La NFL vive una cri­sis en la abun­dan­cia

La li­ga no ha­bía te­ni­do un fu­tu­ro tan in­cier­to co­mo el de hoy.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - PORTADA - — Ira Boud­way y Eben Novy-Williams, con la co­la­bo­ra­ción de Craig Giam­mo­na y Scott Sosh­nick

La Na­tio­nal Foot­ball Lea­gue (NFL), la ma­yor li­ga de fut­bol ame­ri­cano pro­fe­sio­nal de Es­ta­dos Uni­dos, es una má­qui­na que pro­du­ce in­gre­sos por 14 mil mi­llo­nes de dó­la­res al año y acapara la aten­ción de de­ce­nas de mi­llo­nes de per­so­nas. Pe­ro su fu­tu­ro es­tá hoy en du­da.

Los ín­di­ces de au­dien­cia de los par­ti­dos de la tem­po­ra­da re­gu­lar ca­ye­ron 17 por cien­to en los úl­ti­mos dos años, se­gún Niel­sen, y en las pri­me­ras se­ma­nas de la tem­po­ra­da 2018, el rating no va­rió. Febrero, al mis­mo tiem­po, mar­có el ter­cer año con­se­cu­ti­vo de des­cen­so de au­dien­cia pa­ra el Su­per Bowl y tu­vo los me­no­res es­pec­ta­do­res des­de 2009.

Mien­tras tan­to, la par­ti­ci­pa­ción de los jó­ve­nes en el fut­bol de ta­cleo ha dis­mi­nui­do en ca­si un 22 por cien­to des­de 2012, an­te el emer­gen­te con­sen­so cien­tí­fi­co de que el jue­go des­tru­ye el ce­re­bro de sus ju­ga­do­res. An­ta­ño una sim­ple dis­trac­ción do­mi­ni­cal, la NFL se ha con­ver­ti­do en un ejer­ci­cio dia­rio de di­so­nan­cia cog­ni­ti­va pa­ra los fanáticos, y un fren­te de mu­cha po­lé­mi­ca en una gue­rra cul­tu­ral.

Pa­ra mu­chos ob­ser­va­do­res ex­ter­nos, es­to pa­re­ce el fi­nal de una era. "La NFL pro­ba­ble­men­te al­can­zó su pun­to má­xi­mo ha­ce dos años, aho­ra es­tá en se­rios pro­ble­mas", ase­gu­ra An­drew Zim­ba­list, pro­fe­sor de eco­no­mía en Smith Co­lle­ge y es­pe­cia­lis­ta en el ne­go­cio de los de­por­tes.

Pe­ro, al in­te­rior, las co­sas no van na­da mal, in­clu­so una fran­qui­cia me­dia­na co­mo las Pan­te­ras de Ca­ro­li­na se ven­dió en ma­yo por un ré­cord de 2 mil 300 mi­llo­nes de dó­la­res. En los par­ti­dos de la úl­ti­ma tem­po­ra­da, los anun­cian­tes gas­ta­ron un ré­cord de 4 mil 600 mi­llo­nes de dó­la­res en es­pa­cio pu­bli­ci­ta­rio, así co­mo un má­xi­mo his­tó­ri­co de 5 mil 240 mi­llo­nes de dó­la­res por 30 se­gun­dos de pu­bli­ci­dad en el Su­per Bowl.

Los Em­pa­ca­do­res de Green Bay, el úni­co equi­po de la NFL que ha­ce pú­bli­cos sus es­ta­dos fi­nan­cie­ros, ha re­gis­tra­do in­cre­men­tos en sus in­gre­sos por quin­ce tem­po­ra­das con­se­cu­ti­vas. Los in­gre­sos de la Li­ga en su con­jun­to han cre­ci­do más de 47 por cien­to des­de 2012.

