Tur­quía y Ve­ne­zue­la se han vuel­to los me­jo­res ami­gos pa­ra dar­le la vuel­ta a Oc­ci­den­te.

○ El apo­yo de Er­do­gan a Ve­ne­zue­la le da ac­ce­so a su oro… y a bur­lar­se de Oc­ci­den­te.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - — Et­han Bron­ner, An­drew Ro­sa­ti, Benjamin Har­vey y Onur Ant

Cuan­do el pre­si­den­te ve­ne­zo­lano fue agasajado con enor­mes tro­zos de car­ne y cigarros ca­ros en el cé­le­bre res­tau­ran­te de Salt Bae en Es­tam­bul el mes pa­sa­do, cau­só in­dig­na­ción: su pue­blo mo­ría de ham­bre en ca­sa. Sin em­bar­go, la vi­si­ta tam­bién atra­jo la aten­ción ha­cia una alian­za emer­gen­te: con­for­me el oc­ci­den­te aís­la a su go­bierno por abu­so y co­rrup­ción, Tur­quía se ha con­ver­ti­do en uno de sus alia­dos más im­por­tan­tes.

Los pro­duc­tos tur­cos (pas­ta, arroz y ha­ri­na de maíz) lle­nan los en­va­ses de ali­men­tos que los fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos uti­li­zan pa­ra man­te­ner la leal­tad en­tre una ciu­da­da­nía ca­da vez más cor­ta de efec­ti­vo.

Am­bos paí­ses anun­cia­ron re­cien­te­men­te em­pre­sas mix­tas pa­ra la mi­ne­ría de oro y car­bón, y co­men­za­ron con­ver­sa­cio­nes so­bre in­ver­sio­nes tur­cas en la afec­ta­da in­dus­tria pe­tro­le­ra de Ve­ne­zue­la. Y aun­que las ae­ro­lí­neas más gran­des de Nor­tea­mé­ri­ca y Eu­ro­pa han can­ce­la­do vue­los a Ve­ne­zue­la, Tur­kish Air­li­nes vue­la tres ve­ces a la se­ma­na a Ca­ra­cas, vía Cu­ba, y pla­nea au­men­tar a un vue­lo dia­rio en los pró­xi­mos me­ses.

To­ne­la­das de oro ve­ne­zo­lano, ex­traí­das des­pia­da­da­men­te en pé­si­mas con­di­cio­nes su­per­vi­sa­das por el ejér­ci­to, son en­via­das a Tur­quía pa­ra re­fi­nar­lo y pro­ce­sar­lo. Fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses ase­gu­ran que una par­te po­dría es­tar lle­gan­do a Irán, una vio­la­ción a las san­cio­nes con­tra la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca.

Di­cho lo an­te­rior, los acuer­dos son la ma­yor evi­den­cia de que Tur­quía, país miem­bro de la OTAN, po­dría se­pa­rar­se de Oc­ci­den­te y acer­car­se ca­da vez más a Chi­na, Irán y Ru­sia.

En agos­to, Es­ta­dos Uni­dos im­pu­so san­cio­nes a dos mi­nis­te­rios tur­cos pa­ra pre­sio­nar al pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­do­gan a li­be­rar a un pas­tor es­ta­dou­ni­den­se de­te­ni­do por car­gos de es­pio­na­je. Más san­cio­nes es­tán en con­si­de­ra­ción.

Cuan­do Mars­hall Bi­llings­lea, sub­se­cre­ta­rio de fi­nan­cia­mien­to del te­rro­ris­mo en el De­par­ta­men­to del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos, es­tu­vo en Tur­quía a fi­na­les de ju­lio, sa­có el te­ma de las po­si­bles ven­tas de oro a Irán.

“Sin du­da es­ta­ría­mos muy, muy preo­cu­pa­dos de in­ten­tar co­mer­ciar con Irán en oro”, afir­mó a la pren­sa en Ankara, la ca­pi­tal tur­ca. “En es­tos días, mo­ni­to­rea­mos gran­des com­pras de oro en Tur­quía e in­ten­ta­mos com­pren­der por qué su­ce­de”.

