Los de­mó­cra­tas usa­rán las ar­mas de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes con­tra Trump.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Jos­hua Green y Billy Hou­se

Las elec­cio­nes del 6 de no­viem­bre en Es­ta­dos Uni­dos pu­sie­ron fin a dos años de con­trol re­pu­bli­cano sin res­tric­cio­nes de Was­hing­ton y ce­rra­ron el te­lón de lo que pro­ba­ble­men­te se­rá, a pe­sar de su ago­ta­dor y ca­si cons­tan­te caos, el pe­rio­do más sua­ve de la pre­si­den­cia de Do­nald Trump. En se­rio, las co­sas se pon­drán más vo­lá­ti­les.

Los de­mó­cra­tas que lle­gan a Was­hing­ton son más jó­ve­nes, más di­ver­sos, más fe­me­ni­nos y más li­be­ra­les que an­tes y ten­drán en cuen­ta que los vo­tan­tes los en­via­ron al Con­gre­so pa­ra que ac­túen co­mo con­tra­pe­so de Trump. Los re­pu­bli­ca­nos que so­bre­vi­vie­ron a la pur­ga elec­to­ral son más vie­jos, más blan­cos y más afi­nes al pre­si­den­te que an­tes.

Los de­mó­cra­tas han re­ve­la­do sus pla­nes pa­ra in­ves­ti­gar las de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos de Trump, la in­tro­mi­sión elec­to­ral ru­sa y la in­ter­fe­ren­cia de la Ca­sa Blan­ca en el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia. Una de las ra­zo­nes por la que los par­ti­da­rios del pre­si­den­te te­men la su­per­vi­sión es que los re­pu­bli­ca­nos han pa­sa­do años am­plian­do y ar­man­do los po­de­res ya for­mi­da­bles del par­ti­do ma­yo­ri­ta­rio de la Cá­ma­ra. Y los de­mó­cra­tas, co­mo el pre­si­den­te en­tran­te del Co­mi­té Ju­di­cial de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Jerry Nad­ler, de Nue­va York, han de­ja­do pocas du­das de que pla­nean usar­los. En abril, Nad­ler pu­bli­có un in­for­me en el que enu­me­ra­ba to­das las áreas en las que sen­tía que el co­mi­té li­de­ra­do por los re­pu­bli­ca­nos ha­bía he­cho ca­so omi­so de una fal­ta de con­duc­ta gra­ve y elu­dió sus de­be­res de su­per­vi­sión.

A esa lis­ta, los de­mó­cra­tas su­man preo­cu­pa­cio­nes so­bre ne­po­tis­mo y con­flic­tos de in­tere­ses que in­vo­lu­cran a al­tos fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción, in­clui­dos Trump y sus fa­mi­lia­res; si el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia ha prio­ri­za­do el pro­ce­sa­mien­to de de­li­tos de in­mi­gra­ción so­bre otros ca­sos pe­na­les; y exá­me­nes del es­ta­do fí­si­co y men­tal del pre­si­den­te.

Ade­más, los de­mó­cra­tas ten­drán ar­mas de las que an­tes ca­re­cían. Los pro­gre­sis­tas han crea­do gru­pos co­mo Ame­ri­can Over­sight, que usa­rán las de­man­das y so­li­ci­tu­des de la Ley de Li­ber­tad de In­for­ma­ción pa­ra ob­te­ner do­cu­men­tos del go­bierno de Trump y ayu­dar a los in­ves­ti­ga­do­res de­mó­cra­tas. “El po­der de una ci­ta­ción del Con­gre­so es­tá res­pal­da­do prin­ci­pal­men­te por la vo­lun­tad de un go­bierno de se­guir nor­mas arrai­ga­das en la Cons­ti­tu­ción”, se­ña­la Aus­tin Evers, fun­da­dor de Ame­ri­can Over­sight. “La pre­gun­ta que de­be­mos ha­cer­nos es si cree­mos que la pri­me­ra nor­ma que Trump obe­de­ce­rá es una ci­ta­ción”. Evers no lo cree así, y di­jo que tan­to go­bier­nos de­mó­cra­tas co­mo re­pu­bli­ca­nos han fre­na­do citaciones del Con­gre­so en el pa­sa­do.

