Cars­tens tie­ne sus pri­me­ros 'hits' en Sui­za

○ El me­xi­cano ha trans­for­ma­do a una ins­ti­tu­ción muy cues­tio­na­da.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - PORTADA - —Ales­san­dro Spe­cia­le y Cat­he­ri­ne Bos­ley con la co­la­bo­ra­ción de Eric Mar­tin

Agus­tín Cars­tens es­tá cam­bian­do la for­ma en que el Ban­co de Pa­gos In­ter­na­cio­na­les (BIS, por sus si­glas en in­glés) re­par­te recomendaciones a los res­pon­sa­bles de las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias de to­do el mun­do.

Des­de que el nue­vo ge­ren­te ge­ne­ral del "ban­co cen­tral de los ban­cos cen­tra­les" asu­mie­ra el car­go en 2017, la ins­ti­tu­ción ha de­ja­do sus re­pri­men­das pú­bli­cas por las ba­jas ta­sas de in­te­rés y fa­vo­re­ce un en­fo­que me­nos pro­vo­ca­dor pa­ra ayu­dar­los a or­ga­ni­zar la sa­li­da de sus res­pues­tas a la cri­sis.

En los úl­ti­mos años, las opi­nio­nes y apre­cia­cio­nes del BIS, en­ca­be­za­do an­te­rior­men­te por el es­pa­ñol Jaime Ca­rua­na, cho­ca­ban fre­cuen­te­men­te con lo que los ban­que­ros cen­tra­les sen­tían que te­nían que ha­cer pa­ra reac­ti­var el cre­ci­mien­to y la in­fla­ción.

Eso a ve­ces pro­vo­có ten­sio­nes con la ins­ti­tu­ción, se­gún fun­cio­na­rios fa­mi­lia­ri­za­dos con el te­ma que ha­bla­ron con Bloom­berg.

La res­pues­ta de Cars­tens es que la in­ves­ti­ga­ción de­be abrir ca­mi­nos, pe­ro tam­bién quie­re re­en­fo­car­se pa­ra ser­vir a las ins­tan­cias in­tere­sa­das.

"No pue­do des­car­tar la po­si­bi­li­dad de que en al­gún mo­men­to nues­tro men­sa­je ha­ya si­do in­có­mo­do pa­ra al­guien, pe­ro al­go que se de­be de­jar muy cla­ro es que nues­tra in­ten­ción no es crear fric­cio­nes", di­jo Cars­tens en una en­tre­vis­ta el 23 de oc­tu­bre. “Al mis­mo tiem­po, no de­be­mos au­to­cen­su­rar­nos".

Es­te nue­vo en­fo­que coin­ci­de con un ale­ja­mien­to ge­ne­ral glo­bal del es­tí­mu­lo ex­pan­si­vo, lo que le da al BIS me­nos ra­zo­nes pa­ra im­po­ner su vi­sión a fa­vor de una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria res­tric­ti­va. Pe­ro tam­bién hay otras ra­zo­nes pa­ra el cam­bio.

Aun cuan­do el BIS ha de­man­da­do por mu­cho tiem­po ta­sas de in­te­rés más al­tas, su vi­sión pre­ven­ti­va de "na­dar con­tra co­rrien­te" (lean against the wind, apli­car una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria más res­tric­ti­va

de lo ne­ce­sa­rio) des­pués de la re­ce­sión fue mo­ti­vo de en­fren­ta­mien­to con el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, se­gún dos fuentes que pre­fi­rie­ron no ser nom­bra­das.

La ten­sión fue evi­den­te en 2014, cuan­do la Re­ser­va Fe­de­ral y el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo afir­ma­ron que las po­lí­ti­cas ma­cro­pru­den­cia­les eran me­jo­res he­rra­mien­tas pa­ra con­tra­rres­tar las bur­bu­jas de pre­cios de los ac­ti­vos que la po­lí­ti­ca de las ta­sas de in­te­rés.

