El mun­do de­be plan­tear­se ob­je­ti­vos mu­cho más am­bi­cio­sos si pre­ten­de de­te­ner el cam­bio cli­má­ti­co.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO -

○ Los go­bier­nos de­ben es­ta­ble­cer ob­je­ti­vos más am­bi­cio­sos pa­ra re­du­cir sus emi­sio­nes de car­bono si quie­ren evi­tar un desas­tre cli­má­ti­co. Al fir­mar el acuer­do cli­má­ti­co de Pa­rís, los go­bier­nos del mun­do se com­pro­me­tie­ron a evi­tar que la tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio glo­bal subie­ra más de 2 gra­dos Cel­sius. De­jan­do de la­do que sus es­fuer­zos co­lec­ti­vos y sus pla­nes pa­ra fre­nar los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro no son su­fi­cien­tes pa­ra lo­grar­lo, el ob­je­ti­vo en sí mis­mo re­sul­ta ser de­ma­sia­do mo­des­to pa­ra evi­tar un ca­len­ta­mien­to desas­tro­so.

El re­cien­te y alar­man­te in­for­me del Gru­po In­ter­gu­ber­na­men­tal de Ex­per­tos so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co de las Na­cio­nes Uni­das acla­ra cuán­to me­jor se­ría el mun­do si el ca­len­ta­mien­to se de­tu­vie­ra en 1.5 gra­dos en lu­gar de 2. Cien­tos de mi­llo­nes de per­so­nas se li­bra­rían de pe­rio­dos pro­lon­ga­dos de ca­lor ex­tre­mo, es­ca­sez de agua, se­quías e inun­da­cio­nes.

Los ren­di­mien­tos de los cul­ti­vos no cae­rían tan­to. Los arre­ci­fes de co­ral po­drían so­bre­vi­vir. In­nu­me­ra­bles es­pe­cies se li­bra­rían de la ex­tin­ción.

El mun­do es­tá en ca­mino pa­ra al­can­zar 1.5 gra­dos de ca­len­ta­mien­to en so­lo 22 años. Dis­mi­nuir ese pro­gre­so y man­te­ner la lí­nea en ese ran­go es po­si­ble so­lo si la hu­ma­ni­dad lle­va a ca­bo una eli­mi­na­ción rá­pi­da del uso de car­bón, pe­tró­leo y gas. Es un gran desafío tec­no­ló­gi­co y po­lí­ti­ca­men­te muy com­pli­ca­do.

Los Es­ta­dos, las ciu­da­des, los ne­go­cios, los in­ver­sio­nis­tas y las or­ga­ni­za­cio­nes fi­lan­tró­pi­cas es­tán to­man­do me­di­das pa­ra li­mi­tar las emi­sio­nes lo más po­si­ble, en au­sen­cia de li­de­raz­go na­cio­nal. Pe­ro si hay es­pe­ran­za de man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio en 1.5 gra­dos, los paí­ses tam­bién de­ben ac­tuar.

Un gran obs­tácu­lo en es­te mo­men­to es la ac­tual ne­ga­ti­va de Es­ta­dos Uni­dos a li­de­rar. La ad­mi­nis­tra­ción Trump, que se ha re­ti­ra­do del acuer­do de Pa­rís, aho­ra es­tá pre­sio­nan­do pa­ra re­la­jar los lí­mi­tes de emi­sio­nes de sus cen­tra­les eléc­tri­cas, los au­tos y la per­fo­ra­ción con gas natural.

La me­jor ma­ne­ra pa­ra que EU y to­dos los de­más paí­ses se en­fren­ten a es­te desafío es gra­var las emi­sio­nes de car­bono pa­ra des­alen­tar el uso de com­bus­ti­bles fó­si­les y au­men­tar la de­man­da de fuen­tes re­no­va­bles. Cuan­to más se re­tra­se es­te en­fo­que, más di­fí­cil se­rá li­mi­tar el da­ño y ma­yor se­rá el cos­to pa­ra evi­tar una ca­tás­tro­fe cli­má­ti­ca.

El cam­bio es ne­ce­sa­rio en otros lu­ga­res tam­bién. Cuan­do los go­bier­nos re­vi­sen el pac­to de Pa­rís en di­ciem­bre, de­be­rán ha­cer pro­me­sas audaces y, no me­nos im­por­tan­te, de­mos­trar que pre­ten­den cum­plir­las. Los go­bier­nos de to­do el mun­do de­ben ser cla­ros: la de­pen­den­cia de los com­bus­ti­bles fó­si­les de­be ter­mi­nar y pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.