El na­cio­na­lis­mo une a Is­rael y Eu­ro­pa del Es­te

○ Ne­tan­yahu cor­te­ja a lí­de­res en la re­gión, ig­no­ran­do una his­to­ria de an­ti­se­mi­tis­mo pa­ra cen­trar­se en una alian­za con Trump.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - PO­LÍ­TI­CA -

Du­ran­te su reciente vi­si­ta a Lituania, el pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí, Ben­ja­min Ne­tan­yahu, co­lo­có una ofren­da flo­ral en un mo­nu­men­to que con­me­mo­ra a los 70 mil ju­díos ase­si­na­dos por los na­zis y sus co­la­bo­ra­do­res. Es­te pe­que­ño rincón de la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca tie­ne un sig­ni­fi­ca­do especial pa­ra Ne­tan­yahu, pues tie­ne raí­ces familiares li­tua­nas. Te­nía sen­ti­do que eli­gie­ra al país, un fir­me alia­do de Is­rael, co­mo se­de de una cum­bre bál­ti­ca que tam­bién in­cluía a los lí­de­res de Es­to­nia y Le­to­nia.

Sin em­bar­go, su pre­sen­cia en el an­ti­guo blo­que del Es­te es más un re­fle­jo de un mun­do po­lí­ti­co cam­bian­te que un tri­bu­to al pa­sa­do. Ne­tan­yahu se ha ocu­pa­do en es­tre­char la­zos con una re­gión ca­da vez más en­fren­ta­da con la co­rrien­te do­mi­nan­te eu­ro­pea. Con el avan­ce del an­ti­se­mi­tis­mo en Hun­gría y la ve­ci­na Po­lo­nia, po­dría pa­re­cer una alian­za po­co pro­ba­ble. Pe­ro el eje de la di­si­den­cia na­cio­na­lis­ta que ha di­vi­di­do a Eu­ro­pa en cues­tio­nes co­mo el apo­yo a la pre­si­den­cia de Do­nald Trump, la aco­gi­da de los re­fu­gia­dos mu­sul­ma­nes y la ne­go­cia­ción con Irán re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad pa­ra él. “El in­te­rés de Is­rael es romper la uni­dad eu­ro­pea en asun­tos re­la­cio­na­dos con Is­rael”, afir­ma Mi­chael Oren, exem­ba­ja­dor is­rae­lí en Es­ta­dos Uni­dos y vi­ce­mi­nis­tro de Ne­tan­yahu. “Pa­ra mí, mien­tras me­nos uni­da es­té Eu­ro­pa, me­jor. Soy op­ti­mis­ta so­bre eso. Una Eu­ro­pa uni­da no ha si­do una ben­di­ción pa­ra nues­tro país”.

Du­ran­te años, Is­rael se ha sen­ti­do in­jus­ta­men­te tra­ta­do por la Unión Eu­ro­pea (UE). Los fun­cio­na­rios co­mu­ni­ta­rios de Bru­se­las se han opues­to enér­gi­ca­men­te a la cons­truc­ción de asen­ta­mien­tos en Cis­jor­da­nia y que­rían una eti­que­ta especial pa­ra los pro­duc­tos que pro­vie­nen de los te­rri­to­rios ocu­pa­dos, una me­di­da que los is­rae­líes ca­li­fi­ca­ron de in­ten­to de boi­cot. En fe­chas más recientes, la UE apo­yó el acuer­do his­tó­ri­co con Irán so­bre su pro­gra­ma nu­clear, incluso des­pués de que Trump se re­ti­ra­ra del acuer­do. Bru­se­las tam­bién cri­ti­có la mu­dan­za de la em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos a Jerusalén.

La re­pre­sen­tan­te de asun­tos ex­te­rio­res de la UE, Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni, te­nía pre­vis­to vi­si­tar Is­rael en ju­nio, pe­ro Ne­tan­yahu no qui­so re­unir­se con ella. En cam­bio, unas se­ma­nas des­pués dio re­ci­bi­mien­to de hé­roe al pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vik­tor Or­bán, un fuer­te par­ti­da­rio de Trump y del pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin. Ne­tan­yahu ala­bó a Or­bán (quien lla­ma a Hun­gría una “de­mo­cra­cia an­ti­li­be­ral”) y di­jo que el man­da­ta­rio ha­bía de­fen­di­do a Is­rael “una y otra vez”. El hi­jo de Ne­tan­yahu lla­mó a Or­bán el “me­jor lí­der de Eu­ro­pa”, ha­cien­do eco de los elo­gios del exa­se­sor de Trump, Ste­ve Ban­non.

El año pa­sa­do, el lí­der is­rae­lí re­ci­bió una bienvenida si­mi­lar­men­te cá­li­da en Bu­da­pest, cuan­do se abs­tu­vo de cri­ti­car a Or­bán por lle­var a ca­bo una cam­pa­ña po­lí­ti­ca que con­vir­tió al mul­ti­mi­llo­na­rio fi­lán­tro­po Geor­ge So­ros en el enemi­go pú­bli­co nú­me­ro uno de la na­ción hún­ga­ra. La pos­tu­ra de Ne­tan­yahu re­sul­tó cho­can­te por­que el je­fe de la co­mu­ni­dad ju­día lo­cal y el em­ba­ja­dor de Is­rael en Hun­gría ha­bían di­cho que la cam­pa­ña in­ci­tó el mie­do en­tre los ju­díos por su uso de slo­gans an­ti­se­mi­tas. “Nos sor­pren­dió que el go­bierno is­rae­lí no nos apo­ya­ra”, co­men­ta An­drás Heis­ler, di­rec­tor de Maz­sihisz, la organización ju­día más gran­de de Hun­gría. “La po­lí­ti­ca se im­pu­so so­bre los va­lo­res”.

