Ga­me Changer: Al­fon­so Cua­rón

El ci­neas­ta me­xi­cano se so­bre­pu­so a un ini­cio de ca­rre­ra com­pli­ca­do pa­ra con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te glo­bal del sép­ti­mo ar­te.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por Eduar­do Bau­tis­ta

GA­ME CHANGER En 1981, México es­ta­ba a pun­to de su­frir una de sus peo­res cri­sis eco­nó­mi­cas de­bi­do a la caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo. El sue­ño del en­ton­ces pre­si­den­te Jo­sé López Por­ti­llo de “apren­der a ad­mi­nis­trar la abun­dan­cia” es­ta­ba a pun­to de es­fu­mar­se, igual que la ca­rre­ra del mu­cha­cho que tra­ba­ja­ba co­mo en­car­ga­do del ci­ne club del Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te, Al­fon­so Cua­rón.

Mien­tras el pro­yec­to eco­nó­mi­co na­cio­nal se ha­cía pe­da­zos, Cua­rón se mi­me­ti­za­ba con el pe­si­mis­mo na­cio­nal al ver frus­tra­do su sue­ño de con­ver­tir­se en di­rec­tor de ci­ne.

A sus 20 años y re­cién egre­sa­do del Cen­tro Uni­ver­si­ta­rio de Estudios Ci­ne­ma­to­grá­fi­cos (CUEC), ya te­nía un hi­jo, Jo­nás, pro­duc­to de su re­la­ción con Ma­ria­na Eli­zon­do, hi­ja del es­cri­tor Sal­va­dor Eli­zon­do. No po­día re­nun­ciar, la bu­ro­cra­cia des­tro­za­ba sus am­bi­cio­nes ar­tís­ti­cas, pe­ro nu­tría sus bol­si­llos. En el México de los ochen­ta, de­di­car­se al ci­ne era una em­pre­sa ca­si qui­jo­tes­ca que iba en con­tra de las res­pon­sa­bi­li­da­des de cual­quier pa­dre de fa­mi­lia.

A los ocho años, Cua­rón vio a Ja­co­bo Za­blu­dovsky na­rrar en la te­le­vi­sión la lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na. Los as­tro­nau­tas se con­vir­tie­ron en su ob­se­sión. A los 12, sus in­tere­ses cam­bia­ron lue­go de que sus pa­dres —un mé­di­co nu­clear y una quí­mi­ca— le re­ga­la­ran una cá­ma­ra Sú­per 8 con la que fil­ma­ba a sus her­ma­nos y a su na­na por to­dos los rin­co­nes del de­par­ta­men­to de la ca­lle Tepeji, en la co­lo­nia Ro­ma. Cua­rón nun­ca tu­vo ma­de­ra de bu­ró­cra­ta. Un día, Jo­sé Luis Gar­cía Agraz, uno de sus pri­me­ros men­to­res, lo vi­si­tó du­ran­te su jor­na­da la­bo­ral en el mu­seo y le di­jo: “¿Qué ha­ces aquí, ca­brón? ¿Es­pe­rar a que en 50 años le den un pre­mio a ‘Don Pon­chi­to’ por ser el más vie­jo del lu­gar?”. En­tre re­ga­ños, Gar­cía y otros men­to­res lo im­pul­sa­ron pa­ra que hi­cie­ra ci­ne. Y así lo hi­zo. Hoy, Cua­rón ad­mi­nis­tra des­de Londres la abun­dan­cia de la que nun­ca pu­do pre­su­mir López Por­ti­llo. Y coor­di­na, me­dian­te su ini­cia­ti­va Bri­ga­da, las la­bo­res de re­cons­truc­ción tras el sis­mo del 19-S que afec­tó a la ur­be que lo vio cre­cer. “Hay per­so­nas que tie­nen muy cla­ro lo que con­tie­ne su dis­co du­ro. Al­fon­so siem­pre su­po que lo su­yo era el ci­ne. Era un sol­da­do: el ti­po más dis­ci­pli­na­do que co­noz­co, pe­ro tam­bién un hom­bre muy sen­si­ble con un sen­ti­do im­pre­sio­nan­te de la plástica. Es una ra­ra avis. Una es­pe­cie de mon­je car­tu­jo que te­nía muy cla­ro su des­tino”, re­cuer­da Gar­cía. “Su si­tua­ción tam­po­co era tan par­ti­cu­lar: ¿cuán­tos jó­ve­nes no se que­dan en el ca­mino si­guien­do sus sue­ños? ¿Cuán­tas ve­ces nos da mie­do to­mar una de­ci­sión? Él lo hi­zo”.

El re­sul­ta­do ha si­do una alu­ci­nan­te ca­de­na de éxi­tos. Hoy, Cua­rón ve triun­far a su hi­jo Jo­nás en Holly­wood, pre­su­me dos Pre­mios Os­car por ha­cer una pe­lí­cu­la so­bre as­tro­nau­tas y hur­ga en sus re­cuer­dos pa­ra lle­var al ci­ne aque­lla reali­dad que vi­vió en ese de­par­ta­men­to de la co­lo­nia Ro­ma que, se­gún ha di­cho, es una me­tá­fo­ra del México que si­gue es­pe­ran­do el milagro de la pros­pe­ri­dad.

Es­tu­dió Fi­lo­so­fía an­tes de con­ver­tir­se en di­rec­tor de ci­ne Pre­vio a di­ri­gir una cin­ta de Harry Pot­ter con­fe­só no ha­ber leí­do los li­bros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.