Una pe­que­ña is­la pu­so de ca­be­za a Eu­ro­pa

La na­ción más pe­que­ña del blo­que se ha con­ver­ti­do en un cen­tro de crip­to­mo­ne­das y jue­gos en lí­nea, plagado de acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción y la­va­do de di­ne­ro. Y, ade­más, ven­de pa­sa­por­tes.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - PORTADA - Por Mon­te Reel Fo­to­gra­fía: Na­dia Shi­ra Cohen

El Vier­nes San­to es una fes­ti­vi­dad re­le­van­te en el ca­len­da­rio de Mal­ta, apar­te de las ce­le­bra­cio­nes li­túr­gi­cas y las pro­ce­sio­nes en las ca­lles, el pro­gra­ma de te­le­vi­sión de ma­yor au­dien­cia del país tie­ne ese día su teletón anual pa­ra re­cau­dar di­ne­ro pa­ra ni­ños con cán­cer. Cuan­do pa­re­cía que el pro­gra­ma es­ta­ba por con­cluir, en­tró una lla­ma­da del pri­mer mi­nis­tro Jo­seph Mus­cat. Él tam­bién com­par­tía el es­pí­ri­tu fes­ti­vo, el día an­te­rior el país ha­bía anun­cia­do un su­pe­rá­vit de 182 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra 2017, su segundo año con­se­cu­ti­vo en nú­me­ros ne­gros des­pués de dé­ca­das de dé­fi­cits. En ese te­nor, Mus­cat do­nó 5 mi­llo­nes de eu­ros en nom­bre del go­bierno, ca­si cua­dru­pli­can­do el ré­cord an­te­rior del teletón en un ins­tan­te. La au­dien­cia es­ta­lló de jú­bi­lo.

Pe­ro en es­tos días, en Mal­ta las bue­nas obras no sal­van. Cuan­do Mus­cat in­si­nuó que el di­ne­ro do­na­do pro­ven­dría de un fon­do ali­men­ta­do por el Pro­gra­ma de In­ver­so­res In­di­vi­dua­les, una ini­cia­ti­va gu­ber­na­men­tal que ven­de pa­sa­por­tes mal­te­ses a ex­tran­je­ros por 650 mil eu­ros, más una in­ver­sión de 150 mil eu­ros en bo­nos del go­bierno, el Vier­nes San­to se agrió.

Un par­la­men­ta­rio de la opo­si­ción es­cri­bió que, co­mo so­bre­vi­vien­te de cán­cer, le in­dig­na­ba que la aten­ción de los pa­cien­tes se fi­nan­cia­ra con di­ne­ro de "cri­mi­na­les y co­rrup­tos". Otro su­gi­rió que Mal­ta in­ten­ta­ba lim­piar su di­ne­ro su­cio con una bue­na causa. "Es co­mo pen­sar que la pros­ti­tu­ción es­tá bien si una par­te de los in­gre­sos son do­na­dos por el pro­xe­ne­ta a la ca­ri­dad", se que­jó Ja­son Az­zo­par­di, otro miem­bro del Par­la­men­to.

La his­to­ria de có­mo lle­gó Mal­ta al pun­to don­de una do­na­ción be­né­fi­ca pue­de pro­vo­car in­dig­na­ción y que­jas co­men­zó de una for­ma lu­mi­no­sa. Un pe­que­ño país crea un ni­cho re­du­ci­do pe­ro lu­cra­ti­vo en la eco­no­mía glo­bal. El di­ne­ro flu­ye, se crean mi­les de pues­tos de tra­ba­jo y el go­bierno in­ten­si­fi­ca la es­tra­te­gia, abrien­do el país a más so­cios y fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to. Lue­go vie­ne el gi­ro: acu­sa­cio­nes de la­va­do de di­ne­ro, com­plots po­lí­ti­cos, cri­men or­ga­ni­za­do e in­clu­so un ase­si­na­to.

In­ves­ti­ga­cio­nes em­pren­di­das por ma­gis­tra­dos lo­ca­les, fis­ca­les de EU y re­gu­la­do­res ban­ca­rios eu­ro­peos han agi­ta­do las re­des fi­nan­cie­ras y po­lí­ti­cas de Mal­ta por más de un año. Al­gu­nos de los paí­ses más po­de­ro­sos han su­ge­ri­do que una na­ción de 450 mil per­so­nas re­pre­sen­ta una se­ria ame­na­za pa­ra los es­fuer­zos glo­ba­les pa­ra com­ba­tir el blan­queo de di­ne­ro, im­po­ner san­cio­nes eco­nó­mi­cas y man­te­ner es­tán­da­res trans­na­cio­na­les jus­tos.