Otro fun­cio­na­rio es­ta­dou­ni­den­se men­cio­nó que su país no ha­bía po­di­do con­fir­mar que el oro ve­ne­zo­lano lle­ga­ra a Irán vía Tur­quía, pe­ro que sus au­to­ri­da­des lo per­se­gui­rán si ocu­rre. Al ame­na­zar Es­ta­dos Uni­dos con san­cio­nes eco­nó­mi­cas y las re­la­cio­nes en de­te­rio­ro, Er­do­gan po­dría de­li­be­ra­da­men­te bur­lar­se de Was­hing­ton con di­chas transac­cio­nes, co­men­tó el fun­cio­na­rio. Al pre­gun­tar­le si su oro iba a Irán vía Tur­quía, el go­bierno ve­ne­zo­lano se ne­gó a co­men­tar y el go­bierno tur­co no res­pon­dió. En Irán, fun­cio­na­rios de co­mer­cio no res­pon­die­ron y un fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res se­ña­ló que no sa­bía na­da del asun­to.

El mes pa­sa­do, en una se­sión de Na­cio­nes Uni­das so­li­ci­ta­da por Es­ta­dos Uni­dos pa­ra en­fa­ti­zar la co­rrup­ción y abu­sos a los de­re­chos hu­ma­nos en Ve­ne­zue­la, Bi­llings­lea ha­bló so­bre la mi­ne­ría del oro. “El bos­que es­tá sien­do des­tro­za­do y las ope­ra­cio­nes de mi­ne­ría ile­gal re­sul­tan en una enor­me con­ta­mi­na­ción de agua, in­clui­da la in­tro­duc­ción de mer­cu­rio y otros quí­mi­cos in­dus­tria­les”, re­la­tó. Mos­tran­do imá­ge­nes sa­te­li­ta­les, agre­gó: “Es­tas ciu­da­des sin du­da se ad­mi­nis­tran de for­ma ilí­ci­ta”.

Mu­chas mi­nas ve­ne­zo­la­nas son con­tro­la­das por pan­di­llas cri­mi­na­les. Un re­por­te de Bloom­berg de la re­gión de oro de ha­ce unos me­ses en­fa­ti­za el de­rra­ma­mien­to de san­gre: sol­da­dos sa­quean ba­rrios y mi­nas clan­des­ti­nas en una ex­ten­sión de 180 mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos, re­afir­mán­do­se so­bre je­fes cri­mi­na­les y exi­gien­do ga­nan­cias de ope­ra­do­res de mi­nas a cie­lo abier­to, le­ga­les e ile­ga­les.

En la ONU, Bi­llings­lea sub­ra­yó que Es­ta­dos Uni­dos es­tá pro­fun­da­men­te in­tere­sa­do en el des­tino del oro de esas mi­nas y ex­hor­tó a los paí­ses miem­bros a re­por­tar ac­ti­vi­da­des sos­pe­cho­sas re­la­cio­na­das con el oro ve­ne­zo­lano. Nik­ki Ha­ley, la sa­lien­te em­ba­ja­do­ra de Es­ta­dos Uni­dos ab­te la ONU, ca­li­fi­có a Ve­ne­zue­la de un “nar­coes­ta­do cri­mi­nal que ro­ba des­ca­ra­da­men­te a los ve­ne­zo­la­nos” y di­jo que otros paí­ses de­ben ha­cer mu­cho más pa­ra ais­lar­lo.

Tur­quía ha­ce exac­ta­men­te lo opues­to. Ma­du­ro, po­co gra­to en mu­chas ca­pi­ta­les del mun­do, ha vi­si­ta­do Tur­quía cua­tro ve­ces en el úl­ti­mo año, in­clu­so apa­re­cien­do en el set de Di­ri­lis Er­tu­grul, una po­pu­lar no­ve­la his­tó­ri­ca en el país. El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res de Tur­quía es­tu­vo en sep­tiem­bre en Ca­ra­cas y di­jo que los in­ver­so­res de su país veían gran­des opor­tu­ni­da­des ahí. Y Er­do­gan di­ce que es­pe­ra vi­si­tar Ve­ne­zue­la tras la cum­bre del G-20 en Bue­nos Ai­res en no­viem­bre.

