Shell in­ten­ta lim­piar su su­cio pa­sa­do en Ni­ge­ria

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - NEGOCIOS - —Kelly Gil­blom

○La corrupción, la violencia y el sa­bo­ta­je han ro­dea­do a Shell en Ni­ge­ria du­ran­te dé­ca­das, una es­te­la que es di­fí­cil bo­rrar.

Un he­li­cóp­te­ro so­bre­vue­la el del­ta del Ní­ger. Des­de allí, la fo­tó­gra­fa Ca­sey pei­na la zo­na en bus­ca de pro­ble­mas. Y los en­cuen­tra, ve unos tron­cos man­cha­dos de cru­do. Ese cla­ro en la sel­va es un gru­po de hom­bres or­de­ñan­do un oleo­duc­to, una per­fo­ra­ción más en una red de mil 930 ki­ló­me­tros que ali­men­ta el Ro­yal Dutch Shell Plc en la Is­la Bonny. Al­gu­nos hom­bres hu­yen cuan­do el he­li­cóp­te­ro se acer­ca, pe­ro la ma­yo­ría re­do­bla su es­fuer­zo cuan­do Ca­sey apun­ta su cá­ma­ra. “He vis­to que las co­sas me­jo­ran”, di­jo an­tes del des­pe­gue. “Lue­go vuelven a em­peo­rar”.

Ca­sey fue con­tra­ta­da por Shell pa­ra cap­tar jus­to ese mo­men­to, atra­par­los en el ac­to de or­de­ñar o sa­bo­tear el mo­sai­co de bom­bas y duc­tos que han con­ver­ti­do a Ni­ge­ria en un im­por­tan­te pro­duc­tor de pe­tró­leo. Por ello, la fo­tó­gra­fa no desea dar su ape­lli­do y es com­pren­si­ble, las ope­ra­cio­nes del gi­gan­te an­glo­ho­lan­dés han si­do fuen­te de con­flic­to des­de la dé­ca­da de 1950, cuan­do per­fo­ró el pri­mer pozo co­mer­cial. Ello mar­có el ini­cio de una era de de­rra­mes que han de­vas­ta­do las co­mu­ni­da­des agrí­co­las y pes­que­ras, exa­cer­ban­do la corrupción y el enojo en­tre las tri­bus en el del­ta, una re­gión po­co más gran­de que Ja­lis­co y con unos 30 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

Aho­ra, Shell tra­ba­ja pa­ra re­du­cir en Ni­ge­ria sus ope­ra­cio­nes en tie­rra y sa­cu­dir­se cual­quier víncu­lo con la de­gra­da­ción am­bien­tal y la violencia. Las ven­tas de pe­tró­leo re­pre­sen­ta­ron más de la mi­tad de los in­gre­sos fe­de­ra­les cap­ta­dos por el go­bierno ni­ge­riano el año pa­sa­do, y Shell re­pre­sen­tó el 7 por cien­to de ello. La gen­te con­si­de­ra que la pe­tro­le­ra es ca­si tan po­de­ro­sa co­mo el go­bierno y cree que de­be re­sol­ver más pro­ble­mas de los que en ver­dad pue­de, ade­más de que mu­chos se sien­ten con de­re­cho a re­ci­bir al­go. Un em­plea­do de Shell con­tó que re­cha­zó ocho pe­ti­cio­nes de pa­gos adi­cio­na­les e ile­ga­les en un so­lo tra­yec­to al ae­ro­puer­to. In­clu­so la ONG an­ti­co­rrup­ción Global Wit­ness y otros crí­ti­cos de Shell re­co­no­cen que las fac­cio­nes en pug­na den­tro del go­bierno y los bu­ró­cra­tas de­pre­da­do­res ha­cen que sea prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble sa­tis­fa­cer to­das las de­man­das.

