○ La si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual de Bra­sil ofre­ce mu­chas lec­cio­nes va­lio­sas pa­ra Mé­xi­co.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Juan Pa­blo Spi­net­to

○ De­silu­sio­na­dos con un go­bierno co­rrup­to que in­cum­plió sus pro­me­sas, los bra­si­le­ños es­tán por ele­gir a un ul­tra­na­cio­na­lis­ta de ex­tre­ma de­re­cha. Ape­nas unos días des­pués de que a fi­na­les de 2010 me mu­da­ra a Río de Ja­nei­ro co­mo co­rres­pon­sal de Bloom­berg, el ejér­ci­to bra­si­le­ño en­tró en el Com­ple­xo do Ale­mão, un con­jun­to de fa­ve­las al nor­te de la Ci­da­de Ma­ra­vil­ho­sa. Ha­bía vi­vi­do ca­si una dé­ca­da en Eu­ro­pa y el con­tras­te no po­día ser ma­yor: mi­les de mi­li­ta­res y po­li­cías en las ca­lles y una ciu­dad en ten­sión. La ope­ra­ción ter­mi­nó ese día con las fuer­zas de se­gu­ri­dad to­man­do con­trol y co­lo­can­do la ban­de­ra bra­si­le­ña en lo al­to del Com­ple­xo.

Re­cuer­do mi sor­pre­sa an­te el sim­bo­lis­mo de usar la ban­de­ra co­mo si se tra­ta­ra de una in­va­sión a te­rri­to­rio ex­tran­je­ro y la sim­pli­fi­ca­ción de que el nar­co po­dría de­rro­tar­se con ape­nas unas ju­ga­das mi­li­ta­res.

Pe­ro los ca­rio­cas es­ta­ban ávi­dos de se­gu­ri­dad y el go­bierno pa­re­cía dar re­sul­ta­dos. La eu­fo­ria era di­fí­cil de con­te­ner.

Avan­ce­mos ocho años y te­ne­mos a Jair Bol­so­na­ro, ca­rio­ca por adop­ción, ex­mi­li­tar y ul­tra­na­cio­na­lis­ta, a las puer­tas de con­ver­tir­se en el pre­si­den­te de la se­gun­da ma­yor economía de Amé­ri­ca con una pla­ta­for­ma que in­clu­ye ar­mar a los bra­si­le­ños pa­ra su au­to­de­fen­sa. Mu­cho pa­só en­tre aque­lla épo­ca y aho­ra. Bra­sil de­cep­cio­nó a sus ciu­da­da­nos co­mo uno de esos desamo­res que son im­po­si­bles de re­pa­rar: su economía, que pro­me­tía ser el pul­món emer­gen­te, se hun­dió en la peor re­ce­sión en un si­glo. Bue­na par­te del es­ta­blish­ment po­lí­ti­co, in­clu­yen­do fi­gu­ras ve­ne­ra­das co­mo es­tre­llas de rock, ter­mi­na­ron sien­do cóm­pli­ces del ma­yor es­cán­da­lo de corrupción del con­ti­nen­te. Y las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad y lu­cha con­tra el cri­men co­lap­sa­ron, pro­vo­can­do una cri­sis de in­se­gu­ri­dad sin pre­ce­den­tes, in­clu­yen­do a zo­nas co­mo Ale­mão. Hoy, Bra­sil re­gis­tra más de 60 mil ho­mi­ci­dios por año, la ma­yo­ría de ellos im­pu­nes.

Es­ta gran de­silu­sión qui­zá ex­pli­ca el re­sul­ta­do his­tó­ri­co del 7 de oc­tu­bre, cuan­do el men­sa­je po­la­ri­za­dor y ex­tre­mo de Bol­so­na­ro —que in­clu­ye ame­na­zas de eje­cu­tar a sus ri­va­les po­lí­ti­cos—, se tra­du­jo en una enor­me vic­to­ria elec­to­ral. In­de­pen­dien­te­men­te del re­sul­ta­do de la se­gun­da vuel­ta, Bra­sil co­mien­za un nue­vo e in­cier­to ca­pí­tu­lo.

Mé­xi­co, que com­par­te con Bra­sil el enor­me de­sa­fío de me­jo­rar su se­gu­ri­dad pú­bli­ca y dis­mi­nuir sus ale­vo­sos ni­ve­les de corrupción, de­be­ría to­mar no­ta de lo que ocu­rrió con el gran ve­cino del sur en la úl­ti­ma dé­ca­da. El no sa­tis­fa­cer las ex­pec­ta­ti­vas de cam­bio real de la po­bla­ción pue­de te­ner a lar­go pla­zo con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas im­pre­vi­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.