El po­der pe­tro­le­ro de EU es­tá en se­rio pe­li­gro

○ La es­ca­sez de are­na, duc­tos y mano de obra po­dría ame­na­zar el fu­tu­ro de EU co­mo su­per­po­ten­cia ener­gé­ti­ca.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - ECONOMÍA - —Ke­vin Crow­ley con la co­la­bo­ra­ción de Da­vid Wet­he y Ra­chel Adams-Heard

En una ca­lu­ro­sa no­che de agos­to en Pen­well, al oes­te de Te­xas, un me­cá­ni­co tra­ba­ja en un trái­ler de 18 rue­das en una aban­do­na­da pa­ra­da de ca­mio­nes. “Gano más di­ne­ro que nun­ca”, ase­gu­ra Don Suggs, un hom­bre de 69 años que de­jó una vi­da de ju­bi­la­do en Da­llas pa­ra bus­car “un úl­ti­mo mo­men­to de glo­ria”.

El úni­co em­plea­do de Suggs es Bo Ben­nett, un na­ti­vo de Wa­co con mu­chos ta­tua­jes. “Es­te es el nue­vo Oes­te”, ase­gu­ra Ben­nett con una son­ri­sa.

Suggs sue­ña con el fu­tu­ro, quie­re cons­truir un ta­ller de ser­vi­cio me­cá­ni­co com­ple­to y una pa­ra­da pa­ra ca­ra­va­nas de trans­por­tis­tas, pe­ro aún no se ha fi­ja­do una fe­cha. “Pri­me­ro vea­mos cuán­to du­ra es­to”, co­men­ta re­fi­rién­do­se a la in­ten­sa ac­ti­vi­dad de la zo­na de la Cuen­ca del Pér­mi­co.

Di­cha área ener­gé­ti­ca ha vis­to seis años de pan­ta­grué­li­ca ex­pan­sión, ati­za­da por los avan­ces en los mé­to­dos de per­fo­ra­ción que han des­blo­quea­do un mar de pe­tró­leo has­ta aho­ra inal­can­za­ble en­te­rra­do den­tro de una fran­ja de 233 mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos de ro­ca se­di­men­ta­ria que se ex­tien­de por Te­xas y Nue­vo Mé­xi­co.

Pe­ro a me­di­da que la pro­duc­ción del área se acer­ca a la de Irán, el ter­cer ma­yor pro­duc­tor de la Or­ga­ni­za­ción de Paí­ses Ex­por­ta­do­res de Pe­tró­leo (OPEP), el cre­ci­mien­to ha co­men­za­do a ra­len­ti­zar­se de­bi­do a la es­ca­sez de duc­tos, tra­ba­ja­do­res, ca­mi­nos y ener­gía. Hay mu­cho en jue­go, tan­to en tér­mi­nos ener­gé­ti­cos co­mo geo­po­lí­ti­cos, que de­pen­de de si es­to es so­lo un ba­che tem­po­ral o una des­ace­le­ra­ción a lar­go pla­zo.

Es­ta­dos Uni­dos se ha con­ver­ti­do en una su­per­po­ten­cia ener­gé­ti­ca gra­cias al Pér­mi­co. La pro­duc­ción de cru­do de la re­gión se ha du­pli­ca­do en los úl­ti­mos cua­tro años, y po­dría au­men­tar otro 50 por cien­to pa­ra 2023, se­gún el con­sul­tor de la in­dus­tria IHS Mar­kit. Eso po­dría co­lo­car a Es­ta­dos Uni­dos por de­lan­te de Arabia Sau­di­ta y Ru­sia, que en los úl­ti­mos años se han al­ter­na­do el pues­to de ma­yor pro­duc­tor de pe­tró­leo del mun­do. Ese avan­ce ten­dría im­pli­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas de gran al­can­ce, des­de la po­lí­ti­ca ex­te­rior que im­ple­men­ta Was­hing­ton has­ta la in­fluen­cia que ejer­ce la OPEP en los mer­ca­dos mun­dia­les de la ener­gía.

