El nue­vo acuer­do co­mer­cial que sus­ti­tui­rá al TLCAN tie­ne va­rios pun­tos oscuros que afec­tan a va­rios sec­to­res del país.

El nue­vo pac­to co­mer­cial de Amé­ri­ca del Nor­te tie­ne dis­po­si­cio­nes que afec­tan a va­rios sec­to­res del país y al co­mer­cio con el res­to del mun­do.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por Gon­za­lo So­to y Daniel Moss

A lo lar­go de la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN), que de­ri­vó en un nue­vo acuer­do co­mer­cial so­bre el cual no hay con­sen­so to­da­vía pa­ra su nom­bre en es­pa­ñol, las au­to­ri­da­des re­pe­tían cons­tan­te­men­te que era me­jor pa­ra el país no lle­gar a un arre­glo que fir­mar un pac­to que re­sul­ta­ra no­ci­vo pa­ra los in­tere­ses na­cio­na­les. Lue­go de más de un año de plá­ti­cas, Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, y se­ma­nas más tar­de Ca­na­dá, acor­da­ron el USMCA (Uni­ted Sta­tes, Me­xi­co and Ca­na­da Agree­ment).

“Las con­di­cio­nes es­tán da­das pa­ra que la economía me­xi­ca­na si­ga cre­cien­do”, afir­mó el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to tras la in­clu­sión de Ca­na­dá en el acuer­do. “Si no se hu­bie­se lo­gra­do ha­bría mu­cha in­cer­ti­dum­bre”, se­cun­dó el pre­si­den­te elec­to Andrés Ma­nuel López Obra­dor, dan­do su res­pal­do al lar­go y com­pli­ca­do pro­ce­so de ne­go­cia­ción. Los man­da­ta­rios de Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, Do­nald Trump y Jus­tin Tru­deau, tam­bién aplau­die­ron el nue­vo pac­to co­mer­cial.

Sin em­bar­go, tras la fi­na­li­za­ción de las ne­go­cia­cio­nes y la pu­bli­ca­ción del tex­to acor­da­do por los tres paí­ses, au­men­tan la vo­ces que se­ña­lan que el USMCA no es un me­jor acuer­do que el TLCAN, ge­ne­ra efec­tos ne­ga­ti­vos en va­rios sec­to­res cla­ve y que, con­tra­rio a lo que han afir­ma­do los funcionarios del go­bierno ac­tual y el en­tran­te, en reali­dad se hi­zo lo que se pu­do.

“Con­se­gui­mos el me­jor acuer­do que po­día­mos te­ner”, ase­gu­ró re­cien­te­men­te Moisés Ka­lach, re­pre­sen­tan­te del sec­tor pri­va­do mexicano en el lla­ma­do Cuar­to de Jun­to. “Nin­gún arre­glo de es­ta na­tu­ra­le­za es per­fec­to y siem­pre hay quie­nes no que­dan del to­do sa­tis­fe­chos, es nor­mal, lo que cree­mos es que el acuer­do con­se­gui­do es po­si­ti­vo”.

Ka­lach men­cio­nó que uno de los pri­me­ros sec­to­res en mos­trar su desacuer­do con el re­sul­ta­do de la re­ne­go­cia­ción fue­ron los trans­por­tis­tas me­xi­ca­nos. A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, la Cá­ma­ra Na­cio­nal del Au­to­trans­por­te de Car­ga (Ca­na­car) acu­só que en el nue­vo acuer­do co­mer­cial el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se con­ti­núa con las res­tric­cio­nes pa­ra que los ca­mio­nes me­xi­ca­nos in­gre­sen a su te­rri­to­rio. Se tra­ta­ba de una de las mo­di­fi­ca­cio­nes más es­pe­ra­das por par­te de ese sec­tor, que en di­ver­sas oca­sio­nes ha li­bra­do sin mu­cho éxi­to ba­ta­llas le­ga­les pa­ra bus­car una ma­yor aper­tu­ra de Es­ta­dos Uni­dos al li­bre trán­si­to de los trans­por­tes de car­ga na­cio­na­les.

“No es­ta­mos a fa­vor de que en las dis­po­si­cio­nes del TLC no ha­ya re­ci­pro­ci­dad en­tre so­cios co­mer­cia­les, en el mo­men­to en que EU de­ci­de re­ser­var­se el de­re­cho a can­ce­lar los per­mi­sos de lar­go re­co­rri­do de ca­mio­nes de car­ga que ya ha en­tre­ga­do y no dar más”, se­ña­ló el or­ga­nis­mo gre­mial en su es­cri­to. “Lo que es peor, Mé­xi­co no apli­có una me­di­da si­mi­lar pa­ra los trans­por­tis­tas de EU”.

