¿Quié­nes pier­den más con la am­bi­ción co­mer­cial ex­pan­sio­nis­ta de Chi­na?

○ Los paí­ses más ex­pues­tos tie­nen una al­ta de­pen­den­cia de las ex­por­ta­cio­nes del gi­gan­te.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Tom Or­lik, de New Eco­nomy Fo­rum con la co­la­bo­ra­ción de Jus­tin Jimenez, Qian Wan, Ja­mie Mu­rray y Yu­ki Ma­su­ji­ma

Diez me­ses des­pués de que el pre­si­den­te Do­nald Trump lan­za­ra el pri­mer pro­yec­til en una gue­rra aran­ce­la­ria, el ca­mino ha­cia un fu­tu­ro de co­mer­cio libre y justo pa­re­ce ca­da vez más an­gos­to.

Los orí­ge­nes del con­flic­to ac­tual se re­mon­tan al 10 de no­viem­bre de 2001. Ese día, en una reunión de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio (OMC), és­ta re­ci­bió a Chi­na co­mo su miem­bro nú­me­ro 143. Al ce­le­brar la de­ci­sión, el en­ton­ces pre­si­den­te Jiang Ze­min pro­me­tió que Chi­na lo­gra­ría un equi­li­brio cui­da­do­sa­men­te pla­nea­do en­tre el cum­pli­mien­to de sus com­pro­mi­sos y el dis­fru­te de sus de­re­chos.

La ame­na­za ro­ja es­ta­ba en­te­rra­da en el des­ván de la his­to­ria. Na­die cues­tio­na­ba los be­ne­fi­cios del libre co­mer­cio. Chi­na pa­re­cía com­pro­me­ti­da, si no con una tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca, al me­nos con una tran­si­ción pro­mer­ca­do.

Los pri­me­ros re­sul­ta­dos fue­ron po­si­ti­vos. El cre­ci­mien­to mun­dial se ace­le­ró, al­can­zan­do un pro­me­dio de 4.5 por cien­to en­tre 2002 y 2008, fren­te al 3.5 por cien­to de 1995 a 2001. El cre­ci­mien­to del co­mer­cio mun­dial re­pun­tó de un pro­me­dio anual de 6 por cien­to en los sie­te años an­te­rio­res al in­gre­so de Chi­na a la OMC has­ta 14.7 por cien­to des­de 2002 al es­ta­lli­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra en 2008.

Pe­ro se ave­ci­na­ban pro­ble­mas. Las ven­tas de Chi­na en el ex­tran­je­ro crecieron, pe­ro sus lí­neas de en­sam­bla­je si­guie­ron de­pen­dien­do de los com­po­nen­tes im­por­ta­dos de Tai­wán, Co­rea del Sur y Ja­pón. Las au­to­ri­da­des de Bei­jing te­mían que el país se que­da­ra atas­ca­do en el peor ex­tre­mo de la ca­de­na de su­mi­nis­tro, en ac­ti­vi­da­des de ba­jo va­lor agre­ga­do.

En Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, los tra­ba­ja­do­res del sec­tor ma­nu­fac­tu­ra se vie­ron des­pla­za­dos por las im­por­ta­cio­nes de ba­jo cos­to y una res­pues­ta po­pu­lis­ta co­bró fuer­za.

Los ata­ques de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses con­tra Chi­na no eran na­da nue­vo: Clin­ton, Bush y Oba­ma hi­cie­ron lo mis­mo. Pe­ro con Trump, la re­tó­ri­ca se hi­zo reali­dad. Pa­ra fi­nes de oc­tu­bre de 2018, EU ha­bía im­pues­to aran­ce­les del 25 por cien­to so­bre 50 mil mi­llo­nes de dó­la­res en im­por­ta­cio­nes chi­nas y aran­ce­les del 10 por cien­to so­bre otros 200 mil mi­llo­nes de dó­la­res en pro­duc­tos adi­cio­na­les. Se es­pe­ra que esos úl­ti­mos aran­ce­les suban a 25 por cien­to en 2019, y Trump ame­na­za con au­men­tar los gra­vá­me­nes en to­das la im­por­ta­cio­nes chi­nas, que su­man 505 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

