Un ban­que­ro y un ex­ju­ga­dor de la NFL es­tán en­tre los peo­res cri­mi­na­les fi­nan­cie­ros de la historia.

○ Dos hom­bres lo te­nían ca­si to­do, pe­ro hi­cie­ron un mal equi­po.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Max Abel­son y Fe­lix Gi­llet­te

Cuan­do el 17 de sep­tiem­bre el li­ne­bac­ker My­chal Ken­dricks de los Seattle Seahawks cap­tu­ró al ma­ris­cal de cam­po de los Chica­go Bears, el ju­ga­dor ce­le­bró a ga­tas por el cés­ped y dio un sal­to de ale­gría. Pu­ro jú­bi­lo en el cam­po. Dos días des­pués, en un tribunal de Fi­la­del­fia, Da­mi­la­re So­noi­ki, un ex­ban­que­ro de Gold­man Sachs, en­ca­ró a un juez y ad­mi­tió que en­tre ju­lio de 2014 y mar­zo del 2015 le ha­bía da­do in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da a Ken­dricks so­bre mo­vi­mien­tos bur­sá­ti­les. El juez le pre­gun­tó al jo­ven de 27 años por qué se de­cla­ra­ba cul­pa­ble. "Por­que su­pon­go que lo soy", res­pon­dió.

“¿Su­po­ne?” pre­gun­tó el juez. Y allí es­ta­ba en el ban­qui­llo una vi­da de triun­fos. El inmigrante ni­ge­riano en­tró a Har­vard, pa­só dos años en un equi­po de éli­te de la ban­ca de in­ver­sión de Gold­man, se fue a Holly­wood, fue guio­nis­ta de Los Sim­pson, be­bía con Jus­tin Bie­ber y ju­ga­ba pin pon con los ra­pe­ros Dra­ke y Meek Mill. "No su­pon­go, por­que soy cul­pa­ble", res­pon­dió, se­gún el Phi­la­delp­hia In­qui­rer.

Ken­dricks ga­nó un mi­llón 200 mil dó­la­res por las ope­ra­cio­nes que hi­zo usan­do esa in­for­ma­ción con­fi­den­cial, se­gún los fis­ca­les. A cam­bio, So­noi­ki re­ci­bió bo­le­tos pa­ra el es­ta­dio y diez mil dó­la­res en efec­ti­vo. Cuan­do sean sen­ten­cia­dos en enero, am­bos en­fren­ta­rán multas mi­llo­na­rias y has­ta 25 años de pri­sión.

La for­ma en que se con­vir­tie­ron en el ex­tra­ño dúo del de­li­to fi­nan­cie­ro es una pre­gun­ta di­fí­cil. Sus cu­rrícu­los eran im­po­lu­tos. Mien­tras So­noi­ki es­ca­la­ba de una éli­te a otra, Ken­dricks, cria­do por una ma­dre sol­te­ra, era ado­ra­do por sus fans.

Pe­ro las en­tre­vis­tas re­ve­lan que lo que pa­re­cía ser un éxi­to in­ma­cu­la­do era pre­ca­rio y frá­gil.

Sus vi­das no eran tan so­ña­das.

El as­cen­so de So­noi­ki fue ca­si tan dra­má­ti­co co­mo su caí­da. Men­cio­nó que su fa­mi­lia se mu­dó de Ni­ge­ria a un peligroso ba­rrio en Hous­ton cuan­do te­nía seis años. Gra­cias a una be­ca en­tró a un in­ter­na­do de Vir­gi­nia pa­ra hi­jos de fa­mi­lias aco­mo­da­das. En Har­vard, se unió a Lam­poon, una re­vis­ta de hu­mor que es se­mi­lle­ro pa­ra es­cri­to­res de Holly­wood. Los de la Ivy Lea­gue no son las per­so­nas más ama­bles, pe­ro So­noi­ki era es­pe­cial­men­te cáus­ti­co.

A él se le co­no­cía por ser agre­si­vo al crear su red de con­tac­tos. Pe­ter Man­ges, un ca­ri­ca­tu­ris­ta de Lam­poon, re­cuer­da una fies­ta a la que fue Bill Mu­rray. So­noi­ki lle­gó tar­de, se acer­có a la le­yen­da de la co­me­dia, se pre­sen­tó y se fue. Sus com­pa­ñe­ros de cla­se en Har­vard lo eli­gie­ron co­mo ora­dor en la gra­dua­ción de 2013. En el es­tra­do, un ami­go lo pre­sen­tó co­mo un lí­der y fu­tu­ro ban­que­ro. "No te ol­vi­des de no­so­tros cuan­do ha­gas sal­tar por los ai­res las eco­no­mías mun­dia­les", di­jo el ami­go. So­noi­ki, al mi­cró­fono, acon­se­jó a su gru­po se­guir a su co­ra­zón.

