○ El re­cien­te au­men­to de ta­sas de la Fed es una bue­na se­ñal de que las pre­sio­nes po­lí­ti­cas no in­flu­yen en sus de­ci­sio­nes.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO -

○ El ban­co cen­tral de EU mostró que los da­tos eco­nó­mi­cos im­por­tan más que la pre­sión pre­si­den­cial en la for­mu­la­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. La de­ci­sión de la Reserva Federal de ele­var las ta­sas de in­te­rés no fue una sor­pre­sa. Sin em­bar­go, ofre­ció un re­cor­da­to­rio de que la Fed sa­be có­mo ha­cer su tra­ba­jo, lo que en es­tos días sig­ni­fi­ca ignorar las de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te.

Du­ran­te dé­ca­das, los man­da­ta­rios de EU se han abs­te­ni­do de cri­ti­car al ban­co cen­tral en pú­bli­co, per­mi­tién­do­le cum­plir con su de­ber de man­te­ner pre­cios es­ta­bles y el má­xi­mo em­pleo en re­la­ti­va paz. No es así con Do­nald Trump, quien ha ex­pre­sa­do su in­sa­tis­fac­ción con la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de la Fed, di­cien­do que pre­fe­ri­ría un en­fo­que de di­ne­ro más barato.

La se­ma­na pa­sa­da, en su pri­me­ra reunión de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria tras los co­men­ta­rios del pre­si­den­te, los fun­cio­na­rios de la Fed de­mos­tra­ron una vez

más que se guia­rán por los da­tos eco­nó­mi­cos, que in­di­can abru­ma­do­ra­men­te que el ban­co cen­tral ne­ce­si­ta eli­mi­nar el es­tí­mu­lo al ele­var las ta­sas de in­te­rés. El des­em­pleo es­tá muy por de­ba­jo de lo que los eco­no­mis­tas ven co­mo su ni­vel na­tu­ral, la in­fla­ción ha al­can­za­do su ob­je­ti­vo de 2 por cien­to y el go­bierno tie­ne un dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio que se es­pe­ra su­pere el bi­llón de dó­la­res en 2019.

“Con­si­de­ra­mos el mejor pen­sa­mien­to, la mejor teo­ría y la mejor evi­den­cia”, afir­mó el pre­si­den­te de la Fed, Je­ro­me Po­well, tras de la de­ci­sión de su­bir ta­sas. “No con­si­de­ra­mos fac­to­res po­lí­ti­cos”.

El Con­gre­so otor­gó a la Fed in­de­pen­den­cia por una bue­na ra­zón: pa­ra ha­cer lo co­rrec­to pa­ra la eco­no­mía y de­be ais­lar­se de los ca­pri­chos de los po­lí­ti­cos preo­cu­pa­dos por las pró­xi­mas elec­cio­nes. Los le­gis­la­do­res es­ta­ble­cen los ob­je­ti­vos del ban­co cen­tral y lue­go lo dejan pa­ra per­se­guir­los co­mo lo crea con­ve­nien­te.

La in­ves­ti­ga­ción y la ex­pe­rien­cia han de­mos­tra­do que es­te acuer­do fun­cio­na bien. No es de ex­tra­ñar que la ma­yo­ría de las eco­no­mías más gran­des del mun­do ha­yan adop­ta­do en­fo­ques si­mi­la­res.

Cier­to, el des­con­ten­to del pre­si­den­te po­dría ser una ame­na­za si in­du­ce al Con­gre­so a im­po­ner nue­vas res­tric­cio­nes a la Fed. Po­well reconoce el pe­li­gro y se ha reuni­do con le­gis­la­do­res y fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción pa­ra evi­tar­lo. Si la re­tó­ri­ca que ema­na de la Ca­sa Blan­ca per­sis­te, even­tual­men­te po­dría te­ner sen­ti­do pa­ra Po­well ape­lar di­rec­ta­men­te al pue­blo es­ta­dou­ni­den­se, ex­pli­can­do en términos ac­ce­si­bles por qué un ban­co cen­tral in­de­pen­dien­te es tan im­por­tan­te.

Sin em­bar­go, al su­bir las ta­sas de in­te­rés, la Fed ac­tuó exac­ta­men­te co­mo de­be­ría, brin­dan­do la cohe­ren­cia ne­ce­sa­rias en un mo­men­to en que esas cua­li­da­des pa­re­cen ser es­ca­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.