○ El ac­tual se­xe­nio arran­có con la eti­que­ta de re­for­ma­dor y a unos me­ses de con­cluir, la his­to­ria es com­ple­ta­men­te dis­tin­ta.

La ac­tual ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral arran­có co­mo una de las más re­for­mis­tas del mun­do y con­clu­ye man­cha­da por la co­rrup­ción y la de­rro­ta elec­to­ral.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CON­TE­NI­DO - Por Enrique Quintana

El pa­sa­do 15 de sep­tiem­bre, el pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nieto dio su úl­ti­mo ‘gri­to’ en la fies­ta de la In­de­pen­den­cia.

Pe­ña sa­lió a ta­ñer la cam­pa­na de Do­lo­res y a agitar la ban­de­ra na­cio­nal en el mo­men­to en que su po­pu­la­ri­dad es­tá en uno de los ni­ve­les más ba­jos de to­da su ad­mi­nis­tra­ción.

De acuer­do con Con­sul­ta Mi­tofsky, el por­cen­ta­je de apro­ba­ción del pre­si­den­te fue ape­nas del 18 por cien­to del to­tal de los en­tre­vis­ta­dos.

Se tra­ta del se­gun­do por­cen­ta­je más ba­jo de to­do el se­xe­nio, so­lo arri­ba del 17 por cien­to de fe­bre­ro de 2017, tras ha­ber ocu­rri­do el lla­ma­do ‘ga­so­li­na­zo’.

Pe­ña Nieto co­men­zó su ad­mi­nis­tra­ción ge­ne­ran­do gran­des ex­pec­ta­ti­vas. El por­cen­ta­je de apro­ba­ción ob­te­ni­do en el arran­que de su go­bierno al­can­zó el 54 por cien­to. Hay que re­cor­dar que ga­nó la elec­ción pre­si­den­cial con un 38.2 por cien­to de los vo­tos emi­ti­dos.

Es de­cir, en­tre ju­lio de 2012, en que ocu­rrió la elec­ción pre­si­den­cial y di­ciem­bre de ese año, su res­pal­do re­gis­tró un in­cre­men­to de 16 pun­tos, al­go muy po­co usual en la his­to­ria de la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na.

Las pri­me­ras me­di­das de su go­bierno lle­va­ron el apo­yo más allá. El má­xi­mo de apro­ba­ción fue ob­te­ni­do en ma­yo de 2013, a los seis me­ses de su ges­tión, lle­gan­do al 57 por cien­to.

Des­de en­ton­ces la his­to­ria fue otra, a pe­sar de ha­ber lan­za­do uno de los pro­gra­mas de re­for­mas es­truc­tu­ra­les más am­bi­cio­sos en el mun­do.

La pri­me­ra de las re­for­mas ocu­rrió en los úl­ti­mos días del se­xe­nio de Fe­li­pe Cal­de­rón: la re­for­ma la­bo­ral.

El pro­yec­to fue con­ve­ni­do en­tre am­bos go­bier­nos y per­mi­tía la fle­xi­bi­li­za­ción de las for­mas de con­tra­ta­ción la­bo­ral y res­trin­gía la li­ti­gio­si­dad en­tre los tra­ba­ja­do­res y sus pa­tro­nes.

La se­gun­da gran re­for­ma se pro­ce­só en­tre di­ciem­bre de 2012 y fe­bre­ro de 2013. Se tra­tó de la re­for­ma edu­ca­ti­va y ob­tu­vo un res­pal­do prác­ti­ca­men­te uná­ni­me de to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas ape­nas a se­ma­nas des­pués de ha­ber­se anun­cia­do el Pac­to por Mé­xi­co, que fue sus­cri­to por el go­bierno, el PRI, el PAN y el PRD.

La re­for­ma se con­so­li­dó con la de­ten­ción en fe­bre­ro de 2013 de la lí­der del ma­gis­te­rio, El­ba Esther Gor­di­llo, que abier­ta­men­te se opo­nía a ella.

