○ Apa­tía y ex­tre­mis­mo po­lí­ti­co en Bra­sil

○ En un país en donde es obli­ga­to­rio emi­tir un vo­to, más del 20 por cien­to po­dría abs­te­ner­se.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - POR­TA­DA - 20 de sep­tiem­bre de 2018 Bu­si­ness­week.com

Au­gus­to Sil­va y Lin­do­mar Nas­ci­men­to vi­ven en la ciu­dad de São Se­bas­tião, a las afue­ras de Bra­si­lia, la ca­pi­tal de Bra­sil. Am­bos son po­bres y es­tán mar­ca­dos por la vio­len­cia ar­ma­da. Am­bos es­tán enoja­dos.

Pa­ra uno de ellos, es­te en­fa­do se ha con­ver­ti­do en apa­tía po­lí­ti­ca: ¿cuál es el sen­ti­do de vo­tar en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pró­xi­mo mes? Pre­gun­ta Sil­va. To­do el sis­te­ma es­tá po­dri­do de to­dos mo­dos, ad­vier­te.

Pa­ra Nas­ci­men­to, la ira ha ali­men­ta­do la reac­ción opues­ta: un de­seo de vo­tar por pri­me­ra vez en 20 años. ¿Su can­di­da­to? Jair Bol­so­na­ro, un ex­pa­ra­cai­dis­ta mi­li­tar que cri­ti­ca a las mi­no­rías y quie­re ar­mar a los “bue­nos ciu­da­da­nos” de Bra­sil.

El hom­bre ha si­do ce­le­bra­do por sus se­gui­do­res co­mo un már­tir des­pués de ha­ber si­do apu­ña­la­do por un fa­ná­ti­co du­ran­te un mi­tin de cam­pa­ña hace dos semanas.

Bol­so­na­ro es­tu­vo en el hos­pi­tal va­rios días en con­di­ción gra­ve pe­ro es­ta­ble.

Es­ta di­vi­sión cap­ta gran parte del sen­ti­mien­to de la na­ción an­tes de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 7 de oc­tu­bre. Años de re­ce­sión, au­men­to del crimen y es­cán­da­los cor­po­ra­ti­vos y po­lí­ti­cos es­tán lle­van­do a los en­fu­re­ci­dos bra­si­le­ños a la apa­tía o ha­cia los bra­zos de ex­tre­mis­tas. Los úl­ti­mos resultados de la en­cues­ta­do­ra Ibo­pe mues­tran que 28 por cien­to de los vo­tan­tes es­tán in­de­ci­sos o pla­nean anular sus bo­le­tas. Eso es­tá más o me­nos en lí­nea con los nú­me­ros de las úl­ti­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en 2014, cuando el 29 por cien­to de los vo­tan­tes se abs­tu­vie­ron de en­tre­gar bo­le­tas com­ple­tas.

“Aquí en la pe­ri­fe­ria, to­dos los la­dro­nes ca­mi­nan ar­ma­dos y las au­to­ri­da­des no pue­den con­tro­lar­los”, se que­ja Nas­ci­men­to, de 47 años, al re­cor­dar la no­che en que su hi­jo re­sul­tó he­ri­do por dis­pa­ros cuando al­guien in­ten­tó ro­bar­le el ce­lu­lar. “Si no pue­do te­ner un ar­ma, ¿quién cui­da­rá de mi fa­mi­lia?”.

Otros es­tán re­nun­cian­do a vo­tar por completo. Sil­va per­dió el uso de sus pier­nas des­pués de que le dis­pa­ra­ron fue­ra de su ca­sa. Hoy pa­sa ho­ras ha­cien­do co­la en el cen­tro mé­di­co lo­cal ca­da vez que

ne­ce­si­ta una re­ce­ta de an­ti­bió­ti­cos pa­ra una in­fec­ción uri­na­ria. “Ven­go por­que pre­fie­ro mo­rir esperando en la co­la que en ca­sa”, di­ce. “Al me­nos aquí hay una po­si­bi­li­dad de que me lla­men a con­sul­ta”.

Se­gún Ibo­pe, la de­lin­cuen­cia y el cui­da­do de la sa­lud son las dos prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de los vo­tan­tes bra­si­le­ños. Un in­for­me del think tank gu­ber­na­men­tal IPEA y el Fo­ro Bra­si­le­ño de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca en­con­tró que de 2006 a 2016, más de me­dio mi­llón de per­so­nas fue­ron ase­si­na­das en ese país, es­to re­pre­sen­ta aún más que en la gue­rra ci­vil si­ria de sie­te años.

En São Se­bas­tião, una ciu­dad du­ra, lle­na de igle­sias evan­gé­li­cas y ta­lle­res de re­pa­ra­ción de mo­to­ci­cle­tas, el crimen ca­lle­je­ro se ha más que du­pli­ca­do en los úl­ti­mos cua­tro años. “Los delincuentes desafían al Es­ta­do y es­te no pue­de res­pon­der de una ma­ne­ra que se ajus­te a la ofen­si­va”, afir­ma João Guil­her­me, je­fe de la po­li­cía lo­cal. “Esa es la reali­dad pa­ra to­dos y la so­cie­dad exi­ge cam­bio”.

Pa­ra mu­chos bra­si­le­ños en es­ta elec­ción, cam­biar sig­ni­fi­ca Bol­so­na­ro. A pe­sar de sus sie­te pe­rio­dos co­mo le­gis­la­dor, el du­ro dis­cur­so del ex­ca­pi­tán del ejér­ci­to bra­si­le­ño so­bre el crimen, la co­rrup­ción y los va­lo­res fa­mi­lia­res ali­men­ta su ima­gen de al­guien que pue­de arre­glar el sis­te­ma. En­tre un elec­to­ra­do apá­ti­co y de­silu­sio­na­do, es el úni­co re­pe­ti­da­men­te aco­sa­do por las mul­ti­tu­des que lo pro­cla­man una “le­yen­da” en los ae­ro­puer­tos y pla­zas de to­do el país.

