Un es­cá­ner po­dría sal­var a los sal­mo­nes

○ Una nue­va tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da en No­rue­ga usa­rá re­co­no­ci­mien­to fa­cial pa­ra cons­truir re­gis­tros mé­di­cos in­di­vi­dua­les pa­ra mi­llo­nes de pe­ces.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - TECNOLOGÍA - —Ag­niesz­ka de Sou­sa con la co­la­bo­ra­ción de Dee­na Shan­ker y Hay­ley Wa­rren

Ni si­quie­ra los pe­ces po­drán es­ca­par al em­ba­te de las cá­ma­ras de re­co­no­ci­mien­to fa­cial.

Las ca­ras de mi­llo­nes de sal­mo­nes atlán­ti­cos po­drían que­dar al­ma­ce­na­das en ba­ses de da­tos pa­ra mo­ni­to­rear su sa­lud e iden­ti­fi­car a aque­llos que re­pre­sen­tan una ame­na­za pa­ra su en­torno ma­rino.

An­tes de pre­gun­tar si los pe­ces tie­nen ca­ra, sí, la tie­nen. La com­pa­ñía no­rue­ga Bio­sort ha desa­rro­lla­do un es­cá­ner 3D que pue­de di­fe­ren­ciar al sal­món se­gún el pa­trón dis­tin­ti­vo de man­chas al­re­de­dor de sus ojos, bo­ca y bran­quias.

El gi­gan­te de la pis­ci­cul­tu­ra Cer­maq Group AS quie­re lle­var es­ta tec­no­lo­gía a los cria­de­ros de sal­món en los fior­dos no­rue­gos, apos­tan­do a que pue­de pre­ve­nir la pro­pa­ga­ción de epi­de­mias co­mo el pio­jo de mar que in­fec­ta a cien­tos de mi­llo­nes de pe­ces en gran­jas pis­cí­co­las y le cues­ta a la in­dus­tria mun­dial más de mil mi­llo­nes de dó­la­res ca­da año.

"Po­de­mos cons­truir un re­gis­tro mé­di­co in­di­vi­dual pa­ra ca­da pez", afir­mó Ha­rald Ta­kle, je­fe in­ves­ti­ga­dor de Cer­maq, uno de los so­cios que es­tá pro­ban­do el sis­te­ma co­no­ci­do co­mo iFarm. "Se­rá una re­vo­lu­ción".

En un mun­do don­de la tec­no­lo­gía de vi­gi­lan­cia se es­tá im­ple­men­tan­do en prác­ti­ca­men­te to­das par­tes, des­de ae­ro­puer­tos y es­ta­dios has­ta es­cue­las pú­bli­cas y ho­te­les, tal vez sea inevi­ta­ble que las gran­jas en tie­rra y mar en­cuen­tren for­mas de apro­ve­char­la pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad.

Ape­nas es­te año, el gi­gan­te agroin­dus­trial es­ta­dou­ni­den­se Car­gill Inc. di­jo que es­ta­ba tra­ba­jan­do con una em­pre­sa ir­lan­de­sa en un sis­te­ma de re­co­no­ci­mien­to fa­cial pa­ra mo­ni­to­rear a las va­cas, de suer­te que los agri­cul­to­res pue­dan ajus­tar los re­gí­me­nes de ali­men­ta­ción pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ción de le­che. Los es­cá­ne­res les per­mi­ti­rán ras­trear la in­ges­ta de ali­men­to y agua e in­clu­so de­tec­tar en qué mo­men­to las hem­bras tie­nen días fér­ti­les.

Los sal­mo­nes po­drían ser los si­guien­tes en la fi­la. A me­di­da que los pe­ces com­pi­ten con la car­ne de res y el po­llo co­mo el ali­men­to pro­tei­co pre­fe­ri­do del mun­do, los gran­des ex­por­ta­do­res co­mo No­rue­ga, el ma­yor pro­duc­tor mun­dial de sal­món, se han con­ver­ti­do en el pun­to fo­cal de mé­to­dos ra­di­ca­les de cul­ti­vo ma­rino di­se­ña­dos pa­ra ayu­dar a que la in­dus­tria de la acui­cul­tu­ra de 232 mil mi­llo­nes de dó­la­res ali­men­te al mun­do.

Car­gill quie­re apli­car el re­co­no­ci­mien­to fa­cial en las gran­jas acuí­co­las, y Cer­maq, ope­ra­dor de más de 200 gran­jas de sal­món y tru­cha en No­rue­ga, Ca­na­dá y Chi­le, ya es­tá rea­li­zan­do prue­bas del con­cep­to iFarm con su so­cio tec­no­ló­gi­co no­rue­go Bio­Sort AS.

