La ex­tre­ma de­re­cha se abre ca­mino en Bra­sil

○ Jair Bol­so­na­ro, el can­di­da­to ga­na­dor de la pri­me­ra ron­da elec­to­ral a la pre­si­den­cia, ten­dría un im­por­tan­te apo­yo del Con­gre­so.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - POLÍTICA - —Ray­mond Co­litt, Bru­ce Dou­glas, Ra­chel Ga­mars­ki y Samy Adg­hir­ni

Ape­nas 24 ho­ras des­pués de con­se­guir una am­plia vic­to­ria en la pri­me­ra ron­da elec­to­ral pa­ra la pre­si­den­cia de Bra­sil, el ex­pa­ra­cai­dis­ta Jair Bol­so­na­ro se en­con­tró con mu­chos nue­vos ami­gos.

Su Par­ti­do So­cial Li­be­ral (PSL) no so­lo au­men­tó su nú­me­ro de es­ca­ños en la cá­ma­ra ba­ja, de 8 a 52, sino que tam­bién des­per­tó el in­te­rés de los par­ti­dos cen­tris­tas de Bra­sil, que tien­den a unir­se a los ga­na­do­res, cual­quie­ra que sea su ideo­lo­gía.

El Par­ti­do Re­pu­bli­cano Bra­si­le­ño (PRB), por ejem­plo, res­pal­da­rá a Bol­so­na­ro si se con­vier­te en pre­si­den­te, le di­jo uno de sus lí­de­res a Bloom­berg, mien­tras que la ma­yo­ría de los dipu­tados de los De­mó­cra­tas (DEM) y los re­pu­bli­ca­nos (RP), otros dos gran­des par­ti­dos, res­pal­dan al ex­ca­pi­tán del ejér­ci­to.

El Con­gre­so de Bra­sil es­tá no­to­ria­men­te frag­men­ta­do y la ca­pa­ci­dad de go­ber­nar de Bol­so­na­ro, en ca­so de ga­nar la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral del 28 de oc­tu­bre, ha si­do cues­tio­na­da re­pe­ti­da­men­te. Pe­ro a me­di­da que los re­sul­ta­dos de la pri­me­ra vuel­ta han sa­cu­di­do dra­má­ti­ca­men­te la le­gis­la­tu­ra, si el po­lí­ti­co de ex­tre­ma de­re­cha se con­vier­te en el pró­xi­mo pre­si­den­te, ter­mi­na­rá tra­ba­jan­do con una le­gis­la­tu­ra mu­cho más afín a sus idea­les de lo que la ma­yo­ría de los en­cues­ta­do­res ima­gi­na­ron. Da­das al­gu­nas de las me­di­das eco­nó­mi­cas do­lo­ro­sas que ago­tan la po­pu­la­ri­dad que ten­drá que to­mar una vez en el car­go, ne­ce­si­ta­rá to­do el apo­yo del Con­gre­so que pue­da re­unir.

“Lo que sur­ge de es­ta elec­ción es un Con­gre­so más favorable pa­ra apro­bar las re­for­mas de Bol­so­na­ro”, ex­pli­có Ju­liano Grie­be­ler, ana­lis­ta po­lí­ti­co de Ba­rral M. Jor­ge, una con­sul­to­ra de ne­go­cios. “Di­cho es­to, que­dan du­das so­bre su ca­pa­ci­dad pa­ra go­ber­nar y na­ve­gar en un es­ce­na­rio más com­pli­ca­do, por­que ca­re­ce de al­guien en su en­torno con ex­pe­rien­cia”.

En una reunión re­cien­te del Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta Bra­si­le­ño (PSDB) en su se­de de Bra­si­lia, Joao Do­ria, el can­di­da­to del par­ti­do a go­ber­na­dor de Sao Pau­lo, reite­ró su apo­yo a Bol­so­na­ro, aun­que el pro­pio par­ti­do no res­pal­da­rá ofi­cial­men­te a Bol­so­na­ro, ni su ri­val de iz­quier­da, Fer­nan­do Had­dad. El can­di­da­to pre­si­den­cial del par­ti­do, Ge­ral­do Alck­min, quien que­dó en cuar­to lu­gar, di­jo que no to­ma­ría una po­si­ción.

El ter­cer par­ti­do más gran­de en la cá­ma­ra ba­ja, el Par­ti­do Pro­gre­sis­ta (PP), emi­tió una no­ta en la que se de­cla­ra­ba ofi­cial­men­te neu­tral, pe­ro eso no im­pi­de que sus miem­bros eli­jan ban­dos. Mien­tras tan­to, el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co La­bo­ris­ta (PDT), de cen­tro iz­quier­da, ofre­ció un apo­yo ti­bio pa­ra Had­dad.

El Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) per­dió es­ca­ños en am­bas cá­ma­ras del con­gre­so, aun­que sigue sien­do el más gran­de en la cá­ma­ra ba­ja. La nue­va com­po­si­ción, tan­to del Se­na­do co­mo de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, su­gie­re que pue­de ser un de­sa­fío pa­ra la iz­quier­da for­mar una ma­yo­ría de tra­ba­jo en ca­so de una vic­to­ria de Had­dad.

Ba­jo cual­quier pa­rá­me­tro, el Con­gre­so de Bra­sil es­tá muy frag­men­ta­do, es in­go­ber­na­ble y bru­tal, con do­ce­nas de par­ti­dos com­pi­tien­do por re­cur­sos de un apretado pre­su­pues­to. El ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va fue ca­si de­rro­ca­do por un es­cán­da­lo de com­pra de vo­tos, mien­tras que la de­ci­sión de su su­ce­so­ra Dil­ma Rous­seff de con­tra­de­cir a la le­gis­la­tu­ra la ma­yor par­te del tiem­po con­tri­bu­yó a su jui­cio po­lí­ti­co y des­ti­tu­ción.

