El au­ge del na­cio­na­lis­mo po­dría obs­truir las fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes

○ Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea es­tán cons­tru­yen­do pro­tec­cio­nes más só­li­das con­tra la in­ver­sión ex­tran­je­ra, en es­pe­cial con­tra la que lle­ga des­de Chi­na.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - ECONOMÍA - —Ed Ham­mond

El úl­ti­mo día de ju­lio, un gru­po de ad­mi­nis­tra­do­res de fon­dos de ries­go se reunió en Sa­ka­gu­ra, un res­tau­ran­te sub­te­rrá­neo en Man­hat­tan. El am­bien­te ti­po bún­ker era ade­cua­do, da­do que los reuni­dos aca­ba­ban de per­der más de mil mi­llo­nes de dó­la­res com­bi­na­dos en lo que pa­re­cía una apues­ta segura.

Los ope­ra­do­res es­pe­cia­li­za­dos en ar­bi­tra­je de fu­sio­nes ha­bían co­lo­ca­do gran­des apues­tas en NXP Se­mi­con­duc­tors NV, un fa­bri­can­te ho­lan­dés de chips que acep­tó una ofer­ta de ad­qui­si­ción de 44 mil mi­llo­nes de dó­la­res de su ri­val es­ta­dou­ni­den­se Qual­comm Inc. La re­gla pa­ra es­tos ca­sos es com­prar ac­cio­nes en com­pa­ñías que han acor­da­do ven­der­se pe­ro que aún tie­nen que com­ple­tar la transac­ción, apro­ve­chan­do un des­cuen­to o “spread” que re­fle­ja el ries­go de que el acuer­do fra­ca­se. La apues­ta so­bre Qual­comm-NXP, en ese sen­ti­do, no te­nía mu­cho pier­de.

Las com­pa­ñías ha­bían es­ta­ble­ci­do la fe­cha lí­mi­te del 27 de ju­lio pa­ra ce­rrar su acuer­do y so­lo es­ta­ban es­pe­ran­do la apro­ba­ción re­gu­la­to­ria de Chi­na, el ma­yor mer­ca­do mun­dial de se­mi­con­duc­to­res. Pe­ro Bei­jing no dio su apro­ba­ción, lo que obli­gó a Qual­comm a can­ce­lar la ad­qui­si­ción.

Pa­ra el mo­men­to en que los ad­mi­nis­tra­do­res de fon­dos se reunie­ron en Sa­ka­gu­ra, NXP va­lía 95 dó­la­res por ac­ción, un 20 por cien­to me­nos que su ni­vel más al­to unas se­ma­nas an­tes.

Des­de Bei­jing has­ta Bru­se­las, los go­bier­nos es­tán usan­do las fu­sio­nes cor­po­ra­ti­vas co­mo au­tén­ti­cas ar­mas de la po­lí­ti­ca in­dus­trial.

Los acuer­dos, que otro­ra pu­die­ran ha­ber si­do apro­ba­dos en fun­ción de cri­te­rios de com­pe­ten­cia, hoy se es­tán exa­mi­nan­do (y se blo­quean ca­da vez más) por los ries­gos que pue­den re­pre­sen­tar pa­ra la se­gu­ri­dad o las in­dus­trias es­tra­té­gi­cas de un país. Más allá de cau­sar­les pér­di­das a los es­pe­cu­la­do­res, el in­ci­pien­te cam­bio de pos­tu­ra po­dría sub­ver­tir drás­ti­ca­men­te al ca­pi­ta­lis­mo tro­ta­mun­dos co­mo lo co­no­ce­mos. “Ya ha ha­bi­do tendencias na­cio­na­lis­tas an­tes, pe­ro es­ta es la pri­me­ra vez que las fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes se ven afec­ta­das por el na­cio­na­lis­mo”, ex­pli­ca Ja­mes Del Fa­ve­ro, co­fun­da­dor del ban­co de in­ver­sio­nes Ar­dea Part­ners LLC y ex­je­fe de fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes trans­fron­te­ri­zas en Gold­man Sachs.

