A una dé­ca­da de la cri­sis fi­nan­cie­ra, su le­ga­do más con­tun­den­te es Do­nald Trump.

○ La de­ba­cle de 2008 dio pie al po­pu­lis­mo que go­bier­na hoy en EU.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CON­TE­NI­DO - 20 de sep­tiem­bre de 2018 Bu­si­ness­week.com

Era enero de 2010 y el se­cre­ta­rio del Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se, Ti­mothy Geith­ner, aca­ba­ba de ha­blar por te­lé­fono con el pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral, Ben Ber­nan­ke. La eco­no­mía es­ta­ba, si no exac­ta­men­te sa­lu­da­ble, mu­cho me­jor que cuan­do él asu­mió el car­go un año an­tes, un mo­men­to en que el mun­do se aso­ma­ba a otra Gran De­pre­sión. El con­ta­gio fi­nan­cie­ro se ha­bía de­te­ni­do. El cre­ci­mien­to ha­bía re­gre­sa­do. El mer­ca­do de va­lo­res lle­va­ba diez me­ses en una ra­cha al­cis­ta que du­ra has­ta hoy.

Pe­ro Geith­ner te­nía la re­sig­na­ción de un hom­bre de­rro­ta­do. Tras va­rios me­ses de con­ver­sa­cio­nes, es­ta era nues­tra en­tre­vis­ta de des­pe­di­da, su opor­tu­ni­dad de pre­sen­tar su de­fen­sa de que la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma ha­bía res­ca­ta­do al país de la ruina fi­nan­cie­ra. Geith­ner con­fia­ba en que ha­bían to­ma­do la de­ci­sión co­rrec­ta al cen­trar­se en res­tau­rar el cre­ci­mien­to en lu­gar de im­par­tir la jus­ti­cia po­pu­lar cas­ti­gan­do a los ban­cos. Pe­ro su ar­gu­men­to se di­sol­vía en el fa­ta­lis­mo.

Tres días an­tes, los elec­to­res de Mas­sa­chu­setts ha­bían emi­ti­do un vo­to co­rrec­ti­vo al ele­gir a un re­pu­bli­cano pa­ra ocu­par el escaño del Se­na­do del de­mó­cra­ta Ted Ken­nedy, en una elec­ción es­pe­cial que ame­na­za­ba con pa­ra­li­zar la agen­da de Oba­ma. Fue una se­ñal tem­pra­na del con­tra­gol­pe po­lí­ti­co que si­guió a la cri­sis fi­nan­cie­ra co­mo ré­pli­ca de un te­rre­mo­to. Le pre­gun­té a Geith­ner si creía que la opi­nión po­pu­lar cam­bia­ría pa­ra fa­vo­re­cer a Oba­ma. "Al fi­nal, lo que le im­por­ta a la gen­te es: ¿Qué hi­cis­te? ¿Hi­zo que me­jo­ra­ra la si­tua­ción o no? Esa es la va­ra con la que se­rás juz­ga­do", res­pon­dió. "Aho­ra bien, ¿se­rá reivin­di­ca­do el pre­si­den­te con el tiem­po? De­be­ría, pe­ro no es­toy se­gu­ro de que así sea. Tal vez no", sus­pi­ró.

El es­cep­ti­cis­mo de Geith­ner fue pre­mo­ni­to­rio, aun cuan­do él no al­can­za­ba a ad­ver­tir la mag­ni­tud de la ira po­pu­lar o cuán­to tiem­po du­ra­ría. Oba­ma y él vie­ron la cri­sis prin­ci­pal­men­te co­mo un even­to ma­cro­eco­nó­mi­co que po­día re­sol­ver­se a tra­vés de una se­rie de so­lu­cio­nes téc­ni­cas agre­si­vas.

Mien­tras or­ga­ni­za­ban las fu­sio­nes, los res­ca­tes y las in­yec­cio­nes de la Re­ser­va Fe­de­ral que sal­va­ron a to­da cla­se de cor­po­ra­cio­nes, des­de Ci­ti­group a Ge­ne­ral Mo­tors, pa­san­do por Gold­man Sachs y AIG, ig­no­ra­ban el tam­bor de la fu­ria jus­ti­fi­ca­da del pú­bli­co an­te la ava­ri­cia y la im­pru­den­cia ex­hi­bi­das por las fi­nan­cie­ras y los pres­ta­mis­tas hi­po­te­ca­rios.

