○ Tras re­cu­pe­rar la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, los de­mó­cra­tas de­ben ser un con­tra­pe­so pa­ra Trump.

El anun­cio de la can­ce­la­ción del ae­ro­puer­to en Tex­co­co dis­ta mu­cho de ser el pun­to fi­nal en la his­to­ria de esa gran obra de in­fra­es­truc­tu­ra.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por Enrique Quin­ta­na

Es­ta­mos muy le­jos de ha­ber lle­ga­do a un desen­la­ce en el te­ma del Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co (NAIM).

Quien crea que tras la con­sul­ta y la de­ci­sión de Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor de can­ce­lar el pro­yec­to de Tex­co­co ya se de­fi­nie­ron las co­sas, se equi­vo­ca.

En el ca­so de San­ta Lucía no hay un pro­yec­to. Se tra­ta ape­nas una idea muy ge­ne­ral y muy cues­tio­na­da.

El pro­ble­ma prin­ci­pal es el de la se­gu­ri­dad ae­ro­náu­ti­ca pa­ra dos ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les in­ten­sas y si­mul­tá­neas co­mo se­rían la de un nue­vo ae­ro­puer­to asen­ta­do allí y la del ac­tual.

Es pro­ba­ble que en la me­di­da que se hi­cie­ran es­tu­dios se­rios, el pro­pio equi­po de Ló­pez Obra­dor se con­ven­cie­ra de las di­fi­cul­ta­des de po­ner un ae­ro­puer­to co­mer­cial en ese lu­gar.

La pro­ble­má­ti­ca de se­gu­ri­dad no se­ría pa­ra San­ta Lucía, sino pa­ra el es­pa­cio aé­reo de la Ciu­dad de Mé­xi­co, in­clu­yen­do el ae­ro­puer­to ac­tual.

Ni los más aven­tu­ra­dos van a arries­gar­se a que agen­cias in­ter­na­cio­na­les re­co­mien­den que no se usen los ae­ro­puer­tos de la CDMX, cual­quie­ra que sea, por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad.

Si se con­fir­man las pre­vi­sio­nes de MI­TRE y otras agen­cias es­pe­cia­li­za­das, lo más pro­ba­ble es que nun­ca se cons­tru­ya un ae­ro­puer­to en San­ta Lucía.

La sa­li­da se­rá muy sim­ple: pos­po­ner el pro­yec­to mien­tras se ha­cen los es­tu­dios y al fi­nal no ha­cer­lo, jus­ti­fi­cán­do­lo, por ejem­plo, por in­su­fi­cien­cia pre­su­pues­tal.

Pe­ro ¿en­ton­ces qué ha­cer con la sa­tu­ra­ción ac­tual que pa­de­ce el AICM?

Es­ti­rar la li­ga. Des­de el ini­cio de es­ta ad­mi­nis­tra­ción se ha­bló de que el ae­ro­puer­to de la ca­pi­tal ya es­ta­ba sa­tu­ra­do.

De he­cho, eso se vie­ne di­cien­do des­de el fi­nal de la ad­mi­nis­tra­ción de Ze­di­llo. Y has­ta aho­ra, ha exis­ti­do la ma­ne­ra de am­pliar la ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va.

Las res­tric­cio­nes tie­nen que ver con las ope­ra­cio­nes de des­pe­gue y ate­rri­za­je.

Bueno, pues en 2012 se rea­li­za­ron 349 mil 877 ope­ra­cio­nes, un pro­me­dio de 959 ope­ra­cio­nes al día.

En 2017, el nú­me­ro efec­tua­do fue de 414 mil 386. Es­to sig­ni­fi­ca 1 mil 135 ope­ra­cio­nes dia­rias.

Es de­cir, en 5 años se en­con­tró la ma­ne­ra de su­mar­le 176 ope­ra­cio­nes por día. Si hay ca­pa­ci­dad de rea­li­zar has­ta 61 ope­ra­cio­nes por ho­ra, en­ton­ces se su­ma­ron ca­si 3 ho­ras dia­rias a su ope­ra­ción.

