Las star­tups que Trump re­cha­za son bien­ve­ni­das en otros si­tios.

○ Mi­les de em­pren­de­do­res en­cuen­tran re­fu­gio le­jos de EU.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - 18 de oc­tu­bre de 2018 Bu­si­ness­week.com

Te­ner una maes­tría en Ya­le y una star­tup con in­ver­sión án­gel no fue su­fi­cien­te pa­ra pro­te­ger a Mez­yad Al Ma­soud de Do­nald Trump. Ha­ce po­co más de un año, el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se eli­mi­nó un pro­gra­ma de visas des­ti­na­do es­pe­cí­fi­ca­men­te a fun­da­do­res de em­pre­sas con ca­pi­tal en mano, co­mo el ku­wai­tí Al Ma­soud. El abo­ga­do de in­mi­gra­ción del hombre lo lla­mó a su ofi­ci­na de Wall Street pa­ra de­cir­le que sin la vi­sa pa­ra star­tups, que se le hu­bie­ra con­ce­di­do ba­jo el ex­tin­to pro­gra­ma co­no­ci­do co­mo Re­gla In­ter­na­cio­nal de Em­pren­de­do­res, te­nía dos se­ma­nas pa­ra aban­do­nar Es­ta­dos Uni­dos. Esa tar­de, Al Ma­soud pa­só ho­ras sen­ta­do jun­to al río, mi­ran­do ha­cia el puen­te de Brooklyn. La pre­gun­ta que cru­za­ba su men­te: “¿Có­mo le di­go a mi hi­ja de cin­co años que fa­llé?”

Al fi­nal no tu­vo que de­cír­se­lo. Flair Inc., su star­tup de tec­no­lo­gía fi­nan­cie­ra, fue cons­ti­tui­da en ju­nio y es­tá con­tra­tan­do in­ge­nie­ros pa­ra desa­rro­llar ser­vi­cios web de ges­tión de di­ne­ro pa­ra de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les. Cla­ro, no es­tá en Es­ta­dos Uni­dos, sino en Vancouver, don­de Al Ma­soud fue una de las pri­me­ras per­so­nas acep­ta­das en un pro­gra­ma de visas canadienses que se pa­re­ce mu­cho al trá­mi­te ace­le­ra­do ins­ti­tui­do por Oba­ma. En los úl­ti­mos 18 me­ses han sur­gi­do pro­gra­mas si­mi­la­res en al me­nos una do­ce­na de paí­ses, en­tre ellos Reino Unido, Chi­na, Japón, Is­rael, Alemania, Es­to­nia, Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da. Co­mo mu­chos de sus pa­res, la pri­me­ra op­ción siem­pre fue Es­ta­dos Uni­dos, ase­gu­ra Al Ma­soud, cu­ya star­tup es una de las 130 crea­das des­de fe­bre­ro por per­so­nas ad­mi­ti­das en el nue­vo pro­gra­ma de visas ca­na­dien­se.

Los inmigrantes fun­da­do­res y co­fun­da­do­res de em­pre­sas que lue­go pro­gre­san de for­ma im­por­tan­te tie­nen más que un só­li­do his­to­rial en Si­li­con Va­lley (allí es­tán Goo­gle, Tes­la, eBay, Stri­pe), al igual que los hi­jos de inmigrantes (Ap­ple, Ora­cle, Ama­zon). Pe­ro la le­gen­da­ria ave­ni­da Sand Hill Road de Si­li­con Va­lley ya no es el cen­tro del mun­do del ca­pi­tal ries­go, y a me­di­da que la ad­mi­nis­tra­ción Trump sigue in­cre­men­tan­do las res­tric­cio­nes en ca­si to­dos los re­gí­me­nes de in­mi­gra­ción, otros paí­ses es­tán muy an­sio­sos por con­ver­tir­se en el pró­xi­mo gran cen­tro de innovación. Hoy más que an­tes, las star­tups es­tán bus­can­do se­de, se­ña­la Me­ri­lin Lukk, quien di­ri­ge el pro­gra­ma de re­clu­ta­mien­to de Es­to­nia y ha lle­va­do a su país a 160 em­pren­de­do­res des­de el año pa­sa­do, crean­do en el ca­mino unos 440 em­pleos.