Una in­ves­ti­ga­ción de 15 me­ses so­bre una de las acu­sa­cio­nes más po­lé­mi­cas, que di­ce que la es­po­sa de Mus­cat es­tu­vo li­ga­da a la crea­ción de una em­pre­sa pa­ra la­var di­ne­ro, con­clu­yó a fi­nes de ju­lio sin pre­sen­tar evi­den­cia. El go­bierno, en tan­to, tra­ta de res­ta­ble­cer su repu­tación, pe­ro el re­sul­ta­do de­pen­de­rá de có­mo los mal­te­ses res­pon­dan a una pre­gun­ta com­ple­ja: pa­ra es­ti­mu­lar su sec­tor de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, ¿el país más pe­que­ño de la Unión Eu­ro­pea tie­ne que ven­der su al­ma?

La na­ción co­men­zó a pre­pa­rar su so­li­ci­tud pa­ra unir­se a la Unión Eu­ro­pea (UE) a me­dia­dos de los no­ven­ta. Y pa­ra con­ven­cer al res­to de Eu­ro­pa de que po­día ser un so­cio con­fia­ble, Mal­ta ins­ti­tu­yó re­for­mas fi­nan­cie­ras y re­gu­la­to­rias. En el pro­ce­so, el país se rein­ven­ta­ba co­mo un cen­tro de trán­si­to pa­ra el di­ne­ro, en un en­torno de le­gi­ti­mi­dad ba­sa­da en le­yes mo­der­nas, trans­pa­ren­cia y es­ta­bi­li­dad.

En el mo­men­to en que in­gre­só al blo­que en 2004, Mal­ta te­nía un si­tio en la eco­no­mía eu­ro­pea, sus es­que­mas fis­ca­les atra­je­ron fon­dos de in­ver­sión, ban­cos y fir­mas de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros del mun­do. Lue­go que Mus­cat y su Par­ti­do La­bo­ris­ta asu­mie­ran en 2013, el país ins­ti­tu­yó el plan de ven­ta de pa­sa­por­tes, mal re­ci­bi­do por fun­cio­na­rios de la UE que te­mían que se con­vir­tie­ra en una puer­ta de ac­ce­so pa­ra el di­ne­ro su­cio. Pe­ro Mus­cat no ce­dió. En 2014, Mal­ta se es­tre­nó co­mo la eco­no­mía de ma­yor cre­ci­mien­to en Eu­ro­pa, y el man­da­ta­rio y sus alia­dos des­cri­bie­ron el pro­gra­ma de pa­sa­por­tes co­mo un éxi­to. A ini­cios del año, el go­bierno ha­bía re­cau­da­do 600 mi­llo­nes de eu­ros gra­cias a él.

Pe­ro el par­ti­do opo­si­tor y al­gu­nos miem­bros de la pren­sa mal­te­sa no es­ta­ban con­ven­ci­dos. En 2016, la pe­rio­dis­ta Daph­ne Ca­rua­na Ga­li­zia des­cu­brió, en el mar­co de la fil­tra­ción de los Pa­na­ma Pa­pers, que dos de los ase­so­res más cer­ca­nos de Mus­cat ha­bían crea­do com­pa­ñías en Pa­na­má con el ob­je­to, ase­gu­ra­ba ella, de la­var el di­ne­ro de los so­bor­nos que ha­bían re­ci­bi­do a cam­bio de la ven­ta de pa­sa­por­tes a ciu­da­da­nos ru­sos. Tiem­po des­pués, Ca­rua­na Ga­li­zia re­por­tó que la es­po­sa de Mus­cat, Michelle, ha­bía crea­do su pro­pia com­pa­ñía fa­cha­da pa­na­me­ña a tra­vés del mis­mo in­ter­me­dia­rio usado por los ase­so­res de Mus­cat, esa es la acu­sa­ción que en ju­lio con­clu­yó sin ha­ber en­con­tra­do prue­bas.

