○ En Si­li­con Va­lley tie­nen un plan de es­ca­pe

Nueva Zelanda se­ría el re­fu­gio de los mi­llo­na­rios de las em­pre­sas de tec­no­lo­gía es­ta­dou­ni­den­ses, aun­que el go­bierno de ese país no es­té tan con­ten­to con la idea.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - POR­TA­DA - Oli­via Car­vi­lle con la co­la­bo­ra­ción de Su­san Wa­rren y Matt­hew Broc­kett Ilus­tra­cio­nes: Steph Da­vid­son

Las char­las apo­ca­líp­ti­cas en las fies­tas de Si­li­con Va­lley se han tra­du­ci­do en he­chos. En los úl­ti­mos me­ses, dos bún­ke­res de su­per­vi­ven­cia de 150 to­ne­la­das via­ja­ron por tie­rra y mar des­de un al­ma­cén de Te­xas has­ta las cos­tas de Nue­va Ze­lan­da, don­de es­tán en­te­rra­dos ba­jo tie­rra.

Se­gún Gary Lynch, ge­ren­te del fa­bri­can­te de bún­ke­res y re­fu­gios Ri­sing S Co., en los úl­ti­mos dos años sie­te em­pre­sa­rios de Si­li­con Va­lley han com­pra­do sus bún­ke­res pa­ra po­ner­los en tie­rras neo­ze­lan­de­sas. A la pri­me­ra se­ñal de apo­ca­lip­sis (una gue­rra nu­clear, un ger­men ase­sino, una re­be­lión con­tra el uno por cien­to más ri­co) los ca­li­for­nia­nos to­ma­rán un avión pri­va­do pa­ra re­fu­giar­se allá.

"Nue­va Ze­lan­da no es enemi­go de na­die", di­jo Lynch en en­tre­vis­ta des­de su ofi­ci­na en Mur­chi­son, Te­xas, al su­r­es­te de Da­llas. "No es un ob­je­ti­vo nu­clear. No es un blan­co de gue­rra. Es un lu­gar don­de las per­so­nas bus­can re­fu­gio".

La re­mo­ta na­ción in­su­lar, ubi­ca­da en el he­mis­fe­rio sur a cua­tro mil ki­ló­me­tros de la cos­ta de Aus­tra­lia, tie­ne me­nos de 5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y seis ve­ces más ove­jas, ade­más de be­lle­za na­tu­ral, bue­na co­nec­ti­vi­dad a in­ter­net, po­lí­ti­cos de ba­jo per­fil que via­jan en bi­ci­cle­ta al tra­ba­jo y pre­cios de al­qui­ler mu­cho más ba­ra­tos que los del área de la Bahía de San Fran­cis­co. Eso lo con­vier­te en un des­tino ca­da vez más po­pu­lar, no so­lo pa­ra aque­llos preo­cu­pa­dos por una dis­to­pía in­mi­nen­te, sino tam­bién pa­ra los em­pren­de­do­res tec­no­ló­gi­cos que bus­can in­cu­ba­do­ras pa­ra cul­ti­var star­tups.

"Se ha con­ver­ti­do en uno de los lu­ga­res pa­ra la gen­te de tec­no­lo­gía, so­bre to­do por­que no se pa­re­ce en na­da a Si­li­con Va­lley", di­jo Reg­gie Luedt­ke, un in­ge­nie­ro bio­mé­di­co de EU que se mu­da­rá a Nue­va Ze­lan­da pa­ra ser par­te del pro­gra­ma Sir Ed­mund Hi­llary Fe­llows­hip, crea­do pa­ra atraer a in­no­va­do­res tec­no­ló­gi­cos.

Luedt­ke, de 37 años, men­cio­nó que las per­so­nas en Ca­li­for­nia le han pre­gun­ta­do si se es­tá mu­dan­do co­mo par­te de un plan de con­tin­gen­cia apo­ca­líp­ti­co, por­que "el país es co­no­ci­do por eso".

Tal no­to­rie­dad ha he­cho que el ais­la­mien­to de Nue­va Ze­lan­da, otro­ra con­si­de­ra­do una des­ven­ta­ja eco­nó­mi­ca, sea uno de sus ma­yo­res ac­ti­vos. El país per­mi­te que los mi­gran­tes bá­si­ca­men­te se “com­pren” la re­si­den­cia a tra­vés de vi­sas de in­ver­sio­nis­ta, y los es­ta­dou­ni­den­ses acau­da­la­dos ya han in­ver­ti­do una for­tu­na en el país, a me­nu­do ad­qui­rien­do pro­pie­da­des pa­la­cie­gas.