Cuan­do el sha­le es­ta­dou­ni­den­se sur­gió co­mo una ame­na­za pa­ra la OPEP en 2014, el cár­tel in­ten­tó ani­qui­lar­lo inun­dan­do el mer­ca­do con cru­do, lo que pro­vo­có que los pre­cios del pe­tró­leo ca­ye­ran por de­ba­jo de los 30 dó­la­res por ba­rril. La es­tra­te­gia fue con­tra­pro­du­cen­te: si bien al­gu­nas de las com­pa­ñías más dé­bi­les de Es­ta­dos Uni­dos fue­ron bo­rra­das del mapa, otras re­du­je­ron los cos­tos de ma­ne­ra agre­si­va e in­vir­tie­ron en nue­vas tecnologías. La in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se emer­gió más efi­cien­te y más fuer­te. Ac­tual­men­te, los pro­duc­to­res es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen una con­fian­za in­que­bran­ta­ble. “El Pér­mi­co es enor­me”, se­ña­la Vic­ki Ho­llub, CEO de Oc­ci­den­tal Pe­tro­leum Corp., el ma­yor pro­duc­tor de la cuen­ca. “Tie­ne la ca­pa­ci­dad de man­te­ner su po­si­ción con res­pec­to al res­to del mun­do por una o dos dé­ca­das co­mo mí­ni­mo”.

El cre­ci­mien­to ha si­do im­pul­sa­do por me­jo­ras en los mé­to­dos de ex­trac­ción de pe­tró­leo, en par­ti­cu­lar la per­fo­ra­ción ho­ri­zon­tal y el frac­king. Am­bas tecnologías han exis­ti­do por dé­ca­das, pe­ro el avan­ce se dio cuan­do fue­ron im­ple­men­ta­das en com­bi­na­ción.

Eso es lo que em­pe­za­ron a ha­cer los bus­ca­do­res de oro ne­gro, co­mo Scott Shef­field de Pioneer Natural Re­sour­ces Co. y Mark Pa­pa de EOG Re­sour­ces Inc., en el Pér­mi­co en 2012. Su éxi­to atra­jo a las gran­des pe­tro­le­ras y Che­vron, Ex­xon Mo­bil y Ro­yal Dutch Shell tie­nen ya una fuer­te pre­sen­cia en la re­gión.

El impacto del Pér­mi­co en los mer­ca­dos mun­dia­les de pe­tró­leo, en la eco­no­mía de EU y en la agen­da del pre­si­den­te Do­nald Trump ya ha si­do pro­fun­do. El país, el ma­yor con­su­mi­dor de cru­do del mun­do, im­por­ta me­nos pe­tró­leo que en cual­quier otro mo­men­to des­de 1968, cuan­do Ri­chard Ni­xon ga­nó la pre­si­den­cia. Eso le per­mi­tió a Trump em­pren­der una po­lí­ti­ca ex­te­rior con ma­yor mar­gen de ma­nio­bra que sus pre­de­ce­so­res, ma­nia­ta­dos por la de­pen­den­cia a los pro­duc­to­res de Me­dio Orien­te. Allí es­tán, por ejem­plo, sus san­cio­nes con­tra Irán. “Hoy Es­ta­dos Uni­dos tie­ne sus pro­pios pe­tro­dó­la­res”, di­jo Ha­rold Hamm, CEO de Con­ti­nen­tal Re­sour­ces Inc. y ase­sor de Trump, en una con­fe­ren­cia en agos­to. “Es­ta­mos vien­do a la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual abra­zar es­to más y más ca­da día, en­ten­dien­do su im­por­tan­cia”.

En 2019, Te­xas y Nue­vo Mé­xi­co re­pre­sen­ta­rán un ter­cio de to­do el cre­ci­mien­to mun­dial en el su­mi­nis­tro de pe­tró­leo, se­gún la Ad­mi­nis­tra­ción de In­for­ma­ción Ener­gé­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos. Los be­ne­fi­cios ya son bas­tan­te vi­si­bles. Te­xas ha re­gis­tra­do 21 me­ses con­se­cu­ti­vos de cre­ci­mien­to la­bo­ral vin­cu­la­do a la in­dus­tria pe­tro­le­ra. Y aun­que el pe­tró­leo y el gas apor­tan cer­ca del 1.3 por cien­to a la pro­duc­ción eco­nó­mi­ca de la na­ción, esa es­ta­dís­ti­ca ha subido un ter­cio res­pec­to de 2008.