En Chi­na, la com­bi­na­ción de la dé­bil de­man­da glo­bal y el len­to pro­gre­so de las com­pa­ñías lo­ca­les pa­ra lle­var la pro­duc­ti­vi­dad a los ni­ve­les de EU, Ja­pón y Eu­ro­pa es­tan­ca­ron el cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes des­pués de la cri­sis. La par­ti­ci­pa­ción del país en el mer­ca­do mun­dial de ex­por­ta­cio­nes de al­ta tec­no­lo­gía, que ha­bía es­ta­do au­men­tan­do cons­tan­te­men­te des­de 2001 has­ta 2010, tam­bién se es­tan­có.

No con­ten­tos con el pa­pel de ser la fá­bri­ca del mun­do, los di­ri­gen­tes de Bei­jing em­pren­die­ron una se­rie de ini­cia­ti­vas en­ca­mi­na­das a ha­cer de Chi­na una po­ten­cia en ro­bó­ti­ca, en se­mi­con­duc­to­res y en vehícu­los de nue­va ener­gía. Esos pla­nes, que cul­mi­na­ron en el anun­cio en 2015 del plan “Ma­de in Chi­na 2025”, en­ca­jan per­fec­ta­men­te en la tra­di­ción de Asia Orien­tal de apro­ve­char la po­lí­ti­ca in­dus­trial pa­ra ace­le­rar el avan­ce del sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro. Si el plan 2025 tie­ne éxi­to, los bas­tio­nes res­tan­tes en­fren­ta­rían un nue­vo desafío.

Chi­na 2025 y el re­torno de la po­lí­ti­ca in­dus­trial “Des­de el co­mien­zo de la ci­vi­li­za­ción in­dus­trial, ha que­da­do de­mos­tra­do re­pe­ti­da­men­te por el as­cen­so y la caí­da de las po­ten­cias mun­dia­les, que sin una só­li­da in­dus­tria, no hay pros­pe­ri­dad na­cio­nal”. Esas pa­la­bras per­te­ne­cen al preám­bu­lo de Ma­de in Chi­na 2025. En 2015, cuan­do el Con­se­jo de Es­ta­do chino pu­bli­có el plan, no re­ci­bió mu­cha aten­ción fue­ra de los círcu­los de es­pe­cia­lis­tas.

Tres años más tar­de, cuan­do los te­mo­res so­bre el re­pen­tino as­cen­so de Chi­na pro­vo­can una reac­ción pro­tec­cio­nis­ta en Es­ta­dos Uni­dos, la aten­ción se ha vol­ca­do de lleno.

El plan lle­va im­plí­ci­ta la idea de que el mun­do se en­cuen­tra en me­dio de una Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial, la con­fluen­cia de ro­bots, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, big da­ta y compu­tación en la nu­be que re­de­fi­ni­rá la in­dus­tria. A de­cir de los pla­ni­fi­ca­do­res in­dus­tria­les de Chi­na, las fá­bri­cas na­cio­na­les son “gran­des pe­ro les fal­ta ser fuer­tes”. Al in­ten­tar des­pun­tar en las nue­vas tec­no­lo­gías y al in­te­grar­las en la ca­de­na de la ma­nu­fac­tu­ra, Chi­na 2025 pre­ten­de re­sol­ver ese pro­ble­ma.

El plan iden­ti­fi­ca diez sec­to­res cla­ve: tec­no­lo­gía avan­za­da de la in­for­ma­ción, má­qui­nas he­rra­mien­tas de con­trol di­gi­tal y ro­bó­ti­ca, avio­nes, equi­pa­mien­to y trans­por­te ma­rí­ti­mo, equi­pa­mien­to y trans­por­te fe­rro­via­rio, au­to­mó­vi­les de nue­va ener­gía, equi­pos de ener­gía eléc­tri­ca, equi­pos agrí­co­las, nue­vos ma­te­ria­les y pro­duc­tos bio­far­ma­céu­ti­cos y equi­pos mé­di­cos. El ob­je­ti­vo es im­pul­sar la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo y la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción pa­ra des­pla­zar com­po­nen­tes ex­tran­je­ros por com­po­nen­tes na­cio­na­les. Es la ten­ta­ti­va de con­quis­tar el mer­ca­do más am­bi­cio­sa que el mun­do ha­ya vis­to, y to­dos, des­de las au­to­mo­tri­ces ale­ma­nas has­ta las fá­bri­cas tai­wa­ne­sas de se­mi­con­duc­to­res, pue­den per­der.