El Co­mi­sio­na­do de la NFL, Ro­ger Goo­dell, tie­ne una me­ta ofi­cial de 25 mil mi­llo­nes de dó­la­res de in­gre­sos pa­ra 2027, o apro­xi­ma­da­men­te un cre­ci­mien­to anual del 6 por cien­to. "El ne­go­cio de la NFL es muy só­li­do y con­ti­núa for­ta­le­cién­do­se", ex­pli­ca Marc Ga­nis, pre­si­den­te de la fir­ma de con­sul­to­ría Spor­ts­corp Ltd. "Es un gran mo­men­to pa­ra te­ner una fran­qui­cia de la NFL", di­ce en esa mis­ma lí­nea el pro­pie­ta­rio de los Hal­co­nes de Atlan­ta y co­fun­da­dor de Ho­me De­pot, Art­hur Blank.

El de­por­te rey en EU se ha con­ver­ti­do en una pa­ra­do­ja, con­de­na­do y más lu­cra­ti­vo que nun­ca al mis­mo tiem­po, in­mer­so en una cu­rio­sa contradicción.

"A to­dos les gus­ta cen­trar­se en el rating, y a to­dos les gus­ta cen­trar­se en la NFL por­que re­por­ta los ra­tings más al­tos en la te­le­vi­sión", men­cio­na Brian Ro­lapp, di­rec­tor de la ofi­ci­na de me­dios de la li­ga. "Pe­ro la reali­dad es que, his­tó­ri­ca­men­te, los ra­tings de la NFL siem­pre han subido, aun­que nun­ca en lí­nea rec­ta". De to­dos mo­dos, ex­pli­có, la caí­da de los ín­di­ces de au­dien­cia es la nor­ma en es­tos días, y la NFL lo so­bre­lle­va mejor que la ma­yo­ría.

Es cier­to. La NBA tam­bién ha po­di­do re­sis­tir es­ta ten­den­cia y agre­gar es­pec­ta­do­res pa­ra sus trans­mi­sio­nes na­cio­na­les. Pe­ro la NBA se que­da chi­qui­ta an­te la NFL. En 2017, cua­tro jue­gos de la tem­po­ra­da re­gu­lar de la NFL atra­je­ron más es­pec­ta­do­res que el jue­go más vis­to de la fi­nal de la NBA. "Ya qui­sie­ra la NBA te­ner los ra­tings de la NFL", di­ce Rich Green­field, ana­lis­ta de me­dios en BTIG. Du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na de la nue­va tem­po­ra­da, los en­cuen­tros de la NFL re­pre­sen­ta­ron los cin­co programas más vis­tos en la te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se.

Pe­se a to­do, in­clu­so los eje­cu­ti­vos de los equi­pos ad­mi­ten que las au­dien­cias de la NFL son sa­nas en un con­tex­to de de­cli­ve. "No sé si al­gu­na vez se­re­mos tan po­pu­la­res co­mo lo fui­mos ha­ce vein­te o diez años, simplemente por la for­ma en que es el mun­do. Pe­ro creo que, en re­la­ción con las otras opciones, to­da­vía va­mos a ser do­mi­nan­tes y eso atrae­rá los in­gre­sos", afir­ma un eje­cu­ti­vo que pi­dió el ano­ni­ma­to.

La NFL ven­de blo­ques de tres ho­ras de te­le­vi­sión con es­pa­cios con­ve­nien­tes pa­ra co­mer­cia­les en un mo­men­to en que los con­su­mi­do­res gra­vi­tan ha­cia for­ma­tos más cor­tos, pan­ta­llas más pe­que­ñas y sin in­te­rrup­cio­nes. La li­ga ne­go­ció su úl­ti­ma ron­da de acuer­dos con CBS, ESPN, Fox y NBC en 2011, en lo que aho­ra pa­re­ce ser el pico de los pa­que­tes de ca­ble. Y se ase­gu­ró in­cre­men­tos de pre­cios de 66 por cien­to so­bre sus acuer­dos an­te­rio­res; ESPN pa­gó mil 900 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les por Mon­day Night Foot­ball y los otros pa­ga­ron un to­tal com­bi­na­do de 3 mil 100 mi­llo­nes por año. El acuer­do de ESPN ven­ce en 2021, los otros en 2022.