Con es­ta se­cuen­cia de re­sul­ta­dos, el go­bierno de Pe­ña pro­pu­so el 12 de agos­to de 2013 una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que re­cu­pe­ra­ba las re­glas pa­ra el sec­tor privado en el sec­tor ener­gé­ti­co, mis­mas que ha­bía es­ta­ble­ci­do Lá­za­ro Cárdenas en 1939 y que per­mi­tían al­gu­nas fi­gu­ras pa­ra que in­ter­vi­nie­ra el sec­tor privado en la in­dus­tria pe­tro­le­ra.

El PRD, uno de los fir­man­tes del Pac­to por Mé­xi­co, no acep­tó que la re­for­ma ener­gé­ti­ca in­clu­ye­ra mo­di­fi­ca­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les y la re­cha­zó.

Sin em­bar­go, en di­ciem­bre de 2013, se lo­gró su apro­ba­ción con res­pal­do del PRI, PAN y sus aliados.

Así, el go­bierno em­pe­zó a dis­tan­ciar­se del PRD.

La ad­mi­nis­tra­ción de Pe­ña Nieto ya an­tes se ha­bía ale­ja­do del PAN, que en oc­tu­bre de ese año re­cha­zó la re­for­ma fis­cal plan­tea­da por el go­bierno, pe­ro que lo­gró el res­pal­do del PRD pa­ra po­der ser apro­ba­da.

El go­bierno fe­de­ral usó un im­por­tan­te ca­pi­tal po­lí­ti­co pa­ra ha­cer que las re­for­mas avan­za­ran, pe­ro eso le cos­tó lle­gar a fe­bre­ro de 2014 con un ni­vel de apro­ba­ción de so­lo el 48 por cien­to y un re­cha­zo del 51 por cien­to.

Ade­más, se fue frac­tu­ran­do la coa­li­ción que, de fac­to, per­mi­tió al­gu­nas de las re­for­mas más im­por­tan­tes.

Aun­que per­sis­ten­te­men­te los ni­ve­les de des­apro­ba­ción su­pe­raron li­ge­ra­men­te a los de apro­ba­ción a par­tir de en­ton­ces, el gran cam­bio ocu­rrió ape­nas 10 días des­pués de que Pe­ña es­tu­vie­ra por se­gun­da vez en el Zó­ca­lo de la Ciu­dad de Mé­xi­co, en­ca­be­zan­do los fes­te­jos de la In­de­pen­den­cia.

El 21 de sep­tiem­bre, ha­ce cua­tro años, es­tu­vo en Nueva York par­ti­ci­pan­do en la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU así co­mo en otros fo­ros po­lí­ti­cos.

Quie­nes tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de es­tar pre­sen­tes en al­gu­nos de esos even­tos nos sor­pren­di­mos de la ex­tra­or­di­na­ria re­cep­ción que tu­vo, en su ca­li­dad de gran re­for­ma­dor. Era la cum­bre de su ad­mi­nis­tra­ción.

El gran pro­ble­ma que di­vi­dió en dos el se­xe­nio ocu­rrió ape­nas días des­pués. El 26 de sep­tiem­bre de ese año su­ce­die­ron los he­chos en los que des­apa­re­cie­ron los 43 nor­ma­lis­tas de Ayot­zi­na­pa.

Po­cas se­ma­nas des­pués, el 9 de no­viem­bre, es­ta­lló el es­cán­da­lo por el in­mue­ble que te­nía la fa­mi­lia pre­si­den­cial, de­no­mi­na­do po­pu­lar­men­te “Ca­sa Blan­ca”.

A la vuel­ta de los años se pue­de per­ci­bir con cla­ri­dad que, a par­tir de esos me­ses fi­na­les de 2014, el se­xe­nio ya no vol­vió a ser el mis­mo.

La apro­ba­ción del pre­si­den­te ca­yó a 40 por cien­to en fe­bre­ro de 2015 y su des­apro­ba­ción ya es­ta­ba en 57 por cien­to.