El plan in­dus­trial de Chi­na es de la mis­ma es­pe­cie que las es­tra­te­gias de desa­rro­llo de otras po­ten­cias ma­nu­fac­tu­re­ras.

El as­cen­so de Ja­pón a una po­si­ción do­mi­nan­te en las in­dus­trias del au­to­mó­vil y de la elec­tró­ni­ca de con­su­mo no ha­bría ocu­rri­do sin la vi­sión es­tra­té­gi­ca de los pla­ni­fi­ca­do­res in­dus­tria­les del Mi­nis­te­rio ja­po­nés de Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal e In­dus­tria. Y aun­que los go­bier­nos de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa tien­den a ser me­nos in­ter­ven­cio­nis­tas, hay fi­nan­cia­ción pú­bli­ca pa­ra la cien­cia y la tec­no­lo­gía, jun­to con una vi­sión, aun­que a ve­ces va­ga, pa­ra pro­mo­ver la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Lo que des­ta­ca en el ca­so del plan chino son tres fac­to­res prin­ci­pal­men­te:

○ La es­ca­la del apo­yo gu­ber­na­men­tal. Con in­ver­sio­nes pro­ce­den­tes del go­bierno cen­tral y lo­cal, de ban­cos es­ta­ta­les y em­pre­sas es­ta­ta­les, el fi­nan­cia­mien­to pa­ra Chi­na 2025 es con­si­de­ra­ble. El va­lor de las fu­sio­nes y adquisiciones de Chi­na en el sec­tor de la tec­no­lo­gía que in­vo­lu­cran a em­pre­sas no chi­nas fue de 35 mil mi­llo­nes de dó­la­res en­tre 2015 y 2017, ca­si cua­tro ve­ces más que en el pe­rio­do tria­nual an­te­rior. El Mi­nis­te­rio de In­dus­tria y Tec­no­lo­gía de la In­for­ma­ción de Chi­na ha asig­na­do mil 500 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra apo­yar a las in­dus­trias ob­je­ti­vo. En com­pa­ra­ción, Ale­ma­nia ha des­ti­na­do 230 mi­llo­nes de dó­la­res a su pro­gra­ma “In­dus­tria 4.0”.

○ La com­pe­ten­cia leal en en­tre­di­cho. Un in­for­me pu­bli­ca­do en mar­zo por el Re­pre­sen­tan­te de Co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos enu­me­ra­ba una se­rie de car­gos que se su­man a la acu­sa­ción de que Chi­na no es­tá ju­gan­do lim­pio. El do­cu­men­to de 215 pá­gi­nas con­clu­ye que Chi­na es­tá im­ple­men­tan­do una es­tra­te­gia bien fi­nan­cia­da pa­ra “des­pla­zar” a las com­pa­ñías ex­tran­je­ras y “so­ca­var el sis­te­ma de co­mer­cio glo­bal”.

○ El ta­ma­ño y la po­lí­ti­ca de Chi­na. Tai­wán, Co­rea del Sur e in­clu­so Ja­pón po­drían trans­for­mar­se en po­ten­cias in­dus­tria­les sin desafiar el equi­li­brio glo­bal de po­der. Chi­na, con una po­bla­ción de mil 400 mi­llo­nes, tie­ne que su­bir un po­co más en la es­ca­la de desa­rro­llo pa­ra su­pe­rar a EU co­mo la ma­yor eco­no­mía del mun­do. Co­mo un Es­ta­do de par­ti­do úni­co y un ri­val geo­po­lí­ti­co de Was­hing­ton, Chi­na desafia­rá el or­den mun­dial a me­di­da que se con­vier­ta en el in­dis­cu­ti­ble lí­der eco­nó­mi­co.