La su­per­vi­sión no es so­lo la cla­ve pa­ra ha­cer ren­dir cuen­tas a Trump, tam­bién es el me­ca­nis­mo por el cual los de­mó­cra­tas avan­za­rán una agen­da le­gis­la­ti­va que po­dría lle­gar a buen tér­mino. Pa­ra en­ten­der có­mo, es útil mi­rar ha­cia 2006, la úl­ti­ma vez que los de­mó­cra­tas re­to­ma­ron la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes ba­jo un pre­si­den­te re­pu­bli­cano.

Di­ri­gi­dos por el le­gen­da­rio pre­si­den­te del Co­mi­té de Su­per­vi­sión de la Cá­ma­ra, Henry Wax­man, los de­mó­cra­tas per­si­guie­ron agre­si­va­men­te al go­bierno de Geor­ge W. Bush en áreas que fue­ron des­de la aten­ción mé­di­ca a la co­rrup­ción gu­ber­na­men­tal has­ta la ma­la ges­tión del so­co­rro, en ese ca­so, el hu­ra­cán Ka­tri­na. Pe­se a las pes­qui­sas, los de­mó­cra­tas en ese Con­gre­so con­si­guie­ron avan­zar ini­cia­ti­vas re­le­van­tes, aun­que na­die se ha­ce ilu­sio­nes aho­ra.

La lec­ción de esa épo­ca es una a la que los de­mó­cra­tas de­be­rían pres­tar otra vez aten­ción. “Uno po­ne la me­sa cuan­do se tie­ne la ma­yo­ría en el Con­gre­so, pe­ro no se tie­ne la Ca­sa Blan­ca”, se­ña­la Phil Schi­li­ro, quien fue je­fe de per­so­nal de Wax­man y lue­go je­fe de asun­tos le­gis­la­ti­vos de Oba­ma. “Hu­bo co­sas que el pre­si­den­te Bush no fir­mó en 2007 que pu­di­mos ha­cer en 2009 con el pre­si­den­te Oba­ma y un Con­gre­so de­mó­cra­ta”. Cuan­do los de­mó­cra­tas de­ci­dan con­cen­trar­se, sus po­de­res de su­per­vi­sión se­rán un in­di­ca­dor de la le­gis­la­ción que se­gui­rá en los si­guien­tes años si lo­gran de­rro­tar a Trump.

Por aho­ra, hay po­co desacuer­do so­bre las prio­ri­da­des del par­ti­do. A la luz de los cre­cien­tes es­fuer­zos re­pu­bli­ca­nos pa­ra im­po­ner res­tric­cio­nes so­bre quién pue­de vo­tar y otros obs­tácu­los en las ur­nas, se es­pe­ra que los de­mó­cra­tas pre­sen­ten co­mo pri­mer pro­yec­to de ley de la Cá­ma­ra un pa­que­te de cam­bios que res­tau­ren la Ley de De­re­chos de Vo­ta­ción, per­mi­tan el re­gis­tro au­to­má­ti­co de vo­tan­tes en to­do el país y creen una re­dis­tri­bu­ción de dis­tri­tos elec­to­ra­les apar­ti­dis­tas.

La aten­ción a la sa­lud se­rá otra prio­ri­dad. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por Wes­le­yan Me­dia Pro­ject, el te­ma apa­re­ció en 57 por cien­to de los anun­cios a fa­vor de los de­mó­cra­tas en las úl­ti­mas se­ma­nas de las elec­cio­nes, lo que la con­vier­te en la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción en­tre sus vo­tan­tes. Tam­bién apa­re­ció en 32 por cien­to de los anun­cios a fa­vor del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, una se­ñal de que la aten­ción mé­di­ca es una fuen­te de an­sie­dad pa­ra am­bos par­ti­dos.

