La cer­ve­za me­xi­ca­na em­pie­za a te­ner dis­po­ni­ble su lú­pu­lo na­cio­nal.

○ El lú­pu­lo da sa­bor y aro­ma a la be­bi­da y ya se cul­ti­va en Mé­xi­co.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Erik Ma­tías

Mé­xi­co ya es el prin­ci­pal ex­por­ta­dor de cer­ve­za en to­do el mun­do, por en­ci­ma de gi­gan­tes tra­di­cio­na­les co­mo Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos, aun­que en su pro­ce­so de ela­bo­ra­ción ha­cía fal­ta un in­gre­dien­te que no se pro­du­cía en su te­rri­to­rio: el lú­pu­lo. Sin em­bar­go, la his­to­ria em­pie­za a cam­biar.

De los in­gre­dien­tes que con­for­man una cer­ve­za, so­bre to­do las ar­te­sa­na­les, el lú­pu­lo qui­zá sea el me­nos co­no­ci­do, pe­ro no por eso me­nos de­ter­mi­nan­te en la esen­cia del pro­duc­to fi­nal, ya que le apor­ta sa­bor y aro­ma, o am­bos en el ca­so de los lú­pu­los lla­ma­dos hí­bri­dos.

Ca­si el 100 por cien­to del lú­pu­lo que se usa­ba pa­ra ela­bo­rar cer­ve­za ar­te­sa­nal era de im­por­ta­ción. Pe­ro aho­ra, cin­co agri­cul­to­res en to­do el país se han aven­tu­ra­do a cul­ti­var­lo y Mi­guel Lo­za, oriun­do de Ba­ja Ca­li­for­nia, fue el pri­me­ro en dar el pa­so en el Va­lle de Gua­da­lu­pe, en En­se­na­da, una tie­rra co­no­ci­da más bien por la ela­bo­ra­ción de vi­nos.

“Em­pe­cé con 50 plan­tas y aho­ra ten­go mil 200. To­do arran­có por cu­rio­si­dad y apren­di­za­je”, re­la­ta Mi­guel, quien siem­bra ocho va­rie­da­des de lú­pu­lo.

Sus clien­tes son los cer­ve­ce­ros ar­te­sa­na­les de la re­gión, quie­nes le com­pran va­rie­da­des co­mo Cen­ten­nial, Cas­ca­de, Mag­num, Chi­nook, Wi­lla­met­te, Mounth Hood, Nug­get y Neo Me­xi­cano.

Por lo pron­to, los pro­duc­to­res na­cio­na­les de lú­pu­lo de­ben en­fo­car­se en los cer­ve­ce­ros lo­ca­les pa­ra ofre­cer­les un in­gre­dien­te de ca­li­dad y, so­bre to­do, que sea fres­co. Es­to úl­ti­mo se pue­de ha­cer so­lo una vez al año, en tiem­pos co­se­cha y en re­gio­nes don­de pro­du­ce.

Se­gún Mi­guel, cuan­do la ma­te­ria pri­ma se co­se­cha de­be usar­se el mis­mo día o al día si­guien­te, pa­ra que se man­ten­ga la fres­cu­ra. “Hay co­mo tres o cua­tro per­so­nas más que es­tán ahí cul­ti­van­do lú­pu­lo al­re­de­dor del país, por ejem­plo en Chihuahua, Es­ta­do de Mé­xi­co, Gua­da­la­ja­ra y Yu­ca­tán”, se­ña­ló.

La ra­zón por la que no se ha cul­ti­va­do tan­to el lú­pu­lo an­tes en el país es que Mé­xi­co no se en­cuen­tra en la zo­na don­de se dan las con­di­cio­nes na­tu­ra­les óp­ti­mas pa­ra que crez­ca la plan­ta. Ha­bi­tual­men­te, su desa­rro­llo se da en­tre el pa­ra­le­lo 34 y el 54 (de Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, has­ta Alas­ka).

Fue­ra de esa zo­na, su cul­ti­vo es su­ma­men­te com­pli­ca­do por­que una vez que ma­du­ra la plan­ta no pro­vee la can­ti­dad de flo­res ne­ce­sa­rias pa­ra que sea un ne­go­cio ren­ta­ble.

De cual­quier for­ma, es­to no des­ani­ma a Mi­guel, quien por ca­da plan­ta lle­ga a pro­du­cir al­re­de­dor de 1.3 ki­los de lú­pu­lo, lo que le per­mi­te ob­te­ner en pro­me­dio mil 630 ki­los al año.

“Es­to, por el mo­men­to no es ne­go­cio, es más por el in­te­rés, un hobby de te­ner lú­pu­lo me­xi­cano y que ten­gan opor­tu­ni­dad los cer­ve­ce­ros lo­ca­les, de con­tar con lú­pu­lo or­gá­ni­co y que se pue­de com­pa­rar con los que se im­por­tan”, re­co­no­ce Mi­guel.