Lo que fue tan su­rrea­lis­ta de es­te pe­rio­do no fue la con­vic­ción de Oba­ma de que el cre­ci­mien­to era un eli­xir má­gi­co que lo arre­gla­ría to­do, sino su creen­cia de que pa­ra lo­grar­lo de­bía pro­te­ger, en lu­gar de cas­ti­gar, a los que ha­bían em­pu­ja­do a la eco­no­mía al abis­mo. Cuan­do reunió a los di­rec­to­res ge­ne­ra­les de los prin­ci­pa­les ban­cos en la Ca­sa Blan­ca en la pri­ma­ve­ra de 2009, Oba­ma les di­jo: "Mi ad­mi­nis­tra­ción es lo úni­co que que­da en­tre us­te­des y la hor­ca". Co­mo fla­ge­lan­tes, él y su equi­po eco­nó­mi­co es­ta­ban dis­pues­tos a ab­sor­ber los azo­tes que de­be­rían ha­ber re­caí­do, me­re­ci­da­men­te y con ra­zón, so­bre sus in­vi­ta­dos de Wall Street, en la creen­cia de que pro­te­ger­los ser­vía a un pro­pó­si­to su­pe­rior.

Diez años des­pués de la cri­sis, es­tá cla­ro que Oba­ma fue in­ge­nuo al pen­sar que po­día ig­no­rar o con­te­ner el sen­ti­mien­to pú­bli­co. Las cri­sis fi­nan­cie­ras ata­ñen tan­to a la po­lí­ti­ca co­mo a la eco­no­mía. ¿Có­mo po­dría no ser así? Mi­llo­nes per­die­ron su em­pleo, su ho­gar, su ju­bi­la­ción, o las tres co­sas, y que­da­ron fue­ra de la cla­se me­dia. Mu­chos más vi­ven con la an­sie­dad de que to­da­vía pue­den per­der­los. Los sa­la­rios se es­tan­ca­ron cuan­do es­ta­lló la cri­sis y han se­gui­do así du­ran­te to­da la re­cu­pe­ra­ción. Re­cien­te­men­te, la Ofi­ci­na de Es­ta­dís­ti­cas La­bo­ra­les in­for­mó que la par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res en el in­gre­so no agrí­co­la ha caí­do a un mí­ni­mo que so­lo se ha­bía vis­to tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Pe­ro las con­di­cio­nes ma­te­ria­les per­so­na­les no ge­ne­ra­ron por sí so­las la res­pues­ta de los es­ta­dou­ni­den­ses a la cri­sis. Tam­bién hu­bo un com­po­nen­te mo­ral. La amar­ga iro­nía que se cer­nía so­bre Geith­ner en el mo­men­to de nues­tra reunión era que un gran nú­me­ro de es­ta­dou­ni­den­ses con­si­de­ra­ba que el al­cis­ta mer­ca­do bur­sá­til no era un in­di­ca­dor de la re­vi­ta­li­za­ción eco­nó­mi­ca sino un re­cor­da­to­rio in­dig­nan­te de que la aris­to­cra­cia fi­nan­cie­ra res­pon­sa­ble de la cri­sis no so­lo ha­bía que­da­do im­pu­ne, tam­bién se es­ta­ba ha­cien­do más ri­ca. Esa inequi­dad do­lió mu­cho. Una que­ja que los vo­tan­tes aún com­par­ten con­mi­go es que nin­gu­na fi­gu­ra de Wall Street fue a la cár­cel co­mo re­sul­ta­do de la cri­sis. En cam­bio, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia pro­ce­só a más de mil ban­que­ros a raíz de la cri­sis de aho­rro y cré­di­to de la dé­ca­da de 1990.

En una de­mo­cra­cia, las ma­sas se ha­cen oír. La his­to­ria de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se en la úl­ti­ma dé­ca­da es la de có­mo las fuer­zas que Oba­ma y Geith­ner no pu­die­ron con­te­ner re­con­fi­gu­ra­ron el mun­do. El dra­ma co­ti­diano de quie­bras y res­ca­tes ban­ca­rios fi­nal­men­te des­apa­re­ció de los ti­tu­la­res. Pe­ro los efec­tos de la cri­sis nun­ca des­apa­re­cie­ron, des­en­ca­de­nan­do ener­gías par­ti­da­rias en la iz­quier­da (Oc­cupy Wall Street) y en la de­re­cha (Tea Party) que ani­qui­la­ron la era po­lí­ti­ca pre­ce­den­te pa­ra in­tro­du­cir una nue­va tó­xi­ca y po­la­ri­zan­te. Las con­di­cio­nes que die­ron lu­gar a Do­nald Trump tu­vie­ron su gé­ne­sis en esa reac­ción, en esa res­pues­ta. Y la cre­cien­te ola de po­pu­lis­mo eco­nó­mi­co en­tre los de­mó­cra­tas nos ha­ce creer que las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, y el po­si­ble su­ce­sor de Trump, tam­bién se­rán se­cue­las de esa reac­ción.