Cars­tens, quien fue go­ber­na­dor del Ban­co de Mé­xi­co por ca­si 8 años, lle­gó a Ba­si­lea con una agen­da que con­tem­pla­ba las crip­to­mo­ne­das y la re­si­lien­cia a los ata­ques ci­ber­né­ti­cos, jun­to a un com­pro­mi­so de me­jo­rar la in­ves­ti­ga­ción, con un en­fo­que en la nor­ma­li­za­ción de las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias.

Un año an­tes, un in­for­me coes­cri­to por el ex­vi­ce­go­ber­na­dor del Ban­co de In­gla­te­rra, Char­lie Bean, su­ge­ría que la cul­tu­ra in­ter­na del BIS de­be­ría ser más abier­ta al desafío y que la in­ves­ti­ga­ción no de­be­ría es­tar ses­ga­da pa­ra apo­yar la vi­sión de la ca­sa.

"Quie­ro que es­ta ins­ti­tu­ción ten­ga una voz más fuer­te, sea más ac­ce­si­ble, es­té más pre­sen­te en más de­ba­tes, no hay du­da al res­pec­to", se­ña­ló Cars­tens. Aña­dió que no ha­bía ob­se­sión por apo­yar la vi­sión de ca­sa y que la agen­da de in­ves­ti­ga­ción de­be ser "muy di­ná­mi­ca" y "res­pon­der a los tiem­pos".

Es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do con la pos­tu­ra del BIS es­tá Clau­dio Bo­rio, je­fe del de­par­ta­men­to mo­ne­ta­rio y eco­nó­mi­co, quien jun­to a su pre­de­ce­sor Wi­lliam Whi­te ha ve­ni­do pi­dien­do por años una po­lí­ti­ca pre­ven­ti­va res­tric­ti­va y que se pres­te más aten­ción a las bur­bu­jas de ac­ti­vos. Sin em­bar­go, sus opi­nio­nes son con­tro­ver­ti­das den­tro de la co­mu­ni­dad eco­nó­mi­ca.

En­tre los es­cép­ti­cos es­tá Ste­fan Ger­lach, quien an­te­rior­men­te tra­ba­jó en el BIS y aho­ra es eco­no­mis­ta en je­fe del ban­co EFG.

"Ha si­do cla­ra­men­te el ca­so que va­rias po­si­cio­nes que el BIS ha es­ta­do de­fen­dien­do ba­jo su ‘vi­sión de la ca­sa’ han si­do ca­ren­tes de fun­da­men­to, tal vez in­clu­so cues­tio­na­bles", se­ña­ló Ger­lach. "Jun­to a la ex­pe­rien­cia y el jui­cio de Cars­tens, y las re­ser­vas en el in­for­me de Bean, eso pro­vo­có el cam­bio que ve­mos aho­ra", afir­mó.

Un li­ge­ro ajus­te en el tono ya era evi­den­te en el in­for­me anual de 2018, que pe­día una com­bi­na­ción de po­lí­ti­cas más equi­li­bra­da, en con­tras­te con el ar­gu­men­to del año an­te­rior que sos­te­nía que una es­tra­te­gia de gra­dua­lis­mo y trans­pa­ren­cia po­dría alen­tar la to­ma de ries­gos.

Des­de en­ton­ces, Cars­tens ha uti­li­za­do la me­tá­fo­ra del "ca­mino es­tre­cho" pa­ra des­cri­bir los desafíos que en­fren­tan los res­pon­sa­bles mo­ne­ta­rios en­tre la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y la es­ta­bi­li­dad de pre­cios. Su tra­ba­jo es dar la orien­ta­ción ne­ce­sa­ria.

"Los prin­ci­pa­les in­te­re­sa­dos pa­ra los que es­ta­mos tra­ba­jan­do son los ban­cos cen­tra­les", di­jo. "Es nues­tro tra­ba­jo ha­blar­les so­bre los pro­ble­mas que re­pre­sen­tan los desafíos que en­fren­tan".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.