Al día si­guien­te, to­dos re­ci­bie­ron sus di­plo­mas, me­nos So­noi­ki. Va­rias mu­je­res lo acu­sa­ron de con­duc­ta se­xual in­de­bi­da. No en­fren­tó car­gos y ne­gó las acu­sa­cio­nes en en­tre­vis­ta con Bloom­berg Bu­si­ness­week, se­ña­lan­do que los co­mi­tés cas­ti­gan a los es­tu­dian­tes ne­gros. Un por­ta­voz de Har­vard con­fir­mó que So­noi­ki nun­ca re­ci­bió su tí­tu­lo.

Eso no le im­pi­dió ini­ciar un tra­ba­jo de en­sue­ño en Gold­man Sachs, don­de fue par­te de un equi­po es­pe­cia­li­za­do en acuer­dos del sec­tor tec­no­lo­gía y fu­sio­nes de la in­dus­tria de me­dios. Ahí lo re­cuer­dan co­mo in­te­li­gen­te, ta­len­to­so y re­ser­va­do.

Pe­ro cuan­do el ban­co re­ci­bió un pi­ta­zo anó­ni­mo de que no se ha­bía gra­dua­do, So­noi­ki se pu­so ner­vio­so. "Nos di­jo que es­ta­ba tra­ba­jan­do pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma", di­ce Mi­chael DuVally, por­ta­voz de Gold­man. Tal vez pen­sa­ba que po­día es­tar en Wall Street sin un di­plo­ma, pe­ro eso cam­bió cuan­do un fon­do de ries­go le pro­pu­so tra­ba­jo en 2014 y se re­trac­tó tras des­cu­brir que no se ha­bía ti­tu­la­do.

Pa­ra en­ton­ces, ya es­ta­ba en con­tac­to con la es­tre­lla de la NFL. Ken­dricks era el hi­jo de un ex­co­rre­dor de UCLA que ju­gó en la li­ga de Ca­na­dá sin lle­gar a la NFL. Se­gún Los An­ge­les Ti­mes, Mar­vin Ken­dricks era adic­to al crack y de­jó a su fa­mi­lia. Con el tiem­po se reha­bi­li­tó y re­con­ci­lió con ellos.

En 2008, My­chal se con­vir­tió en li­ne­bac­ker de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley. Tras ser nom­bra­do ju­ga­dor de­fen­si­vo del año, los Ea­gles de Fi­la­del­fia lo se­lec­cio­na­ron en el draft de 2012 y fir­mó un con­tra­to de cua­tro años y 4 mi­llo­nes 400 mil dó­la­res. El con­tra­to pu­do dar­le se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra, pe­ro la violencia del fut­bol ame­ri­cano sig­ni­fi­ca que se co­rre el ries­go de su­frir una le­sión ca­tas­tró­fi­ca. Bue­na par­te del di­ne­ro en los con­tra­tos no es­tá ga­ran­ti­za­do, y la ven­ta­na de in­gre­sos es li­mi­ta­da.

Du­ran­te una en­tre­vis­ta pa­ra el si­tio web de los Ea­gles, Ken­dricks ex­pre­só sus preo­cu­pa­cio­nes fi­nan­cie­ras. "Cuan­do eres jo­ven crees que un mi­llón lo es to­do", co­men­tó. "Y cuan­do tie­nes un mi­llón en­tien­des que se pue­de ir rá­pi­do", di­jo. Así que Ken­dricks in­cur­sio­nó en otras ac­ti­vi­da­des, se aso­ció con una com­pa­ñía que co­mer­cia­li­za me­mo­ra­bi­lia de­por­ti­va, em­pren­dió ne­go­cios de ro­pa y en­tre­ga de ali­men­tos y pro­mo­vió fies­tas en clu­bes noc­tur­nos.