El ma­yor efec­to de la cri­sis fi­nan­cie­ra y sus ra­mi­fi­ca­cio­nes fue la pér­di­da de la fe en las ins­ti­tu­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos. Ini­cial­men­te, y co­mo era ló­gi­co, es­ta pér­di­da de con­fian­za se con­cen­tró en el sec­tor fi­nan­cie­ro. Cuan­do Oba­ma fue elec­to pre­si­den­te por pri­me­ra vez du­ran­te lo peor de la cri­sis, Ga­llup re­por­tó que la con­fian­za en los ban­cos ha­bía caí­do a un mí­ni­mo his­tó­ri­co. Un nú­me­ro abru­ma­dor de es­ta­dou­ni­den­ses (86 por cien­to) ca­li­fi­có los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos co­mo el más acu­cian­te del país. Pe­ro a me­di­da que pa­só el tiem­po, la cul­pa se ex­ten­dió. La an­ti­pa­tía ha­cia Wall Street se con­vir­tió en des­con­fian­za ha­cia el go­bierno, que no so­lo fa­lló pa­ra mi­ti­gar los efec­tos de la cri­sis sino que tam­bién co­men­zó a pro­du­cir sus pro­pios pro­ble­mas, in­clui­do un te­mor por el in­cum­pli­mien­to del pa­go de la deu­da en 2011 y un cie­rre del go­bierno por fal­ta de fon­dos dos años des­pués. En 2013, a cin­co años del es­ta­lli­do de la cri­sis, Ga­llup re­ve­ló que los es­ta­dou­ni­den­ses ya no con­si­de­ra­ban que los "pro­ble­mas eco­nó­mi­cos" fue­ran lo más apre­mian­te a ni­vel na­cio­nal, el "go­bierno" los ha­bía re­em­pla­za­do co­mo la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción.

Ese cam­bio de cul­pa­ble no ocu­rrió por ac­ci­den­te. La otra ra­zón por la cual la cri­sis fi­nan­cie­ra se con­vir­tió en una fuer­za re­con­fi­gu­ra­do­ra tan po­de­ro­sa en la po­lí­ti­ca es que los re­pu­bli­ca­nos (y lue­go de­mó­cra­tas co­mo Ber­nie San­ders) la uti­li­za­ron pa­ra sus pro­pios fi­nes. El ar­qui­tec­to de es­ta es­tra­te­gia fue el lí­der de la ma­yo­ría del Se­na­do, el re­pu­bli­cano Mitch McCon­nell. En los úl­ti­mos me­ses de la presidencia de Geor­ge W. Bush, cuan­do Leh­man Brot­hers co­lap­só y la eco­no­mía mun­dial se tam­ba­lea­ba, el se­na­dor de Ken­tucky

“Ig­no­rar el sen­ti­mien­to po­pu­lar siem­pre tie­ne con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas y a me­nu­do unas que no po­de­mos ima­gi­nar”

ayu­dó a im­pul­sar “el res­ca­te”, ofi­cial­men­te de­no­mi­na­do Pro­gra­ma de Ali­vio pa­ra Ac­ti­vos en Pro­ble­mas (TARP, por sus si­glas en in­glés), un pro­yec­to bi­par­ti­dis­ta que Bush hi­zo ley un mes an­tes de las elec­cio­nes de 2008. En ese tiem­po, McCon­nell elo­gió la apro­ba­ción del TARP co­mo "uno de los me­jo­res mo­men­tos en la his­to­ria del Se­na­do", un co­men­ta­rio que le va­lió la ene­mis­tad de los con­ser­va­do­res de lí­nea du­ra.