La aso­cia­ción em­pre­sa­rial pro­gu­ber­na­men­tal de Tur­quía, Mu­siad, mon­tó una su­cur­sal en Ca­ra­cas es­te año y rá­pi­da­men­te to­ma vue­lo, se­gún el re­pre­sen­tan­te en Ve­ne­zue­la de la or­ga­ni­za­ción, Hay­ri Ku­cuk­ya­vuz. “Si por mí fue­ra, Ve­ne­zue­la y Tur­quía se ca­sa­rían”, in­di­có. “Tur­quía tie­ne los co­mer­cios y el ‘know-how’, Ve­ne­zue­la tie­ne los minerales y re­cur­sos. Tur­quía y Ve­ne­zue­la tie­nen el mis­mo enemi­go, Es­ta­dos Uni­dos, que ata­ca a to­dos”.

Las em­pre­sas tur­cas si­guen el lla­ma­do. El úl­ti­mo año, Bi­vas Gi­da, una com­pa­ñía de la ciu­dad de Ga­zian­tep, ha ven­di­do pro­duc­tos de lim­pie­za a Ve­ne­zue­la. “Nues­tras ven­tas son de 100 mil dó­la­res al mes, pe­ro es­pe­ra­mos que es­te vo­lu­men crez­ca”, de­ta­lló su di­rec­tor ge­ne­ral Ha­mit Gur­buz.

Car­los Ro­me­ro, po­li­tó­lo­go de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la en Ca­ra­cas, di­jo que el pa­pel de Tur­quía en Ve­ne­zue­la es vi­tal, por­que pro­vee su­fi­cien­te co­mi­da y me­di­ca­men­to a cam­bio de oro pa­ra que Ma­du­ro pue­da re­cha­zar ayu­da hu­ma­ni­ta­ria de Oc­ci­den­te y la ONU. “Hay un con­ti­nuo puen­te aé­reo en­tre Tur­quía y Ve­ne­zue­la, una es­pe­cie de ca­nal hu­ma­ni­ta­rio”, di­jo y agre­gó que es par­te de una her­man­dad au­to­ri­ta­ria que in­clu­ye a Chi­na, Ru­sia e Irán. “La ayu­da tur­ca nun­ca se­rá su­fi­cien­te, pe­ro per­mi­te man­te­ner al ré­gi­men en el po­der. Aho­ra la te­sis cen­tral es, ¿có­mo so­bre­vi­vi­mos?”.

El De­par­ta­men­to del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos y al­gu­nos re­por­tes in­de­pen­dien­tes cri­ti­can que el es­que­ma de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos del go­bierno ve­ne­zo­lano, el Co­mi­té Lo­cal de Abas­te­ci­mien­to y Pro­duc­ción (CLAP), tam­bién se ha con­ver­ti­do en una fuen­te cla­ve de mal­ver­sa­ción po­lí­ti­ca al co­brar de más por pro­duc­tos de ba­jo cos­to, in­clui­dos los ali­men­tos bá­si­cos tur­cos, mien­tras re­ven­de bie­nes en el mer­ca­do ne­gro. Bi­llings­lea se­ña­ló en la ONU que CLAP po­dría ali­men­tar al tri­ple de ve­ne­zo­la­nos si el ré­gi­men y el ejér­ci­to no es­tu­vie­ran co­di­cio­sa­men­te sa­quean­do el pro­ce­so. El go­bierno ve­ne­zo­lano ha ne­ga­do reite­ra­da­men­te di­chas acu­sa­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos.

El acuer­do de Tur­quía pa­ra re­em­pla­zar a Sui­za co­mo el lu­gar en don­de re­fi­nan y cer­ti­fi­can el oro de Ve­ne­zue­la tam­bién es una for­ma en que el go­bierno de Ma­du­ro de­bi­li­ta la in­fluen­cia oc­ci­den­tal. En ju­lio, el mi­nis­tro de mi­ne­ría ve­ne­zo­lano, Víc­tor Cano, di­jo que el cam­bio se hi­zo pa­ra evi­tar la po­si­bi­li­dad de san­cio­nes que afec­ten sus re­ser­vas del me­tal pre­cio­so. “Ima­gi­na en­viar oro a Sui­za y que se lo que­den por las san­cio­nes”, men­cio­nó. Con Tur­quía ca­da vez más en de­sa­cuer­do por el ma­ne­jo de bie­nes va­lio­sos de Oc­ci­den­te, es al­go me­nos por lo que de­be preo­cu­par­se Ma­du­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.