Pron­to, sin em­bar­go, los de­mó­cra­tas po­drían en­fren­tar de­ci­sio­nes di­fí­ci­les so­bre dón­de per­se­guir a Trump y qué tan agre­si­va­men­te, y tam­bién si emu­lar el mo­de­lo bi­par­ti­dis­ta de Wax­man o adop­tar el estilo más re­cien­te de los pre­si­den­tes del Co­mi­té Re­pu­bli­cano de Su­per­vi­sión, co­mo Da­rrell Is­sa y Trey Gowdy, quie­nes per­si­guie­ron a sus enemi­gos po­lí­ti­cos en to­dos los fren­tes. Has­ta aho­ra, la ma­yo­ría de los de­mó­cra­tas han evi­ta­do las con­ver­sa­cio­nes in­fla­ma­to­rias so­bre el jui­cio po­lí­ti­co.

Con la Cá­ma­ra per­di­da, los re­pu­bli­ca­nos se pre­pa­ran pa­ra lo peor de la ma­yo­ría de­mó­cra­ta. “En­ca­ja­ría con su estilo que­rer en­con­trar to­do aque­llo por lo que pue­dan gol­pear al pre­si­den­te”, afir­ma el Re­pre­sen­tan­te Mi­chael Co­na­way de Te­xas, quien di­ri­gió la in­ves­ti­ga­ción del Co­mi­té de In­te­li­gen­cia de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes so­bre la in­ter­fe­ren­cia elec­to­ral de Ru­sia. Los de­mó­cra­tas cri­ti­ca­ron du­ra­men­te esa in­ves­ti­ga­ción y, en la noche de las elec­cio­nes, el pre­si­den­te en­tran­te, Adam Schiff, de Ca­li­for­nia, pro­me­tió re­vi­sar­la.

Si bien el ve­re­dic­to elec­to­ral fue di­vi­di­do, el ma­yor efec­to del re­sul­ta­do es que impondrá con­tro­les au­sen­tes du­ran­te los pri­me­ros dos años de la pre­si­den­cia de Trump. Los de­mó­cra­tas per­die­ron ca­rre­ras es­pec­ta­cu­la­res en Te­xas y Flo­ri­da, y no les fue tan bien en las ca­rre­ras de se­na­do­res y go­ber­na­do­res co­mo es­pe­ra­ban. Pe­ro con­si­guie­ron un con­jun­to de po­de­res que el pre­si­den­te no pue­de frus­trar o arre­ba­tar.

Wa­ter­ga­te pue­de ser un pa­ra­le­lo his­tó­ri­co ade­cua­do pa­ra lo que vendrá, in­clu­so si los de­mó­cra­tas no acu­san a Trump de al­go en los si­guien­tes me­ses. Ese es­cán­da­lo si­gue sien­do el ejem­plo sin­gu­lar de có­mo la su­per­vi­sión le­gis­la­ti­va pue­de fre­nar el po­der Eje­cu­ti­vo y lle­var a ca­bo una re­for­ma po­lí­ti­ca. “Des­pués de Wa­ter­ga­te, el país apren­dió a tra­vés de las in­ves­ti­ga­cio­nes del Con­gre­so có­mo Ni­xon ha­bía abu­sa­do del fis­co es­ta­dou­ni­den­se, uti­li­zó los po­de­res de vi­gi­lan­cia y cru­zó to­do ti­po de lí­neas en tér­mi­nos de fi­nan­cia­mien­to de cam­pa­ña”, se­ña­la Evers de Ame­ri­can Over­sight.

Es­te pro­ce­so es­ta­ble­ció un con­jun­to de nor­mas po­lí­ti­cas que se man­tu­vie­ron du­ran­te los si­guien­tes 40 años, y que los de­mó­cra­tas re­cien­te­men­te em­po­de­ra­dos aho­ra in­ten­ta­rán res­tau­rar, a me­nos que la sed de ven­gan­za se in­ter­pon­ga en el ca­mino. “To­da la se­rie de re­for­mas de buen go­bierno que sur­gie­ron de ese pe­rio­do son esen­cial­men­te la ba­se de lo que Do­nald Trump es­tá vio­lan­do hoy”, de­ta­lla Evers.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.