El Pér­mi­co, sin em­bar­go, tam­bién mues­tra sig­nos de so­bre­ca­len­ta­mien­to. La are­na, usa­da pa­ra abrir las frac­tu­ras en la ro­ca y de ese mo­do li­be­rar el hi­dro­car­bu­ro, se ha con­ver­ti­do en un pro­duc­to va­lio­so que pue­de al­can­zar los 60 dó­la­res por to­ne­la­da. Los cho­fe­res trans­por­tis­tas co­bran sa­la­rios de 150 mil dó­la­res al año. “Aho­ra po­cos quie­ren con­du­cir un au­to­bús es­co­lar, lle­var a un ni­ño a la guar­de­ría es tan di­fí­cil co­mo com­prar bo­le­tos pa­ra un con­cier­to de los Ro­lling Sto­nes”, afir­ma Jes­si­ca McCoy, una ma­dre que re­si­de en Mid­land, Te­xas, la ca­pi­tal no ofi­cial de la Cuen­ca del Pér­mi­co.

Las ca­rre­te­ras de la re­gión, sa­tu­ra­das por el enor­me vo­lu­men de ca­mio­nes que re­co­rren vías di­se­ña­das pa­ra el trá­fi­co agrí­co­la, es­tán en­tre las más mor­ta­les del país.

Mien­tras tan­to, la es­ca­sez de duc­tos pa­ra trans­por­tar el cru­do des­de los ya­ci­mien­tos de la cuen­ca a las re­fi­ne­rías y los bu­ques pe­tro­le­ros en la Cos­ta del Gol­fo ame­na­za con li­mi­tar el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción al me­nos has­ta el pró­xi­mo año, cuan­do se ins­ta­len nue­vas tu­be­rías. La pro­duc­ción to­tal de la cuen­ca ha cre­ci­do en un es­ti­ma­do de 31 mil ba­rri­les dia­rios, por de­ba­jo de los 134 mil ba­rri­les por día re­gis­tra­dos en oc­tu­bre del año pa­sa­do.

La des­ace­le­ra­ción no se ha sen­ti­do en Mid­land, que tie­ne pro­ble­mas pa­ra con­tra­tar su­fi­cien­tes po­li­cías, ofi­cia­les pe­ni­ten­cia­rios o con­duc­to­res de au­to­bu­ses es­co­la­res por­que no pue­de igua­lar los sa­la­rios que pa­gan las com­pa­ñías pe­tro­le­ras.

Los plo­me­ros y elec­tri­cis­tas tam­bién son es­ca­sos, to­dos se han ido a tra­ba­jar a las pe­tro­le­ras, y ca­da res­tau­ran­te de co­mi­da rá­pi­da en la ciu­dad tie­ne un le­tre­ro que di­ce: “Es­ta­mos con­tra­tan­do”. La fal­ta de tra­ba­ja­do­res en el Pér­mi­co es “el prin­ci­pal desafío”, re­co­no­ce el CEO de Pioneer, Tim Do­ve. “Con tan­ta ac­ti­vi­dad, la re­gión es­tá ex­pe­ri­men­tan­do esen­cial­men­te un des­em­pleo ne­ga­ti­vo”.

Mark Pa­pa, quien es con­si­de­ra­do un pio­ne­ro de la in­dus­tria del es­quis­to en Es­ta­dos Uni­dos por su tiem­po co­mo CEO de EOG des­de 1999 a 2013, opi­na que el sec­tor de­be su­pe­rar una “se­rie de pro­ble­mas lo­gís­ti­cos cró­ni­cos”. “Las co­sas es­tán un po­co des­qui­cia­das” y tar­da­rán al me­nos un año en me­jo­rar.