Pe­ro tres me­ses des­pués, cuan­do Oba­ma en­tró a la Ca­sa Blan­ca, McCon­nell cal­cu­ló que la ira pú­bli­ca por la cri­sis po­día apro­ve­char­se pa­ra ob­te­ner ré­di­tos po­lí­ti­cos. Obs­tru­yó la ca­pa­ci­dad del go­bierno pa­ra dis­tri­buir los fon­dos TARP, avi­van­do el re­sen­ti­mien­to ha­cia los ban­que­ros y otros ac­to­res in­dig­nos que re­ci­bían res­ca­tes. McCon­nell no se disculpó por es­to. "Tra­ba­ja­mos muy du­ro pa­ra man­te­ner nues­tras hue­llas dac­ti­la­res fue­ra de es­tas pro­pues­tas", me di­jo en 2010. "Por­que pen­sa­mos que la úni­ca for­ma de que el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se supiera que es­ta­ba en mar­cha un gran de­ba­te era si las me­di­das no eran bi­par­ti­dis­tas. Cuan­do cuel­gas la eti­que­ta ‘bi­par­ti­dis­ta’ en al­go, la per­cep­ción es que las di­fe­ren­cias se han re­suel­to y que hay un amplio acuer­do de que ese es el ca­mino a se­guir".

La po­la­ri­za­ción re­sul­tan­te ayu­dó a los re­pu­bli­ca­nos a ga­nar la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes en 2010 y el Se­na­do cua­tro años des­pués. McCon­nell fra­ca­só en su ob­je­ti­vo de ha­cer de Oba­ma un pre­si­den­te de un so­lo man­da­to, prin­ci­pal­men­te por­que los de­mó­cra­tas cam­bia­ron el guión en 2012 y des­cri­bie­ron a Mitt Rom­ney co­mo un "ca­pi­ta­lis­ta bui­tre" ami­go de Wall Street.

Pe­ro la ira en la po­lí­ti­ca se pa­re­ce mu­cho a un in­cen­dio fo­res­tal: pue­de sa­lir­se rá­pi­da­men­te de con­trol. Pa­ra el mo­men­to en que Trump anun­ció su can­di­da­tu­ra en 2015, los áni­mos es­ta­ban tan cal­dea­dos que los es­ta­dou­ni­den­ses de to­das las ten­den­cias es­ta­ban re­sen­ti­dos con las "éli­tes" que di­ri­gían am­bos par­ti­dos, al­go que sus opo­nen­tes re­pu­bli­ca­nos no en­ten­die­ron has­ta que fue de­ma­sia­do tar­de. La cam­pa­ña de Trump, im­pul­sa­da prin­ci­pal­men­te por la ani­mo­si­dad con­tra los in­mi­gran­tes, tam­bién tu­vo otro enemi­go: la éli­te de Wall Street. An­te la in­sis­ten­cia de Ste­ve Ban­non, Trump de­di­có mu­cho tiem­po a ata­car a las gran­des ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras en nom­bre del ciu­da­dano ol­vi­da­do y ali­men­tó la sos­pe­cha de que una ca­ma­ri­lla de man­da­ri­nes po­lí­ti­cos y fi­nan­cie­ros es­tran­gu­la­ba a la gen­te de a pie.

Cuan­do en­tre­vis­té a Trump jus­to des­pués de ha­ber ama­rra­do la no­mi­na­ción re­pu­bli­ca­na, me di­jo que te­nía la in­ten­ción de trans­for­mar al Par­ti­do Re­pu­bli­cano en uno de los tra­ba­ja­do­res, un par­ti­do de la gen­te que no ha te­ni­do un au­men­to sa­la­rial real en 18 años, que es­tá enoja­da.

Su men­sa­je fi­nal en la cam­pa­ña ape­ló cons­cien­te­men­te a la ra­bia que tan­ta gen­te ha­bía sen­ti­do con­tra Wall Street y Was­hing­ton. El úl­ti­mo de sus spots en vís­pe­ras de las elec­cio­nes mos­tra­ba imá­ge­nes de la pre­si­den­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral, Janet Ye­llen, y del CEO de Gold­man Sachs, Lloyd Blank­fein, im­pli­cán­do­los jun­to a Hi­llary Clin­ton, en lo que Trump lla­mó "una es­truc­tu­ra de po­der glo­bal que es res­pon­sa­ble de las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas que han ro­ba­do a nues­tra cla­se tra­ba­ja­do­ra, que han des­po­ja­do a nues­tro país de su ri­que­za y que han pues­to ese di­ne­ro en los bol­si­llos de un pu­ña­do de gran­des cor­po­ra­cio­nes y en­ti­da­des po­lí­ti­cas ". Y agre­gó: “la úni­ca co­sa que pue­de pa­rar es­ta má­qui­na co­rrup­ta son us­te­des". No es de ex­tra­ñar que es­te men­sa­je to­ca­ra una fi­bra sen­si­ble: ¿Qué es Trump si no la en­car­na­ción de un puño ce­rra­do y la pro­me­sa de im­par­tir jus­ti­cia?