El pri­me­ro de agos­to, el Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se apro­bó una ley que otor­ga am­plios po­de­res a la Co­mi­sión de In­ver­sión Ex­tran­je­ra en Es­ta­dos Uni­dos (CFIUS, por sus si­glas en in­glés), en­tre los cua­les se en­cuen­tran dos ac­tua­li­za­cio­nes ju­ris­dic­cio­na­les. Pri­me­ro, CFIUS aho­ra pue­de re­vi­sar no so­lo los acuer­dos que im­pli­can un cam­bio de con­trol de una com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se, sino tam­bién aque­llos acuer­dos en los que una en­ti­dad ex­tran­je­ra es­tá ad­qui­rien­do al­gu­na in­fluen­cia.

La ley tam­bién am­plía la de­fi­ni­ción de una em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se pa­ra in­cluir a cual­quier com­pa­ñía o in­di­vi­duo “in­vo­lu­cra­do en el co­mer­cio in­te­res­ta­tal”, atri­bu­yén­do­le de esa ma­ne­ra al re­gu­la­dor la su­per­vi­sión de cual­quier em­pre­sa que ope­re, aun­que sea mar­gi­nal­men­te, en Es­ta­dos Uni­dos.

Una in­ter­pre­ta­ción sim­plo­na de los nue­vos po­de­res de CFIUS las con­si­de­ra­ría erró­nea­men­te co­mo un efec­to inevi­ta­ble del afán pro­tec­cio­nis­ta de la ad­mi­nis­tra­ción Trump.

Pe­ro en reali­dad, re­fle­jan un nue­vo con­sen­so en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, a sa­ber, que la idea de re­gu­lar las ad­qui­si­cio­nes pa­ra pro­mo­ver la com­pe­ten­cia se ha que­da­do ob­so­le­ta en un mun­do en el que la am­bi­ción so­be­ra­na de­pen­de tan­to de las em­pre­sas co­mo de los ejér­ci­tos.

En ma­yo, la Unión Eu­ro­pea vo­tó a fa­vor de in­tro­du­cir un mar­co pa­ra el con­trol de la in­ver­sión ex­tran­je­ra que otor­gue al blo­que de 28 na­cio­nes una so­la voz pa­ra in­va­li­dar, si fue­ra ne­ce­sa­rio, los in­tere­ses de un es­ta­do miem­bro por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad. “Sin su­cum­bir al pro­tec­cio­nis­mo, es ho­ra de de­mos­trar que Eu­ro­pa no es in­ge­nua en es­tos tiem­pos de glo­ba­li­za­ción”, co­men­ta Franck Proust, miem­bro del Parlamento Eu­ro­peo. “Si quie­re pre­ser­var un clima favorable pa­ra las in­ver­sio­nes (fuen­tes de cre­ci­mien­to, em­pleo e innovación), tie­ne que pro­te­ger los ac­ti­vos eu­ro­peos”.

Al­gu­nos de los go­bier­nos que son miem­bros de la Unión Eu­ro­pea tam­bién es­tán rom­pien­do con dé­ca­das de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de puer­tas abier­tas pa­ra ga­ran­ti­zar que sus em­pre­sas lí­de­res na­cio­na­les no se vean ame­na­za­das.

En agos­to, los le­gis­la­do­res ale­ma­nes blo­quea­ron la ad­qui­si­ción del fa­bri­can­te de ma­qui­na­ria Lei­feld Me­tal Spin­ning AG por par­te de un in­ver­sio­nis­ta chino, la pri­me­ra vez que el país ve­tó un acuer­do por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad na­cio­nal. En Reino Unido, que des­de la dé­ca­da de 1980 se ha eri­gi­do en el ba­zar del co­mer­cio mun­dial, los po­lí­ti­cos es­tán de­ba­tien­do im­ple­men­tar por pri­me­ra vez con­tro­les de in­ver­sión ex­tran­je­ra pa­ra las fu­sio­nes.

¿Por qué la pri­sa de ha­cer re­glas? Una de las ra­zo­nes es Chi­na. A los ojos de mu­chos le­gis­la­do­res es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peos, las cor­po­ra­cio­nes de esa na­ción son ex­ten­sio­nes de la po­ten­te po­lí­ti­ca in­dus­trial de Bei­jing.