“Sin una só­li­da in­dus­tria, no hay pros­pe­ri­dad na­cio­nal”

Ga­na­do­res y per­de­do­res de Chi­na 2025

Co­mo lo de­mues­tra el rá­pi­do cre­ci­mien­to de Chi­na y sus ve­ci­nos del es­te asiá­ti­co, la po­lí­ti­ca in­dus­trial pue­de ser bru­tal­men­te efec­ti­va. Pe­ro tam­bién pue­de sa­lir mal. Los sub­si­dios pa­ra las in­dus­trias in­ci­pien­tes pue­den im­pul­sar el desa­rro­llo, pe­ro tam­bién pue­den ge­ne­rar so­bre­ca­pa­ci­dad, ba­jos be­ne­fi­cios y re­cur­sos li­mi­ta­dos pa­ra las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias. Eso es lo que su­ce­dió en la in­dus­tria so­lar chi­na y pue­de es­tar ocu­rrien­do nue­va­men­te en la ro­bó­ti­ca.

A ni­vel ma­cro, el in­ten­to de Chi­na de al­can­zar a los lí­de­res mun­dia­les en tec­no­lo­gía si­gue mos­tran­do un pro­gre­so cons­tan­te. El gas­to en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo au­men­tó a 2.1 por cien­to del PIB en 2016, fren­te al 0.9 por cien­to en el año 2000. En tér­mi­nos de dó­la­res, so­lo EU gas­ta más.

A ni­vel sec­to­rial, las pers­pec­ti­vas di­fie­ren con­si­de­ra­ble­men­te en las diez áreas se­lec­cio­na­das co­mo par­te del plan 2025. En al­gu­nas, co­mo el equi­pa­mien­to de trans­por­te fe­rro­via­rio, Chi­na ya do­mi­na en ca­sa y es­tá abrién­do­se ca­mino en el mer­ca­do glo­bal. En ro­bó­ti­ca y otros sec­to­res, la bre­cha en­tre las em­pre­sas na­cio­na­les y mun­dia­les si­gue sien­do am­plia, y el pro­gre­so pa­ra ce­rrar­la se ha in­te­rrum­pi­do: las com­pras de ro­bots in­dus­tria­les por par­te de Chi­na al­can­za­ron un ré­cord en 2017, pe­ro los pro­vee­do­res na­cio­na­les vie­ron caer su par­ti­ci­pa­ción. Tres en­fo­ques nos dan una pis­ta so­bre la po­si­ción que guar­dan las em­pre­sas chi­nas con res­pec­to a los lí­de­res mun­dia­les:

○ So­li­ci­tu­des de pa­ten­te. En la ma­yo­ría de los sec­to­res ob­je­ti­vo se­ña­la­dos en Chi­na 2025, el país ha au­men­ta­do su par­ti­ci­pa­ción en so­li­ci­tu­des de pa­ten­tes du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, y el pro­gre­so en la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción de pró­xi­ma ge­ne­ra­ción es es­pe­cial­men­te rá­pi­do.

○ Co­mer­cio. En los sec­to­res de trans­por­te ma­rí­ti­mo o na­vie­ro, equi­pos de ener­gía y equi­pa­mien­to fe­rro­via­rio, Chi­na tie­ne una im­por­tan­te cuo­ta del mer­ca­do mun­dial. En mo­to­res, equi­pos mé­di­cos y reac­to­res nu­clea­res, el cre­ci­mien­to es me­nor. En otras in­dus­trias, el pro­gre­so es más li­mi­ta­do.

○ In­gre­sos. En las ven­tas de equi­pos fe­rro­via­rios y vehícu­los de nue­va ener­gía, los fa­bri­can­tes chi­nos ya han su­pe­ra­do a los lí­de­res mun­dia­les; y es­tán muy cer­ca de igua­lar­los en los cam­pos de equi­pa­mien­to ma­rí­ti­mo, ge­ne­ra­ción de ener­gía, tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción y pro­duc­tos mé­di­cos y bio­far­ma­céu­ti­cos; pa­ra los sec­to­res res­tan­tes, la bre­cha es am­plia y no se es­tá ce­rran­do.