La pe­rio­dis­ta tam­bién acu­só a Pi­la­tus Bank, una ins­ti­tu­ción mal­te­sa fun­da­da en 2014, de ma­ne­jar gran par­te del di­ne­ro en esas pre­sun­tas transac­cio­nes pa­na­me­ñas. Y se­ña­ló, ade­más, que la pri­me­ra da­ma ha­bía re­ci­bi­do un mi­llón de dó­la­res en una trama de blan­queo de ca­pi­ta­les or­ques­ta­da por la fa­mi­lia go­ber­nan­te de Azer­bai­yán. El blog de Ca­rua­na Ga­li­zia se vol­vió la fuen­te de no­ti­cias más leí­da en Mal­ta. Las crí­ti­cas le ga­na­ron enemi­gos y pa­ra el oto­ño de 2017 en­fren­ta­ba 47 de­man­das ju­di­cia­les, 70 por cien­to de ellas en­ta­bla­das por fun­cio­na­rios del go­bierno, se­gún su her­ma­na, Co­rin­ne Vella. El pri­mer mi­nis­tro Mus­cat fue uno de los que la de­man­da­ron, ca­li­fi­can­do sus acu­sa­cio­nes co­mo "la ma­yor men­ti­ra en la his­to­ria po­lí­ti­ca de Mal­ta". Mu­chos en el país le cre­ye­ron al man­da­ta­rio, y en ju­nio de 2017, en unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, Mus­cat fue re­ele­gi­do con el 55 por cien­to del vo­to po­pu­lar.

En oc­tu­bre pa­sa­do, Ca­rua­na Ga­li­zia mu­rió al es­ta­llar su co­che con una bom­ba. La policía arres­tó a tres de­lin­cuen­tes, por plan­tar y de­to­nar el dis­po­si­ti­vo. Pe­ro na­die con­si­de­ra que el cri­men que­dó re­suel­to. Quien lo or­de­nó es­tá sin iden­ti­fi­car. Al­gu­nos es­pe­cu­lan que fue un ata­que de una red de con­tra­ban­do de Li­bia o que la ma­fia es­tu­vo de­trás. Otros cul­pan al go­bierno. Mus­cat y su ad­mi­nis­tra­ción con­de­na­ron el ase­si­na­to, ne­gan­do cual­quier víncu­lo. Pe­ro el aten­ta­do mar­có un pun­to de in­fle­xión pa­ra Mal­ta. La idea de que la co­rrup­ción se ha­bía apo­de­ra­do de la eco­no­mía mal­te­sa se ex­ten­dió más allá de los lí­mi­tes de un par­ti­do de opo­si­ción, y los ojos del mun­do se vol­vie­ron ha­cia el pe­que­ño país, que des­de en­ton­ces lu­cha por lim­piar su nom­bre. Pa­ra los crí­ti­cos de Mus­cat, un po­de­ro­so sím­bo­lo del ami­guis­mo es Ali Sadr Has­he­mi­ne­jad, due­ño de Pi­la­tus Bank, la ins­ti­tu­ción pre­sun­ta­men­te in­vo­lu­cra­da en las transac­cio­nes sos­pe­cho­sas con com­pa­ñías pa­na­me­ñas vin­cu­la­das con fun­cio­na­rios del go­bierno. Mien­tras Sadr li­dia­ba con ese es­cán­da­lo en Mal­ta, una in­ves­ti­ga­ción pa­ra­le­la so­bre él y su ban­co cul­mi­nó con su arres­to en ma­nos de las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses, que lo acu­sa­ron es­ta pri­ma­ve­ra de or­ga­ni­zar una red de com­pa­ñías fan­tas­ma y cuen­tas ban­ca­rias pa­ra es­con­der di­ne­ro ca­na­li­za­do des­de Ve­ne­zue­la a Irán, vio­lan­do con ello las san­cio­nes eco­nó­mi­cas con­tra la na­ción asiá­ti­ca. Los fis­ca­les tam­bién ale­ga­ron que Sadr fun­dó Pi­la­tus Bank uti­li­zan­do fon­dos ile­ga­les. Sadr se de­cla­ró inocen­te y que­dó en li­ber­tad ba­jo fian­za.