Des­de su in­ves­ti­du­ra, por su­pues­to, Trump ha de­mos­tra­do ser cual­quier co­sa me­nos el azo­te de Wall Street. Su prin­ci­pal lo­gro le­gis­la­ti­vo es un re­cor­te de im­pues­tos pa­ra las cor­po­ra­cio­nes y los ri­cos que ha de­lei­ta­do a las éli­tes fi­nan­cie­ras y ha em­pu­ja­do los mer­ca­dos a ni­ve­les más al­tos.

Los de­mó­cra­tas le han res­pon­di­do a Trump con una suer­te de des­in­hi­bi­ción ca­tár­ti­ca, li­be­rán­do­se de los gri­lle­tes que Oba­ma ha­bía im­pues­to al exo­ne­rar a los ban­que­ros y re­cor­tar los pro­gra­mas so­cia­les pa­ra equi­li­brar el pre­su­pues­to. Úl­ti­ma­men­te, la ener­gía de la iz­quier­da ha gi­ra­do en torno a gran­des ideas des­es­ta­bi­li­za­do­ras del pre­su­pues­to, co­mo la co­le­gia­tu­ra uni­ver­si­ta­ria gra­tui­ta y Me­di­ca­re pa­ra to­dos, que son en sí mis­mas una res­pues­ta a la cri­sis, un au­men­to de las exi­gen­cias al go­bierno por par­te de los des­con­ten­tos con la es­tre­chez de la re­cu­pe­ra­ción.

En­tre es­tas pro­pues­tas es­tá ocul­to un de­seo frus­tra­do de ajus­tar cuen­tas con el es­ta­blish­ment de Wall Street y Was­hing­ton que ha guia­do a la eco­no­mía po­lí­ti­ca des­de la cri­sis. Es­to es más evi­den­te en el nue­vo pro­yec­to de ley de Eli­za­beth Wa­rren, la Ley del Ca­pi­ta­lis­mo Res­pon­sa­ble, que em­po­de­ra­ría a los tra­ba­ja­do­res a ex­pen­sas de sus je­fes cor­po­ra­ti­vos a la vez que re­dis­tri­bui­ría la ri­que­za del uno por cien­to ha­cia aba­jo (el ele­men­to mo­ral es­tá jus­to ahí, en el nom­bre).

En­tre los ex­per­tos po­lí­ti­cos y fi­nan­cie­ros, es­tas pro­pues­tas son con­si­de­ra­das en su ma­yo­ría ex­cén­tri­cas y han si­do re­ci­bi­das con una com­bi­na­ción de bur­la y sar­cas­mo. Tal vez de­be­rían to­mar­se más en se­rio, ya que son otra ex­pre­sión de frus­tra­ción con un sis­te­ma que no ha ofre­ci­do una re­cu­pe­ra­ción sa­tis­fac­to­ria pa­ra de­ce­nas de mi­llo­nes de per­so­nas en to­dos los rin­co­nes.

Pre­de­cir la ma­ne­ra en que es­ta ener­gía se­gui­rá re­con­fi­gu­ran­do nues­tra po­lí­ti­ca es ca­si im­po­si­ble. Cuan­do Geith­ner y yo nos sen­ta­mos en su des­pa­cho en 2010, pen­san­do en lo que nos de­pa­ra­ba el fu­tu­ro, nin­guno de no­so­tros po­día ha­ber ima­gi­na­do que una con­se­cuen­cia de la cri­sis fi­nan­cie­ra se­ría el pre­si­den­te Do­nald Trump. La lec­ción que que­da des­pués de to­dos es­tos años es la mis­ma que Geith­ner es­ta­ba em­pe­zan­do a vis­lum­brar: Ig­no­rar el sen­ti­mien­to po­pu­lar siem­pre tie­ne con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas y a me­nu­do unas que no po­de­mos ima­gi­nar.

“La úni­ca co­sa que pue­de pa­rar es­ta má­qui­na co­rrup­ta son us­te­des”

○ Geith­ner

○ McCon­nell

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.