En con­jun­to, es­tos tres in­di­ca­do­res su­gie­ren que las preo­cu­pa­cio­nes en torno a la po­lí­ti­ca in­dus­trial de Chi­na pue­den ser exa­ge­ra­das. Aun así, va­le la pe­na pre­gun­tar quién tie­ne más que per­der si el país asiá­ti­co ma­te­ria­li­za sus am­bi­cio­nes. So­bre la ba­se de un aná­li­sis de da­tos com­pi­la­dos por el In­ter­na­tio­nal Tra­de Cen­tre (una agen­cia de la OMC), Ale­ma­nia, Co­rea del Sur y Tai­wán se des­ta­can co­mo los paí­ses más ex­pues­tos.

To­dos tie­nen una com­bi­na­ción de al­ta de­pen­den­cia de las ex­por­ta­cio­nes y una pre­sen­cia sus­tan­cial en los sec­to­res que per­si­gue Ma­de in Chi­na 2025. Los au­to­mó­vi­les ale­ma­nes, así co­mo la elec­tró­ni­ca, los au­tos y la in­dus­tria na­vie­ra de Co­rea del Sur jun­to a la elec­tró­ni­ca tai­wa­ne­sa en­fren­tan una ame­na­za com­pe­ti­ti­va por par­te de Chi­na.

Ja­pón, EU, Fran­cia, Ita­lia y Es­pa­ña es­tán al­go me­nos ex­pues­tos. Tie­nen una me­nor de­pen­den­cia de las ex­por­ta­cio­nes y una me­nor pre­sen­cia en los sec­to­res ba­jo la mi­ra de Chi­na. Los au­to­mó­vi­les en Es­pa­ña y Ja­pón, los mo­to­res en Es­ta­dos Uni­dos, los avio­nes en Fran­cia y la elec­tró­ni­ca en Ja­pón se en­cuen­tran en­tre las in­dus­trias más vul­ne­ra­bles.

Los cos­tos de una gue­rra co­mer­cial

Las re­la­cio­nes en­tre Trump y el pre­si­den­te Xi Jin­ping em­pe­za­ron bien. En una reunión en abril de 2017, los dos lí­de­res co­mie­ron pas­tel de cho­co­la­te, anun­cia­ron un plan de cien días pa­ra tra­tar los des­equi­li­brios co­mer­cia­les y die­ron se­ña­les po­si­ti­vas so­bre un en­fo­que con­jun­to con res­pec­to a Co­rea del Nor­te.

La cor­dia­li­dad du­ró po­co más que el pos­tre. Evi­den­cian­do el cam­bio de áni­mos, en ma­yo de 2017 Trump nom­bró a Ro­bert Light­hi­zer co­mo prin­ci­pal ne­go­cia­dor co­mer­cial. En los años no­ven­ta Light­hi­zer se ha­bía opues­to a la en­tra­da de Chi­na en la OMC.

Los in­ten­tos de con­ci­lia­ción de Chi­na, que in­cluían abrir su sec­tor ban­ca­rio a la in­ver­sión ex­tran­je­ra, re­la­jar las res­tric­cio­nes de ca­pi­tal ex­tran­je­ro en la in­dus­tria au­to­mo­triz, pro­me­ter ma­yo­res pro­tec­cio­nes pa­ra la pro­pie­dad in­te­lec­tual e in­clu­so com­pras adi­cio­na­les de car­ne de res, aves de co­rral y gas na­tu­ral li­cua­do pro­ce­den­te de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit co­mer­cial, no fue­ron efec­ti­vos. En julio de 2018, la ad­mi­nis­tra­ción de Trump im­pu­so aran­ce­les del 25 por cien­to a im­por­ta­cio­nes chi­nas por va­lor de 34 mil mi­llo­nes de dó­la­res, lue­go am­plió los aran­ce­les a otros pro­duc­tos por va­lor de 16 mil mi­llo­nes de dó­la­res. A fi­nes de oc­tu­bre, Es­ta­dos Uni­dos ha­bía apli­ca­do aran­ce­les so­bre im­por­ta­cio­nes chi­nas que su­ma­ban 205 mil mi­llo­nes de dó­la­res, ca­si la mi­tad de to­das las im­por­ta­cio­nes chi­nas. Y Trump ha ame­na­za­do con ta­sas más al­tas, apli­ca­das a una ga­ma aún más am­plia de pro­duc­tos.

