La Fed me­te en se­rios aprie­tos a los mer­ca­dos emer­gen­tes

○ El or­ga­nis­mo es­ta­ble­ce la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro eso no im­pi­de que el res­to del mun­do sien­ta el im­pac­to de sus de­ci­sio­nes.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - FINANZAS - —Ch­ris Ans­tey y Rich Mi­ller

Los mer­ca­dos emer­gen­tes es­tán su­frien­do su peor cri­sis des­de 2015. El ín­di­ce MSCI de mer­ca­dos emer­gen­tes en­tró en una ten­den­cia ba­jis­ta a prin­ci­pios de sep­tiem­bre, des­pués de caer un 20 por cien­to des­de enero. El ín­di­ce de mo­ne­das emer­gen­tes ha caí­do más de 8 por cien­to des­de su má­xi­mo del 3 de abril, mien­tras que el ín­di­ce de bo­nos de mer­ca­dos emer­gen­tes de Bloomberg Bar­clays es­tá en ca­mino de re­por­tar su se­gun­da pér­di­da anual des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial.

Ar­gen­ti­na, en un es­fuer­zo de­ses­pe­ra­do por es­ta­bi­li­zar­se, subió las ta­sas de in­te­rés al 60 por cien­to. El mer­ca­do de valores de Tur­quía ha per­di­do 114 mil mi­llo­nes de dó­la­res en lo que va de año has­ta agos­to. La ru­pia in­dia se des­plo­mó a un ni­vel sin pre­ce­den­tes es­te mes, mien­tras que la mo­ne­da de In­do­ne­sia re­gis­tró su ni­vel más dé­bil fren­te al dó­lar des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra asiá­ti­ca de ha­ce dos dé­ca­das.

Si bien ca­da país tie­ne sus pro­pios desafíos, la Reserva Federal de Es­ta­dos Uni­dos (Fed) ha si­do cla­ve pa­ra des­en­ca­de­nar la ten­sión. Y tie­ne que ver con su cam­pa­ña pa­ra aban­do­nar las po­lí­ti­cas de emer­gen­cia que da­tan de la cri­sis fi­nan­cie­ra de ha­ce una dé­ca­da.

An­te la fuer­te reac­ti­va­ción de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se, la Fed ha es­ta­do su­bien­do las ta­sas de in­te­rés y ha re­ver­ti­do su po­lí­ti­ca de com­pra de bo­nos, co­no­ci­da co­mo fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va, al no re­em­pla­zar to­dos los bo­nos que po­see cuan­do ven­cen. Y es­to, en efec­to, es­tá re­du­cien­do la can­ti­dad de dó­la­res en cir­cu­la­ción. Al mis­mo tiem­po, los ho­mó­lo­gos de la Fed en Eu­ro­pa y Ja­pón es­tán re­du­cien­do sus programas de es­tí­mu­lo. Mien­tras que los tres gran­des ban­cos cen­tra­les in­yec­ta­ron un bi­llón 820 mil mi­llo­nes de dó­la­res adi­cio­na­les en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro glo­bal de enero a agos­to de 2017, es­te año el mon­to es de so­lo 99 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

El im­pac­to des­me­su­ra­do de la Fed se de­be al pa­pel cru­cial que ha te­ni­do el dó­lar en la eco­no­mía mun­dial. Cuan­do las com­pras de bo­nos de la Fed dis­mi­nu­ye­ron el cos­to del en­deu­da­mien­to en dó­la­res, las com­pa­ñías en los mer­ca­dos emer­gen­tes es­ta­ban en­tre las que apro­ve­cha­ron ese en­torno de fi­nan­cia­mien­to barato. Las na­cio­nes en desa­rro­llo te­nían a fi­na­les de mar­zo tres bi­llo­nes 800 mil mi­llo­nes de dó­la­res de bo­nos in­ter­na­cio­na­les en cir­cu­la­ción, la ma­yo­ría de­no­mi­na­dos en di­vi­sa es­ta­dou­ni­den­se, en com­pa­ra­ción con ape­nas un bi­llón 300 mil mi­llo­nes de dó­la­res a co­mien­zos de 2010.

El gi­ro de po­lí­ti­ca de la Reserva Federal ha de­ja­do a los deu­do­res de los paí­ses emer­gen­tes con se­rios dolores de ca­be­za por con­se­guir dó­la­res más ca­ros pa­ra pa­gar su deu­da. "No pue­des cul­par al cre­ci­mien­to de lo que es­tá su­ce­dien­do en los mer­ca­dos emer­gen­tes", se­ña­la Ja­mes McCor­mick, quien es coor­di­na­dor de es­tra­te­gia glo­bal del ban­co de in­ver­sión Na­tWest Mar­kets en Londres. Pe­ro aho­ra que co­men­zó la caí­da, el cre­ci­mien­to tam­bién es­tá en ries­go, to­da vez que los paí­ses ele­van sus ta­sas de in­te­rés pa­ra apun­ta­lar sus mo­ne­das.

La Fed, en­ca­be­za­da por Je­ro­me Po­well, si­gue ade­lan­te con sus pla­nes, pues la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos es­tá cer­ca del pleno em­pleo y la in­fla­ción se acer­ca a su ob­je­ti­vo del 2 por cien­to. Y des­de un pun­to de vis­ta in­terno, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria es­ta­dou­ni­den­se si­gue en “mo­do es­tí­mu­lo”. In­clu­so des­pués de re­pe­ti­dos au­men­tos, el ran­go ob­je­ti­vo de la Reserva Federal de 1.75 a 2 por cien­to pa­ra la ta­sa de los fon­dos fe­de­ra­les es­tá muy por de­ba­jo del 2.9 por cien­to que los res­pon­sa­bles de las po­lí­ti­cas con­si­de­ran neu­tral pa­ra la eco­no­mía.

