Volks­wa­gen vive a la som­bra del es­cán­da­lo de emi­sio­nes

○ A tres años del ‘ca­so dié­sel’, la au­to­mo­triz ale­ma­na en­ca­ra un ma­yor da­ño a su repu­tación y más de me­dia do­ce­na de querellas ju­di­cia­les.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - NEGOCIOS - — Ka­rin Ma­tus­sek y Eli­sa­beth Behr­mann, con la co­la­bo­ra­ción de Ch­ris­toph Rau­wald

El es­cán­da­lo que sa­cu­dió a Volks­wa­gen por las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes de vehícu­los dié­sel ya lle­va tres años y si­gue per­si­guién­do­la. Pró­xi­ma­men­te, la au­to­mo­triz ten­drá que li­diar con al me­nos me­dia do­ce­na de pro­ce­sos ju­di­cia­les de­ri­va­dos del uso de soft­wa­re pa­ra ma­ni­pu­lar las prue­bas de emi­sión de ga­ses.

Lue­go de apar­tar unos 32 mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra re­sol­ver de­man­das y pa­gar in­dem­ni­za­cio­nes, el fa­bri­can­te en­fren­ta un des­em­bol­so adi­cio­nal de más de 10 mil mi­llo­nes de dó­la­res en re­cla­ma­cio­nes de in­ver­sio­nis­tas y clien­tes des­con­ten­tos, así co­mo un da­ño in­cal­cu­la­ble a su repu­tación to­da vez que al­tos eje­cu­ti­vos co­rren el ries­go de ser lle­va­dos a los tri­bu­na­les. "Las in­ves­ti­ga­cio­nes es­tán per­ju­di­can­do a VW co­mo are­na en una má­qui­na. Es una gran car­ga pa­ra la com­pa­ñía y es­tá ab­sor­bien­do de­ma­sia­da ener­gía", afir­ma Uwe Wolff, con­sul­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes y ges­tión de cri­sis en Ber­lín.

La dispu­ta le­gal co­men­zó el 10 de sep­tiem­bre, ca­si tres años des­pués de las pri­me­ras re­ve­la­cio­nes de que VW ha­bía ins­ta­la­do un soft­wa­re di­se­ña­do pa­ra ma­qui­llar las emi­sio­nes de sus mo­to­res dié­sel cuan­do los au­tos eran pro­ba­dos. Las au­to­ri­da­des de la ciu­dad de Braunsch­weig, a me­dia ho­ra de las ofi­ci­nas cen­tra­les de Volks­wa­gen en Wolfs­burg, tu­vie­ron que cons­truir una cor­te en el cen­tro cí­vi­co lo­cal pa­ra aco­mo­dar a las le­gio­nes de abo­ga­dos, ac­cio­nis­tas y pe­rio­dis­tas que es­pe­ra­ban una de­man­da de 9 mil mi­llo­nes de eu­ros (10 mil 400 mi­llo­nes de dó­la­res) en­ta­bla­da por in­ver­sio­nis­tas que di­cen ha­ber per­di­do di­ne­ro por­que VW no re­ve­ló por me­ses, o in­clu­so años, el en­ga­ño.

Las pre­gun­tas cla­ve son cuán­do los al­tos di­rec­ti­vos tu­vie­ron co­no­ci­mien­to de la ma­ni­pu­la­ción y en qué mo­men­to VW es­ta­ba obli­ga­da a in­for­mar al pú­bli­co so­bre el pro­ble­ma, pues de ello de­pen­de­rá la in­dem­ni­za­ción a los in­ver­sio­nis­tas.

"VW sa­bía des­de 2008 que no iba a po­der cum­plir las nor­ma­ti­vas es­ta­dou­ni­den­ses en ma­te­ria de con­ta­mi­na­ción. De­be­ría ha­bér­se­lo co­mu­ni­ca­do a to­dos", di­jo a la cor­te An­dreas Tilp, el abogado del prin­ci­pal de­man­dan­te en el ca­so. Los jue­ces, en cam­bio, di­je­ron que 2012 en ade­lan­te era un pun­to de re­fe­ren­cia más pro­ba­ble, lo que even­tual­men­te po­dría li­mi­tar el nú­me­ro de ac­cio­nis­tas que pue­den co­brar por da­ños y per­jui­cios.