An­te los pro­ble­mas, el CEO Ben van Beur­den quie­re cam­biar el en­fo­que y ale­jar­se de la ex­plo­ta­ción tie­rra aden­tro. En Ni­ge­ria, Shell es­tá cen­tran­do su aten­ción en los ya­ci­mien­tos ma­ri­nos en el Gol­fo de Gui­nea, le­jos de los lu­ga­re­ños que han de­mos­tra­do ser pro­ble­má­ti­cos. Tam­bién li­de­ra el gi­ro global de las gran­des com­pa­ñías pe­tro­le­ras ha­cia com­bus­ti­bles más lim­pios, una exigencia plan­tea­da por un creciente co­ro de ac­cio­nis­tas co­mo Le­gal & General Group Plc, uno de los más gran­des de Shell. “Somos más que una me­ra com­pa­ñía de ex­plo­ra­ción y pro­duc­ción”, di­jo Van Beur­den a los pe­rio­dis­tas en abril.

Shell aho­ra ga­na más ven­dien­do ener­gía re­no­va­ble y gas na­tu­ral (que tie­ne una huella de car­bono más pe­que­ña que el pe­tró­leo) que ven­dien­do cru­do. Van Beur­den es­tá apos­tan­do el fu­tu­ro a la ca­pa­ci­dad de Shell pa­ra com­ple­tar esa tran­si­ción. Un ele­men­to fun­da­men­tal de ese es­fuer­zo es ex­plo­tar las enor­mes re­ser­vas de gas na­tu­ral de Ni­ge­ria, lo que re­quie­re al me­nos cier­to apo­yo de los lu­ga­re­ños con los que Shell ha es­ta­do en­fren­ta­da du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes. Van Beur­den vue­la ca­da dos me­ses pa­ra tra­tar de avan­zar las co­sas, so­lo pa­ra ser con­fron­ta­do ca­si en ca­da pa­so por el pa­sa­do pro­ble­má­ti­co de su com­pa­ñía y su re­la­ción con un go­bierno te­mi­do por su be­li­ge­ran­cia y mar­ca­do por su corrupción.

Shell, por ejem­plo, ha­bía en­con­tra­do un com­pra­dor pa­ra los úl­ti­mos de­re­chos de ex­plo­ra­ción en tie­rra que po­see en la par­te más con­flic­ti­va del del­ta. Ha­ce una dé­ca­da ha­bía ini­cia­do allí tra­ba­jos de lim­pie­za pa­ra re­pa­rar un par de rup­tu­ras en el oleo­duc­to pró­xi­mo a la al­dea de Bo­do, ga­nán­do­se al­go de sim­pa­tía con la co­mu­ni­dad. Pe­ro el po­ten­cial com­pra­dor, un ni­ge­riano, no pu­do ob­te­ner el fi­nan­cia­mien­to de los ban­cos de Lon­dres que cues­tio­na­ron la in­ver­sión por preo­cu­pa­cio­nes en torno a la de­bi­da di­li­gen­cia, se­gún per­so­nas fa­mi­lia­ri­za­das con el asun­to. “Cuan­do li­dias con ni­ge­ria­nos co­rrup­tos, ter­mi­nas en­vuel­to en al­gún mo­men­to”, di­ce Abel Ag­bu­lu, sa­cer­do­te ca­tó­li­co e in­ter­me­dia­rio en la dispu­ta de Bo­do.