El go­bierno de Mal­ta in­ten­tó dis­tan­ciar­se de Sadr, aun­que sin éxi­to, pues los me­dios lo­ca­les in­for­ma­ron que en­tre los 250 in­vi­ta­dos a su bo­da en 2015, en Italia, es­ta­ban Mus­cat, su es­po­sa y uno de los fun­cio­na­rios acu­sa­dos de mo­ver di­ne­ro de so­bor­nos re­la­cio­na­dos con el pro­gra­ma de pa­sa­por­tes a tra­vés de Pi­la­tus Bank. Y ati­zan­do el fue­go, la Au­to­ri­dad Ban­ca­ria Eu­ro­pea se­ña­ló "de­fi­cien­cias se­rias y sis­te­má­ti­cas" en la for­ma en que los re­gu­la­do­res mal­te­ses su­per­vi­sa­ron al ban­co an­tes y des­pués de que se co­no­cie­ran los la­zos de Sadr con Irán.

El re­sul­ta­do de to­do es­to es un con­ta­gio de sos­pe­cha. Mu­chas de las acu­sa­cio­nes de la­va­do de di­ne­ro y otros de­li­tos fi­nan­cie­ros han re­sul­ta­do di­fí­ci­les de con­fir­mar o des­es­ti­mar, pe­ro co­lec­ti­va­men­te echan aba­jo la idea de que la co­rrup­ción es estrictamente una im­por­ta­ción ex­tran­je­ra en Mal­ta. El úni­co gru­po de ex­per­tos in­de­pen­dien­te del país, el To­day Pu­blic Po­licy Ins­ti­tu­te, de­jó de ope­rar en abril. Su ra­zón de­cla­ra­da pa­ra el cierre fue con­tun­den­te­men­te con­de­na­to­ria: "una sen­sa­ción de de­rro­tis­mo por­que el go­bierno pi­so­tea los es­tán­da­res de pro­fe­sio­na­lis­mo, trans­pa­ren­cia y res­pon­sa­bi­li­dad".

Mus­cat y su ad­mi­nis­tra­ción han res­pon­di­do a ta­les crí­ti­cas pasando a la ofen­si­va; en lu­gar de fre­nar las po­lí­ti­cas con­tro­ver­ti­das, han pi­sa­do el ace­le­ra­dor. El pri­mer mi­nis­tro am­plió el pro­gra­ma de ven­tas de pa­sa­por­tes, ar­gu­men­tan­do que ta­les in­ver­sio­nes y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca que pro­mue­ven po­drían ayu­dar a Mal­ta a con­ver­tir­se en uno de los paí­ses más ri­cos de Eu­ro­pa en po­cas dé­ca­das. So­lo el año pa­sa­do, las for­tu­nas pri­va­das en Mal­ta au­men­ta­ron en más del 20 por cien­to, gra­cias a ello.

En abril, jus­to cuan­do va­rios paí­ses asiá­ti­cos to­ma­ban me­di­das con­tra las crip­to­mo­ne­das, Mus­cat anun­ció que Mal­ta se con­ver­ti­ría en el pri­mer país de Eu­ro­pa en crear un mar­co re­gu­la­to­rio y le­gis­la­ti­vo es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­do pa­ra atraer di­vi­sas vir­tua­les. Po­co des­pués, Bi­nan­ce Hol­dings, la pla­ta­for­ma de in­ter­cam­bio crip­to­grá­fi­co más gran­de del mun­do, anun­ció que tras­la­da­ría su se­de cen­tral de Hong Kong a Mal­ta. En cues­tión de se­ma­nas, los ana­lis­tas de Mor­gan Stan­ley in­for­ma­ron que la ma­yor par­te del vo­lu­men de ne­go­cia­ción crip­to­grá­fi­ca se mo­vía a tra­vés de em­pre­sas con se­de en la is­la.

