im­po­nen­te va­lla oxi­da­da mar­ca el lí­mi­te in­ter­na­cio­nal en­tre los la­dos me­xi­cano y es­ta­dou­ni­den­se de lo que so­lía ser la mis­ma ciu­dad. El fá­cil mo­vi­mien­to de per­so­nas, pro­duc­tos y di­ne­ro a tra­vés de la fron­te­ra fue una gran ayu­da pa­ra las in­dus­trias mi­no­ris­tas y de pro­duc­tos agrí­co­las de No­ga­les, pe­ro tam­bién be­ne­fi­ció a los tra­fi­can­tes. "Ima­gi­na el agua pa­san­do por una pre­sa. Eso es lo que so­lía ser", de­ta­lla Nils Ur­man, un re­si­den­te de No­ga­les que di­ri­ge una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro des­ti­na­da a desa­rro­llar el cen­tro de la ciu­dad. “Los tra­fi­can­tes se or­ga­ni­za­ron en mo­te­les al otro la­do de la fron­te­ra. Te­nían ob­ser­va­do­res en el te­cho y cuan­do la pa­tru­lla fron­te­ri­za se iba, les da­ba la opor­tu­ni­dad de cru­zar".

La va­lla se le­van­tó en la dé­ca­da de 1990, pe­ro el ver­da­de­ro pun­to de in­fle­xión pa­ra la fron­te­ra de No­ga­les, Ur­man y otros re­si­den­tes, fue el 11 de sep­tiem­bre. La Ley Pa­trió­ti­ca de EU de 2001 au­men­tó la pre­sión so­bre los ban­cos pa­ra de­tec­tar e in­for­mar ac­ti­vi­da­des sos­pe­cho­sas e in­cre­men­tar las san­cio­nes a las ins­ti­tu­cio­nes que no cum­plie­ran.

En 2012, HSBC fue gol­pea­do con una mul­ta de 1.9 mil mi­llo­nes de dó­la­res por no de­tec­tar el la­va­do de más de 880 mi­llo­nes de dó­la­res pro­pie­dad de los cár­te­les me­xi­ca­nos.

En esa épo­ca, los ban­cos en No­ga­les, el puer­to de en­tra­da pri­vi­le­gia­do de los pro­duc­tos de Si­na­loa, que ade­más de al­ber­gar uno de los cár­te­les de la dro­ga más fa­mo­sos del mun­do tam­bién tie­ne un cli­ma fa­vo­ra­ble pa­ra cul­ti­var to­ma­tes, au­men­ta­ron los in­gre­sos en cuen­tas sos­pe­cho­sas. Al­gu­nos ban­cos con­tra­ta­ron ofi­cia­les de cum­pli­mien­to adi­cio­na­les pa­ra ad­mi­nis­trar la car­ga de tra­ba­jo, pe­ro pa­ra los gran­des ban­cos con de­ce­nas de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en ac­ti­vos, esas pe­que­ñas cuen­tas fron­te­ri­zas eran pres­cin­di­bles.

Un im­por­tan­te ban­co ce­rró 5 mil cuen­tas so­lo en 2016, se­gún la GAO, que re­pre­sen­tan me­nos del 0.5 por cien­to de sus cuen­tas to­ta­les.

Pa­ra aque­llos, cu­yas cuen­tas es­tán ce­rra­das, el im­pac­to ha si­do abru­ma­dor. Chuck Tho­mas, quien di­ri­ge un ne­go­cio de pro­duc­tos agrí­co­las de 51 años de an­ti­güe­dad en Arizona, per­dió su cuen­ta co­mer­cial de Cha­se a mi­tad de la tem­po­ra­da 2014. "Lo que me des­con­cer­tó es que no te­nía ope­ra­cio­nes trans­fron­te­ri­zas", se­ña­la Tho­mas. Cha­se fi­nal­men­te ce­rró una de sus dos su­cur­sa­les en la ciu­dad y Bank of Ame­ri­ca pron­to hi­zo lo mis­mo, jus­to des­pués de en­fren­tar­se a Hall­man co­mo clien­te. Ella se que­dó con ellos pe­se que su su­cur­sal más cer­ca­na es­tá a más de 64 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Sin em­bar­go, no to­dos es­tán en con­di­cio­nes de to­mar esa de­ci­sión.

"El 90 por cien­to de es­ta co­mu­ni­dad es his­pa­na y mu­chas de las per­so­nas que la con­for­man no tie­nen idea de las car­tas que re­ci­bían de Bank of Ame­ri­ca", ex­pli­ca Ch­ris Ci­ru­li, un dis­tri­bui­dor de pro­duc­tos agrí­co­las que dio mi­cro­cré­di­tos a los em­plea­dos cuan­do el ban­co se fue de la ciu­dad.

Al­gu­nos re­cu­rrie­ron a pres­ta­mis­tas en lí­nea o tu­vie­ron que em­pe­ñar ca­mio­nes pa­ra pa­gar la nó­mi­na, de­ta­lla Lea Már­quez Pe­ter­son, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio His­pa­na de Tuc­son.

En me­dio del éxo­do, First Bank Yu­ma, una pe­que­ña ins­ti­tu­ción re­gio­nal, abrió su pri­me­ra su­cur­sal en No­ga­les den­tro de un lu­jo­so edi­fi­cio de cris­tal del cen­tro de la ciu­dad.

Con tan­tos ne­ce­si­ta­dos de ser­vi­cios ban­ca­rios, es­tá en con­di­cio­nes de ser exi­gen­te. Da­vid Es­qui­vel, vi­ce­pre­si­den­te se­nior del ban­co, comenta que ini­cial­men­te li­mi­tó sus clien­tes a ne­go­cios de pro­duc­tos agrí­co­las co­no­ci­dos y se ha ex­pan­di­do so­lo a tra­vés de re­fe­ren­cias, una de las for­mas en que ma­ne­ja los ries­gos. Ape­nas cua­tro años des­pués de su aper­tu­ra en No­ga­les, aña­de, la su­cur­sal ya no bus­ca ac­ti­va­men­te de­pó­si­tos.

La Cor­po­ra­ción Fe­de­ral de Se­gu­ros de De­pó­si­tos y otras agen­cias fe­de­ra­les en EU han en­via­do re­pre­sen­tan­tes a No­ga­les pa­ra ex­pli­car có­mo es un mo­ni­to­reo ex­haus­ti­vo pa­ra atra­par y di­sua­dir a los de­lin­cuen­tes. Es un ar­gu­men­to con el que la gen­te del pue­blo es­tá fa­mi­lia­ri­za­da.

"Siem­pre he­mos si­do es­te ti­po de lu­gar don­de se vier­ten to­das es­tas re­gu­la­cio­nes fe­de­ra­les", ex­pli­ca Ur­man. "Te­ne­mos que dar­nos cuen­ta de que el cen­tro de la ciu­dad no se­rá lo que so­lía ser".

Un ma­pa con la lo­ca­li­za­ción de los clien­tes de Sie­rra Seeds (izq.). Al­gu­nas se­mi­llas de la em­pre­sa (der.).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.