Así son los lar­gos y pe­sa­dos me­ses infernales en Wall Street.

○Los re­por­tes tri­mes­tra­les suben el es­trés del mun­do ac­cio­na­rio, pe­ro po­dría cambiar.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - FI­NAN­ZAS - —An­nie Mas­sa e Ivan Le­vings­ton

Des­de ha­ce más de un cuar­to de si­glo, el ana­lis­ta de Wall Street, Mi­ke Ma­yo, bai­la al com­pás sin tre­gua del mun­do em­pre­sa­rial es­ta­dou­ni­den­se. Sus há­bi­tos de tra­ba­jo, los even­tos fa­mi­lia­res, su vi­da so­cial e in­clu­so su ru­ti­na de ejer­ci­cio y sus va­ca­cio­nes que­dan so­me­ti­dos al ci­clo apa­ren­te­men­te in­mu­ta­ble de los in­for­mes tri­mes­tra­les so­bre ga­nan­cias.

Cua­tro ve­ces al año tie­ne que ol­vi­dar­se de to­do lo de­más. ¿Los ni­ños? En­con­trar una ni­ñe­ra. ¿Gim­na­sio? Qui­zá a las 4:30 de la ma­ña­na.

Du­ran­te los 30 días en que se vi­ve un gran aje­treo, la adre­na­li­na es tan al­ta que a ve­ces Ma­yo se ol­vi­da de co­mer. Sal­ta, gri­ta y no suel­ta el te­lé­fono. Ce­le­bró su cen­té­si­ma tem­po­ra­da de ga­nan­cias es­te año con una ta­za de cho­co­la­te ca­lien­te con el úni­co fin de re­cu­pe­rar el alien­to. “El te­nis tie­ne cua­tro tor­neos Grand Slam”, comenta Ma­yo, ana­lis­ta ban­ca­rio de Wells Far­go. “Wall Street tie­ne sus cua­tro tem­po­ra­das tri­mes­tra­les de ga­nan­cias”.

¿Pe­ro qué pa­sa­ría si, pa­ra las fi­nan­zas es­ta­dou­ni­den­ses la Tie­rra abrup­ta­men­te cam­bia­ra y las cua­tro tem­po­ra­das de pron­to se re­du­je­ran a dos? Po­dría ser un de­li­rio. Pe­ro la idea aho­ra ha si­do plan­tea­da por el mis­mí­si­mo pre­si­den­te Do­nald Trump. En un tuit pu­bli­ca­do el 17 de agos­to, el man­da­ta­rio su­gi­rió que la Co­mi­sión de Bol­sa y Va­lo­res de Es­ta­dos Uni­dos (SEC, por la si­glas en in­glés) eva­lua­ra fir­me­men­te esa po­si­bi­li­dad.

Ese cam­bio mo­di­fi­ca­rá drás­ti­ca­men­te la vi­da en Wall Street. Al igual que Ma­yo, mi­les de ana­lis­tas, au­di­to­res, ge­ren­tes de car­te­ra, pro­fe­sio­na­les de las in­ver­sio­nes y ex­per­tos en re­la­cio­nes pú­bli­cas han cons­trui­do sus ca­rre­ras y sus vi­das en torno a los cua­tro tri­mes­tres de re­por­tes.

Las de­cla­ra­cio­nes de ga­nan­cias de­ben ela­bo­rar­se. Las lla­ma­das en con­fe­ren­cias arre­glar­se. Los in­for­mes es­cri­bir­se. Las re­co­men­da­cio­nes de ac­cio­nes ac­tua­li­zar­se cua­tro ve­ces al año.

Pla­cer es­ta­cio­nal

El cam­bio tam­bién pri­va­ría a las fir­mas de ana­lis­tas de por lo me­nos un pla­cer es­ta­cio­nal: oír có­mo las lla­ma­das en con­fe­ren­cia ha­cen so­nar la mú­si­ca a lo lar­go y an­cho de la ofi­ci­na.

Los tri­mes­tres, men­cio­na Ma­yo, son los rit­mos de su vi­da. Se sin­tió ali­via­do cuan­do su pri­me­ra hi­ja, aho­ra ma­yor, na­cie­ra un día des­pués de que ter­mi­na­ran las ga­nan­cias del se­gun­do tri­mes­tre.