Ne­tan­yahu ha adop­ta­do un en­fo­que com­ba­ti­vo ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes li­be­ra­les, cri­ti­can­do a las ONG y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y ha ele­gi­do un ca­mino ca­da vez más na­cio­na­lis­ta. Su go­bierno apro­bó re­cien­te­men­te una ley que con­sa­gra el ca­rác­ter judío de Is­rael, lo que pro­vo­có pro­tes­tas de or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos ci­vi­les que ar­gu­men­tan que dis­cri­mi­na a la mi­no­ría ára­be del país.

Por otro la­do, pa­ra Or­bán y otros lí­de­res de Eu­ro­pa del Es­te, Is­rael tam­bién ofre­ce una vía de su­ma im­por­tan­cia a Washington. La elec­ción de Trump for­ta­le­ció la relación de Is­rael con Es­ta­dos Uni­dos y alen­tó su res­pal­do a los lí­de­res sub­ver­si­vos de la UE. Es­te año, Ne­tan­yahu apro­ve­chó una pa­ra­da en Berlín pa­ra re­unir­se con el em­ba­ja­dor de Trump en Ale­ma­nia, Ri­chard Gre­nell, quien de­to­nó la po­lé­mi­ca por de­cla­rar al me­dio de ul­tra­de­re­cha Breit­bart News que quie­re “em­po­de­rar” a las fuer­zas con­ser­va­do­ras en to­da Eu­ro­pa.

A los po­cos me­ses de asu­mir la pre­si­den­cia, Trump vi­si­tó Var­so­via y elo­gió a Po­lo­nia, que ha es­ta­do en­fren­ta­da con la UE por la in­de­pen­den­cia de los tri­bu­na­les po­la­cos. Trump tam­bién des­cri­bió a Or­bán co­mo un hom­bre con el que Es­ta­dos Uni­dos pue­de negociar, se­gún afir­ma el em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se en Hun­gría, Da­vid Corns­tein.

Hun­gría, por otra par­te, se ha abs­te­ni­do reite­ra­da­men­te de vo­tar en con­tra de Is­rael en Na­cio­nes Uni­das, in­clui­do el ca­so de la de­ci­sión de Trump de tras­la­dar su em­ba­ja­da en Is­rael des­de Tel Aviv a la ciu­dad de Jerusalén.

En ma­yo, Hun­gría se unió a Ru­ma­nía y Re­pú­bli­ca Che­ca pa­ra blo­quear una de­cla­ra­ción de la UE que cri­ti­ca­ba el tras­la­do. “Ne­tan­yahu pue­de me­jo­rar su ac­ce­so a la Ca­sa Blan­ca. El con­tac­to con Ne­tan­yahu es la mi­tad del ca­mino a Washington”, di­ce Alon Liel, ex­di­rec­tor ge­ne­ral del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Is­rael.

La amis­tad en­tre Po­lo­nia y Es­ta­dos Uni­dos se pu­so a prue­ba es­te año lue­go de que el pri­me­ro in­tro­du­je­ra una ley que ti­pi­fi­ca­ba co­mo de­li­to su­ge­rir que el país fue res­pon­sa­ble del Ho­lo­caus­to, par­te de una cam­pa­ña na­cio­na­lis­ta pa­ra pro­te­ger el ho­nor po­la­co. Des­pués de que el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos se­ña­la­ra que di­cha ley pue­de de­bi­li­tar los in­tere­ses y las re­la­cio­nes es­tra­té­gi­cas con ese país, és­ta se sua­vi­zó de mo­do que cualquier di­fa­ma­ción sea pu­ni­ble con mul­tas en lu­gar de cár­cel. Ne­tan­yahu res­pon­dió con un ges­to.

En ju­nio, fir­mó una de­cla­ra­ción con­jun­ta con el pri­mer mi­nis­tro po­la­co, Ma­teusz Mo­ra­wiec­ki, que re­sal­ta­ba la coope­ra­ción en­tre los dos paí­ses. Jun­tos con­de­na­ron no so­lo el an­ti­se­mi­tis­mo sino tam­bién la hos­ti­li­dad ha­cia los po­la­cos.

“Var­so­via ne­ce­si­ta es­te apo­yo, es­pe­cial­men­te aho­ra que tie­ne un es­ta­tus de pa­ria en la Unión Eu­ro­pea”, se­ña­ló Woj­ciech Sa­durs­ki, aca­dé­mi­co po­la­co y pro­fe­sor de ju­ris­pru­den­cia en la Uni­ver­si­dad de Sid­ney en Aus­tra­lia. “Y sa­be que una me­jor relación con Is­rael le ser­vi­rá mu­cho co­mo un bo­le­to a Washington”.

—Da­vid Wai­ner y Mil­da Se­puty­te con la co­la­bo­ra­ción de Zol­tan Si­mon, Woj­ciech Mosk­wa, Iri­na Vil­cu y Mar­ton Eder.

Di­plo­ma­cia re­gio­nal

Is­rael bus­ca con fuer­za aliados en el Orien­te eu­ro­peo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.