Lin­do co­mer­cial, Ni­ke, aun­que tus bron­cas de gé­ne­ro si­guen

○A pe­sar de des­pe­dir a 11 ge­ren­tes, la com­pa­ñía en­fren­ta de­man­das por po­lí­ti­cas laborales con­tra las mu­je­res.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - NE­GO­CIOS -

Has­ta ha­ce po­co, las que­jas de aco­so sexual en Ni­ke Inc. se­guían un iti­ne­ra­rio fa­mi­liar en la era de #MeToo. Es de­cir, las mu­je­res que tra­ba­ja­ban en la em­pre­sa com­par­tían in­for­ma­ción so­bre el abuso que en­fren­ta­ban en el tra­ba­jo y, po­co des­pués, ro­da­ban ca­be­zas en la com­pa­ñía.

Pe­ro aho­ra, cua­tro exem­plea­das de Ni­ke es­tán de­man­dan­do en los tri­bu­na­les al gi­gan­te de la ro­pa de­por­ti­va no por aco­so sexual, sino por dis­cri­mi­na­ción sa­la­rial y opor­tu­ni­da­des li­mi­ta­das pa­ra que las mu­je­res ob­ten­gan as­cen­sos en la em­pre­sa.

Las de­man­dan­tes pi­den una in­dem­ni­za­ción y el fin de las pre­sun­tas po­lí­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias de Ni­ke. Si la de­man­da su­pera el di­fí­cil obs­tácu­lo pa­ra ob­te­ner el es­ta­tus de ac­ción co­lec­ti­va, se es­pe­ra que se unan al me­nos otras 500 mu­je­res, afir­ma una abo­ga­da de las que­re­llan­tes.

“Li­mi­tar­se a des­pe­dir a al­gu­nas per­so­nas no va a cambiar al­go que se lle­va pro­du­cien­do du­ran­te mu­chos años”, di­ce Laura Sa­lerno Owens, la abo­ga­da de las de­man­dan­tes. “Así no es co­mo fun­cio­na es­to”.

Com­pa­ñías que tam­bién han si­do de­man­da­das por aco­so sexual han apli­ca­do des­pi­dos mas­cu­li­nos de al­to per­fil, co­mo en NFL Network y CBS Corp. Pe­ro lo que ha­ce que la de­man­da con­tra Ni­ke sea di­fe­ren­te es que pre­ten­de eli­mi­nar un pre­sun­to sis­te­ma de dis­cri­mi­na­ción en el cual el aco­so es so­lo una par­te de un pro­ble­ma ma­yor. Tam­bién pue­de sig­ni­fi­car que la des­ti­tu­ción de los in­vo­lu­cra­dos se­ría so­lo el co­mien­zo de los pro­ble­mas le­ga­les de la em­pre­sa, en lu­gar del fi­nal.

“Si exis­te una cul­tu­ra de aco­so den­tro de una organización, eso pro­ba­ble­men­te su­gie­re pro­ble­mas más am­plios en torno a la equi­dad de gé­ne­ro”, ad­vier­te Emily Martin, vi­ce­pre­si­den­ta de edu­ca­ción y jus­ti­cia la­bo­ral en el Na­tio­nal Wo­men’s Law Cen­ter. En el ca­so de Ni­ke, esos pro­ble­mas más am­plios in­clu­yen acu­sa­cio­nes de sa­la­rios ini­cia­les más ba­jos y el nu­lo as­cen­so de las mu­je­res a los tra­ba­jos me­jor pa­ga­dos.

El aco­so y la dis­cri­mi­na­ción sa­la­rial a me­nu­do van de la mano por­que son sín­to­mas de la mis­ma en­fer­me­dad, afir­man los de­fen­so­res de los de­re­chos de las mu­je­res. Ch­ris­ti­na Chen-Os­ter, quien es par­te de una de­man­da co­lec­ti­va de dis­cri­mi­na­ción sa­la­rial con­tra Gold­man Sachs Group Inc., por ejem­plo, ase­gu­ró que su ca­rre­ra fue cues­ta aba­jo des­pués de su­frir una agre­sión sexual de un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo. Y Lilly Led­bet­ter, quien lle­vó a la Su­pre­ma Cor­te su ca­so de dis­cri­mi­na­ción sa­la­rial con­tra Good­year Ti­re & Rub­ber Co., tam­bién re­co­no­ció ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do aco­so sexual mien­tras tra­ba­jó allí. “El aco­so con fre­cuen­cia se com­bi­na con otras cla­ses de dis­cri­mi­na­ción, ya que el aco­so es una ex­pre­sión de des­va­lo­ri­za­ción de la mu­jer en el es­pa­cio la­bo­ral”, di­ce Martin.

Ni­ke ha re­co­no­ci­do los pro­ble­mas en la em­pre­sa y es­tá im­ple­men­tan­do al­gu­nos cam­bios. Re­cien­te­men­te in­tro­du­jo una lí­nea te­le­fó­ni­ca anó­ni­ma pa­ra que los em­plea­dos plan­teen sus preo­cu­pa­cio­nes, ofre­ce ta­lle­res de sen­si­bi­li­za­ción pa­ra ata­jar el ses­go in­cons­cien­te y es­tá brin­dan­do ca­pa­ci­ta­ción obli­ga­to­ria adi­cio­nal pa­ra diez mil ge­ren­tes. Ade­más, con­tra­tó ha­ce po­co a su pri­mer di­rec­tor de di­ver­si­dad e in­clu­sión.

Los cam­bios, afir­man al­gu­nos exem­plea­dos, no son su­fi­cien­tes, por­que no ha­cen nada pa­ra abor­dar un en­torno que me­nos­pre­cia a las mu­je­res. Kelly Cahill, ex­di­rec­to­ra se­nior en Ni­ke, men­cio­na que un su­pe­rior (que des­de en­ton­ces fue des­pe­di­do) usó un in­sul­to an­ti­gay pa­ra re­fe­rir­se a las mu­je­res en va­rias oca­sio­nes. Cahill, quien aho­ra tra­ba­ja pa­ra Adi­das AG, tam­bién afir­ma que en 2017 le pa­ga­ron apro­xi­ma­da­men­te 20 mil dó­la­res me­nos que a un hom­bre

“Li­mi­tar­se a des­pe­dir a al­gu­nas per­so­nas no va a cambiar al­go que se lle­va pro­du­cien­do du­ran­te mu­chos años”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.