Lo que es aún más im­por­tan­te, ad­vier­ten las vo­ces crí­ti­cas, es que mo­di­fi­car el rit­mo del mun­do em­pre­sa­rial es­ta­dou­ni­den­se a un pro­gra­ma se­mes­tral re­du­ci­ría la trans­pa­ren­cia pa­ra el pú­bli­co in­ver­sor.

Ac­tual­men­te, las em­pre­sas de Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co de­ben mos­trar sus da­tos ca­da tres me­ses. En un ri­tual que ri­ge a Wall Street y otros mer­ca­dos, y es tan cons­tan­te co­mo lo es el pa­so del ve­rano al oto­ño, más de 3 mil com­pa­ñías que co­ti­zan en la bol­sa es­ta­dou­ni­den­se pu­bli­can ac­tua­li­za­cio­nes fi­nan­cie­ras cru­cia­les pa­ra el mer­ca­do.

Es co­mo un che­queo que re­ve­la la sa­lud de una com­pa­ñía (o el al­can­ce de su en­fer­me­dad) y an­ti­ci­pa su vi­sión so­bre el fu­tu­ro.

El día de in­for­me de ga­nan­cias re­quie­re se­ma­nas de pre­pa­ra­ción y pe­que­ños ejér­ci­tos de eje­cu­ti­vos, per­so­nal de re­la­cio­nes con los in­ver­so­res, ase­so­res le­ga­les y ana­lis­tas de nú­me­ros.

Jun­tos son res­pon­sa­bles de ela­bo­rar un co­mu­ni­ca­do de pren­sa, es­ta­dos fi­nan­cie­ros de­ta­lla­dos y un guión pa­ra la te­le­con­fe­ren­cia con ana­lis­tas, a la que el pú­bli­co tie­ne ac­ce­so y sue­le du­rar re­gu­lar­men­te una ho­ra.

Las com­pa­ñías rue­gan que el día de re­por­tes sea abu­rri­do. Que no ha­ya sor­pre­sas, ni tro­pie­zos, ni má­xi­mos res­pon­sa­bles re­pren­dien­do a los ana­lis­tas.

Hay mo­les­tos de­ta­lles que vol­ver a che­quear pa­ra evi­tar el caos el día cru­cial. Los nú­me­ros de­ben ser exac­tos. Los eje­cu­ti­vos de­ben es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra las pre­gun­tas más in­ci­si­vas.

Lue­go hay de­ta­lles que real­men­te po­cas per­so­nas del otro la­do de las lla­ma­das si­quie­ra con­si­de­ran: ¿Fun­cio­na el sis­te­ma del te­lé­fono co­rrec­ta­men­te? ¿El ai­re acon­di­cio­na­do es­tá apa­ga­do y no hay cons­truc­cio­nes afue­ra?

Del mis­mo mo­do, los in­ver­so­res de­di­can in­con­ta­bles ho­ras al aná­li­sis de ca­da ho­ja de cálcu­lo y ca­da pro­nun­cia­mien­to so­bre las lla­ma­das de ga­nan­cias.

Jef­fe­ries Fi­nan­cial Group ase­gu­ró en su si­tio web que tie­ne 140 ana­lis­tas que pu­bli­can sus opi­nio­nes so­bre más de 2 mil ac­cio­nes. Eso es mu­cho tiem­po al te­lé­fono. "He es­ta­do des­pier­to has­ta las 3 de la ma­ña­na tra­ba­jan­do en to­dos los ma­ti­ces y en ca­da pa­la­bra que se di­jo en la con­fe­ren­cia te­le­fó­ni­ca", de­ta­lló Andy Hop­kins, quien di­ri­ge la in­ves­ti­ga­ción de ac­cio­nes pa­ra el ad­mi­nis­tra­dor de ac­ti­vos Wil­ming­ton Trust. "Es una de­ci­sión im­por­tan­te".

In­for­ma­do

In­clu­so si tu­vie­ran que ofre­cer re­por­tes so­lo dos ve­ces al año, al­gu­nas com­pa­ñías po­drían op­tar por con­ti­nuar con un sis­te­ma tri­mes­tral pa­ra man­te­ner in­for­ma­dos a los in­ver­so­res.

"No es co­mo si pu­sié­ra­mos nues­tros pies en nues­tros es­cri­to­rios du­ran­te seis me­ses", co­men­tó Lo­ren Mort­man, pre­si­den­te de la fir­ma de re­la­cio­nes con los in­ver­so­res The Equity Group. Co­mo di­jo Brett Good­man, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­cio­nes de E * Tra­de Fi­nan­cial Corp, los re­por­tes nun­ca ter­mi­nan. Se van cons­tru­yen­do du­ran­te to­do el año.