Aun­que es­tos aran­ce­les no han lle­ga­do a los ni­ve­les ré­cord de la in­fa­me ley aran­ce­la­ria Haw­le­yS­moot de los años trein­ta, que en vez de pa­liar pro­fun­di­zó la Gran De­pre­sión, ya son lo su­fi­cien­te­men­te al­tos co­mo pa­ra mer­mar el cre­ci­mien­to de Chi­na y re­du­cir el im­pac­to de los re­cor­tes im­po­si­ti­vos de Trump en Es­ta­dos Uni­dos.

¿Qué pa­sa­rá con la eco­no­mía glo­bal si la gue­rra co­mer­cial se in­ten­si­fi­ca?

Hay dos ca­na­les prin­ci­pa­les a tra­vés de los cua­les po­dría fre­nar el cre­ci­mien­to.

○ La eco­no­mía real. Los ma­yo­res cos­tos de im­por­ta­ción au­men­tan la in­fla­ción, re­du­cien­do el po­der ad­qui­si­ti­vo de los ho­ga­res y el con­su­mo.

Las em­pre­sas res­pon­den a una de­man­da más dé­bil ba­jan­do el gas­to en in­ver­sio­nes, lo que agra­va la de­sa­ce­le­ra­ción. A me­diano pla­zo, el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad se ra­len­ti­za a me­di­da que se ob­tie­nen me­nos be­ne­fi­cios de la aper­tu­ra co­mer­cial. ○ Los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. La gue­rra co­mer­cial ame­na­za con ser un las­tre sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra las ga­nan­cias cor­po­ra­ti­vas. Una caí­da sos­te­ni­da en los pre­cios de las ac­cio­nes su­pon­dría un gol­pe pa­ra la ri­que­za y la con­fian­za de los ho­ga­res, fre­nan­do el gas­to del con­su­mi­dor. Tam­bién au­men­ta­ría el cos­to del ca­pi­tal y afec­ta­ría la con­fian­za em­pre­sa­rial, re­du­cien­do la in­ver­sión.

Con ba­se en es­te ra­zo­na­mien­to, tra­za­mos cua­tro es­ce­na­rios po­si­bles:

ES­CE­NA­RIO 1 250 mil mi­llo­nes de dó­la­res y na­da más

Se pre­vé que los ac­tua­les aran­ce­les es­ta­dou­ni­den­ses so­bre 250 mil mi­llo­nes de dó­la­res en im­por­ta­cio­nes chi­nas des­ace­le­ren el cre­ci­mien­to del PIB de Chi­na en 0.5 pun­tos por­cen­tua­les el pró­xi­mo año. El im­pac­to se­rá ma­yor si Trump cum­ple con su ame­na­za de au­men­tar los aran­ce­les des­de el 10 al 25 por cien­to en el res­tan­te tra­mo de 200 mil mi­llo­nes de dó­la­res, a par­tir del pri­me­ro de ene­ro.

De­bi­do al im­por­tan­te pa­pel que desem­pe­ñan los com­po­nen­tes im­por­ta­dos en las ex­por­ta­cio­nes de Chi­na (re­pre­sen­tan al­re­de­dor de un ter­cio del to­tal), el gol­pe de los aran­ce­les se ex­ten­de­rá, vién­do­se afec­ta­dos Co­rea del Sur, Tai­wán y Ja­pón.

Los aran­ce­les chi­nos cu­bren bie­nes es­ta­dou­ni­den­ses por 110 mil mi­llo­nes de dó­la­res y, en pro­me­dio, tie­nen una ta­sa más ba­ja que los aran­ce­les es­ta­dou­ni­den­ses apli­ca­dos a los bie­nes chi­nos. El im­pac­to en el PIB de EU pro­ba­ble­men­te se­rá amor­ti­gua­do por los efec­tos del re­cor­te im­po­si­ti­vo de un bi­llón y me­dio de dó­la­res de la ad­mi­nis­tra­ción Trump.

ES­CE­NA­RIO 2 250 mil mi­llo­nes de dó­la­res y una caí­da bur­sá­til.

Pa­ra eva­luar los efec­tos de una caí­da de los pre­cios de las ac­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses en la eco­no­mía mun­dial, apli­ca­mos un mo­de­lo vec­to­rial au­to­rre­gre­si­vo que cap­tu­ra las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas his­tó­ri­cas en­tre 33 paí­ses.