El au­ge de Net­flix y otros ser­vi­cios ba­jo de­man­da ha di­vi­di­do el entretenimiento en ca­sa en dos ca­te­go­rías: lo que la gen­te ve en vi­vo y to­do lo de­más. Por el mo­men­to, so­lo hay dos pi­la­res que de­man­dan ser vis­tos en el mis­mo mo­men­to en que ocu­rren: los de­por­tes y Do­nald Trump.

Por eso los de­re­chos mó­vi­les son im­por­tan­tes. Twit­ter pa­gó 10 mi­llo­nes de dó­la­res ha­ce dos años pa­ra trans­mi­tir diez jue­gos si­mul­tá­nea­men­te con la te­le­vi­sión. Ama­zon pa­gó 50 mi­llo­nes de dó­la­res por el mis­mo pa­que­te un año des­pués, y en abril lo re­no­vó por dos tem­po­ra­das más pa­gan­do por ca­da una 65 mi­llo­nes de dó­la­res, ade­más de los 660 mi­llo­nes que pa­ga Fox por los mis­mos jue­gos.

Se pre­su­me que cuan­do ven­zan los ac­tua­les con­ve­nios de trans­mi­sión de la li­ga, Ama­zon, Twit­ter, Fa­ce­book, Goo­gle, Ap­ple o cual­quier otra em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca con di­ne­ro pu­ja­rá por un acuer­do ex­clu­si­vo con el mis­mo fer­vor que sus an­te­ce­so­res del ca­ble y la te­le. "Los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos ob­via­men­te se es­tán pre­pa­ran­do pa­ra eso", co­men­ta Da­niel Cohen, con­sul­tor de de­re­chos de di­fu­sión en la agen­cia de­por­ti­va Oc­ta­gon.

Aun­que ese res­ca­te de las tec­no­ló­gi­cas se ha vuel­to un ar­tícu­lo de fe en la NFL y otras li­gas de­por­ti­vas, hay mo­ti­vos pa­ra ser es­cép­ti­co. "Hay una frag­men­ta­ción inevi­ta­ble que los per­ju­di­ca­rá", ex­pli­ca Zim­ba­list. "Sig­ni­fi­ca que no van a re­ci­bir las mis­mas ta­sas por los de­re­chos".

Los pre­ce­den­tes re­cien­tes no son alen­ta­do­res. Cuan­do la Pre­mier Lea­gue in­gle­sa, la li­ga de fut­bol más po­pu­lar del mun­do, subas­tó sus de­re­chos te­le­vi­si­vos na­cio­na­les a prin­ci­pios de es­te año, Ama­zon se lle­vó una por­ción del pas­tel y aun así los pre­cios en ge­ne­ral ca­ye­ron un 10 por cien­to des­de el úl­ti­mo acuer­do ha­ce tres años.

Las ca­de­nas tie­nen dos for­mas ob­vias de ga­nar di­ne­ro con los jue­gos de la NFL: ven­der anun­cios y co­brar ta­ri­fas a las com­pa­ñías de ca­ble. Pa­ra las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas, la for­ma de ga­nar di­ne­ro en los de­por­tes es me­nos cla­ra. Al­go que no preo­cu­pa a la NFL. "La re­gla fun­da­men­tal en los me­dios es que allí don­de hay con­su­mo hay di­ne­ro", ase­gu­ra Ro­lapp. "Si tie­nes el con­su­mo, des­cu­brir có­mo ha­cer di­ne­ro no es la par­te di­fí­cil".

La li­ga tam­bién es­tá con­tan­do con la le­ga­li­za­ción de las apues­tas de­por­ti­vas. En ma­yo, la Su­pre­ma Cor­te de EU de­ro­gó la ley federal que prohi­bía la prác­ti­ca en la ma­yor par­te del país. Aho­ra, la NFL sa­li­va por el di­ne­ro que flui­rá a me­di­da que más es­ta­dos adop­ten las apues­tas le­ga­les. La Ame­ri­can Ga­ming As­so­cia­tion, el prin­ci­pal gru­po ca­bil­de­ro de la industria de las apues­tas, es­ti­ma que la NFL ga­na­ría 2 mil 300 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les de las apues­tas le­ga­les, una ve­ta que le trae­ría ma­yor au­dien­cia, pu­bli­ci­dad y acuer­dos de de­re­chos.