"En tér­mi­nos de la ca­den­cia de ca­da tri­mes­tre, el pe­rio­do pre­vio a los re­por­tes co­mien­za tan pron­to co­mo fi­na­li­zan los anteriores", di­jo Good­man.

"Cuan­do es­ta­mos en la sa­la pre­pa­rán­do­nos pa­ra las ga­nan­cias tri­mes­tra­les, ya es­ta­mos pen­san­do en lo que va­mos a ha­cer pa­ra el pró­xi­mo tri­mes­tre".

El res­to de los ci­clos de in­for­mes del mun­do va­rían. La Co­mi­sión Eu­ro­pea fi­na­li­zó el re­que­ri­mien­to tri­mes­tral en 2013, des­pués de que Ja­pón cam­bia­ra las cua­tro ve­ces al año a úni­ca­men­te dos en la dé­ca­da de 2000.

Fle­xi­bi­li­dad pa­ra pe­que­ñas em­pre­sas

Los par­ti­da­rios de la idea de Trump di­cen que ir bi­a­nual­men­te li­be­ra­rá a los di­rec­to­res ge­ne­ra­les de com­pa­ñías de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra que se cen­tren más en el pa­no­ra­ma ge­ne­ral y den fle­xi­bi­li­dad a las pe­que­ñas em­pre­sas.

El gas­to en in­ves­ti­ga­ción de Wall Street ha es­ta­do ba­jo es­cru­ti­nio des­de que las re­gu­la­cio­nes fi­nan­cie­ras eu­ro­peas hi­cie­ron 'clic' en ese pun­to en enero, des­glo­san­do su cos­to de otros ser­vi­cios.

Los in­ver­so­res tam­bién es­tán re­exa­mi­nan­do su gas­to en in­ves­ti­ga­ción, es­pe­cial­men­te a me­di­da que los al­go­rit­mos se ha­cen car­go ca­da vez más de las ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras.

Los crí­ti­cos, sin em­bar­go, abun­dan. Un es­tu­dio rea­li­za­do por el CFA Ins­ti­tu­te de Reino Uni­do con­clu­yó que el cam­bio a la pre­sen­ta­ción de in­for­mes bi­a­nua­les no eli­mi­na el pen­sa­mien­to a cor­to pla­zo de los in­ver­sio­nis­tas.

Tam­bién co­men­tó que la ma­yo­ría de las em­pre­sas con­ti­núan rea­li­zan­do los re­por­tes de ma­ne­ra tri­mes­tral, in­clu­so cuan­do ya no ha­ya quien los obli­gue a ha­cer­lo.

"Un mer­ca­do efi­cien­te ope­ra so­bre fun­da­men­tos, y si te­ne­mos me­nos da­tos fun­da­men­ta­les, se­ría com­pli­ca­do", des­ta­có Liz Young, quien se desem­pe­ña co­mo es­tra­te­ga de in­ver­sio­nes se­nior de BNY Me­llon In­vest­ment Ma­na­ge­ment.

Ro­bert Po­zen, quien es con­fe­ren­cis­ta se­nior del MIT Sloan School of Ma­na­ge­ment, men­cio­nó que cam­biar la pe­rio­di­ci­dad a dos ve­ces al año po­dría ha­cer que sea más ten­ta­dor in­ter­cam­biar in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da, por­que pa­sa­ría mu­cho tiem­po en­tre ca­da li­be­ra­ción de in­for­ma­ción ofi­cial.

Craig Hu­ber, ana­lis­ta de Hu­ber Re­search Part­ners, di­jo que el sis­te­ma de cua­tro tri­mes­tres al año per­mi­te una ma­yor trans­pa­ren­cia por­que, de lo con­tra­rio, el pe­rio­do en­tre ca­da in­for­me se­ría "una eter­ni­dad".

La opo­si­ción de Hu­ber se pro­du­ce a pe­sar de su car­ga de tra­ba­jo de 22 em­pre­sas, in­clui­das Fa­ce­book y CBS, mu­chas de las cua­les in­for­man el mis­mo día.

"Mi ré­cord es sie­te", de­ta­lló. "Cuan­do tie­nes más de tres, te anes­te­sia".

“En tér­mi­nos de la ca­den­cia de ca­da tri­mes­tre, el pe­rio­do pre­vio a los re­por­tes co­mien­za tan pron­to fi­na­li­zan los anteriores”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.