El mul­ti­mi­llo­na­rio ges­tor de fon­dos de ries­go, Ju­lian Ro­ber­tson, po­see una ca­ba­ña con vis­tas al la­go Wa­ka­ti­pu en Queens­town, un lu­jo­so des­tino tu­rís­ti­co de la Is­la Sur. El pre­si­den­te de Fi­de­lity Na­tio­nal Fi­nan­cial Inc., Bill Fo­ley, tie­ne una fin­ca en la re­gión de Wai­ra­ra­pa, al nor­te de We­lling­ton, y el di­rec­tor de Ti­ta­nic, Ja­mes Ca­me­ron, com­pró una man­sión cer­ca del la­go Pou­nui.

La Vi­sa In­ves­tor Plus, que re­quie­re una in­ver­sión mí­ni­ma en tres años de 10 mi­llo­nes de dó­la­res neo­ze­lan­de­ses (unos 6 mi­llo­nes 700 mil dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses), atra­jo a 17 so­li­ci­tan­tes de EU en el año fis­cal 2017, des­pués de la elec­ción del pre­si­den­te Do­nald Trump.

An­te­rior­men­te, esa vi­sa neo­ze­lan­de­sa pro­me­dia­ba seis so­li­ci­tan­tes por año.

Más de diez es­ta­dou­ni­den­ses de la Cos­ta Oes­te han com­pra­do pro­pie­da­des mul­ti­mi­llo­na­rias en la re­gión de Queens­town en los úl­ti­mos dos años, re­ve­ló Mark Ha­rris, di­rec­tor de la ofi­ci­na lo­cal de bie­nes raí­ces de Sot­heby's.

En agos­to, en par­te en res­pues­ta a la vo­ra­ci­dad de los es­ta­dou­ni­den­ses por el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio del país, el go­bierno de Nue­va Ze­lan­da prohi­bió la ven­ta de vi­vien­das a ex­tran­je­ros, una me­di­da que en­tra­rá en vi­gor en los pró­xi­mos me­ses.

Pe­ter Thiel, el mul­ti­mi­llo­na­rio co­fun­da­dor de Pa­yPal, cau­só gran es­cán­da­lo cuan­do se le con­ce­dió la ciu­da­da­nía des­pués de pa­sar so­lo do­ce días en el país, no fal­ta­ron las crí­ti­cas de que el pa­sa­por­te de Nue­va Ze­lan­da es­ta­ba a la ven­ta. Thiel po­see una ca­sa de 13 mi­llo­nes 800 mil dó­la­res y 193 hec­tá­reas en la pe­que­ña ciu­dad de Wa­na­ka y com­pró otra pro­pie­dad en Queens­town, equi­pa­da con una ha­bi­ta­ción de pá­ni­co de al­ta se­gu­ri­dad.

"Si eres el ti­po de per­so­na que di­ce ‘Voy a te­ner un plan al­ter­na­ti­vo cuan­do lle­gue el apo­ca­lip­sis’, en­ton­ces ele­gi­rías la ubi­ca­ción más ale­ja­da y el en­torno más se­gu­ro, y eso es Nue­va Ze­lan­da si lo bus­cas en Goo­gle", afir­mó el pri­mer mi­nis­tro neo­ze­lan­dés John Key en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca.

"Es co­no­ci­da co­mo la úl­ti­ma pa­ra­da en el pla­ne­ta an­tes de lle­gar a la An­tár­ti­da", aña­dió. "Mu­cha gen­te me ha di­cho que le gus­ta­ría te­ner una pro­pie­dad en Nue­va Ze­lan­da si el mun­do se va al in­fierno".

A los ki­wis to­do les pa­re­ce una lo­cu­ra y di­ver­ti­do a la vez, men­cio­nó Key, pe­ro tie­ne sen­ti­do pa­ra al­gu­nas de las per­so­nas más ri­cas del pla­ne­ta.

"Vi­vi­mos en un mun­do don­de al­gu­nas per­so­nas tie­nen can­ti­da­des ex­tra­or­di­na­rias de ri­que­za y lle­ga un pun­to en el que, cuan­do tie­nes tan­to di­ne­ro, des­ti­nar una pe­que­ña por­ción pa­ra un plan B no es tan des­ca­be­lla­do co­mo sue­na".

