○ La re­duc­ción de sa­la­rios en la bu­ro­cra­cia federal po­dría lle­var a la sa­li­da de fun­cio­na­rios de al­to valor pa­ra la ope­ra­ción del go­bierno.

La bús­que­da de la austeridad a tra­vés de la re­duc­ción in­dis­cri­mi­na­da de sa­la­rios po­dría de­jar al nue­vo go­bierno sin el per­so­nal ne­ce­sa­rio pa­ra ope­rar.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por En­ri­que Quin­ta­na

El go­bierno que to­ma­rá po­se­sión el 1 de di­ciem­bre pró­xi­mo ten­drá una com­po­si­ción que aún no es­tá cla­ra. Re­sul­ta que, co­mo re­sul­ta­do del Pro­gra­ma de Austeridad del nue­vo go­bierno, es in­cier­to quién ocu­pa­rá los car­gos.

Si us­ted es un di­rec­tor ge­ne­ral en al­gu­na de­pen­den­cia pú­bli­ca, co­mo Ha­cien­da o Go­ber­na­ción, pue­de as­pi­rar a ga­nar por su tra­ba­jo un má­xi­mo de 80 mil 354 pe­sos men­sua­les co­mo sa­la­rio bru­to.

Pe­ro si us­ted es un di­rec­tor de área, en­ton­ces su as­pi­ra­ción se­rá lle­gar a los 40 mil 974 pe­sos bru­tos ca­da mes.

De acuer­do con un es­tu­dio de la con­sul­to­ra Mi­chael Pa­ge rea­li­za­do en­tre 78 mil pro­fe­sio­na­les, un di­rec­tor de ad­mi­nis­tra­ción y fi­nan­zas en la Ciu­dad de México, em­plea­do en una em­pre­sa gran­de, ga­na un mí­ni­mo de 160 mil pe­sos bru­tos al mes en la zo­na cen­tro del país y en el nor­te po­dría lle­gar fá­cil­men­te a su­pe­rar los 200 mil pe­sos.

Un di­rec­tor ge­ne­ral ju­rí­di­co, igual­men­te en una em­pre­sa gran­de, pue­de as­pi­rar a un sa­la­rio de 350 mil pe­sos al mes o un di­rec­tor de ope­ra­cio­nes po­dría lle­gar a 250 mil en una em­pre­sa gran­de. Un ana­lis­ta ju­nior en un ban­co po­dría as­pi­rar a un suel­do men­sual de 50 mil pe­sos.

Es de­cir, un pro­fe­sio­nal con unos 5 años de ex­pe­rien­cia en una em­pre­sa gran­de pro­ba­ble­men­te ten­drá una mejor re­mu­ne­ra­ción que un Je­fe de Uni­dad, que se en­car­ga de la co­lo­ca­ción de la deu­da pú­bli­ca del go­bierno por mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res.

Des­de lue­go, hay per­so­nas cu­ya mo­ti­va­ción prin­ci­pal pa­ra tra­ba­jar en el sec­tor pú­bli­co no es eco­nó­mi­ca, sino vo­ca­cio­nal o in­clu­so so­cial.

Pen­se­mos que to­dos los pri­me­ros y se­gun­dos ni­ve­les de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca en el go­bierno de AMLO no ten­drán mo­ti­va­ción eco­nó­mi­ca.

Sin em­bar­go, hay de­ce­nas de mi­les de per­so­nas que eli­gie­ron el sec­tor pú­bli­co co­mo igual pu­die­ron es­co­ger una em­pre­sa.

La re­duc­ción sa­la­rial que lle­va­ría a un sub­di­rec­tor de área a as­pi­rar a un suel­do bru­to men­sual de 25 mil 607 pe­sos, se­gu­ra­men­te va a pro­du­cir una gran mi­gra­ción de fun­cio­na­rios.

Quien co­noz­ca el go­bierno sa­be que en mu­chas oca­sio­nes son los fun­cio­na­rios me­dios los que per­mi­ten su ope­ra­ción. Son ellos los que sa­ben qué bo­to­nes apre­tar pa­ra que las co­sas su­ce­dan de for­ma ade­cua­da.