To­da­vía se po­dría su­mar un po­co más, es­ti­ran­do los ho­ra­rios y ge­ne­ran­do ca­pa­ci­dad pa­ra au­men­tar el vo­lu­men de los des­pe­gues y ate­rri­za­jes.

Ob­via­men­te, se re­que­ri­rían adap­ta­cio­nes adi­cio­na­les pa­ra po­der dar sa­li­da o en­tra­da a un ma­yor nú­me­ro de pa­sa­je­ros.

La otra op­ción, de cor­to pla­zo, pa­ra ab­sor­ber la de­man­da adi­cio­nal es el ae­ro­puer­to de To­lu­ca.

Aun­que el nú­me­ro de pa­sa­je­ros mo­vi­li­za­dos en ese ae­ro­puer­to ba­jó en 80 por cien­to de 2008 a 2017, las ope­ra­cio­nes rea­li­za­das no des­cen­die­ron.

En 2008, se hi­cie­ron 96 mil 801 y en 2017 fue­ron 101 mil 186. Es de­cir, en 11 años hu­bo un cre­ci­mien­to de 4.5 por cien­to, la ma­yor par­te, de avia­ción pri­va­da.

El pro­me­dio dia­rio por día es de 277 des­pe­gues y ate­rri­za­jes. Con­si­de­ran­do un uso de 16 ho­ras al día ape­nas son 17 por ho­ra.

Pla­nean­do un cre­ci­mien­to has­ta 30 ope­ra­cio­nes por ho­ra, ha­bría opor­tu­ni­dad de ca­si du­pli­car su uso.

En tér­mi­nos de pa­sa­je­ros, sim­ple­men­te con re­gre­sar al ni­vel que tu­vie­ron en 2008, con ca­si 4 mi­llo­nes, ha­bría un es­pa­cio pa­ra 3.3 mi­llo­nes adi­cio­na­les, aun­que sus di­rec­ti­vos se­ña­lan que la ca­pa­ci­dad es pa­ra lle­gar a 8 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros anua­les.

Es de­cir, aun si no se cons­tru­ye San­ta Lucía, en el cor­to pla­zo ha­bría ca­pa­ci­dad pa­ra que, vía el AICM y To­lu­ca, se per­mi­tie­ra ha­cer­le fren­te a la de­man­da in­cre­men­tal de pa­sa­je­ros pa­ra los pró­xi­mos años, aun si no fue­ra en las con­di­cio­nes óp­ti­mas.

Sub­ra­yo el te­ma del cor­to pla­zo por­que con­si­de­ro que no se­ría im­po­si­ble que el go­bierno de AM­LO, en al­gún mo­men­to, op­ta­ra por re­gre­sar al pro­yec­to de Tex­co­co, siem­pre y cuan­do no im­pli­ca­ra re­cur­sos fis­ca­les.

Si las ins­ta­la­cio­nes de Tex­co­co no se desmantelan ni el pre­dio se uti­li­za pa­ra otros pro­pó­si­tos, que­da­rá vi­va la po­si­bi­li­dad de re­vi­vir el pro­yec­to en al­gún mo­men­to.

Los es­tu­dios que se han he­cho des­de ha­ce mu­chos años no de­jan lu­gar a du­da que la me­jor op­ción ae­ro­por­tua­ria, eco­nó­mi­ca y so­cial es un ae­ro­puer­to úni­co en Tex­co­co, con un gran pro­yec­to de reha­bi­li­ta­ción ur­ba­na en los te­rre­nos del AICM.

Esa va a ser siem­pre una po­si­bi­li­dad de la cual echar mano, tan­to por par­te del go­bierno fe­de­ral co­mo por el de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

El te­ma cen­tral es la po­lí­ti­ca.

La de­ci­sión de can­ce­lar el pro­yec­to de Tex­co­co por par­te de AM­LO no tu­vo co­mo fac­tor de­ter­mi­nan­te la preferencia por San­ta Lucía sino la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer un “aquí man­do yo”, fren­te a los em­pre­sa­rios me­xi­ca­nos y ex­tran­je­ros.