Slie­ma es una de las ciu­da­des más prós­pe­ras de Mal­ta, lle­na de res­tau­ran­tes al ai­re li­bre con vis­tas al puer­to. Dé­ca­das atrás, allí atra­ca­ban bar­cos de pes­ca he­chos de ma­de­ra, aho­ra el puer­to es­tá re­ple­to de cien­tos de ya­tes. El cam­bio tam­bién se re­fle­ja en el fre­né­ti­co rit­mo de la cons­truc­ción in­mo­bi­lia­ria y la afluen­cia de las agencias de bie­nes raí­ces. La fuer­za que im­pul­sa esa de­man­da es un nue­vo gé­ne­ro de re­si­den­tes mal­te­ses que pue­blan los ca­fés y res­tau­ran­tes de Slie­ma. Mu­chos son del nor­te de Eu­ro­pa, y ca­si to­dos son jó­ve­nes de vein­ti­tan­tos o trein­ta y po­cos años. Lle­van mo­chi­las, no con­du­cen au­to­mó­vi­les y tra­ba­jan pa­ra las cien­tos de em­pre­sas de jue­gos en lí­nea que se han mu­da­do a Mal­ta en los úl­ti­mos años. Las com­pa­ñías ofre­cen una va­rie­dad de ser­vi­cios de ca­sino, des­de pó­quer en lí­nea y jue­gos de azar has­ta apues­tas de­por­ti­vas.

Ha­ce unos quin­ce años so­lo ha­bía dos com­pa­ñías de jue­gos en lí­nea, aho­ra hay unas 300 y el sec­tor re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te el 12 por cien­to de la eco­no­mía, se­gún el ór­gano que re­gu­la la ac­ti­vi­dad en el país. Tan­to el par­ti­do go­ber­nan­te co­mo la opo­si­ción coin­ci­den en que el cre­ci­mien­to fue re­sul­ta­do de un acier­to en­co­mia­ble: en 2004, Mal­ta se con­vir­tió en el pri­mer país de Eu­ro­pa en re­gu­lar los jue­gos en lí­nea, ayu­dan­do a le­gi­ti­mar una industria que an­te­rior­men­te es­ta­ba en la pe­ri­fe­ria de la res­pe­ta­bi­li­dad y la le­ga­li­dad.

Sin em­bar­go, ahí tam­bién pe­san las sos­pe­chas, una in­ves­ti­ga­ción po­li­cial en Italia re­fie­re que la ma­fia si­ci­lia­na se in­fil­tró en la industria pa­ra la­var re­cur­sos ilí­ci­tos.

En cuan­to a los com­pra­do­res de pa­sa­por­tes, la pren­sa mal­te­sa re­ve­ló que hay des­de oli­gar­cas ru­sos has­ta una mu­jer que fue sus­pen­di­da del par­la­men­to viet­na­mi­ta por te­ner do­ble ciu­da­da­nía, lo que es ile­gal en su país. Ro­ber­ta Met­so­la, quien re­pre­sen­ta a Mal­ta en el Par­la­men­to Eu­ro­peo, co­men­ta que mu­chos de es­tos com­pra­do­res so­lo quieren fa­ci­li­da­des fi­nan­cie­ras y de des­pla­za­mien­to que pro­por­cio­na un pa­sa­por­te de la UE. "Hay gen­te que lle­ga en jet pri­va­do, se reúne con un agen­te in­mo­bi­lia­rio, al­qui­la un apar­ta­men­to por un año sin si­quie­ra ver­lo y se va por la tar­de", di­ce.

Carl Pe­ral­ta, di­rec­tor de una agen­cia in­mo­bi­lia­ria, ex­pli­ca que aque­llos que es­tán com­pran­do pa­sa­por­tes co­no­cen cuál es el mí­ni­mo exi­gi­do pa­ra gas­tar en vi­vien­da, ya sea 350 mil eu­ros por una com­pra o ren­tas de al me­nos 16 mil eu­ros anua­les du­ran­te cin­co años. La úni­ca ca­rac­te­rís­ti­ca que bus­can es­pe­cí­fi­ca­men­te en una pro­pie­dad es que cum­pla con esos re­qui­si­tos mí­ni­mos, no las ha­bi­tan, de­ta­lla.

"Yo era el prin­ci­pal in­ves­ti­ga­dor de de­li­tos fi­nan­cie­ros en el país", afir­ma el otro­ra ins­pec­tor Jo­nat­han Fe­rris. “Bus­ca mi nom­bre en in­ter­net, ve­rás to­do”. El hom­bre cuen­ta que en 2017 sus je­fes en la Uni­dad de Aná­li­sis de In­te­li­gen­cia Fi­nan­cie­ra de Mal­ta le pi­die­ron que se apar­ta­ra de la in­ves­ti­ga­ción que in­vo­lu­cra­ba a la es­po­sa y los ase­so­res de Mus­cat, pues su­pues­ta­men­te su ob­je­ti­vi­dad es­ta­ba com­pro­me­ti­da. Mo­les­to, les re­pli­có que en 72 ho­ras po­dría de­ter­mi­nar quién era el ver­da­de­ro due­ño de la com­pa­ñía en la que pre­sun­ta­men­te es­ta­ba in­vo­lu­cra­da la pri­me­ra da­ma, con­sul­ta­ría de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos, do­cu­men­tos del par­ti­do y re­gis­tros ban­ca­rios. Al día si­guien­te, di­ce, fue des­pe­di­do y se le ne­gó ac­ce­so a do­cu­men­tos de la in­ves­ti­ga­ción. Su des­pi­do ele­vó las sos­pe­chas con­tra Mus­cat y su es­po­sa.