Es cier­to que hay in­efi­cien­cias, de­rro­che y tam­bién hay mu­cha gen­te in­com­pe­ten­te.

El pro­ble­ma es que la so­lu­ción ele­gi­da por AMLO es el tí­pi­co ca­so en el que se ti­ra el agua sucia de la ti­na… con to­do y ni­ño.

En el equi­po del pre­si­den­te elec­to hay un buen nú­me­ro de per­so­nas que no han tra­ba­ja­do en el sec­tor pú­bli­co, pe­ro hay al­gu­nos que sí tie­nen am­plia ex­pe­rien­cia en el go­bierno.

Y quie­nes la tie­nen, sa­ben que es­ta po­lí­ti­ca de re­duc­ción sa­la­rial ge­ne­ra­li­za­da pue­de ser un ver­da­de­ro ti­ro en el pie pa­ra el fu­tu­ro go­bierno de AMLO.

Es­te he­cho nos lle­va a pen­sar que ten­dre­mos dos es­ti­los, y qui­zás cri­te­rios, en el ejer­ci­cio de la fun­ción pú­bli­ca.

Por un la­do, es­ta­rán quie­nes por su ex­pe­rien­cia sa­ben que ne­ce­si­tan per­so­nal ca­li­fi­ca­do, con co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia, en el sec­tor pú­bli­co.

El ejem­plo más ob­vio es el de Mar­ce­lo Ebrard, quien co­no­ce per­fec­ta­men­te la ope­ra­ción del sec­tor pú­bli­co y que le to­ca­rá li­diar con el ser­vi­cio di­plo­má­ti­co de ca­rre­ra.

En el otro ex­tre­mo po­de­mos ubi­car per­so­na­jes co­mo la secretaria del Tra­ba­jo, Lui­sa Ma­ría Al­cal­de, quien por su tra­yec­to­ria y ju­ven­tud des­cu­bri­rá có­mo fun­cio­na el sec­tor pú­bli­co.

En el ejer­ci­cio del gas­to pú­bli­co hay va­rios es­ce­na­rios. Po­ne­mos uno de ellos so­bre la me­sa.

En 2019, po­dría­mos te­ner dos im­pre­sio­nes. Por un la­do, los he­chos sim­bó­li­cos que le van a atraer po­pu­la­ri­dad a quien ya se­rá pre­si­den­te en fun­cio­nes, co­mo el uso de lí­neas aé­reas co­mer­cia­les o el abandono de Los Pi­nos co­mo re­si­den­cia ofi­cial.

Pe­ro al mis­mo tiem­po, exis­te el ries­go de que ten­ga­mos un go­bierno que no fun­cio­na en mu­chas de sus áreas, en don­de no se pa­ga a pro­vee­do­res por­que quie­nes sabían có­mo ejer­cer el gas­to se fue­ron, o con una re­cau­da­ción que se des­plo­ma por­que el per­so­nal ca­li­fi­ca­do del SAT lo es­tá aban­do­nan­do.

Si en lu­gar de es­te re­cor­te sa­la­rial de ma­che­ta­zo que va a rea­li­zar AMLO se hu­bie­ra he­cho un tra­ba­jo qui­rúr­gi­co cui­da­do­so, aun­que fue­ra me­nos po­pu­lar y más len­to, se pre­ser­va­ría el ob­je­ti­vo de te­ner un go­bierno aus­te­ro, pe­ro sin los efec­tos per­ni­cio­sos que even­tual­men­te ten­drá el re­cor­te ma­si­vo.

Sin em­bar­go, has­ta aho­ra to­do in­di­ca que se tra­ta­rá de un ajus­te ma­si­vo y con cri­te­rios uni­for­mes y no di­fe­ren­cia­dos.

Hay ver­sio­nes de es­ce­na­rios de es­ca­pe por par­te de fun­cio­na­rios del Ban­co de México; tam­bién in­ten­tos de ju­bi­la­ción an­ti­ci­pa­da de per­so­nal del ser­vi­cio exterior de ca­rre­ra e in­clu­so de per­so­nal mi­li­tar.

