Airbnb tie­ne un enemi­go muy com­pli­ca­do: Airbnb.

○ La com­pa­ñía acep­ta las lu­chas que an­tes so­lía evitar con las ciu­da­des en las que ope­ra.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - — Ed­vard Pet­ters­son y Oli­via Za­les­ki

Ha­ce dos años, Airbnb lo ha­cía por el com­pro­mi­so. En va­rios de sus mer­ca­dos más gran­des, in­clui­dos Londres, Ámsterdam y Nue­vo Or­léans, la com­pa­ñía im­po­nía lí­mi­tes lo­ca­les en ren­tas a cor­to pla­zo. Los arren­da­do­res en su pla­ta­for­ma so­lo po­dían ofre­cer su pro­pie­dad du­ran­te, en al­gu­nos ca­sos, 60 días al año. Airbnb Inc. in­clu­so de­jó su ba­ta­lla le­gal en Nue­va York y acor­dó tra­ba­jar con fun­cio­na­rios pa­ra aca­bar con los an­fi­trio­nes que ope­ra­ban hoteles ile­ga­les.

Has­ta ahí su en­can­to. En es­tos días, Airbnb lu­cha con­tra Nue­va York en tres ca­sos se­pa­ra­dos so­bre la ex­ten­sión de la vi­gi­lan­cia mu­ni­ci­pal en las ren­tas. Dispu­tas en Ca­li­for­nia y Florida po­drían fi­jar pre­ce­den­tes del po­der de Airbnb y otras com­pa­ñías en la lla­ma­da eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va pa­ra pre­sio­nar a go­bier­nos lo­ca­les y pro­pie­ta­rios. Si bien Airbnb no es tan pen­den­cie­ro co­mo Uber Tech­no­lo­gies Inc. ba­jo Tra­vis Ka­la­nick, al­gu­nos fun­cio­na­rios di­cen que ca­da vez es más di­fí­cil no­tar la di­fe­ren­cia y que ca­da día les pa­re­ce más com­pli­ca­do tra­ba­jar con Airbnb.

“Ha si­do una de las em­pre­sas más agre­si­vas con las que he tra­ba­ja­do”, afir­ma Liz Krue­ger, una se­na­do­ra es­ta­tal de Nue­va York, quien pa­tro­ci­nó una pro­pues­ta de ley en 2010 pa­ra res­trin­gir las ren­tas a cor­to pla­zo. Krue­ger di­ce que su dis­tri­to es­tá sa­tu­ra­do de ren­tas ile­ga­les, que sig­ni­fi­can una ma­yor mo­les­tia de los tu­ris­tas y me­nos vi­vien­da dis­po­ni­ble pa­ra re­si­den­tes. “So­lo ha em­peo­ra­do”, di­jo Lin­da Ro­sent­hal, miem­bro de la Asam­blea del Es­ta­do de Nue­va York, cu­yo dis­tri­to in­clu­ye el Up­per West Si­de, al que Airbnb de­man­da­rá por le­yes a las que se opo­ne in­clu­so cuan­do sea po­co pro­ba­ble que ga­ne. “Tie­nen los bol­si­llos lle­nos, a ellos no les im­por­ta”.

Es di­fí­cil dis­tin­guir si la agre­sión pa­ga, y la dis­cor­dia com­pli­ca­ría el es­fuer­zo del di­rec­tor ge­ne­ral, Brian Chesky, pa­ra que Airbnb lle­gue a la bol­sa en 2019. La fir­ma nie­ga ha­ber en­du­re­ci­do su es­tra­te­gia. “Siem­pre he­mos vis­to a los re­gu­la­do­res co­mo so­cios, no adversarios, y nues­tro tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo fun­cio­na”, afir­mó su vo­ce­ro, Ch­ris­top­her Nulty.