Si bien los pro­ble­mas a cor­to pla­zo si­guen sien­do im­por­tan­tes, tam­bién exis­ten ame­na­zas a más lar­go pla­zo. Los po­zos de es­quis­to o sha­le ge­ne­ral­men­te tie­nen un cre­ci­mien­to ex­plo­si­vo en los pri­me­ros me­ses an­tes de de­cli­nar rá­pi­da­men­te, lo que ha­ce que los per­fi­les de pro­duc­ción sean muy di­fe­ren­tes a los de los gran­des ve­ne­ros en al­ta mar o los ya­ci­mien­tos con­ven­cio­na­les co­mo los de Me­dio Orien­te. Se ne­ce­si­ta­rán más y más po­zos, co­rrer más rá­pi­do. Por eso Stan­dard Char­te­red Plc ha bau­ti­za­do la si­tua­ción co­mo “el pro­ble­ma de la Rei­na Ro­ja”, en alu­sión al per­so­na­je de Le­wis Ca­rroll en “A tra­vés del es­pe­jo” que le di­ce a Ali­cia “Aquí, co­mo ves, se tie­ne que co­rrer a to­da ve­lo­ci­dad sim­ple­men­te pa­ra se­guir en el mis­mo si­tio”.

Ade­más, la ma­yor em­pre­sa de ser­vi­cios a ya­ci­mien­tos pe­tro­le­ros Schlum­ber­ger Ltd. ad­vier­te que el in­cre­men­to de la in­ten­si­dad de la per­fo­ra­ción con­lle­va el ries­go de que los po­zos se co­lo­quen de­ma­sia­do cer­ca unos de otros, lo que provoca que pierdan pre­sión y flu­yan más len­ta­men­te. La so­lu­ción es se­pa­rar­los más, pe­ro eso su­po­ne re­nun­ciar a un pre­cio­so hi­dro­car­bu­ro atra­pa­do en la ro­ca. Los ope­ra­do­res ten­drán que gas­tar más de 300 mil mi­llo­nes de dó­la­res en los pró­xi­mos cin­co años pa­ra cum­plir con el ob­je­ti­vo de au­men­tar un 50 por cien­to la pro­duc­ción del Pér­mi­co, se­gún la con­sul­to­ra Art­hur D. Little.

Así las co­sas, tal vez el ma­yor desafío pa­ra los bus­ca­do­res de pe­tró­leo es atraer in­ver­sio­nis­tas. El ín­di­ce S&P 500 del sec­tor ener­gé­ti­co ha te­ni­do un ren­di­mien­to in­fe­rior al del mer­ca­do ge­ne­ral en los úl­ti­mos cua­tro años, a pe­sar de que el pre­cio del pe­tró­leo ha subido 35 por cien­to. Los ges­to­res de fon­dos han cri­ti­ca­do a los eje­cu­ti­vos por sus al­tos sa­la­rios, exi­gien­do di­vi­den­dos y re­com­pras de ac­cio­nes.

En el pri­mer tri­mes­tre de es­te año, la ma­yo­ría de las com­pa­ñías pro­me­tie­ron ha­cer una de las dos co­sas o am­bas, y lue­go, en el si­guien­te tri­mes­tre, ig­no­ra­ron esas pro­me­sas y los fon­dos se des­ti­na­ron a gas­tos de ca­pi­tal.

Des­de mar­zo, se han anun­cia­do ad­qui­si­cio­nes re­la­cio­na­das con el es­quis­to por va­lor de unos 30 mil mi­llo­nes de dó­la­res, cen­tra­das ca­si por com­ple­to en el Pér­mi­co, con com­pra­do­res co­mo Con­cho Re­sour­ces Inc., Dia­mond­back Energy Inc. y BP Plc. Esas ope­ra­cio­nes de­mues­tran que las com­pa­ñías ener­gé­ti­cas con­fían en que se pue­den su­pe­rar los obs­tácu­los a cor­to pla­zo, y que la cuen­ca aún pro­me­te.

Ca­mio­nes de la in­dus­tria pe­tro­le­ra sa­tu­ran las ca­rre­te­ras de la zo­na (izq.). La pa­ra­da aban­do­na­da don­de Suggs re­pa­ra ca­mio­nes (der.).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.