En las elec­cio­nes de ju­lio de ese año, el PRI, su­man­do los vo­tos de sus aliados del Ver­de y Pa­nal, ob­tu­vo el 41.88 por cien­to de los vo­tos emi­ti­dos, lo que pa­re­cía ha­ber blin­da­do a las fuer­zas en el po­der de la caí­da en los ni­ve­les de acep­ta­ción del pre­si­den­te.

Lo que se vio, al pa­so de los me­ses, y so­bre to­do en 2016, es que no fue así.

En 2015 apa­re­ció por pri­me­ra vez en una elec­ción fe­de­ral una fuer­za po­lí­ti­ca fun­da­da en 2011 por An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor y que ha­bía ob­te­ni­do su re­gis­tro ape­nas en ju­lio de 2014.

En esas elec­cio­nes ob­tu­vo el 8.8 por cien­to de la vo­ta­ción y se co­lo­có co­mo la cuar­ta fuer­za po­lí­ti­ca del país. No pa­re­cía ni le­ja­na­men­te un par­ti­do con po­si­bi­li­dad de arra­sar en una elec­ción.

La caí­da en la apro­ba­ción pre­si­den­cial con­ti­nuó ca­si sin freno du­ran­te 2016, has­ta lle­gar a la ci­fra más ba­ja del se­xe­nio, con un 17 por cien­to en fe­bre­ro de 2017.

En las elec­cio­nes lo­ca­les de 2016 se ob­ser­vó cla­ra­men­te que el PRI fue el gran de­rro­ta­do.

Aun­que el te­ma de las re­for­mas siem­pre es­tu­vo pre­sen­te en el dis­cur­so del pre­si­den­te Pe­ña Nieto, se ob­ser­vó que los re­sul­ta­dos tan­gi­bles en el ni­vel de vi­da de la po­bla­ción eran es­ca­sos, qui­zás con la ex­cep­ción del sec­tor de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

En con­tras­te, mo­di­fi­ca­cio­nes co­mo la li­be­ra­li­za­ción de los pre­cios de las ga­so­li­nas y el cre­ci­mien­to de las co­ti­za­cio­nes en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, in­cre­men­ta­ba fuer­te­men­te sus pre­cios.

Del pre­si­den­te que en­ca­be­zó uno de los es­fuer­zos re­for­mis­tas más pro­fun­dos en el mun­do se pa­só a la ima­gen de quien en­ca­be­zó un go­bierno que no lo­gró con­tro­lar la vio­len­cia cre­cien­te ni la co­rrup­ción.

El gran pro­ble­ma es que la apues­ta se­xe­nal ofre­cía prin­ci­pal­men­te re­sul­ta­dos fa­vo­ra­bles a lar­go pla­zo y, en con­tras­te, cos­tos en lo in­me­dia­to, lo que abrió la puer­ta pa­ra el triun­fo elec­to­ral de Ló­pez Obra­dor.

El mar­gen tan am­plio de ese triun­fo hi­zo po­si­ble que hu­bie­ra una re­ver­sión de las re­for­mas.

El sex­to y úl­ti­mo gri­to de In­de­pen­den­cia de Pe­ña es­tá en­mar­ca­do en la re­ver­sión de la re­for­ma edu­ca­ti­va, ob­je­ti­vo ex­plí­ci­to del nue­vo go­bierno y en la sus­pen­sión de las li­ci­ta­cio­nes pa­ra asig­nar áreas pa­ra que em­pre­sas di­fe­ren­tes a Pe­mex, en­tren a ex­plo­rar y pro­du­cir hi­dro­car­bu­ros.

Pe­ro, ade­más, se per­ci­be el ries­go de un des­man­te­la­mien­to de un es­que­ma de re­gu­la­cio­nes que pro­mue­ve la com­pe­ten­cia en áreas an­ta­ño mo­no­po­li­za­das por las em­pre­sas del Es­ta­do.

De un co­mien­zo con to­das las ex­pec­ta­ti­vas, a un fi­nal en el que la gran apues­ta se­xe­nal que­dó de­rro­ta­da.

Así fue el con­tex­to del sex­to y úl­ti­mo ‘gri­to de In­de­pen­den­cia’ del pre­si­den­te Pe­ña Nieto.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.