El con­cep­to se pa­re­ce­rá mu­cho a las ac­tua­les gran­jas acuí­co­las, con re­des cir­cu­la­res de 160 me­tros que sue­len te­ner una pro­fun­di­dad de 35 me­tros y al­ber­gan has­ta 200 mil sal­mo­nes. La di­fe­ren­cia es que la iFarm es­ta­ría equi­pa­da con es­cá­ne­res en la su­per­fi­cie del agua. En un día cual­quie­ra, al­re­de­dor de 40 mil sal­mo­nes en ca­da co­rral se ele­va­rán por en­ci­ma del agua por un tra­go de ai­re, al­go que sus ve­ji­gas ne­ce­si­tan pa­ra re­gu­lar la flo­ta­ción.

Ca­da vez que un sal­món ha­ga es­to, por lo ge­ne­ral ca­da cua­tro días, pa­sa­ría por un em­bu­do equi­pa­do con sen­so­res que es­ca­nea­rían la ca­ra y el cuer­po pa­ra man­te­ner re­gis­tros de ca­da pez. Si las má­qui­nas de­tec­tan ano­ma­lías co­mo pio­jos o úl­ce­ras en la piel, los pe­ces in­fec­ta­dos pue­den po­ner­se en cua­ren­te­na pa­ra re­ci­bir tra­ta­mien­to mé­di­co.

To­do el pro­ce­so, de acuer­do con un vi­deo de Cer­maq en el cual de­ta­lla es­ta nue­va tec­no­lo­gía, es­tá au­to­ma­ti­za­do y re­quie­re de una su­per­vi­sión mí­ni­ma, aun­que es­pe­cia­li­za­da, pa­ra ob­te­ner el me­jor pro­ve­cho de la de­tec­ción fa­cial en los pe­ces. En al­gu­nos ca­sos, el es­ca­neo arro­ja da­tos co­mo la bio­ma­sa de los es­pe­cí­me­nes que eva­lúa.

"So­lo el pez que real­men­te lo ne­ce­si­te se­rá cla­si­fi­ca­do pa­ra el tra­ta­mien­to, lo que ge­ne­ral­men­te sig­ni­fi­ca en­tre el 5 y el 20 por cien­to. Es­to evi­ta un pro­ce­so es­tre­san­te pa­ra to­dos los pe­ces sa­nos", ex­pli­có Geir Stang Hau­ge, uno de los in­ven­to­res del soft­wa­re y CEO de la star­tup Bio­Sort, con se­de en Lang­hus, al sur de Os­lo, la ca­pi­tal no­rue­ga.

Stang es­ti­ma que la de­tec­ción tem­pra­na de en­fer­me­da­des en los pe­ces po­dría re­du­cir la mor­ta­li­dad en un 50 a 75 por cien­to, lo que se­ría re­vo­lu­cio­na­rio pa­ra paí­ses que han vis­to có­mo las in­fes­ta­cio­nes de pio­jos afec­tan a las po­bla­cio­nes de sal­món en los úl­ti­mos años y con ello se eva­po­ran mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de po­ten­cia­les ga­nan­cias en una in­dus­tria que cre­ce de for­ma ace­le­ra­da.

Los pio­jos de mar han exis­ti­do por mi­llo­nes de años, aun­que su nú­me­ro se ha in­cre­men­ta­do no­ta­ble­men­te. Es­te pa­rá­si­to se ali­men­ta del mo­co, la piel y la san­gre del sal­món. Las le­sio­nes que pro­vo­can ha­cen que el pez ya no sea ap­to pa­ra la ven­ta y han desa­rro­lla­do a lo lar­go de los años una re­sis­ten­cia a los tra­ta­mien­tos quí­mi­cos co­mu­nes, que to­da­vía se em­plean en la ma­yo­ría de las gran­jas de sal­món en el mun­do. In­clu­so los en­fo­ques li­bres de pes­ti­ci­das (co­mo ba­ñar al sal­món en agua ti­bia) son de­fec­tuo­sos por­que no sir­ven de pro­tec­ción pa­ra los pe­ces sa­nos que si­guen desa­rro­llán­do­se en­tre la po­bla­ción ge­ne­ral del cria­de­ro.