Ade­más, es­to per­mi­ti­ría re­du­cir el cos­to de la cer­ve­za por­que la im­por­ta­ción au­men­ta ge­ne­ral­men­te en un 35 por cien­to en pro­me­dio la in­ver­sión re­que­ri­da pa­ra su fa­bri­ca­ción; in­clu­yen­do el IVA, fle­te, en­tre otros gas­tos.

En la tem­po­ra­da de co­se­cha, que ocu­rre a prin­ci­pios de agos­to, Mi­guel man­da sus flo­res a un la­bo­ra­to­rio pa­ra sa­ber exac­ta­men­te qué les va apor­tar el lú­pu­lo y que los cer­ve­ce­ros ela­bo­ren sus re­ce­tas ba­sa­dos en esa in­for­ma­ción.

El agri­cul­tor es cons­cien­te de la reali­dad en que vive y ase­gu­ra que no lle­ga ni al 1 por cien­to del to­tal de lú­pu­lo que cir­cu­la en Ba­ja Ca­li­for­nia. No obs­tan­te, tam­bién sa­be que los cer­ve­ce­ros lo­ca­les bus­can in­gre­dien­tes lo­ca­les pa­ra lo­grar una cer­ve­za 100 por cien­to me­xi­ca­na.

Por ello, ha in­sis­ti­do en el uso de lú­pu­lo fres­co, co­mo lo ha­ce pa­ra em­pre­sas cer­ve­ce­ras co­mo Agua Ma­la. Sin em­bar­go, acla­ra que el pro­duc­to se pue­de pre­ser­var por va­rios me­ses, aun­que tie­ne que se­car­se y em­pa­car­se al al­to va­cío.

El ca­mino no ha si­do sen­ci­llo pa­ra Mi­guel, quien em­pe­zó a ela­bo­rar cer­ve­za en 2010, pe­ro su cu­rio­si­dad lo lle­vó a cul­ti­var la plan­ta.

Él ya con­ta­ba con un te­rreno ubi­ca­do en El Va­lle de Gua­da­lu­pe y eso le per­mi­tió traer la plan­ta de Es­ta­dos Uni­dos a Mé­xi­co y sem­brar­la.

Mi­guel no pien­sa en ex­por­tar, sino en te­ner la má­xi­ma pro­duc­ción po­si­ble pa­ra sos­te­ner su par­ce­la.

“Sí me han pe­di­do lú­pu­lo en otros lu­ga­res de la Re­pú­bli­ca, pe­ro aún no po­de­mos en­viar fue­ra del es­ta­do. He­mos tra­ba­ja­do con SAGARPA pe­ro co­mo na­die co­no­ce la plan­ta, pues ellos tam­bién es­tán apren­dien­do”, di­jo.

Los re­tos no pa­ran ahí, uno de los pro­ble­mas más im­por­tan­tes en la re­gión es el agua, par­ti­cu­lar­men­te en el Va­lle de Gua­da­lu­pe.

“El agua es muy es­ca­sa, la ca­ma de agua que hay es pa­ra to­dos”, agre­gó. “Usa­mos un sis­te­ma por go­teo, re­ga­mos en la no­che pa­ra que no se eva­po­re mu­cho el lí­qui­do”.

Quie­nes se de­di­can a la pro­duc­ción de lú­pu­lo tie­nen en mi­ra que el mer­ca­do po­ten­cial pa­ra sus pro­duc­tos es enor­me.

De acuer­do con ci­fras de Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INEGI), la ela­bo­ra­ción de cer­ve­za re­pre­sen­ta 29.3 por cien­to de la pro­duc­ción bru­ta to­tal de la in­dus­tria de las be­bi­das en Mé­xi­co. Tan so­lo en Ti­jua­na hay al­re­de­dor de 400 mar­cas de cer­ve­za ar­te­sa­nal, que pro­du­cen anual­men­te más de 51 mil hec­to­li­tros, de acuer­do con ci­fras del Co­mi­té de Tu­ris­mo y Con­ven­cio­nes de Ti­jua­na (Co­tu­co). Por ello, Mi­guel tie­ne cla­ro que el es­fuer­zo eco­nó­mi­co va­le la pe­na, al me­nos por aho­ra.

“No­so­tros he­mos in­ver­ti­do po­co más de 180 mil pe­sos”, ex­pli­ca. “Pa­ra que es­to rin­da tie­ne que cre­cer mu­cho más que eso, pa­ra te­ner ma­qui­na­ria pa­ra no te­ner que piz­car­lo a mano co­mo lo ha­ce­mos aho­ra”.

“Em­pe­cé con 50 plan­tas y aho­ra ten­go mil 200. To­do arran­có por cu­rio­si­dad y apren­di­za­je”

Mi­guel Lo­za re­co­ge lú­pu­lo en su ran­cho, que lue­go ven­de a cer­ve­ce­rías ar­te­sa­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.