VW afir­ma que los al­tos eje­cu­ti­vos per­ti­nen­tes al ca­so se en­te­ra­ron de los pro­ble­mas con los re­gu­la­do­res de Es­ta­dos Uni­dos has­ta 2015 y que los abo­ga­dos le ase­gu­ra­ron a la ge­ren­cia de la com­pa­ñía que cual­quier mul­ta se­ría ma­ne­ja­ble y no ten­dría un efec­to dra­má­ti­co en el pre­cio de las ac­cio­nes.

Al otro la­do de la ciu­dad, ese mis­mo día, un juz­ga­do la­bo­ral ini­ció el pro­ce­so de una de­man­da pre­sen­ta­da por una ge­ren­te des­pe­di­da en agos­to de­bi­do a su pa­pel en el es­cán­da­lo. La com­pa­ñía afir­ma que ella no aler­tó opor­tu­na­men­te a los al­tos eje­cu­ti­vos de VW so­bre la ma­ni­pu­la­ción de los da­tos de emi­sio­nes y des­tru­yó evi­den­cia des­pués de que el es­cán­da­lo salió a la luz.

La ge­ren­te, cu­yo nom­bre no pue­de pu­bli­car­se se­gún la ley ale­ma­na, mien­tras es­té vigente el jui­cio, sos­tie­ne que su des­pi­do fue in­jus­to por­que otros em­plea­dos en­te­ra­dos de la ma­ni­pu­la­ción aún con­ser­van sus tra­ba­jos. Su ca­so es uno de cin­co si­mi­la­res que el mis­mo juz­ga­do aten­de­rá en los pró­xi­mos me­ses, in­clui­do uno de Oli­ver Sch­midt, un ex­ge­ren­te de VW con­de­na­do por frau­de en Es­ta­dos Uni­dos el año pa­sa­do y que cum­ple una sen­ten­cia de sie­te años en Mi­chi­gan.

El ma­yor ries­go pa­ra la repu­tación de VW pro­vie­ne de otro ca­so pen­dien­te en Braunsch­weig. Los fis­ca­les in­ves­ti­gan si el CEO Her­bert Diess, el pre­si­den­te Hans Die­ter Pötsch y el an­te­rior CEO Mar­tin Win­ter­korn ma­ni­pu­la­ron los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les al re­tra­sar el anun­cio de la in­ves­ti­ga­ción es­ta­dou­ni­den­se que fi­nal­men­te des­ta­pó el en­ga­ño. Pötsch era el di­rec­tor fi­nan­cie­ro de VW en ese mo­men­to y res­pon­sa­ble de la co­mu­ni­ca­ción con los in­ver­sio­nis­tas y Diess es­ta­ba en el consejo.

Per­so­nas fa­mi­lia­ri­za­das con el te­ma di­cen que es pro­ba­ble que en­fren­ten car­gos pron­to.

Si eso ocu­rre, se­ría "ex­tre­ma­da­men­te do­lo­ro­so" pa­ra VW, di­ce Pe­ter Ka­sis­ke, pro­fe­sor de de­re­cho pe­nal en la Uni­ver­si­dad de Augs­burg. "El da­ño a su repu­tación se­ría in­men­so, es­pe­cial­men­te pa­ra una gran com­pa­ñía co­mo esa que siem­pre es­tá en el ra­dar de los me­dios".