Lue­go es­tá la con­tro­ver­sia po­lí­ti­ca que si­gue ca­da pa­so de la NFL (sus­ci­ta­da por el ac­to de arro­di­llar­se du­ran­te el himno). Ata­car a la li­ga se ha vuel­to un de­por­te en sí mis­mo y Trump es el ma­ris­cal de cam­po de los re­van­chis­tas. "Va­ya, la au­dien­cia del pri­mer jue­go de la NFL es­tá muy por de­ba­jo de la del año pa­sa­do, que ya era muy ma­la", es­cri­bió el pre­si­den­te des­pués del par­ti­do. "Si los ju­ga­do­res se pu­sie­ran de pie, or­gu­llo­sos de nues­tra ban­de­ra e himno, y to­do sa­lie­ra en la trans­mi­sión, tal vez los ra­tings po­drían vol­ver. De lo con­tra­rio ¡peor!”

Re­sul­tó ser una re­tó­ri­ca per­sua­si­va. A prin­ci­pios de es­te año, cuan­do la fir­ma de in­ves­ti­ga­ción de opi­nión pú­bli­ca Mor­ning Con­sult pre­gun­tó a los es­ta­dou­ni­den­ses có­mo per­ci­bían a unas dos mil mar­cas, la NFL em­pa­tó con MSNBC co­mo la sex­ta más po­la­ri­zan­te. So­lo Trump Ho­tels, CNN, Fox News, NBC News y el New York Ti­mes mos­tra­ron una di­vi­sión más am­plia de la es­ti­ma en­tre re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas. En uno de los gi­ros más im­pre­de­ci­bles de las gue­rras cul­tu­ra­les, el fut­bol ame­ri­cano pro­fe­sio­nal aho­ra per­te­ne­ce a la tri­bu li­be­ral.

En ma­yo, las vo­ces que cen­su­ra­ban el ges­to de pro­tes­ta du­ran­te el himno pro­vo­ca­ron que los pro­pie­ta­rios apro­ba­ran por una­ni­mi­dad una nor­ma que exi­gía a los ju­ga­do­res po­ner­se de pie du­ran­te el himno o que­dar­se en el ves­tua­rio. Pe­ro eso so­lo ati­zó las pro­tes­tas y la li­ga tu­vo que sus­pen­der su nue­va re­gla. "Bá­si­ca­men­te, la po­lí­ti­ca de la NFL ha si­do arro­di­llar­se an­te Do­nald Trump", di­ce Zim­ba­list. "Y es una po­lí­ti­ca es­tú­pi­da, no tie­ne sen­ti­do".

Sin em­bar­go, hay po­cas se­ña­les de que al­go de es­to per­ju­di­que al ne­go­cio. Trump no lo­gró ahu­yen­tar a los pa­tro­ci­na­do­res. Tal vez al­gu­nos sí aban­do­na­ron el pa­tro­ci­nio, co­mo Pa­pa John’s, pe­ro fue re­em­pla­za­do por Piz­za Hut. Y han apa­re­ci­do otros nue­vos con fa­jos de di­ne­ro. Sleep Num­ber, por ejem­plo, se con­vir­tió en el pri­mer pro­vee­dor ofi­cial de col­cho­nes de la li­ga a prin­ci­pios de es­te año y Ni­ke ex­ten­dió su acuer­do pa­ra pro­veer jer­seys ofi­cia­les has­ta 2028.

Has­ta ha­ce dos años, la NFL ne­ga­ba ofi­cial­men­te cual­quier re­la­ción en­tre el fut­bol ame­ri­cano y un ma­yor ries­go de en­fer­me­dad ce­re­bral de­ge­ne­ra­ti­va. Eso cam­bió cuan­do Jeff Mi­ller, vi­ce­pre­si­den­te se­nior de sa­lud y se­gu­ri­dad de la li­ga, ad­mi­tió an­te el Con­gre­so que hay "sin du­da" un víncu­lo en­tre el de­por­te y enfermedades co­mo la en­ce­fa­lo­pa­tía trau­má­ti­ca cró­ni­ca (CTE, por sus si­glas en in­glés), que se ha en­con­tra­do en los cerebros de más de cien ex­ju­ga­do­res de la NFL y es­tá re­la­cio­na­da con cam­bios de hu­mor, de­pre­sión, im­pul­si­vi­dad, pér­di­da de me­mo­ria y, en al­gu­nos ca­sos, sui­ci­dio.