En tres fies­tas re­cien­tes en Si­li­con Va­lley, los in­vi­ta­dos con­ver­sa­ron so­bre huir a Nue­va Ze­lan­da en ca­so de ha­ber pro­ble­mas, de acuer­do con asis­ten­tes que pi­die­ron no ser iden­ti­fi­ca­dos, por­que los even­tos eran pri­va­dos.

Re­fi­rie­ron que en una de las reunio­nes, un pro­mi­nen­te ca­pi­ta­lis­ta de ries­go con­tó a sus com­pa­ñe­ros co­men­sa­les su plan de fu­ga: en el ga­ra­je de su ca­sa en San Fran­cis­co hay una bol­sa de pis­to­las que cuel­ga del ma­nu­brio de una mo­to­ci­cle­ta. La mo­to le per­mi­ti­rá mo­ver­se por el trá­fi­co de ca­mino a su avión pri­va­do, y las ar­mas son pa­ra de­fen­der­se de los zom­bis in­va­so­res que pue­den ame­na­zar su es­ca­pa­da.

Vo­la­rá a una pis­ta de ate­rri­za­je en Ne­va­da, don­de un jet es­pe­ra en un han­gar con el úni­co pro­pó­si­to de lle­var­lo a él y a cua­tro mul­ti­mi­llo­na­rios a un lu­gar se­gu­ro. Su des­tino fi­nal es Nue­va Ze­lan­da, o Ao­tea­roa, que sig­ni­fi­ca "Tie­rra de la gran nu­be blan­ca" en mao­rí.

En ca­so de una pan­de­mia, Sam Alt­man, pre­si­den­te de la in­cu­ba­do­ra de star­tups de Si­li­con Va­lley, Y Com­bi­na­tor, pla­nea es­ca­par a Nue­va Ze­lan­da con Thiel, in­for­mó el New Yor­ker en 2016. Aho­ra, el mul­ti­mi­llo­na­rio di­ce que so­lo bro­mea­ba.

"El mun­do es­tá tan in­ter­co­nec­ta­do aho­ra que si al­go su­ce­die­ra, to­dos es­ta­ría­mos en el ato­lla­de­ro, por des­gra­cia", afir­mó Alt­man en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca. "No creo que pue­das es­ca­par y tra­tar de es­con­der­te en un rin­cón de la Tie­rra".

Aun así, Alt­man men­cio­nó que la gue­rra bio­ló­gi­ca es la ma­yor ame­na­za pa­ra la ci­vi­li­za­ción y que las per­so­nas no es­tán "tan asus­ta­das co­mo de­be­rían".

Él tie­ne pre­pa­ra­da una mo­chi­la con una pis­to­la, an­ti­bió­ti­cos, ba­te­rías, agua, man­tas, una tien­da de cam­pa­ña y más­ca­ras de gas.

Las fan­ta­sías ca­tas­tro­fis­tas han ca­la­do hon­do en la cul­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se.

Pen­se­mos en los es­tu­dian­tes que prac­ti­ca­ban la ma­nio­bra de aga­char­se y cu­brir­se du­ran­te el apo­geo de la Gue­rra Fría. En tan­to que los cul­tos re­li­gio­sos apo­ca­líp­ti­cos nun­ca pa­re­cen ter­mi­nar bien, des­de el Tem­plo del Pue­blo de Jim Jo­nes en la dé­ca­da de 1970 has­ta la sec­ta Hea­ven’s Ga­te y los Da­vi­dia­nos en los años no­ven­ta. Ha­ce tan so­lo seis años, mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses creían que el mun­do lle­ga­ría a su fin de­bi­do a una mi­le­na­ria pro­fe­cía ma­ya mal en­ten­di­da.

Lo que es di­fe­ren­te acer­ca de Si­li­con Va­lley es que quie­nes al­ber­gan esos mie­dos tie­nen los me­dios pa­ra po­ner en prác­ti­ca los pla­nes ya ela­bo­ra­dos.

Ro­bert Vi­cino, fun­da­dor de Vi­vos Pro­ject, una em­pre­sa de­di­ca­da a cons­truir enor­mes re­fu­gios sub­te­rrá­neos, ex­pli­có que las éli­tes de Si­li­con Va­lley dis­cu­tie­ron pla­nes de­ta­lla­dos pa­ra huir a Nue­va Ze­lan­da cuan­do se reunie­ron el año pa­sa­do du­ran­te el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial en Da­vos, Sui­za.

Co­men­tó que pre­vén "una re­vo­lu­ción o un cam­bio en el que la so­cie­dad se le­van­ta­rá con­tra el uno por cien­to". En otras pa­la­bras, con­tra ellos.