“Es­ta pro­li­fe­ra­ción de las re­vi­sio­nes de ad­qui­si­cio­nes por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad na­cio­nal re­fle­ja una creciente con­cien­cia por par­te de los paí­ses oc­ci­den­ta­les de que su es­ti­lo de ca­pi­ta­lis­mo tra­di­cio­nal o, si lo pre­fie­res, ca­pi­ta­lis­mo es­ta­dou­ni­den­se, no pue­de com­pe­tir con el ca­pi­ta­lis­mo de Es­ta­do chino”, de­ta­lla Paul Hal­pern, ex­di­rec­tor de CFIUS.

Ojo por ojo. El si­len­cio apli­ca­do por Bei­jing so­bre el acuer­do de Qual­comm pu­do ha­ber si­do una re­van­cha por­que CFIUS blo­queó an­tes una fu­sión rea­li­za­da en­tre Broad­com Inc. y Qual­comm, don­de, a pe­sar de que nin­gu­na de las com­pa­ñías era chi­na, la agen­cia ci­tó pa­ra jus­ti­fi­car su de­ci­sión la ame­na­za de que Chi­na ob­tu­vie­ra una ven­ta­ja en el cam­po de los se­mi­con­duc­to­res.

Pe­ro CFIUS ope­ra en una os­cu­ri­dad re­la­ti­va, por lo tan­to es di­fí­cil sa­ber cuán­tas ad­qui­si­cio­nes chi­nas ha re­cha­za­do la co­mi­sión. La ac­ti­vi­dad de fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes de em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses que in­vo­lu­cran a un com­pra­dor chino ca­yó un 73 por cien­to en los 12 me­ses pre­vios a ju­lio de 2018, en com­pa­ra­ción con una caí­da del 17 por cien­to pa­ra to­das las fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes en el mis­mo pe­rio­do.

El des­cen­so tam­bién ha re­fle­ja­do to­das las res­tric­cio­nes que Bei­jing ins­ti­tu­yó en 2016 con el ob­je­ti­vo de con­tro­lar las in­ver­sio­nes que con­si­de­ra de­ma­sia­do ries­go­sas pa­ra su so­be­ra­nía.

La se­gun­da preo­cu­pa­ción es más com­ple­ja. A me­nos que se pro­du­je­ra un cam­bio ra­di­cal, la hu­ma­ni­dad se en­ca­mi­na ha­cia un fu­tu­ro de ca­si to­tal di­gi­ta­li­za­ción. En un mun­do don­de nues­tro re­fri­ge­ra­dor se co­mu­ni­ca con nues­tro au­to­mó­vil pa­ra ave­ri­guar qué ti­po de día tu­vi­mos an­tes de de­ci­dir si re­ci­bir­nos con un re­fres­co o un whisky, exis­ten va­rias pre­gun­tas le­gí­ti­mas so­bre en qué me­di­da cual­quier acuer­do le da­ría a un com­pra­dor ex­tran­je­ro el ac­ce­so a los da­tos per­so­na­les de los ciu­da­da­nos que se ubi­can en otro país.

Es po­co probable que la re­gu­la­ción ca­da vez más es­tric­ta de las fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes de­ten­ga en se­co la ac­ti­vi­dad trans­fron­te­ri­za que exis­te en la ac­tua­li­dad. Más bien, es probable que el da­ño a es­te flu­jo de transac­cio­nes sea un pro­ce­so len­to, de­ter­mi­na­do tan­to por preo­cu­pa­cio­nes le­gí­ti­mas de se­gu­ri­dad na­cio­nal co­mo por el re­van­chis­mo que flo­re­ce en me­dio del pro­tec­cio­nis­mo. En esa pers­pec­ti­va, es­ta si­tua­ción aña­de una ca­pa más de to­tal in­cer­ti­dum­bre al de­li­ca­do ar­te de ha­cer ne­go­cios.

“Ya ha ha­bi­do tendencias na­cio­na­lis­tas an­tes, pe­ro es­ta es la pri­me­ra vez que las fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes se ven afec­ta­das”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.