In­clu­so, el ac­tual pre­si­den­te, Mi­chel Te­mer, con más de vein­te años de ex­pe­rien­cia en el Con­gre­so, tu­vo di­fi­cul­ta­des pa­ra es­ta­ble­cer el or­den en­tre las mu­chas fac­cio­nes le­gis­la­ti­vas en el úl­ti­mo año de su ad­mi­nis­tra­ción. Des­pués de re­la­ti­vo éxi­to ini­cial, cuan­do se apro­ba­ron me­di­das de aus­te­ri­dad, sus es­fuer­zos por pa­sar una re­for­ma muy ne­ce­sa­ria del sis­te­ma de pen­sio­nes de Bra­sil cho­ca­ron con­tra un mu­ro en la cá­ma­ra ba­ja a prin­ci­pios de es­te año.

Tra­di­cio­nal­men­te, la ma­yo­ría de los par­ti­dos cen­tris­tas de Bra­sil se unen de­trás del pre­si­den­te, al me­nos al co­mien­zo de su man­da­to. Pe­ro en una rup­tu­ra con el pa­sa­do, Bol­so­na­ro pa­re­ce es­tar me­nos in­tere­sa­do en cor­te­jar su apo­yo que en lle­gar a los co­mi­tés de to­dos los par­ti­dos, co­mo el lla­ma­do blo­que “Ba­las, car­ne y bi­blia”, in­te­gra­do por le­gis­la­do­res que re­pre­sen­tan a los par­ti­da­rios de la ley y el or­den, agri­cul­to­res y evan­gé­li­cos.

“Bol­so­na­ro no quie­re apo­yo de par­ti­dos”, co­men­tó Lin­coln Portela, uno de los lí­de­res del cen­tris­ta Par­ti­do de la Re­pú­bli­ca (PR). “Ya tie­ne al­re­de­dor de 300 le­gis­la­do­res que lo apo­yan en el nue­vo Con­gre­so”.

Aun así, el res­pal­do a Bol­so­na­ro del pú­bli­co se de­ri­va prin­ci­pal­men­te de su cam­pa­ña ba­sa­da en va­lo­res cen­tra­dos en “Dios, la fa­mi­lia y la jus­ti­cia”, en lu­gar de la economía, so­bre la cual ad­mi­te que no sa­be na­da. Y ello re­sul­ta preo­cu­pan­te, pues tras

ha­ber si­do aplas­ta­da por años de re­ce­sión, corrupción y agi­ta­ción po­lí­ti­ca, la economía de Bra­sil es un desas­tre y su jo­ven de­mo­cra­cia es­tá en pe­li­gro.

En la vís­pe­ra de la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral, los bra­si­le­ños se man­tie­nen am­plia­men­te di­vi­di­dos en cuan­to al fu­tu­ro de su país y el me­jor ca­mino que de­ben to­mar pa­ra con­se­guir­lo, tam­bién es­tán de­silu­sio­na­dos e in­dig­na­dos.

Han vis­to có­mo se eva­po­ran mi­llo­nes de em­pleos, jun­to a mi­les de mi­llo­nes en di­ne­ro pú­bli­co. Las ta­sas de ho­mi­ci­dios au­men­tan de for­ma ace­le­ra­da y las co­las hos­pi­ta­la­rias se alar­gan, mien­tras que los in­gre­sos reales dis­mi­nu­yen.

El pro­ble­ma eco­nó­mi­co más in­me­dia­to es ta­par las fu­gas en las ar­cas pú­bli­cas de Bra­sil, que em­pu­ja­ron la ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia de la na­ción a un te­rreno no deseado y su deu­da pú­bli­ca a más del 55 por cien­to de su pro­duc­to in­terno bru­to, o más del do­ble del ni­vel de los mercados emer­gen­tes de Tur­quía o In­do­ne­sia.

Al­re­de­dor de 6 mi­llo­nes de per­so­nas han vuel­to a caer en la po­bre­za y los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios dra­co­nia­nos han ce­rra­do los cen­tros de cui­da­do in­fan­til y las in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas que sal­van vi­das.

“Veo a es­tu­dian­tes que tu­vie­ron un brillante fu­tu­ro aca­dé­mi­co re­nun­cian­do pa­ra ven­der brow­nies”, ase­gu­ró Yrai­ma Cor­dei­ro, una bió­lo­ga mo­le­cu­lar que tra­ba­ja en la en­fer­me­dad de Par­kin­son y la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer en la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral de Río de Ja­nei­ro. “Me aver­güen­za de­cir que mi país no apo­ya la in­ves­ti­ga­ción”.

Los dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les tie­nen ideas dia­me­tral­men­te opues­tas so­bre có­mo ha­cer que la economía vuel­va a en­ca­rri­lar­se. Los mercados fa­vo­re­cen a Bol­so­na­ro, quien pro­po­ne re­du­cir el ta­ma­ño del es­ta­do re­cor­tan­do los mi­nis­te­rios y ven­dien­do las em­pre­sas pú­bli­cas de Bra­sil. Sin em­bar­go, el res­to de sus pro­pues­tas no ofre­cen mu­cha cla­ri­dad pa­ra una po­bla­ción que es­tá ya de­ses­pe­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.