El im­pac­to ne­ga­ti­vo de una caí­da del 10 por cien­to en los pre­cios de las ac­cio­nes en el cre­ci­mien­to del PIB de EU po­dría ser de has­ta 0.4 pun­tos por­cen­tua­les en 2019, mien­tras que el cre­ci­mien­to del PIB mun­dial se des­ace­le­ra­ría 0.2 pun­tos por­cen­tua­les.

Chi­na pro­ba­ble­men­te sal­ga re­la­ti­va­men­te ile­sa de una caí­da del mer­ca­do bur­sá­til es­ta­dou­ni­den­se.

ES­CE­NA­RIO 3 Una ta­sa del 10 por cien­to a to­do

¿Qué pa­sa­ría si la gue­rra co­mer­cial real­men­te es­ca­la? El NiGEM, un mo­de­lo de la eco­no­mía glo­bal desa­rro­lla­do por el ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción lon­di­nen­se Na­tio­nal Ins­ti­tu­te of Eco­no­mic and So­cial Re­search, ofre­ce un me­dio pa­ra es­ti­mar el im­pac­to en el cre­ci­mien­to.

Su­pon­ga­mos que la ad­mi­nis­tra­ción Trump apli­ca un aran­cel del 10 por cien­to a to­das las im­por­ta­cio­nes que lle­guen a su te­rri­to­rio y el res­to del mun­do res­pon­de even­tual­men­te con la mis­ma mo­ne­da. Pa­ra 2020, el PIB de EU se­ría 0.7 por cien­to más ba­jo que si no hu­bie­ra un cam­bio en los aran­ce­les. El PIB de Chi­na y el PIB mun­dial ape­nas se con­trae­rían un 0.3 por cien­to.

El me­nor im­pac­to en Chi­na y en el mun­do en re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos re­fle­ja el he­cho de que, en es­te es­ce­na­rio, el co­mer­cio en­tre Chi­na y el res­to de las na­cio­nes no se ve afec­ta­do.

ES­CE­NA­RIO 4 Ta­sa de 10 por cien­to a to­do más una caí­da bur­sá­til

Si com­bi­na­mos el im­pac­to de una caí­da en los pre­cios de las ac­cio­nes y un freno en la eco­no­mía real, pa­ra el año 2020 el PIB de EU se­ría 1.5 por cien­to más ba­jo que si no se im­pu­sie­ran aran­ce­les. El PIB mun­dial se­ría 0.7 por cien­to me­nor.

Pa­ra Chi­na, el im­pac­to bur­sá­til se­ría de nue­vo in­sig­ni­fi­can­te, re­fle­jan­do el pa­pel li­mi­ta­do de las ac­cio­nes co­mo fuen­te de ca­pi­tal o re­ser­va de ri­que­za en su eco­no­mía y la ba­ja co­rre­la­ción en­tre los pre­cios de las ac­cio­nes de EU y Chi­na.

EU, cla­ro es­tá, no ha ame­na­za­do con aran­ce­les del 10 por cien­to so­bre to­das las im­por­ta­cio­nes, el plei­to lo tie­ne con Chi­na. Una gue­rra co­mer­cial po­dría desa­rro­llar­se de mu­chas ma­ne­ras no des­cri­tas aquí; las reac­cio­nes de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros son di­fí­ci­les de pre­de­cir, y una po­lí­ti­ca de es­tí­mu­lo de Bei­jing o Was­hing­ton po­dría com­pen­sar cual­quier freno al cre­ci­mien­to.

Con to­do, los cos­tos de una con­fron­ta­ción cre­cien­te po­drían ser ele­va­dos, y no so­lo pa­ra Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos. En un mun­do ideal, sa­ber eso de­be­ría mo­ti­var a las na­cio­nes a tra­ba­jar jun­tas pa­ra re­du­cir las ten­sio­nes y en­con­trar nue­vas re­glas pa­ra el sis­te­ma mun­dial de co­mer­cio, don­de los com­pro­mi­sos y los de­re­chos pa­ra to­dos los par­ti­ci­pan­tes es­tén me­jor equi­li­bra­dos.

El día que Chi­na en­tró a la OMC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.