La es­tra­te­gia du­ra co­men­zó en ju­lio, cuan­do el Consejo Mu­ni­ci­pal de Nue­va York apro­bó una pro­pues­ta de ley que re­que­ría que las com­pa­ñías que com­par­tían ho­ga­res pro­por­cio­na­ran a los re­gu­la­do­res los nombres y di­rec­cio­nes de los an­fi­trio­nes.

Airbnb no so­lo cri­ti­có la me­di­da co­mo una in­tru­sión a la pri­va­ci­dad, el di­rec­tor de po­lí­ti­ca glo­bal, Ch­ris Leha­ne, ex­per­to en cri­sis de re­la­cio­nes pú­bli­cas y quien tra­ba­jó en la Ca­sa Blan­ca de Clin­ton, di­jo que los miem­bros del consejo eran “ma­le­te­ros” y pu­bli­có un reporte en don­de en­lis­tó las do­na­cio­nes que ha­bían acep­ta­do de la industria ho­te­le­ra. Airbnb de­ba­te la nor­ma en jui­cio. Ba­jo la nue­va ley, la com­pa­ñía po­dría per­der la mi­tad de su ne­go­cio en Nue­va York, que es­te año ge­ne­ra­ría 140 mi­llo­nes de dó­la­res en re­ser­va­cio­nes, se­gún alle­ga­dos al te­ma.

En la mis­ma se­ma­na, cuan­do se en­fren­tó con­tra el Consejo Mu­ni­ci­pal, Airbnb dio el pa­so inusual de ayu­dar a fi­nan­ciar una de­man­da de un an­fi­trión en Brooklyn que acu­só a fun­cio­na­rios lo­ca­les de to­mar re­pre­sa­lias en su con­tra por opo­ner­se a las nue­vas re­glas. El hom­bre ase­gu­ra que tras ha­ber ha­bla­do, re­ci­bió mul­tas de más de 30 mil dó­la­res por ren­tar cuar­tos por una su­pues­ta vio­la­ción a las res­tric­cio­nes de ren­ta de cor­to pla­zo. En el ter­cer ca­so, Nue­va York de­man­da a Airbnb por no lo­grar cum­plir con un ci­ta­to­rio pa­ra in­for­mar so­bre sus ofer­tas.

Leha­ne, quien su­per­vi­sa a unos 300 em­plea­dos y tie­ne un pre­su­pues­to de 85 mi­llo­nes de dó­la­res, ade­más coor­di­na el Co­mi­té pa­ra Ex­pan­dir la Cla­se Me­dia que ha des­ti­na­do di­ne­ro a lu­chas po­lí­ti­cas en otras ciu­da­des y así pro­pa­gar el men­sa­je de que a los an­fi­trio­nes de Airbnb no los al­can­za­rían re­glas más du­ras. Krue­ger di­jo que Airbnb es par­te de una nue­va ola de com­pa­ñías tec­no­li­ber­ta­rias que creen

que las re­glas no apli­can pa­ra ellos. El 12 de sep­tiem­bre, Nue­va York anun­ció una de­man­da con­tra tres in­di­vi­duos que la ciu­dad afir­ma que ga­na­ron un mi­llón de dó­la­res por ofre­cer hoteles ile­ga­les en Airbnb y otros si­tios. Nulty mencionó que la com­pa­ñía tra­ba­ja pa­ra apro­bar re­gu­la­cio­nes es­ta­ta­les que en­du­re­ce­rían el con­trol con­tra per­so­nas que sa­can uni­da­des de vi­vien­da a lar­go pla­zo del mer­ca­do.

Brad­ley Tusk, ex­con­se­je­ro po­lí­ti­co de Uber y uno de los pri­me­ros in­ver­so­res de Airbnb, di­jo que la em­pre­sa es­pe­ró de­ma­sia­do pa­ra con­tra­ata­car en Nue­va York. “Airbnb per­mi­tió que el lobby ho­te­le­ro se pu­sie­ra las pi­las y que los fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les apro­ba­ran le­yes que son un obs­tácu­lo”, di­jo Tusk, quien acon­se­jó a Mi­chael Bloomberg, pro­pie­ta­rio ma­yo­ri­ta­rio de Bloomberg Bu­si­ness­week, cuan­do era al­cal­de de Nue­va York. “No me que­da cla­ro có­mo, a la lar­ga, Airbnb sal­drá al Nas­daq si son prác­ti­ca­men­te ile­ga­les en Nue­va York”.