La pre­gun­ta aho­ra es si el fut­bol ame­ri­cano pue­de ju­gar­se de for­ma se­gu­ra y aun así ser fut­bol ame­ri­cano. En el cor­to pla­zo, la NFL tie­ne que preo­cu­par­se por arrui­nar­le la di­ver­sión a un gru­po de per­so­nas, in­clui­do Trump, que ve el de­por­te co­mo una he­rra­mien­ta vi­tal pa­ra for­jar la hom­bría es­ta­dou­ni­den­se. En lo que a ellos res­pec­ta, cual­quier es­fuer­zo pa­ra res­tar­le vio­len­cia al jue­go y me­jo­rar la se­gu­ri­dad es una ame­na­za pa­ra el país.

No obs­tan­te, a lar­go pla­zo la NFL tam­bién tie­ne que preo­cu­par­se de que el da­ño du­ra­de­ro al que se ex­po­nen los ju­ga­do­res no ter­mi­ne por alie­nar a los fanáticos. "El pro­ble­ma de la CTE es el ma­yor desafío que en­fren­ta la NFL", di­ce Ch­ris No­wins­ki, ex­ju­ga­dor de fut­bol ame­ri­cano de la Uni­ver­si­dad de Har­vard y lu­cha­dor pro­fe­sio­nal que creó la fun­da­ción Con­cus­sion Le­gacy. "Si no cam­bian, y cam­bian pron­to, sus le­yen­das se­gui­rán sien­do diag­nos­ti­ca­das con la en­fer­me­dad y la gen­te se ale­ja­rá".

Por el mo­men­to, la CTE so­lo pue­de diag­nos­ti­car­se post­mor­tem. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Bos­ton, que tra­ba­jan con cerebros do­na­dos por fa­mi­lias, des­cu­brie­ron que al me­nos el 10 por cien­to de los ju­ga­do­res fa­lle­ci­dos de la NFL su­frían la en­fer­me­dad. Pe­ro cuan­do se en­cuen­tre la for­ma de diag­nos­ti­car­la en vi­da, No­wins­ki cree que ese por­cen­ta­je se du­pli­ca­rá o tri­pli­ca­rá: “Si al­gún día su­pie­ras que la mi­tad de los ju­ga­do­res que es­tás vien­do en el cam­po ya tie­nen es­ta en­fer­me­dad, ¿te sen­ti­rías có­mo­do vién­do­los ju­gar?”

Es­te año, Con­cus­sion Le­gacy lan­zó una cam­pa­ña lla­ma­da "Flag Foot­ball Un­der 14" (que abo­ga por la mo­da­li­dad del fut­bol ban­de­ra pa­ra los ni­ños me­no­res de 14 años) to­da vez que la in­ves­ti­ga­ción mues­tra que uno de los ma­yo­res pre­dic­to­res de la CTE es la can­ti­dad de años que se pa­san ju­gan­do fut­bol de ta­cleo. Los pa­dres, por lo que pa­re­ce, des­de ha­ce tiem­po que en­tien­den el men­sa­je. Des­de 2012, el nú­me­ro de ni­ños de en­tre 6 y 17 años que jue­gan fut­bol de ta­cleo des­cen­dió 22 por cien­to, se­gún la Sports & Fit­ness In­dustry As­so­cia­tion. En un es­tu­dio pu­bli­ca­do en JAMA Pe­dia­trics es­te año, los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron que ese des­cen­so coin­ci­de es­tre­cha­men­te con el au­men­to de la co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca de los víncu­los del fut­bol con las le­sio­nes ce­re­bra­les trau­má­ti­cas.

○ Brian Ro­lapp

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.