Ca­sos co­mo es­tos a me­nu­do to­man más de un año en Ale­ma­nia y los acu­sa­dos de­ben es­tar pre­sen­tes en las au­dien­cias al me­nos una o dos ve­ces por se­ma­na. Los fis­ca­les han per­mi­ti­do que los abo­ga­dos de los acu­sa­dos re­vi­sen sus ex­pe­dien­tes, una in­di­ca­ción de que pla­nean pro­ce­der con una acu­sa­ción for­mal. Per­so­nas cer­ca­nas a la com­pa­ñía di­cen que si los car­gos son con­si­de­ra­bles, es po­si­ble que a Diess y Pötsch se les pi­da la re­nun­cia. Pe­ro tal me­di­da po­dría te­ner re­per­cu­sio­nes en el ca­so de los in­ver­sio­nis­tas: si VW re­co­no­cie­ra que los dos ocul­ta­ron a los ac­cio­nis­tas el en­ga­ño de las emi­sio­nes, po­dría in­ter­pre­tar­se co­mo que ad­mi­te una vio­la­ción de las re­glas de di­vul­ga­ción.

Win­ter­korn y los prin­ci­pa­les in­ge­nie­ros de VW en­fren­tan tam­bién una in­ves­ti­ga­ción por frau­de em­pren­di­da por los fis­ca­les de Braunsch­weig. Esa pesquisa, que co­men­zó po­co des­pués de que el es­cán­da­lo es­ta­lla­ra en 2015, bus­ca des­en­tra­ñar la me­cá­ni­ca del en­ga­ño y de­ter­mi­nar res­pon­sa­bi­li­da­des.

Es­te ve­rano, los abo­ga­dos de­fen­so­res tu­vie­ron ac­ce­so al ex­pe­dien­te. Esa in­da­ga­to­ria es pa­ra­le­la a in­ves­ti­ga­cio­nes si­mi­la­res so­bre las mar­cas Pors­che y Audi, que tam­bién usa­ron el soft­wa­re tru­ca­do en las prue­bas pa­ra sus vehícu­los.

Un personaje cla­ve, el otro­ra CEO de Audi, Ru­pert Stad­ler, se en­cuen­tra en pri­sión pre­ven­ti­va co­mo par­te de la in­ves­ti­ga­ción, pe­ro ha con­ser­va­do su pues­to en el consejo de ad­mi­nis­tra­ción de VW, aun­que ha si­do sus­pen­di­do de su car­go en Audi.

Los clien­tes de Volks­wa­gen tam­bién son par­te de­man­dan­te. Más de 20 mil com­pra­do­res ale­ma­nes de vehícu­los dié­sel con el soft­wa­re tru­ca­do han pre­sen­ta­do de­man­das en bus­ca de com­pen­sa­ción, ar­gu­yen­do que el valor de re­ven­ta de sus vehícu­los se ha des­plo­ma­do.

En no­viem­bre en­tra­rá en vi­gor una me­di­da co­no­ci­da co­mo "Ley VW", que per­mi­te que las de­man­das de los con­su­mi­do­res se agru­pen en una so­la que­re­lla, al­go así co­mo una de­man­da co­lec­ti­va.

Los le­gis­la­do­res ale­ma­nes apro­ba­ron es­te año di­cha re­gu­la­ción pa­ra per­mi­tir que los con­duc­to­res que aún no han to­ma­do me­di­das le­ga­les se unan a la de­man­da an­tes de un pla­zo a fi­nes de año.

Las au­to­ri­da­des es­pe­ran que la ley tam­bién mo­ti­ve a mi­les de per­so­nas a pre­sen­tar sus ca­sos.

“Re­sol­ver las de­man­das de los clien­tes y la mi­ra­da de otras cues­tio­nes le­ga­les de­ri­va­das del en­ga­ño de las emi­sio­nes pro­ba­ble­men­te va­ya a to­mar mu­chos años más”, se­ña­la Marc-Re­né Tonn, es ana­lis­ta de M.M. War­burg & Co. "Volks­wa­gen lu­cha por lle­gar a aguas más tran­qui­las", ase­gu­ra. "El im­pac­to fi­nan­cie­ro adi­cio­nal no se­rá tan al­to, pe­ro el te­ma se­gui­rá pe­san­do fuer­te so­bre la com­pa­ñía".

○ Pötsch

○ Win­ter­korn

○ Diess

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.