Aun­que Airbnb afir­ma en la de­man­da que pre­sen­tó con­tra Nue­va York en agos­to que es in­cons­ti­tu­cio­nal re­co­pi­lar da­tos de sus an­fi­trio­nes sin su con­sen­ti­mien­to, la com­pa­ñía acor­dó ha­cer­lo (con con­sen­ti­mien­to de los usua­rios) en San Fran­cis­co, lue­go que se en­fren­tó al man­da­to de la ciu­dad en una cor­te. Leha­ne di­jo que ese pac­to fue una vic­to­ria.

El ar­gu­men­to que Airbnb pre­sen­tó con­tra San Fran­cis­co (que ba­jo la ley de la De­cen­cia en las Co­mu­ni­ca­cio­nes de 1996, es que los ne­go­cios en lí­nea no pue­den ha­cer­se res­pon­sa­bles de usua­rios sa­can­do la vuel­ta a le­yes lo­ca­les) fra­ca­só otra vez en mar­zo cuan­do le pi­dió a un juez de Los Án­ge­les des­car­tar las res­tric­cio­nes de ren­ta a cor­to pla­zo en San­ta Mó­ni­ca. En lu­gar de lle­gar a un acuer­do, Airbnb y su ri­val más pe­que­ño, Ho­meA­way, de Ex­pe­dia Group Inc., ex­hor­tan a la Cor­te de Ape­la­cio­nes de EU del No­veno Cir­cui­to a des­car­tar las re­glas de San­ta Mó­ni­ca. Los ar­gu­men­tos se pre­sen­ta­rán en oc­tu­bre. Mien­tras tan­to, las ofer­tas sin au­to­ri­za­ción ca­ye­ron de 500 en no­viem­bre, a 90 en ju­lio, se­gún el vi­ce­ge­ren­te mu­ni­ci­pal de San­ta Mó­ni­ca, Anuj Gup­ta, y las ofer­tas con au­to­ri­za­ción se han du­pli­ca­do a 350. Airbnb di­ce que los ca­sos de Nue­va York y San­ta Mó­ni­ca no re­pre­sen­tan su expansión glo­bal.

El estatuto de 1996 tam­bién es un pro­ble­ma en las de­man­das con­tra Airbnb en Mia­mi y Los Án­ge­les pre­sen­ta­das por Apart­ment In­vest­ment & Ma­na­ge­ment Co. (Aim­co), uno de los arren­da­do­res más gran­des. Aim­co ale­ga que la pla­ta­for­ma in­du­ce a los lo­ca­ta­rios a vio­lar sus con­tra­tos y sub­arren­dar las uni­da­des, lo que ge­ne­ra una se­rie de que­jas de los ve­ci­nos. San­ta Mó­ni­ca, San Fran­cis­co y otras ciu­da­des han ale­ga­do que la ley de in­mu­ni­dad al in­ter­net no per­mi­te que los si­tios web eva­dan res­pon­sa­bi­li­da­des de su par­ti­ci­pa­ción en la fa­ci­li­ta­ción de transac­cio­nes y re­cau­da­ción de ta­ri­fas cuan­do esas ac­cio­nes ayu­dan a los an­fi­trio­nes a vio­lar la ley.

Airbnb tam­bién ya causa in­dig­na­ción en otros paí­ses. Es­te año, Ámsterdam, Bar­ce­lo­na y Pa­rís le han pe­di­do a la Unión Eu­ro­pea co­men­zar a re­gu­lar la pla­ta­for­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.