So­noi­ki y Ken­dricks se co­no­cie­ron en 2013, se­gún la Co­mi­sión de Bol­sa y Va­lo­res y el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de EU, que son la ba­se de es­te re­la­to. In­ter­cam­bia­ron ideas de ne­go­cios. En 2014, So­noi­ki en­vió un men­sa­je al ju­ga­dor: "Há­bla­me tan pron­to co­mo pue­das. Ten­go al­go pa­ra no­so­tros", de­cía. "Te veo es­ta no­che", con­tes­tó Ken­dricks.

Se en­con­tra­ron ba­jo el ras­ca­cie­los de Gold­man Sachs, en Man­hat­tan. Tres días des­pués, Ken­dricks pa­gó 850 dó­la­res pa­ra que lle­va­ran a So­noi­ki a un club noc­turno en York, Pen­sil­va­nia. Al día si­guien­te, Ken­dricks abrió una cuen­ta en Char­les Sch­wab a su nom­bre y es­cri­bió una no­ta en su te­lé­fono, cua­tro le­tras: CPWR. Era el sím­bo­lo bursátil de Com­pu­wa­re Corp., un fa­bri­can­te de soft­wa­re con se­de en De­troit y clien­te de Gold­man, don­de era ase­so­ra­do por el equi­po de So­noi­ki.

La se­ma­na si­guien­te, des­pués de que Ken­dricks de­po­si­ta­ra 80 mil dó­la­res en la nue­va cuen­ta, en­vió un men­sa­je: "Ya es­tá el 80". "Nah, de­be­rías que­dar­te con el 95", res­pon­dió So­noi­ki, co­mo si es­tu­vie­ran ha­blan­do de la ca­mi­se­ta que usa­ba el ju­ga­dor.

Días des­pués se vie­ron en el set del vi­deo de la can­ción May­be de Te­ya­na Tay­lor, en el que Ken­dricks in­ter­pre­ta­ba un pa­pel. Al día si­guien­te, en su de­par­ta­men­to de Man­hat­tan, So­noi­ki com­pró pa­ra la cuen­ta del de­por­tis­ta op­cio­nes de Com­pu­wa­re por va­lor de 22 mil dó­la­res, una for­ma de apos­tar que el pre­cio su­biría. Lue­go com­pró 30 mil dó­la­res más.

Un mo­vi­mien­to po­co brillante pa­ra quien bus­que be­ne­fi­ciar­se con el uso de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da. Ha­cer una ope­ra­ción tan cer­ca­na a una ad­qui­si­ción es co­mo in­ten­tar ro­bar un ban­co fren­te a la po­li­cía. La fir­ma de co­rre­ta­je in­clu­so le en­vió un co­rreo a Ken­dricks pa­ra ad­ver­tir­le que al­guien en Nue­va York es­ta­ba ha­cien­do ope­ra­cio­nes a su nom­bre. De cual­quier mo­do, So­noi­ki com­pró 8 mil dó­la­res más.

De ca­ra a la ga­le­ría, Ken­dricks exu­da­ba con­fian­za. En 2014, pu­bli­có una foto de las lla­ves de un Rolls-Roy­ce en Ins­ta­gram. Pe­ro por den­tro, la du­da lo ator­men­ta­ba. "Es­toy fri­to en lo que res­pec­ta a mi di­ne­ro", le di­jo el de­por­tis­ta en un men­sa­je y agre­gó: "No ten­go su­fi­cien­te pa­ra com­prar un ne­go­cio y te­ner los be­ne­fi­cios fis­ca­les que ne­ce­si­to". So­noi­ki so­na­ba tran­qui­lo. "Te da­ré una bue­na noticia pron­to", es­cri­bió. Un día des­pués se re­ve­ló que Com­pu­wa­re es­ta­ba en con­ver­sa­cio­nes pa­ra ser ad­qui­ri­da por una fir­ma de in­ver­sión de ca­pi­tal pri­va­do y sus ac­cio­nes se dis­pa­ra­ron, So­noi­ki ven­dió las op­cio­nes y Ken­dricks ga­nó cer­ca de 78 mil dó­la­res.

"Eres el me­jor", es­cri­bió Ken­dricks. Unas se­ma­nas más tar­de, So­noi­ki le pi­dió entradas pa­ra los par­ti­dos y un "so­bre". Lue­go de que los Ea­gles lo­gra­ron una vic­to­ria con­tra los Reds­kins, Ken­dricks le pa­gó cer­ca de 6 mil dó­la­res en efec­ti­vo.