A los ojos de Ca­na­car, el USMCA no es un TLCAN 2.0 sino un re­tro­ce­so en la ma­ne­ra de co­mer­ciar con el mer­ca­do más gran­de del mun­do, pe­se a que se de­man­dó a los ne­go­cia­do­res me­xi­ca­nos que se con­si­guie­ran me­jo­ras res­pec­to de lo que es­ta­ba con­te­ni­do en el acuer­do an­te­rior o, por lo me­nos, no se acep­ta­ran peo­res con­di­cio­nes. “No po­de­mos en­trar a EU, lo que va en con­tra del li­bre co­mer­cio que li­mi­ta el cre­ci­mien­to de un sec­tor. Es­ta­mos en con­tra de acuer­dos que vul­ne­ran de nue­va cuen­ta a nues­tro sec­tor, co­mo su­ce­dió en el ca­so de la men­sa­je­ría y pa­que­te­ría en 1995”, aña­dió el or­ga­nis­mo en su es­cri­to.

En­ri­que Gon­zá­lez, pre­si­den­te de Ca­na­car, ex­pli­có en una en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va pa­ra El Fi­nan­cie­ro Bloom­berg que la po­si­bi­li­dad de can­ce­la­ción de los per­mi­sos de lar­go re­co­rri­do pa­ra los ca­mio­nes de car­ga me­xi­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos fue pro­duc­to de la pre­sión de los sin­di­ca­tos y unio­nes de trans­por­tis­tas es­ta­dou­ni­den­ses, co­no­ci­dos co­mo teams­ters, y que los ne­go­cia­do­res na­cio­na­les acep­ta­ron sin con­se­guir al­go a cam­bio.

“Ex­pre­sa­mos nues­tra in­quie­tud, ma­ni­fes­ta­mos a los ne­go­cia­do­res de la Se­cre­ta­ría de Economía es­ta si­tua­ción y di­mos las con­se­cuen­cias que pue­de ha­ber, no so­lo pa­ra nues­tro sec­tor sino pa­ra la in­dus­tria na­cio­nal”, in­sis­tió Gon­zá­lez. “Plan­tea­mos con ar­gu­men­tos, pe­ro des­gra­cia­da­men­te no se pu­do ha­cer ya na­da”.

Tras ese re­vés en la ne­go­cia­ción, el sec­tor de au­to­trans­por­te de car­ga na­cio­nal ase­gu­ra que una vez que en­tren en vi­gor las nue­vas re­glas del USMCA es­ta­rán en una clara des­ven­ta­ja fren­te a las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses, sin que se pue­da ha­cer mu­cho ya pa­ra re­ver­tir la si­tua­ción.

Otro sec­tor que po­dría ver­se afec­ta­do por el nue­vo acuer­do co­mer­cial es el far­ma­céu­ti­co, que pe­se a que las au­to­ri­da­des en Mé­xi­co ase­gu­ran que con las nue­vas dis­po­si­cio­nes el país po­dría vol­ver­se un hub de esa in­dus­tria, hay se­ña­la­mien­tos de que el USMCA en­ca­re­ce­ría los me­di­ca­men­tos de­bi­do a una dis­po­si­ción que in­cre­men­ta de ocho a diez años la pro­tec­ción de las pa­ten­tes de me­di­ca­men­tos co­no­ci­dos co­mo bio­ló­gi­cos y que son am­plia­men­te uti­li­za­dos en el tra­ta­mien­to de pa­de­ci­mien­tos co­mo el cáncer, la ar­tri­tis o la es­cle­ro­sis múl­ti­ple. La am­plia­ción del pla­zo de las pa­ten­tes retrasará la sa­li­da de me­di­ca­men­tos ge­né­ri­cos, más eco­nó­mi­cos pa­ra los con­su­mi­do­res.

En una en­tre­vis­ta pa­ra El Fi­nan­cie­ro Bloom­berg, Je­sús Sea­de, el ne­go­cia­dor de AMLO que se in­te­gró en la rec­ta fi­nal de las dis­cu­sio­nes, re­sal­tó es­te te­ma co­mo una de las prin­ci­pa­les de­rro­tas del acuer­do. “Te­ne­mos un par de re­sul­ta­dos que son ne­ga­ti­vos: se ha­ce un po­co más di­fí­cil la pro­duc­ción de me­di­ci­nas ge­né­ri­cas, es un po­co

más re­tra­sa­do el pro­ce­so res­pec­to de la me­di­ci­na de re­fe­ren­cia”, di­jo. “Las pa­ten­tes pa­ra es­te nue­vo ti­po de me­di­ci­nas ba­sa­das en te­ji­dos vi­vos, la bio­me­di­ci­na, en el TPP se acor­da­ron pa­ra 5 años, con una po­si­ble ex­ten­sión pa­ra 3 más, y aquí pen­sá­ba­mos lo mis­mo y que­dó en 10 y es un área que va­le ca­da año mil de mi­llo­nes de dó­la­res”.