Pe­se a que los mer­ca­dos emer­gen­tes en­fren­tan "un mo­men­to de estrés", el ban­co cen­tral de Es­ta­dos Uni­dos de­be se­guir su­bien­do las ta­sas da­da la for­ta­le­za de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se, afir­mó el pre­si­den­te de la Fed de Da­llas, Robert Ka­plan, en una con­fe­ren­cia de sep­tiem­bre. Im­pul­sa­do por los re­cor­tes de im­pues­tos del pre­si­den­te Do­nald Trump y el au­men­to del gas­to pú­bli­co, Es­ta­dos Uni­dos va en ca­mino de re­gis­trar es­te año su cre­ci­mien­to más rá­pi­do des­de 2005.

Los fun­cio­na­rios de la Fed, in­clui­do Po­well, han afir­ma­do que la mejor ma­ne­ra de ayu­dar a la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra mun­dial es man­te­nien­do el cre­ci­mien­to de Es­ta­dos Uni­dos, y han co­mu­ni­ca­do cla­ra­men­te ha­cia dón­de se di­ri­ge la po­lí­ti­ca pa­ra evitar sor­pre­sas.

¿Qué po­dría ha­cer que la Reserva Federal sus­pen­da el en­du­re­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria? "Es muy im­por­tan­te lo que pa­se con Chi­na", ex­pli­ca Da­vid Hens­ley, di­rec­tor de eco­no­mía glo­bal de JPMor­gan Cha­se & Co. en Nue­va York. "Si vie­ran que se es­tá des­ace­le­ran­do dra­má­ti­ca­men­te o que tie­ne al­gu­nos pro­ble­mas reales con la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, eso cam­bia­ría la ecua­ción".

Al­gu­nos ana­lis­tas te­men que la tor­men­ta en los mer­ca­dos emer­gen­tes sea un indicador tem­prano de

pro­ble­mas pa­ra otros ti­pos de in­ver­sio­nes a me­di­da que los ban­cos cen­tra­les vi­ran ha­cia una po­lí­ti­ca más res­tric­ti­va. Aun­que los ac­ti­vos en Es­ta­dos Uni­dos no se ven ame­na­za­dos por el au­men­to del dó­lar de la mis­ma for­ma que im­pac­ta a los mer­ca­dos emer­gen­tes, los in­ver­so­res es­tán muy aten­tos a las se­ña­les del fin de la era del di­ne­ro fá­cil. "Du­ran­te mu­cho tiem­po es­tu­vi­mos sa­tis­fe­chos con el im­pac­to po­si­ti­vo que tu­vo la fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va en los pre­cios de los ac­ti­vos, pe­ro al mis­mo tiem­po, siem­pre al­ber­ga­mos es­ta preo­cu­pa­ción por las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas cuan­do se aca­ba­ra", di­ce Step­hen Jen, di­rec­tor del fon­do hed­ge Eu­ri­zon SLJ Ca­pi­tal Ltd. en Londres.

Si la Fed se ci­ñe a sus pla­nes, en­ton­ces "ve­re­mos el con­ta­gio de la pre­sión" más allá de los mer­ca­dos emer­gen­tes, di­ce Jen, quien fue eco­no­mis­ta del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal en la dé­ca­da de 1990. Pe­ro es di­fí­cil es­ti­mar lo que ocu­rri­rá ma­ña­na, en par­te por­que la subida de las ta­sas no ha oca­sio­na­do que los in­ver­so­res hu­yan de los bo­nos del Te­so­ro. McCor­mick de Na­tWest y otros ana­lis­tas ha­bían pre­vis­to una res­pues­ta de es­te ti­po en el mer­ca­do de bo­nos es­te año a me­di­da que la Fed en­du­re­cie­ra la po­lí­ti­ca. Pe­ro, aun­que los bo­nos del Te­so­ro sí ca­ye­ron a prin­ci­pios de año, se han man­te­ni­do en gran me­di­da es­ta­bles du­ran­te me­ses.

Los mer­ca­dos emer­gen­tes y los bo­nos del Te­so­ro fue­ron so­lo dos de las ca­te­go­rías de ac­ti­vos que se be­ne­fi­cia­ron de la in­yec­ción de li­qui­dez or­ques­ta­da por la Fed y otros ban­cos cen­tra­les. Los bo­nos cor­po­ra­ti­vos vie­ron ta­sas de in­te­rés his­tó­ri­ca­men­te ba­jas, mien­tras que las ac­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses se han dis­pa­ra­do. Co­mo bien lo ex­pli­ca­ron los es­tra­te­gas de Gold­man Sachs Group Inc. en un in­for­me, "la ola de li­qui­dez le­van­tó a to­dos los bar­cos". La na­tu­ra­le­za sin pre­ce­den­tes de las ac­cio­nes de la Fed en la úl­ti­ma dé­ca­da ha­ce que las com­pa­ra­cio­nes his­tó­ri­cas sean me­nos con­fia­bles, ad­vier­te Gold­man. ¿Su mejor pro­nós­ti­co? "Un lar­go pe­río­do de ren­di­mien­tos re­la­ti­va­men­te ba­jos en to­dos los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.