"En la ma­yo­ría de la acui­cul­tu­ra, son esos pro­ble­mas de sa­lud los que li­mi­tan el cre­ci­mien­to", se­ña­ló Ei­nar Wath­ne, res­pon­sa­ble de pro­duc­tos ma­ri­nos en la uni­dad de nu­tri­ción ani­mal de Car­gill, quien ha es­ta­do desa­rro­llan­do soluciones y tra­ta­mien­tos pa­ra pe­ces du­ran­te al­re­de­dor de trein­ta años. "De lo con­tra­rio, po­dría­mos ha­ber pro­du­ci­do más, po­dría­mos ha­ber ven­di­do más, po­dría­mos ha­ber ali­men­ta­do más".

Las pis­ci­fac­to­rías glo­ba­les su­mi­nis­tran ac­tual­men­te más de la mi­tad del pes­ca­do que se ven­de en los su­per­mer­ca­dos y se sir­ve en los res­tau­ran­tes, una ci­fra que es­tá au­men­tan­do rá­pi­da­men­te de­bi­do a los be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud ob­ser­va­dos en las die­tas pes­ce­ta­ria­nas. De he­cho, en 1960, ape­nas 6 por cien­to del pes­ca­do con­su­mi­do en to­do el mun­do pro­ve­nía de las gran­jas cul­ti­va­do­ras y ha­ce 18 años, en 2000, la ci­fra as­cen­día a 33 por cien­to del con­su­mo glo­bal. Pe­ro las dé­ca­das de cul­ti­vo in­ten­si­vo de sal­món es­tán co­bran­do la fac­tu­ra en va­rios lu­ga­res.

No hay su­fi­cien­tes pe­ces más pe­que­ños pa­ra ali­men­tar­los y el sal­món sil­ves­tre es­tá cons­tan­te­men­te ex­pues­to a di­ver­sas en­fer­me­da­des cuan­do los pe­ces cul­ti­va­dos es­ca­pan o los sal­mo­nes sil­ves­tres jó­ve­nes pa­san por los co­rra­les in­fes­ta­dos en su ca­mino ha­cia el mar abier­to.

Por ello se in­vier­ten de­ce­nas de mi­llo­nes de dó­la­res al año en in­ves­ti­ga­ción pa­ra desa­rro­llar, por ejem­plo, pien­sos pa­ra pe­ces he­chos de in­sec­tos y cons­truir co­rra­les en el mar abier­to don­de los pe­ces sean me­nos mu­cho me­nos vul­ne­ra­bles a las en­fer­me­da­des a las que es­tán ex­pues­tos.

En un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción ubi­ca­do en el pue­blo de Dir­dal, en el sur de No­rue­ga, cien­tí­fi­cos de Car­gill es­tán ex­pe­ri­men­tan­do in­clu­so con una receta de pien­so que con­tie­ne un in­gre­dien­te que cam­bia el olor de la mu­co­sa que ex­pi­de el sal­món, en un in­ten­to in­ge­nio­so por engañar a los pio­jos pa­ra que no se les pe­guen.

"Si po­de­mos agre­gar al­go en la die­ta que pue­da con­fun­dir a los pio­jos de al­gu­na ma­ne­ra, en­ton­ces po­dría­mos evi­tar que se ad­hie­ran", apun­tó Re­na­te Kvin­ge­dal, cien­tí­fi­ca de Car­gill Aqua Nu­tri­tion, quien es­ti­ma que ese pien­so po­dría re­du­cir las ta­sas de in­fec­ción has­ta la mi­tad de las ci­fras que ac­tual­men­te se ob­ser­van en las po­bla­cio­nes de sal­món de la ma­yo­ría de los cria­de­ros.

In­de­pen­dien­te­men­te del ali­men­to mo­di­fi­ca­do que pue­dan re­ci­bir los sal­mó­ni­dos en unos cuan­tos años, Cer­maq co­men­za­rá a in­tro­du­cir sus gran­jas in­te­li­gen­tes a lo lar­go de la cos­ta atlán­ti­ca de No­rue­ga en unos seis años, siem­pre y cuan­do ob­ten­ga las li­cen­cias que ne­ce­si­ta del Mi­nis­te­rio de Pes­ca de No­rue­ga.

"Po­de­mos con­tro­lar las en­fer­me­da­des de una ma­ne­ra mu­cho me­jor que en la ac­tua­li­dad", di­jo Ta­kle, cu­ya in­ves­ti­ga­ción an­te­rior de­mos­tró que so­me­ter a los sal­mo­nes jó­ve­nes a ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos me­jo­ró su re­sis­ten­cia a las en­fer­me­da­des una vez que fue­ron tras­la­da­dos a los co­rra­les. "Hay un enor­me po­ten­cial pa­ra trans­fe­rir es­tas tec­no­lo­gías a cria­de­ros de otras es­pe­cies".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.