La me­di­da tam­bién ha he­cho rui­do en Ca­na­dá, don­de el con­su­mo de los me­di­ca­men­tos bio­ló­gi­cos es más ex­ten­di­do que en Mé­xi­co. De acuer­do con un es­tu­dio de la Aso­cia­ción Mé­di­ca Ca­na­dien­se, ese ti­po de me­di­ci­nas es el seg­men­to de más rá­pi­do cre­ci­mien­to en el con­su­mo de los pa­cien­tes en ese país, con tra­ta­mien­tos que su­pe­ran re­gu­lar­men­te los 2 mil dó­la­res anua­les.

Por to­das las puer­tas que el USMCA pa­re­ce abrir en el co­mer­cio ex­te­rior pa­ra Mé­xi­co, hay una dis­po­si­ción que cie­rra otras im­por­tan­tes, pues mue­ve las ca­de­nas de su­mi­nis­tro más ha­cia el in­te­rior de Nor­tea­mé­ri­ca.

Las re­glas de origen re­for­za­das, que es­ta­ble­cen la can­ti­dad de bie­nes y com­po­nen­tes que de­ben pro­ve­nir de los tres paí­ses, se ex­tien­den a los pro­duc­tos quí­mi­cos, una ga­ma de pro­duc­tos de ace­ro, vi­drio y fi­bra óp­ti­ca.

EU es­tá pro­mo­cio­nan­do dis­po­si­cio­nes que li­mi­tan los com­po­nen­tes que no per­te­ne­cen a los tres paí­ses en tex­ti­les y pren­das de ves­tir en for­ma bas­tan­te de­ta­lla­da co­mo hi­lo de co­ser, te­la de bol­si­llos, ban­das elás­ti­cas an­gos­tas y te­las re­cu­bier­tas.

Los au­tos lla­man la aten­ción, en par­te por­que al­gu­nas de las cláu­su­las pa­re­cen di­se­ña­das pa­ra ga­nar apo­yo, o al me­nos si­len­ciar la opo­si­ción, de los de­mó­cra­tas y los sin­di­ca­tos. Los re­qui­si­tos de con­te­ni­do lo­cal au­men­tan a 75 por cien­to del 62.5 por cien­to. En­tre el 40 por cien­to y el 45 por cien­to de ese con­te­ni­do de­be ser pro­du­ci­do por tra­ba­ja­do­res que ga­nan un mí­ni­mo de 16 dó­la­res la ho­ra. Es­to só­lo pue­de sig­ni­fi­car un me­nor pa­pel pa­ra Asia.

Res­tric­cio­nes si­mi­la­res al ace­ro y al alu­mi­nio sub­ra­yan el efec­to co­rro­si­vo de va­rias dis­po­si­cio­nes.

“Pa­ra los pro­vee­do­res de fue­ra del TLCAN, es­to va a ser ex­tre­ma­da­men­te pro­ble­má­ti­co o in­clu­so ca­tas­tró­fi­co”, es­cri­bió De­bo­rah Elms, di­rec­to­ra del Asian Tra­de Cen­ter. “Las ór­de­nes se po­drían can­ce­lar com­ple­ta­men­te y no re­em­pla­zar­se nun­ca”.

El con­te­ni­do del nue­vo TLCAN vin­cu­la más es­tre­cha­men­te a Mé­xi­co con EU y pro­fun­di­za la de­pen­den­cia del país a la ma­yor economía del mun­do. Por su­pues­to, un pac­to co­mer­cial re­for­mu­la­do es me­jor que el fin del acuer­do. Pe­ro el pac­to es mu­cho más que una re­la­ción co­mer­cial.

Un mo­de­lo na­cio­nal com­ple­to se ha ba­sa­do en el blo­que de 24 años de exis­ten­cia. Mé­xi­co es­tá hi­po­te­ca­do di­plo­má­ti­ca­men­te, así co­mo co­mer­cial y eco­nó­mi­ca­men­te. De al­gu­na ma­ne­ra, es un mer­ca­do emer­gen­te vin­cu­la­do al cre­ci­mien­to de un país desa­rro­lla­do y to­tal­men­te in­te­gra­do en el te­ji­do de la vi­da eco­nó­mi­ca es­ta­dou­ni­den­se.

Mé­xi­co se vio bas­tan­te per­ju­di­ca­do por el in­gre­so de Chi­na a la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio (OMC), por­que el país asiá­ti­co com­pe­tía en mu­chos de los mis­mos mercados de ex­por­ta­ción que Mé­xi­co, y por ello ero­sio­nó el es­ta­tus del país co­mo uno de los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res con ba­jos sa­la­rios en el mun­do.