Y efec­ti­va­men­te, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos des­cu­brió en 2010 que Shell pa­gó dos mi­llo­nes de dó­la­res en so­bor­nos pa­ra fa­ci­li­tar los en­víos a tra­vés de las adua­nas de Ni­ge­ria, pe­ro no qui­so san­cio­nar­la por­que cre­yó que Shell es­ta­ba re­for­zan­do las sal­va­guar­dias an­ti­co­rrup­ción. Los fis­ca­les ita­lia­nos ale­gan que un año des­pués de ese arre­glo con Es­ta­dos Uni­dos, Shell y Eni SpA, su so­cio en Ni­ge­ria, pa­ga­ron más de mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra ob­te­ner li­ci­ta­cio­nes offs­ho­re, di­ne­ro des­ti­na­do en su ma­yo­ría a so­bor­nos. La com­pa­ñía lo nie­ga, pe­ro en un jui­cio en cur­so dos in­ter­me­dia­rios in­vo­lu­cra­dos en el cohe­cho fue­ron de­cla­ra­dos cul­pa­bles en sep­tiem­bre. Los ac­cio­nis­tas de Shell si­guen de cer­ca el ca­so en Ita­lia, don­de Eni tie­ne su se­de. Si los pro­ble­mas de Shell si­guen es­ca­lan­do, los in­ver­sio­nis­tas en­fren­ta­rán de­ci­sio­nes muy di­fí­ci­les, opina Iain Py­le, de Aber­deen Stan­dard In­vest­ments, una ges­to­ra de ac­ti­vos en Lon­dres. “Si es­tás ope­ran­do de una ma­ne­ra que in­vo­lu­cra so­bor­nos, en­ton­ces de­be­ría ha­ber multas eco­nó­mi­cas y eso tie­ne un im­pac­to en nues­tros ac­ti­vos en car­te­ra”, ase­gu­ra Py­le. “Es to­do un ries­go”.

El di­rec­tor de Shell en Ni­ge­ria, Osa­gie Okun­bor, co­men­tó en un vi­deo­chat des­de Abu­ja que la com­pa­ñía des­pi­de a un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de tra­ba­ja­do­res ca­da año por con­duc­ta an­ti­éti­ca,

fre­cuen­te­men­te co­mo re­sul­ta­do de de­nun­cias re­ci­bi­das en una lí­nea te­le­fó­ni­ca pa­ra tal efec­to. Se­gún la ley, se­ña­ló Okun­bor, Shell so­lo pue­de de­nun­ciar pre­sun­tos de­li­tos, co­mo so­bor­nos y ro­bo de pe­tró­leo, al re­gu­la­dor de la in­dus­tria en Ni­ge­ria, y así lo ha­ce. Pe­ro él ha vis­to po­cos pro­ce­sos ju­di­cia­les.

Tras años de im­pu­ni­dad, quie­nes se de­di­can a sa­quear los duc­tos de Shell se han vuel­to más po­de­ro­sos. Al­re­de­dor del 30 por cien­to del pe­tró­leo trans­por­ta­do por los oleo­duc­tos en el del­ta es ro­ba­do, de acuer­do con una es­ti­ma­ción de 2017 de Wood Mac­ken­zie Ltd. Exis­te po­ca sim­pa­tía por una em­pre­sa oc­ci­den­tal que se be­ne­fi­cia de una re­gión que se en­cuen­tra en­tre las más po­bres del mun­do.

La con­fian­za se ha ero­sio­na­do a tal pun­to que Shell tar­dó ca­si diez años en ob­te­ner per­mi­so pa­ra ini­ciar la lim­pie­za de Bo­do, y al­gu­nos la acu­sa­ron de in­ten­tar es­ta­ble­cer una ba­se pa­ra re­ini­ciar la ex­plo­ra­ción. Shell le pa­gó a la co­mu­ni­dad 80 mi­llo­nes de dó­la­res por or­den de la cor­te, sin em­bar­go, los ni­ños si­guen aban­do­nan­do las es­cue­las fi­nan­cia­das por Shell pa­ra pa­sar sus días ro­ban­do com­bus­ti­ble.