Los paí­ses ofre­cen to­do ti­po de be­ne­fi­cios pa­ra di­fe­ren­ciar­se. Un nue­vo pro­gra­ma en Is­rael ofre­ce bo­nos de re­ubi­ca­ción de 20 mil dó­la­res, un con­ta­dor lo­cal, cla­ses de he­breo, vue­los anua­les a ca­sa y el pa­go de la te­le­fo­nía ce­lu­lar. Otras mo­da­li­da­des in­clu­yen prés­ta­mos a ba­jo in­te­rés, trá­mi­te de vi­sa en seis días y, lo más im­por­tan­te, el equi­va­len­te a la green card o tar­je­ta de re­si­den­cia. “La lu­cha por el ta­len­to tec­no­ló­gi­co no es al­go que se da­rá en el fu­tu­ro. Es­tá su­ce­dien­do ya”, afir­ma Ka­te Mit­chell, fun­da­do­ra de Sca­le Ven­tu­re Part­ners en Fos­ter City, Ca­li­for­nia. “Y es­ta­mos per­dien­do”.

Tal vez esa afir­ma­ción sea un po­co exa­ge­ra­da por aho­ra, pe­ro Es­ta­dos Uni­dos no ha­ce na­da pa­ra re­ver­tir la si­tua­ción. La ad­mi­nis­tra­ción Trump sus­pen­dió el pro­gra­ma con­ce­bi­do por Oba­ma una se­ma­na an­tes de que en­tra­ra en vi­gor el año pa­sa­do, y aun­que una de­man­da de la Na­tio­nal Ven­tu­re Ca­pi­tal As­so­cia­tion lo­gró que el go­bierno fe­de­ral tra­mi­ta­ra un pu­ña­do ini­cial de so­li­ci­tu­des, un por­ta­voz de los Ser­vi­cios de Ciu­da­da­nía e In­mi­gra­ción es­ta­dou­ni­den­se sos­tie­ne que el pro­gra­ma no pro­te­ge ade­cua­da­men­te a los in­ver­sio­nis­tas y los tra­ba­ja­do­res de su país, de mo­do que la agen­cia fe­de­ral tie­ne la in­ten­ción de su­pri­mir ofi­cial­men­te el pro­gra­ma tan pron­to co­mo ha­ya ter­mi­na­do de re­vi­sar las ob­ser­va­cio­nes del pú­bli­co al res­pec­to.

La me­di­da es par­te de una ofen­si­va más am­plia pa­ra res­trin­gir las visas, in­clui­das las H-1B que his­tó­ri­ca­men­te han si­do una puer­ta pa­ra los tra­ba­ja­do­res del sec­tor tec­no­lo­gía. Quie­nes cri­ti­can el pro­gra­ma de visas, in­clui­dos los de­fen­so­res de los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses y los na­cio­na­lis­tas, di­cen que se ha abu­sa­do con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, so­bre to­do por sub­con­tra­tis­tas y em­pre­sas que quie­ren pa­gar me­nos a los tra­ba­ja­do­res. Y pue­de ha­ber al­go de ver­dad en eso, más del 50 por cien­to de los doc­to­res en cien­cias e in­ge­nie­ría que tra­ba­jan en el país son ex­tran­je­ros. Pe­ro otra for­ma de ver esos nú­me­ros es que Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta a los inmigrantes.

Ca­na­dá es un país me­nos pro­ble­má­ti­co, ase­ve­ra Al Ma­soud, quien disfruta de sus ex­cur­sio­nes de fin de se­ma­na en el área de Vancouver sin te­ner que preo­cu­par­se por su es­tan­cia le­gal. La agen­cia de in­mi­gra­ción ca­na­dien­se de­ta­lla que des­de fe­bre­ro ha apro­ba­do 200 so­li­ci­tu­des de re­si­den­cia per­ma­nen­te, y Al Ma­soud es­pe­ra tam­bién es­tar en esa lis­ta pron­to. Por aho­ra, in­ten­ta lle­var a Flair a un pun­to en el que pue­da so­li­ci­tar la apro­ba­ción de los re­gu­la­do­res fi­nan­cie­ros es­ta­dou­ni­den­ses y co­men­zar a ofre­cer el ser­vi­cio. De vez en cuan­do, co­mo cuan­do re­cuer­da los jue­gos de la NBA o su Pon­tiac GTO del 67, se sien­te tris­te por las opor­tu­ni­da­des que de­jó atrás. “Siem­pre ha­bía si­do mi sue­ño co­men­zar un ne­go­cio en Es­ta­dos Uni­dos. Y de­bi­do a lo que ha he­cho Trump, aho­ra ten­go que con­tra­tar a canadienses”, se­ña­la.

Mez­yad Al Ma­soud, due­ño de Flair Inc., una star­tup de tec­no­lo­gía fi­nan­cie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.