Gra­cias al USMCA, la ca­pa­ci­dad de Mé­xi­co pa­ra di­ver­si­fi­car­se más allá de los clien­tes del nor­te se ve muy res­trin­gi­da. Las gran­des tien­das de­par­ta­men­ta­les me­xi­ca­nas al­ma­ce­nan gran can­ti­dad de pro­duc­tos he­chos en Chi­na o en­sam­bla­dos en Mé­xi­co con com­po­nen­tes chi­nos. Es di­fí­cil ver que eso des­apa­rez­ca, pe­ro aho­ra tam­bién es com­pli­ca­do ver que crez­ca mu­cho más esa re­la­ción.

Hay vo­ces al­ta­men­te ca­li­fi­ca­das que ven en el USMCA va­rios pun­tos oscuros. Una de ellas es la de Ma­nuel Sánchez, ex sub­go­ber­na­dor del Ban­co de Mé­xi­co (Ban­xi­co), quien en un tex­to pu­bli­ca­do por El Fi­nan­cie­ro ase­ve­ró que el pac­to lo­gra­do in­cre­men­ta el pro­tec­cio­nis­mo. “Des­ta­can las res­tric­cio­nes di­se­ña­das es­pe­cial­men­te pa­ra vul­ne­rar a Mé­xi­co”, es­cri­bió. “En el sec­tor au­to­mo­tor, se es­ta­ble­ció que al me­nos cua­ren­ta por cien­to del va­lor de los vehícu­los de­be pro­du­cir­se con mano de obra cu­yo sa­la­rio sea de die­ci­séis dó­la­res por ho­ra o más. Al ser la re­mu­ne­ra­ción me­dia me­xi­ca­na con­si­de­ra­ble­men­te me­nor, es­te re­qui­si­to in­ten­ta des­viar la pro­duc­ción ha­cia los so­cios ri­cos”.

Sánchez cri­ti­có que el lí­mi­te pa­ra el uso de pa­ne­les re­gio­na­les de re­so­lu­ción de con­tro­ver­sias en­tre in­ver­sio­nis­tas y el Es­ta­do re­du­ce la cer­te­za en te­mas co­mo la pro­tec­ción de los de­re­chos de pro­pie­dad, so­bre to­do en nues­tro país. Asi­mis­mo, las cuo­tas al cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes de vehícu­los fa­bri­ca­dos en Mé­xi­co a EU y el im­pe­di­men­to pa­ra ne­go­ciar con un país que Was­hing­ton de­ci­da cas­ti­gar, es un gol­pe pa­ra las as­pi­ra­cio­nes co­mer­cia­les na­cio­na­les.

“En su­ma, el USMCA es prin­ci­pal­men­te un tra­ta­do pro­tec­cio­nis­ta, por lo que es po­si­ble que fre­ne el im­pul­so so­bre el co­mer­cio y la in­ver­sión de­ri­va­dos del TLCAN”, re­sal­tó.

Al acuer­do aún le que­da pen­dien­te la apro­ba­ción en los con­gre­sos de los tres paí­ses, aun­que en Mé­xi­co la pers­pec­ti­va es po­si­ti­va de­bi­do al aval que le ha da­do el pre­si­den­te elec­to y el con­trol que man­tie­ne su par­ti­do en el le­gis­la­ti­vo. Es­ta­dos Uni­dos es otra historia por la cer­ca­nía de las elec­cio­nes in­ter­me­dias que po­dría in­cli­nar la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes al la­do de­mó­cra­ta, quie­nes pon­drían lu­pa a al­gu­nos pun­tos del acuer­do. Aun así se an­to­ja com­pli­ca­do que el USMCA no vea la luz tam­bién en Was­hing­ton.

Co­mo sea, Mé­xi­co ya tie­ne su an­sia­do pac­to tri­la­te­ral que en las úl­ti­mas dos dé­ca­das, ba­jo el nom­bre de TLCAN, le ayu­dó a im­pul­sar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te sus ex­por­ta­cio­nes. Sin em­bar­go, los pun­tos oscuros del nue­vo USMCA ha­cen que el país to­me una pos­tu­ra dis­tin­ta y de­je va­rias in­te­rro­gan­tes abier­tas so­bre su fu­tu­ro en ma­te­ria co­mer­cial.

“Mé­xi­co es­tá to­man­do una pos­tu­ra en pro de la no glo­ba­li­za­ción que tie­ne el go­bierno de Trump, que ha­cia la pro­glo­ba­li­za­ción que tie­nen otros paí­ses en Asia”, ase­ve­ró Ra­fael López, ex­per­to en co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. “Es­ta­mos tra­tan­do de es­tar den­tro de un blo­que en vez de bus­car es­tar en sin­to­nía con el res­to de los otros paí­ses del mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.