Quie­re de­cir que exis­te la in­cer­ti­dum­bre de lo que pue­da pa­sar en el me­diano pla­zo. Y, por lo pron­to, an­te la ame­na­za de re­duc­ción de in­gre­sos, hay mu­cha gen­te con el áni­mo de ju­bi­lar­se tan pron­to co­mo se pue­da.

Hay quie­nes se­ña­lan que el he­cho de que se man­ten­gan sa­la­rios ele­va­dos no es ga­ran­tía ni de la ca­li­dad ni de la ho­nes­ti­dad de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

Ese jui­cio tie­ne to­da la ra­zón. Un fun­cio­na­rio con pro­pen­sión a co­rrom­per­se pue­de ga­nar tres ve­ces más y de cual­quier ma­ne­ra ser un co­rrup­to.

No, el pro­ble­ma de fon­do es­tá en la pér­di­da del ca­pi­tal hu­mano que re­pre­sen­ta el per­so­nal ca­li­fi­ca­do que tie­ne una vo­ca­ción ha­cia el ser­vi­cio pú­bli­co.

No es que los que se va­yan lo ha­gan por­que les ce­rra­ron las ven­ta­nas de la co­rrup­ción. Oja­lá eso ocu­rrie­ra y que to­dos los que se fue­ran lo hi­cie­ran por­que les ce­rra­ron las opor­tu­ni­da­des de ob­te­ner di­ne­ro ex­tra de for­ma irre­gu­lar al de su re­mu­ne­ra­ción. Me te­mo que no es así hoy ni se­rá así en el fu­tu­ro.

El ries­go de que ha­ya una fu­ga in­ter­na de cerebros y por lo tan­to una gran pér­di­da de ca­pi­tal hu­mano, que po­dría ser el bra­zo ope­ra­dor de AMLO, es muy gran­de.

Es­to po­dría sig­ni­fi­car pa­ra el nue­vo go­bierno una con­di­ción frá­gil que le de­ja­ría la ope­ra­ción de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, co­mo de­ci­mos co­lo­quial­men­te, col­ga­da de la bro­cha.

Aún no es­tán re­suel­tas to­das las in­cóg­ni­tas. En la le­gis­la­ción au­to­ri­za­da se li­mi­ta a to­dos los ser­vi­do­res pú­bli­cos a ga­nar me­nos de lo per­ci­bi­do por el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

Pe­ro tam­bién se abre la puer­ta a la exis­ten­cia de ex­cep­cio­nes en don­de el per­so­nal es­pe­cia­li­za­do po­dría te­ner un in­gre­so su­pe­rior has­ta en un 50 por cien­to al del ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo federal.

No se­ría na­da re­mo­to que una mul­ti­tud de car­gos, des­de los res­pon­sa­bles mi­li­ta­res de la se­gu­ri­dad has­ta los que ma­ne­jan la deu­da pú­bli­ca, ca­ye­ran en el su­pues­to de la nor­ma de que la re­mu­ne­ra­ción que de­ben re­ci­bir de­be es­tar 50 por cien­to por arri­ba de la fi­ja­da por el Con­gre­so.

La ley que se apro­bó co­rres­pon­día a una ini­cia­ti­va pre­sen­ta­da des­de 2011, de mo­do que el es­que­ma de austeridad que se de­fi­na aho­ra ten­drá que ver más con la pers­pec­ti­va de las fi­nan­zas pú­bli­cas.

No hay for­ma de man­te­ner los equi­li­brios fis­ca­les en el pró­xi­mo lus­tro a me­nos de que ha­ya una re­in­ge­nie­ría com­ple­ta del sec­tor pú­bli­co.

Los es­que­mas tra­di­cio­na­les, que mu­chos pre­ten­den to­da­vía alar­gar, ya no co­rres­pon­den al en­torno ac­tual.

La vi­da cam­bió, el mun­do cam­bió… y la his­to­ria de una de las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas más im­por­tan­tes de la his­to­ria si­gue en in­de­fi­ni­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.