Es­ta cir­cuns­tan­cia po­lí­ti­ca es co­yun­tu­ral. En la me­di­da que el go­bierno lle­gue y avan­ce, es pro­ba­ble que las ne­ce­si­da­des po­lí­ti­cas es­tra­té­gi­cas de AM­LO ya sean otras y que even­tual­men­te, co­mo par­te de ellas, es­tu­vie­ra la po­si­bi­li­dad de la re­con­si­de­ra­ción de Tex­co­co.

AM­LO no es un go­ber­nan­te de po­si­cio­nes irre­duc­ti­bles.

Él to­ma de­ci­sio­nes en fun­ción de las co­yun­tu­ras po­lí­ti­cas y tie­ne gran ha­bi­li­dad y as­tu­cia pa­ra ha­cer­lo.

Se le cri­ti­ca por el do­ble dis­cur­so que a ve­ces tie­ne, pe­ro en cier­tas cir­cuns­tan­cias, eso se tra­ta de una cua­li­dad que le per­mi­te ajus­tar su es­tra­te­gia.

Los pri­me­ros acer­ca­mien­tos con los con­tra­tis­tas del NAIM fue­ron exi­to­sos en el sen­ti­do de evi­tar los li­ti­gios.

La ma­yor par­te de los em­pre­sa­rios, se­gún la in­for­ma­ción que tras­cen­dió, acep­ta­ron que se apli­que la cláu­su­la de ter­mi­na­ción an­ti­ci­pa­da de con­tra­to y se pro­ce­da al fi­ni­qui­to de la obra.

Se re­cha­zó la idea que di­fun­dió días atrás AM­LO, so­bre que les asig­na­ría un vo­lu­men de obra equi­va­len­te en San­ta Lucía.

La reali­dad es que esa idea era im­pro­ce­den­te pues vio­la­ba to­das las nor­mas legales en ma­te­ria de obra pú­bli­ca.

Aho­ra, las em­pre­sas in­vo­lu­cra­das sa­ben que AM­LO les de­be un fa­vor, y que, en el cur­so del se­xe­nio, pue­den te­ner opor­tu­ni­dad a ac­ce­der a otros con­tra­tos que se li­ci­ten.

Ese estilo de ges­tión de AM­LO es el que me ha­ce pen­sar que no es im­po­si­ble que, en al­gún mo­men­to, Tex­co­co re­su­ci­te.

Cla­ro que esa cir­cuns­tan­cia no se­rá en el cor­to pla­zo, pues se da­ría la ima­gen de que AM­LO ce­dió a las pre­sio­nes, cuan­do lo que que­ría fi­jar era la pre­emi­nen­cia del po­der po­lí­ti­co so­bre el po­der eco­nó­mi­co.

Los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros al­go vie­ron, pues la re­cu­pe­ra­ción de la bol­sa, que en una se­ma­na re­gre­só a los ni­ve­les que te­nía an­tes del anun­cio de la can­ce­la­ción del pro­yec­to de Tex­co­co, mos­tró que no se per­ci­bió la de­ci­sión co­mo el an­ti­ci­po de un desas­tre… co­mo al­gu­nos lo le­ye­ron en un pri­mer mo­men­to.

Que­da la in­cóg­ni­ta de si AM­LO ge­ne­ra­rá po­la­ri­za­ción du­ran­te su man­da­to co­mo lo hi­zo en la cam­pa­ña y co­mo lo ha he­cho en di­ver­sos mo­men­tos du­ran­te la tran­si­ción.

O si gra­dual­men­te ve­re­mos a un po­lí­ti­co en el que va a do­mi­nar el sen­ti­do prag­má­ti­co y con­ci­lia­dor.

Co­mo Ló­pez Obra­dor tie­ne las dos fa­ce­tas, no te­ne­mos na­da se­gu­ro res­pec­to a lo que va­ya a su­ce­der.

Sin em­bar­go, creo que los desafíos co­ti­dia­nos del go­bierno van a ir se­re­nan­do el tem­pe­ra­men­to del po­lí­ti­co.

El ae­ro­puer­to dio lu­gar a la pri­me­ra gran tor­men­ta po­lí­ti­ca, an­tes de co­men­zar su ad­mi­nis­tra­ción. Sin em­bar­go, in­sis­to, es­ta­mos le­jos de ha­ber vis­to el desen­la­ce de es­te dra­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.