La di­ná­mi­ca con­ti­nuó con otras ope­ra­cio­nes li­ga­das a Gold­man, ga­na­ron 279 mil dó­la­res con la com­pa­ñía de bie­nes raí­ces Mo­ve Inc., 489 mil con la em­pre­sa Sa­pient Corp. y 352 mil más con una com­pa­ñía lla­ma­da Oplink Com­mu­ni­ca­tions. En oc­tu­bre, el ju­ga­dor le dio al ban­que­ro 4 mil dó­la­res en efec­ti­vo.

Los fis­ca­les di­cen que la pa­re­ja a ve­ces usa­ba un in­ter­me­dia­rio. Un abo­ga­do de Ken­dricks afir­mó en la cor­te que un ex­com­pa­ñe­ro de nom­bre Ch­ris­tian Ram­sey a ve­ces en­via­ba men­sa­jes a So­noi­ki. El hombre se des­cri­be a sí mis­mo en Lin­ke­dIn co­mo un "hac­ker de la vi­da" y con­duc­tor de "un es­tu­dio et­no­grá­fi­co a lar­go pla­zo so­bre ju­ga­do­res de la NFL". Ram­sey no res­pon­dió a las so­li­ci­tu­des de co­men­ta­rios y no ha si­do acu­sa­do de al­gún de­li­to.

El con­tu­ber­nio no du­ró. En 2015, Ken­dricks fir­mó una ex­ten­sión de con­tra­to de cua­tro años que le ga­ran­ti­za­ba más de 16 mi­llo­nes de dó­la­res. A So­noi­ki le lla­ma­ron pa­ra la se­rie Black-ish de ABC y ha­bló con Ken­ya Ba­rris, el crea­dor del pro­gra­ma, y tu­vo una ofer­ta pa­ra unir­se co­mo guio­nis­ta. Un año des­pués de per­der el pues­to en el fon­do de ries­go, So­noi­ki re­nun­ció a Gold­man y se fue a Los Án­ge­les.

Es­te año, tres me­ses des­pués de que Ken­dricks ayu­da­ra a los Ea­gles a ga­nar su pri­mer Super Bowl, el equi­po se des­hi­zo de él pa­ra aho­rrar di­ne­ro.

Fir­mó con los Cle­ve­land Browns, quie­nes le dieron un con­tra­to de un año y lue­go lo res­cin­die­ron cuan­do se pre­sen­ta­ron los car­gos en su con­tra. La NFL lo sus­pen­dió, pe­ro di­jo que po­día ju­gar mien­tras ape­la la de­ci­sión de la li­ga, y los Seahawks rá­pi­da­men­te lo fi­cha­ron.

"Lo la­men­to pro­fun­da­men­te", di­jo Ken­dricks. “In­ver­tí di­ne­ro con un an­ti­guo ami­go mío en quien creí que po­día con­fiar. Su tra­yec­to­ria co­mo gra­dua­do de Har­vard y em­plea­do de Gold­man Sachs me dio con­fian­za". Pe­ro ese no fue su úni­co error. Sus abo­ga­dos afir­man que no se que­dó con el di­ne­ro, ya que un 'cons­pi­ra­dor' no iden­ti­fi­ca­do di­la­pi­dó las ga­nan­cias de un mi­llón 200 mil dó­la­res.

Al te­lé­fono, So­noi­ki sue­na arre­pen­ti­do. "Me gus­ta­ría pe­dir dis­cul­pas a mi fa­mi­lia y ami­gos cer­ca­nos por ha­cer­les pa­sar es­to", di­ce. "Es­pe­ro pa­sar pá­gi­na".

Cuan­do un ex­co­le­ga de Gold­man se en­te­ró de los car­gos, es­ta­ba fu­rio­so con la jus­ti­cia. In­clu­so si So­noi­ki es cul­pa­ble, se­ña­la, Wall Street co­me­te im­pu­ne­men­te pe­ca­dos más gran­des,

Si el hombre apos­tó su li­ber­tad por so­lo 10 mil dó­la­res, bo­le­tos de fut­bol ame­ri­cano y un ami­go fa­mo­so, tie­ne que ser uno de los peo­res ne­go­cios en la historia de Wall Street.

“Cuan­do eres jo­ven crees que un mi­llón lo es to­do. Y cuan­do tie­nes un mi­llón en­tien­des que se pue­de ir así"

So­noi­ki

Ken­dricks

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.