Nue­va Ze­lan­da no es la me­jor so­lu­ción, opi­nó, por­que un tsu­na­mi cau­sa­do por un as­te­roi­de en el Pa­cí­fi­co po­dría su­mer­gir el pun­to más al­to de la is­la.

Pe­ro Vi­cino es un hom­bre de ne­go­cios, y la de­man­da lo obli­ga a tra­ba­jar en un bún­ker en el ex­tre­mo nor­te de la Is­la Sur neo­ze­lan­de­sa que alo­ja­ría a unas 300 per­so­nas. El pre­cio as­cien­de a 35 mil dó­la­res por ca­be­za.

Es una gan­ga en com­pa­ra­ción con el bún­ker más ca­ro que Ri­sing S ha en­via­do a Nue­va Ze­lan­da, de 8 mi­llo­nes de dó­la­res.

Los dos bún­ke­res de 93 me­tros cua­dra­dos en­via­dos es­te año por la fir­ma tu­vie­ron que di­vi­dir­se en sec­cio­nes y car­gar­se en 19 trac­to­ca­mio­nes pa­ra co­men­zar el via­je des­de Te­xas, di­jo Lynch.

Uno lle­gó a Pic­ton, al otro la­do del Es­tre­cho de Cook fren­te a We­lling­ton, pa­ra ser trans­por­ta­do a una tran­qui­la ciu­dad en la cos­ta oes­te.

El otro lle­gó al puer­to Wai­te­ma­ta de Auc­kland y se ins­ta­ló en al­gún lu­gar de North­land, una re­gión es­car­pa­da ro­dea­da de pla­yas vír­ge­nes.

Una por­ta­voz del Ser­vi­cio de Adua­nas de Nue­va Ze­lan­da se ne­gó a con­fir­mar que los bún­ke­res ha­bían lle­ga­do al país, ci­tan­do ra­zo­nes de pri­va­ci­dad.

Se ne­ce­si­tan al­re­de­dor de dos se­ma­nas pa­ra ex­ca­var la tie­rra y en­te­rrar un bún­ker de di­men­sio­nes pro­me­dio, ex­pli­có Lynch. To­do se ha­ce en se­cre­to, por lo que los re­si­den­tes lo­ca­les no es­tán al tan­to. Una vez ins­ta­la­dos, los tran­seún­tes no tie­nen mo­do de sa­ber que es­tán allí.

"No que­da nin­gu­na pis­ta, ni si­quie­ra una puer­ta", agre­gó.

Por tan­to, ver a un mul­ti­mi­llo­na­rio es­ta­dou­ni­den­se va­gan­do por los pra­dos de ove­jas con­sul­tan­do un GPS y pa­tean­do la tie­rra so­lo pue­de sig­ni­fi­car una co­sa: es­ta­mos en Nue­va Ze­lan­da.

Eje­cu­ti­vos de tec­no­ló­gi­cas pla­ti­can en la ce­na

De pron­to, la con­ver­sa­ción gi­ra ha­cia có­mo ima­gi­na ca­da uno el fin del mun­do

En Si­li­con Va­lley, Ca­li­for­nia...

1) Te­ner lis­tas las pro­vi­sio­nes

2) Una mo­to­ne­ta y ar­mas lis­tas pa­ra par­tir

¿Gue­rra bio­ló­gi­ca?

¿Re­be­lión de ro­bots?

¿Se­quía y ham­bru­na?

Los eje­cu­ti­vos de Si­li­con Va­lley di­se­ñan un plan de su­per­vi­ven­cia

...y ob­tu­vo la ciu­da­da­nía lue­go de pa­sar so­la­men­te 12 días en el país.

Y el país es­tá an­sio­so por atraer in­ver­sio­nis­tas

Nue­va Ze­lan­da es atrac­ti­vo pa­ra los em­pre­sa­rios por sus re­gu­la­cio­nes la­xas

Pe­ter Thiel com­pró ahí una ca­sa va­lua­da en 13.8 mdd...

En­te­rra­dos en pro­pie­da­des ru­ra­les, lo­ca­li­za­bles úni­ca­men­te a tra­vés de GPS

Y un tsu­na­mi de 300 me­tros po­dría ha­cer des­apa­re­cer por com­ple­to la is­la en unos se­gun­dos

Así que no es­tá cla­ro si Nue­va Ze­lan­da es el me­jor lu­gar pa­ra huir del apo­ca­lip­sis

Sie­te eje­cu­ti­vos de Si­li­con Va­lley han ins­ta­la­do bún­ke­res ahí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.