Tras la muer­te de Ca­rua­na Ga­li­zia, el pro­pio Fe­rris co­men­zó a te­mer por su vi­da. Hoy, la policía vi­gi­la su ca­sa du­ran­te ocho ho­ras ca­da no­che. "¿De qué sir­ve? No lo sé, por­que du­ran­te las 16 ho­ras res­tan­tes mi fa­mi­lia y yo es­ta­mos so­los".

El ase­si­na­to de la pe­rio­dis­ta pro­pa­gó una an­sie­dad pa­re­ci­da en­tre los que se con­si­de­ra­ban hos­ti­les al go­bierno. Al­gu­nos de los ve­ci­nos de Mal­ta se­ña­la­ron que esa in­quie­tud ge­ne­ra­li­za­da era em­ble­má­ti­ca del es­ta­do ac­tual del país. El in­for­me del Par­la­men­to Eu­ro­peo des­cri­bía "de­fi­cien­cias sis­te­ma­ti­za­das y gra­ves" en el Es­ta­do de De­re­cho en Mal­ta que ha­bían ero­sio­na­do el sen­ti­do ge­ne­ral de se­gu­ri­dad de la po­bla­ción.

El da­ño que ha su­fri­do la repu­tación de la is­la, re­sul­tan­te del es­cru­ti­nio con­ti­nuo de va­rias de­pen­den­cias (el Par­la­men­to Eu­ro­peo, la Au­to­ri­dad Ban­ca­ria Eu­ro­pea, la policía ita­lia­na, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se), bien po­dría des­en­ca­de­nar una reac­ción ne­ga­ti­va que con­lle­ve una ame­na­za real pa­ra sus ci­mien­tos eco­nó­mi­cos.

Mien­tras con­ti­núa la in­ves­ti­ga­ción so­bre la par­ti­ci­pa­ción de la ma­fia en el sec­tor de los jue­gos en lí­nea, los le­gis­la­do­res eu­ro­peos han pro­pues­to res­tric­cio­nes a las apues­tas trans­fron­te­ri­zas, un cam­bio que cla­si­fi­ca­ría co­mo ile­ga­les los ser­vi­cios pres­ta­dos por mu­chas em­pre­sas mal­te­sas. Ana Go­mes, una par­la­men­ta­ria por­tu­gue­sa que li­de­ra la co­mi­sión de la UE que in­ves­ti­ga el Es­ta­do de De­re­cho en Mal­ta, ha di­cho que los ba­jos im­pues­tos cor­po­ra­ti­vos del país son "an­ti­eu­ro­peos" y mi­na mi­les de mi­llo­nes de eu­ros en in­gre­sos de otras na­cio­nes miem­bro. En mar­zo, el Par­la­men­to Eu­ro­peo vo­tó a fa­vor de un plan de ar­mo­ni­za­ción fis­cal que crea­ría una ta­sa im­po­si­ti­va co­mún so­bre las em­pre­sas apli­ca­ble en to­da la zo­na eu­ro, un gol­pe di­rec­to al co­ra­zón de es­te bas­tión de los pri­vi­le­gios fis­ca­les, don­de las em­pre­sas de pro­pie­dad ex­tran­je­ra pa­gan ta­sas de 5 por cien­to fren­te al pro­me­dio de 22 por cien­to de otros paí­ses del blo­que.

El pri­mer mi­nis­tro de Mal­ta, Jo­seph Mus­cat, jun­to a su es­po­sa, Michelle.

Una pro­tes­ta re­cien­te en Mal­ta por el ase­si­na­to de Daph­ne Ca­rua­na Ga­li­zia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.