Una vi­si­ta a Bo­do de la mano de una cien­tí­fi­ca am­bien­ta­lis­ta de Shell, Ogon­na­ya Iroa­ka­si, po­ne de re­lie­ve las com­ple­ji­da­des que en­fren­ta la em­pre­sa en un país don­de los es­fuer­zos pa­ra co­rre­gir erro­res pa­sa­dos a me­nu­do se ven obs­ta­cu­li­za­dos por una mez­cla de de­ses­pe­ra­ción, ven­gan­za, co­di­cia e in­di­fe­ren­cia. Unas ho­ras an­tes, su equi­po ha­bía des­cu­bier­to una re­fi­ne­ría ile­gal que po­día di­vi­sar­se des­de una to­rre de vi­gi­lan­cia del ejér­ci­to, que se su­po­ne li­de­ra el com­ba­te con­tra el ro­bo de com­bus­ti­ble. Las bar­ca­zas in­cau­ta­das car­ga­das con com­bus­ti­ble ro­ba­do se me­cían so­bre el agua, de­rra­man­do su car­ga des­pués de se­ma­nas de ne­gli­gen­cia.

Los pan­ta­nos re­cién lim­pia­dos es­ta­ban otra vez man­cha­dos con un lí­qui­do os­cu­ro y vis­co­so. Iroa­ka­si sus­pi­ra­ba al ver una es­pu­ma su­cia con en­vol­to­rios de dul­ces y va­sos de po­li­es­ti­reno la­mien­do la are­na. “Re­con­ta­mi­na­ción”, apun­tó.

En 2009, sin ad­mi­tir cul­pa al­gu­na, Shell acor­dó pa­gar 15 mi­llo­nes y me­dio de dó­la­res pa­ra re­sol­ver las acu­sa­cio­nes por su pre­sun­ta co­la­bo­ra­ción en las eje­cu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les del es­cri­tor Ken Sa­roWi­wa y otros ocho ac­ti­vis­tas que lu­cha­ron por el me­dio am­bien­te y por una dis­tri­bu­ción más jus­ta de los in­gre­sos pe­tro­le­ros en Ni­ge­ria. “Des­de en­ton­ces, lo úni­co que Shell pa­re­ce ha­ber me­jo­ra­do es su re­tó­ri­ca, prin­ci­pios pro­cla­ma­dos y los ges­tos de ca­ra a la ga­le­ría”, se­ña­la Le­dum Mi­tee, quien fue en­car­ce­la­do jun­to a Sa­ro-Wi­wa.

Des­pués de las eje­cu­cio­nes, las com­pa­ñías pe­tro­le­ras co­men­za­ron a ofre­cer pa­gos pa­ra pa­ci­fi­car a las le­gio­nes de jó­ve­nes des­em­plea­dos, de acuer­do con Mi­tee. Cuan­do el di­ne­ro de­jó de lle­gar, los be­ne­fi­cia­rios, cu­yas fa­mi­lias se ha­bían vuel­to de­pen­dien­tes de esas dá­di­vas, co­men­za­ron a for­mar gru­pos de pre­sión, pro­vo­can­do la re­pre­sión de la po­li­cía. Mu­chos de esos jó­ve­nes res­pon­die­ron ar­mán­do­se y for­man­do sus pro­pias guar­dias co­mu­ni­ta­rias, lo que

lle­vó a una es­pi­ral de violencia que va y vie­ne has­ta nues­tros días. La ani­mo­si­dad es tan pro­fun­da que los in­ten­tos de rec­ti­fi­car, co­mo una re­cien­te ini­cia­ti­va de Shell pa­ra brin­dar aten­ción mé­di­ca gra­tui­ta, son boi­co­tea­dos por prin­ci­pio.

Al­gu­nas co­sas, ase­gu­ra Mi­tee, nun­ca se­rán ol­vi­da­das y eso sig­ni­fi­ca que las ten­sio­nes en el del­ta del Ní­ger se­gu­ra­men­te con­ti­nua­rán. Es un le­ga­do que Shell nun­ca po­drá lim­piar.

Tra­ba­ja­do­res de Shell lim­pian un de­rra­me en un duc­to cer­cano a una al­dea en el del­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.