Con el ac­tual lí­der Mi­chel Te­mer ca­li­fi­ca­do co­mo el peor pre­si­den­te des­de el re­gre­so del país a la de­mo­cra­cia en 1985, so­lo el icó­ni­co Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va es más po­pu­lar que Bol­so­na­ro, pe­ro es­tá pre­so por co­rrup­ción y no com­pe­ti­rá.

“Tra­ba­ja­mos y pa­ga­mos im­pues­tos, pe­ro el go­bierno no nos hace ca­so”, se­ña­la Nas­ci­men­to. “Con Bol­so­na­ro es diferente, tiene la idea cla­ra de ins­ta­lar un po­co de or­den, mo­ra­li­dad y dis­ci­pli­na”.

Aun así, no se es­pe­ra que Bol­so­na­ro ga­ne la ma­yo­ría ab­so­lu­ta ne­ce­sa­ria en la pri­me­ra vo­ta­ción, lo que sig­ni­fi­ca que una se­gun­da vuel­ta el 28 de oc­tu­bre pa­re­ce pro­ba­ble.

Mu­chos de los prin­ci­pa­les po­lí­ti­cos y hom­bres de ne­go­cios de Bra­sil han si­do acu­sa­dos en los úl­ti­mos años en la ope­ra­ción La­va Ja­to, la gi­gan­tes­ca ba­rri­da an­ti­co­rrup­ción que con­ti­núa azo­tan­do a Amé­ri­ca La­ti­na. Des­gas­ta­dos por las no­ti­cias so­bre la ava­ri­cia y los so­bor­nos, mu­chos bra­si­le­ños se han des­co­nec­ta­do de las elec­cio­nes de es­te año, aun­que la vo­ta­ción es obli­ga­to­ria des­de los 18 has­ta los 70 años.

“He per­di­do el gus­to de vo­tar por es­tas per­so­nas”, co­men­ta Ro­si­mar Al­ves Mon­tei­ro e Sil­va, una pen­sio­na­da que com­ple­men­ta sus es­ca­sos in­gre­sos con tra­ba­jos oca­sio­na­les co­mo cos­tu­re­ra. “Ya no voy a vo­tar por el pre­si­den­te. Odio la po­lí­ti­ca, to­do es fal­so”.

Con los más ri­cos y po­de­ro­sos de la so­cie­dad bra­si­le­ña dis­pues­tos a rom­per las re­glas, no es sor­pren­den­te que en São Se­bas­tião, una ciu­dad de unos 100 mil ha­bi­tan­tes con un in­gre­so per cá­pi­ta men­sual promedio de so­lo 241 dó­la­res, la ley si­ga sien­do un con­cep­to fle­xi­ble. La po­li­cía ape­nas es­tá por en­ci­ma de la sos­pe­cha. La ca­sa de Nas­ci­men­to, una cho­za mo­des­ta, fue cons­trui­da ile­gal­men­te en un ca­mino de tie­rra en las afue­ras de la ciu­dad y es­tá co­nec­ta­da ile­gal­men­te a la red eléc­tri­ca lo­cal. Te­mien­do por su se­gu­ri­dad, el yerno de Nas­ci­men­to com­pró re­cien­te­men­te un ar­ma en el mercado ne­gro.

Hace unos meses, el ar­ma fue con­fis­ca­da por dos po­li­cías, pe­ro nin­guno pre­sen­tó un in­for­me so­bre el de­co­mi­so. El ve­cino de Nas­ci­men­to, Berg­man Luiz, due­ño de un bar en la ciu­dad, se que­jó de que le su­ce­dió lo mis­mo. En respuesta a una pre­gun­ta so­bre las ar­mas, la po­li­cía con­fir­mó que algunos in­ci­den­tes es­tán ba­jo in­ves­ti­ga­ción, pe­ro se ne­gó a co­men­tar más.

Aun­que las so­lu­cio­nes a la de­lin­cuen­cia pro­pues­tas por Bol­so­na­ro pa­re­cen ex­tre­mas, pu­so el te­ma en el cen­tro del de­ba­te. Ge­ral­do Alck­min, un can­di­da­to de de­re­cha más mo­de­ra­do, pro­po­ne aflo­jar las res­tric­cio­nes a los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las que po­seen ar­mas de fue­go. La cen­tris­ta Ma­ri­na Sil­va es­tá a fa­vor de ro­bus­te­cer las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, pe­ro no de la li­be­ra­li­za­ción de ar­mas.

“La gen­te se que­ja con ra­zón”, di­ce Ser­gio Sam­paio, je­fe de per­so­nal del go­bierno del dis­tri­to fe­de­ral, du­ran­te una en­tre­vis­ta en su ofi­ci­na en el pa­la­cio del go­ber­na­dor en Bra­si­lia. “El Es­ta­do bra­si­le­ño no ha lo­gra­do dar a la so­cie­dad lo que las per­so­nas ne­ce­si­tan”.

El go­bierno lo­cal gas­ta el 74 por cien­to de su pre­su­pues­to en nó­mi­na, por lo que le que­da muy po­co pa­ra in­ver­tir en las áreas po­bres que lo ne­ce­si­tan. “La gen­te di­ce que es un es­cán­da­lo que pa­guen im­pues­tos y no les de­vuel­van na­da”, opi­na. “Hay mu­cha frus­tra­ción”.

Ro­si­mar Al­ves Mon­tei­ro e Sil­va com­ple­ta su gas­to con tra­ba­jos oca­sio­na­les de cos­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.